OTRAS OPERACIONES DE PAZ

AfganistanOCENU

Iraq: La UNAMI respalda el proceso de transición política

Pese a la pormenorizada descripción ofrecida por los medios de información acerca de los acontecimientos que ocurrieron en el Iraq durante 2005, poco se conoció de las contribuciones de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para el Iraq (UNAMI). Sin embargo, durante el año, el equipo de expertos políticos, electorales, constitucionales, humanitarios, de información y de derechos humanos de la UNAMI, que trabaja fundamentalmente desde dentro de la Zona Internacional de Bagdad y desde Ammán y Kuwait, empleó sus conocimientos especializados y sus recursos para ayudar al pueblo y al gobierno iraquíes en su desarrollo político y económico.

En el mandato otorgado a la UNAMI en la resolución 1546 del Consejo de Seguridad se encarga a la misión la tarea de facilitar el proceso político en el Iraq y se exhorta a que el proceso sea todo lo incluyente y transparente que sea posible. En noviembre de 2005, el Consejo de Seguridad reafirmó el mandato de la UNAMI al aprobar la resolución 1637. Con ese fin, el Representante Especial del Secretario General y el equipo de la UNAMI celebraron conversaciones con iraquíes de todas las tendencias políticas y origen étnico durante el año.

A medida que el Iraq se adentraba en la complejidad de un proceso de transición política, la UNAMI centraba sus actividades en la prestación de apoyo político, electoral y constitucional, y al mismo tiempo coordinaba la asistencia de los donantes y contribuía a la reconstrucción y al desarrollo del Iraq. La oficina de derechos humanos de la misión se ocupó de los casos de abusos y puso empeño en apoyar la rehabilitación de las instituciones iraquíes que tendrían a su cargo mejorar la situación de los derechos humanos en el país. El terrorismo, la tortura, las detenciones arbitrarias y las ejecuciones sumarias siguieron siendo uno de los principales problemas en la situación del orden público.

En 2005, la población iraquí ejerció tres veces su derecho al voto sobre el futuro del país, incluso en un referéndum, el 15 de octubre, sobre la nueva constitución iraquí. Mediante la Comisión Electoral Independiente del Iraq, las Naciones Unidas prestaron un apoyo decisivo a estos procesos electorales.

Con la ayuda de las Naciones Unidas, el Iraq pudo cumplir todas las etapas importantes de su calendario político el pasado año, como había establecido el Consejo de Seguridad. Las elecciones para la Asamblea Nacional de Transición en enero de 2005, organizadas por la Comisión Electoral Independiente del Iraq, produjeron un Gobierno de Transición del Iraq y pusieron en marcha el proceso de redacción de una constitución nacional. De mayo a mediados de octubre se celebraron intensas negociaciones sobre el texto, mientras el Representante Especial del Secretario General exhortaba a todas las partes a que apoyaran el proceso e insistía en que la constitución fuese incluyente y representativa de todos los iraquíes.

Durante este período, la Oficina de Apoyo Constitucional de la UNAMI se ocupó del asesoramiento técnico, la creación de capacidad y la coordinación de los donantes. Junto con el PNUD, la Oficina se encargó también de la impresión y difusión de la constitución, mientras que las autoridades iraquíes se encargaron de su distribución. La UNAMI movilizó también a los medios de información iraquíes para que concienciaran a la opinión pública acerca de todo el proceso.

Con las elecciones del 15 de diciembre para un Consejo de Representantes, el Iraq entró en la última etapa de su proceso oficial de transición con arreglo a la Ley Administrativa de Transición. Sin embargo, el Iraq sigue tropezando con problemas importantes, en particular respecto de la seguridad nacional, que sigue siendo un objetivo de enormes proporciones y difícil de alcanzar.

Mientras la precaria situación de seguridad obligaba a esos 95 funcionarios internacionales de las Naciones Unidas a permanecer confinados fundamentalmente a la Zona Verde, las Naciones Unidas desplegaban centenares de funcionarios de contratación local e internacional en el Iraq, en particular en Basra y Erbil, en el apogeo de las operaciones durante 2005.

El 12 de noviembre de 2005, el Secretario General, Kofi Annan, visitó el Iraq para reiterar los compromisos de las Naciones Unidas.

En su último informe de 2005, el Secretario General advirtió que las elecciones de diciembre no significarían el fin de la transición política del país, "sino el comienzo de una nueva etapa, en la que la responsabilidad política y de los dirigentes determinaría si se lograba el éxito o si se iba al fracaso". En 2006, la UNAMI mantendrá su compromiso de seguir aplicando su mandato otorgado por el Consejo de Seguridad con miras a promover el diálogo y la reconciliación nacionales y moldear el futuro democrático del Iraq.


Sección de Servicios de Internet | Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2006.