Informe Anual 2004 - Operaciones de Paz de las Naciones Unidas
 
Anterior
Siguiente

III. Misiones que finalizan



UNAMSIL: Un logro ejemplar en la actividad de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas

La Misión de las Naciones Unidas en Sierra Leona (UNAMSIL) está reduciendo sus efectivos en preparación de su cierre a mediados de 2005. En un país que hace sólo cuatro años se vio sacudido por una guerra civil violenta, la UNAMSIL ha logrado en lo fundamental cumplir su mandato de supervisar el proceso de paz. Sus tareas abarcaron la vigilancia de la cesación del fuego; la supervisión de las elecciones nacionales; el desarme de los ex combatientes; el entrenamiento de la policía y de observadores de los derechos humanos; la facilitación del regreso voluntario y el reasentamiento de miles de refugiados y desplazados internos; y la prestación de asistencia a la recuperación después del conflicto. Cuando la Misión finalice sus actividades en 2005, se mantendrá una presencia residual del personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas que se ocupará de algunas cuestiones básicas pendientes.

Estas niñas de uniforme pasan de camino hacia su escuela ante un efectivo de mantenimiento de la paz de Bangladesh de guardia ante el campamento de su batallón en Kailahun
Estas niñas de uniforme pasan de camino hacia su escuela ante un efectivo de mantenimiento de la paz de Bangladesh de guardia ante el campamento de su batallón en Kailahun, Sector Oriental, mayo de 2004, Foto UNAMSIL por Kemal Saiki

En el transcurso de 2004, la Misión redujo el número de sus efectivos de una cifra máxima autorizada de 17.500 a unos 5.000. Esto se logró aplicando una elaborada estrategia cuyo objetivo ha sido el traspaso gradual de las responsabilidades de seguridad al Gobierno.

Durante 2004, la Misión traspasó a las Fuerzas Armadas de Sierra Leona la responsabilidad de seguridad en determinados lugares, mientras que su sección de información pública emprendió una campaña nacional, por medio de artistas consagrados y la estación de radio de la Misión para sensibilizar a la población acerca de las implicaciones de la retirada y aplacar los temores respecto de un vacío en materia de seguridad. El reclutamiento y entrenamiento de la policía de Sierra Leona se aceleró para que a fines de año el número actual aumentara a unos 8.000.

También en 2004, el Tribunal Especial para Sierra Leona fundado por las Naciones Unidas comenzó a enjuiciar crímenes de guerra, y la Comisión de la Verdad y la Reconciliación dio a conocer su informe final de octubre, que incluía una versión infantil preparada por la UNAMSIL y el UNICEF.

Empero, la estabilidad de Sierra Leona sigue siendo precaria. Para consolidar los logros alcanzados hasta el presente, las Naciones Unidas y la comunidad internacional se han comprometido a permanecer en Sierra Leona y en la subregión.

Arriba

MINUGUA: Adiós a Guatemala con la misión cumplida

Al cerrar sus actividades a finales del año, la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Guatemala (MINUGUA) podía vanagloriarse de haber logrado grandes adelantos desde la firma de los acuerdos de paz en 1996 entre el gobierno y los grupos insurgentes, que puso fin a 36 años de conflicto interno. La situación política ha llegado al punto en que Guatemala debe estar ya en condiciones de tratar de resolver de manera pacífica todos sus problemas pendientes. La violación de los derechos humanos ha dejado de ser una política estatal; se ha reducido el número de militares y se encuentran bajo un estricto control, y se han celebrado elecciones democráticas y pacíficas. Con todo, la corrupción, el delito y una historia arraigada de racismo y desigualdad social siguen siendo acuciantes en Guatemala.

Hace varios años, reconociendo que seguían sin aplicarse algunos importantes aspectos básicos de los acuerdos de paz, la MINUGUA comenzó a analizar los posibles efectos de su retirada de Guatemala. La finalidad de este análisis era prever respuestas a lo que podría hacerse para consolidar la paz a largo plazo. Una Dependencia especial de Transición establecida para asesorar a la Misión llegó a la conclusión de que las perspectivas de paz sostenida dependerían de las instituciones y los ciudadanos guatemaltecos. Recomendó que la Misión compartiera la experiencia que había acumulado formando expertos locales para que asumieran esas responsabilidades después de que Misión concluyera en diciembre de 2004.

El programa de transición exigió importantes cambios dentro de la Misión. En primer lugar, la MINUGUA tuvo que reducir su importancia política y alentar a los guatemaltecos a que asumieran un papel más preponderante; en segundo lugar, las Naciones Unidas tuvieron que fortalecer la capacidad de sus contrapartes nacionales; y, por último, la Misión confirió más poderes a las oficinas sobre el terreno para que definieran las prioridades locales.

El personal de la Misión y sus contrapartes nacionales determinaron los recursos técnicos necesarios para elaborar materiales de capacitación y consulta apropiados. Distribuyeron documentos digitales sobre derechos humanos, reformas judiciales, cuestiones relacionadas con la tierra y la historia del proceso de paz. La MINUGUA también prestó asistencia a la Universidad Nacional en la creación de una Biblioteca de la Paz especializada, basada en los archivos de la Misión.

