OTRAS OPERACIONES DE PAZ

OCENUDOMP

Misiones políticas:

Las principales tareas de las misiones políticas de las Naciones Unidas, que dirige el Departamento de Asuntos Políticos, son la prevención o solución de conflictos mortales en todo el planeta y la consolidación de la paz en sociedades que acaban de salir de una guerra.

En mayo, la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Timor-Leste (UNMISET) completó su mandato tras seis años de dirigir al país en su independencia de Indonesia. En su informe dado a conocer en julio, la Comisión de Expertos establecida para examinar el enjuiciamiento por graves delitos cometidos en Timor-Leste recomendó que Indonesia revisara sus actuaciones judiciales y que se reabriera algunos casos de malos tratos.

Prueba del éxito de la UNMISET y de la estabilidad política del país, su sucesora, es que la Oficina de las Naciones Unidas en Timor-Leste (UNOTIL), no cuenta con efectivos de mantenimiento de la paz. La comunidad internacional había reconocido que Timor-Leste era un lugar seguro y pacífico y que sus autoridades eran capaces de asumir la responsabilidad de mantener la seguridad interna y externa.

Prueba del éxito de la UNMISET y de la estabilidad política del país, su sucesora, es que la Oficina de las Naciones Unidas en Timor-Leste (UNOTIL), no cuenta con efectivos de mantenimiento de la paz. La comunidad internacional había reconocido que Timor-Leste era un lugar seguro y pacífico y que sus autoridades eran capaces de asumir la responsabilidad de mantener la seguridad interna y externa.

Mientras tanto, siguieron mejorando las relaciones entre Timor-Leste e Indonesia.

La Misión de Observadores de las Naciones Unidas en Bougainville (UNOMB) terminó en junio con el juramento del cargo del primer gobierno provincial autónomo de Bougainville. La misión había ayudado a poner fin a la violencia en la provincia isleña de Bougainville, que había librado una larga lucha secesionista contra Papua Nueva Guinea. Durante su permanencia en la región, las Naciones Unidas propiciaron la negociación, actuaron de mediadoras y facilitaron la solución de un conflicto de diez años que terminó en 1998. Las Naciones Unidas supervisaron también la recogida y destrucción de unas 2 000 armas, alentaron a las partes a cumplir los plazos establecidos antes de las elecciones y, por último, facilitaron las propias elecciones.

Con el regreso gradual de la República Centroafricana al camino de la paz, la recuperación económica, la reconstrucción y el desarrollo sostenible, la Oficina de las Naciones Unidas de Apoyo a la Consolidación de la Paz (BONUCA) siguió desempeñando su mandato de intensificar el diálogo político y promover el estado de derecho.

Sin embargo, la recuperación económica del país se vio obstaculizada por el auge repentino del bandidismo transfronterizo y la proliferación de armas en la subregión.

La Oficina de las Naciones Unidas de Apoyo a la Consolidación de la Paz en Guinea-Bissau (UNOGBIS) apoyó las elecciones presidenciales del país en junio y la segunda vuelta en julio. El 1º de octubre, el ganador, João Bernardo Vieira, prestó juramento como Presidente, con lo que terminaron treinta años de golpes y contragolpes de Estado. Con la jura del cargo por el nuevo dirigente, el país confiaba en dejar atrás las divisiones del pasado y logar un futuro más armónico y constructivo.

Ahora bien, las tensiones políticas por problemas de personalidad y partido siguieron ensombreciendo las perspectivas de estabilidad. Por otra parte, la UNOGBIS siguió promoviendo el estado de derecho y los derechos humanos, consolidando la paz y prestando asistencia a las autoridades nacionales en la redacción de leyes sobre prevención, tratamiento y lucha contra el VIH/SIDA.

La Oficina Política de las Naciones Unidas para Somalia (UNPOS) prestó apoyo importante a la Conferencia de Reconciliación Nacional Somalí, celebrada en Nairobi (Kenya), bajo los auspicios de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), y colaboró con asociados internacionales ayudando a los dirigentes somalíes a convenir en una administración de transición.

A principios de 2005, la Conferencia había producido un Gobierno Federal de Transición de amplia base que regresó a Somalia a mediados de 2005 desde su sede temporal en Nairobi. Somalia seguía convulsionada por graves problemas políticos, entre ellos el atentado de noviembre contra el Primer Ministro Ali Mohammed Gedi en Mogadishu, y un aumento del contrabando de armas que ingresan al país en violación del embargo impuesto por las Naciones Unidas a la importación de armas, y la violencia política.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Consolidación de la Paz en Tayikistán (UNTOP) ayudó a crear instituciones democráticas y a fomentar la paz en el país durante el vulnerable período posterior a la guerra civil. Prestó asistencia para la celebración de elecciones parlamentarias en febrero de 2005.

El centro de información sobre derechos humanos de la UNTOP se ha hecho popular entre los tayikos, quienes pudieron utilizarlo para el estudio de los derechos humanos, el acceso a la Internet y para consultas legales.

A finales de año, la UNTOP, con el apoyo del PNUD, había entrenado a 1 100 oficiales de policía en cuestiones de derechos humanos. Más de 300 personas de 41 comisiones distritales y 3 000 miembros de las comisiones electorales locales participaron en varios seminarios sobre normas electorales internacionales, leyes y procedimientos electorales en Tayikistán.

La Oficina de las Naciones Unidas para África Occidental (UNOWA) promovió activamente la cooperación entre las misiones políticas y de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en la región. Fueron evidentes los logros en el mantenimiento de la estabilidad política en Sierra Leona, y en Liberia, donde las elecciones culminaron en la elección de la primera mujer Jefe de Estado en África, Ellen Johnson-Sirleaf.

La situación en el Togo se estabilizó tras días de violencia causados por la muerte del ex Presidente Eyadema. Sin embargo, el estancamiento político en Côte d'Ivoire hizo que se aplazaran las elecciones en el país.

La región tropezaba con grandes problemas como el tráfico de armas pequeñas y ligeras; el desarme, la desmovilización y la reintegración de los antiguos combatientes; la lucha contra el VIH/SIDA; los refugiados y desplazados y el desempleo de los jóvenes.


Sección de Servicios de Internet | Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2006.