Para fortalecer la Oficina del Defensor de los Derechos Humanos, la Misión impartió cursillos prácticos de capacitación sobre derechos humanos al personal, examinó casos de violaciones de los derechos humanos e investigó presuntas violaciones conjuntamente con la Oficina del Defensor. La Misión amplió también la capacitación a muy diversas organizaciones de la sociedad civil. La MINUGUA trabajó con más de 40 organizaciones locales en el establecimiento e instalación de un sistema de base de datos de fácil acceso para documentar las violaciones de los derechos humanos.

La Misión creó también un programa de capacitación en el servicio para incorporar a 60 jóvenes profesionales guatemaltecos como Voluntarios de las Naciones Unidas. Se concertaron los esfuerzos para detectar candidatos entre los indígenas y las mujeres que regresaran a sus comunidades e instituciones para compartir sus experiencias después del cierre de la MINUGUA.

La comunidad de donantes ha sido generosa. Varios países que contribuyeron al Fondo fiduciario de la MINUGUA prestaron apoyo y los fondos restantes se utilizaron para proyectos de transición.

Un elemento importante en la estrategia de transición ha sido asegurar a los guatemaltecos el constante apoyo internacional y de las Naciones Unidas en cuestiones como los derechos humanos, en particular por medio de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, de la que se espera una ampliación de su presencia. La Misión ayudó a redactar la evaluación común para el país y el Marco de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo a fin de asegurar que se siguiera prestando atención a los objetivos de los acuerdos de paz.

La MINUGUA hizo de la transición el eje de su labor durante sus dos últimos años. Con su interés inicialmente puesto en definir una estrategia de transición, y la participación de todas las partes de la Misión en aplicarla, la MINUGUA esperaba asegurar que los esfuerzos rindieran fruto para Guatemala mucho después del cierre de la Misión.

Como señaló el Secretario General de las Naciones Unidas, "La MINUGUA es un magnífico ejemplo de la labor de establecimiento de la paz de las Naciones Unidas, con valiosas enseñanzas para las operaciones en otras partes del mundo"."

Arriba

UNMISET: Concluyen seis años de mantenimiento de la paz en Timor-Leste

Habiendo contribuido a la creación y consolidación de un Timor-Leste independiente y democrático, junto con la población de Timor-Leste y en asociación con otros agentes multilaterales y bilaterales, el personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas se está preparando para marcharse a mediados de 2005.

La UNMISET ha logrado reunir al Gobierno, al sistema de las Naciones Unidas, a las organizaciones no gubernamentales y otros asociados locales e internacionales para definir las actividades que habrá que realizar con miras a una transición sin obstáculos de las operaciones de establecimiento y mantenimiento de la paz hacia un marco de asistencia para el desarrollo sostenible. Se ha lanzado una campaña de información pública para reafirmar a la población local la asistencia internacional permanente después que se retire la UNMISET.

Durante 2004, Timor-Leste mantuvo su carácter pacífico y estable pese a las manifestaciones sobre cuestiones relacionadas con los veteranos que fueron dispersadas por la fuerza por la policía en julio. Este descontento puso de manifiesto la necesidad urgente de dar respuesta a los motivos de queja de los veteranos, los antiguos miembros de la resistencia y otros grupos agraviados, para lo cual se requerirá una cuantiosa ayuda internacional.

Con la asistencia de los asesores civiles de la UNMISET, la administración pública de Timor-Leste ya está en condiciones de hacer frente a los enormes retos que supone el desarrollo social y económico. No obstante, Timor-Leste carece todavía del marco jurídico que facilite el funcionamiento de un sistema de orden público. La promulgación de la Ley Orgánica de la Policía y el Código Disciplinario en mayo y junio, junto con el entrenamiento constante de los asesores de la policía civil de la UNMISET, mejoró la eficacia operacional de la policía nacional.

Ganador del Primer Premio del concurso de dibujo por el Día de las Naciones Unidas organizado por UNMISET sobre el tema Cómo ven los niños a las Naciones Unidas
Ganador del Primer Premio del concurso de dibujo por el Día de las Naciones Unidas organizado por UNMISET sobre el tema Cómo ven los niños a las Naciones Unidas, Foto UNMISET

En octubre, el Secretario General de las Naciones Unidas envió una misión técnica de evaluación a Timor-Leste encargada de determinar los problemas restantes: la administración pública de Timor, en particular las finanzas, la banca y el poder judicial, por ejemplo, seguirán necesitando de una asistencia internacional sustancial.

Los asesores civiles de la UNMISET han estado formulando estrategias de salida con las instituciones estatales para asegurar la sostenibilidad manteniendo la ayuda a los demás asociados en el desarrollo después de mayo de 2005.

En diciembre, la Dependencia de Delitos Graves establecida por las Naciones Unidas presentó sus autos de acusación finales por los delitos cometidos durante los actos violentos de 1999 en que quedó sumido Timor Oriental a raíz del referéndum sobre la independencia. El Consejo de Seguridad pidió que para mayo de 2005 hubieran concluido todos los juicios. Muchos de los inculpados permanecen fuera de Timor-Leste. El Secretario General decidió constituir una Comisión de Expertos encargada de examinar los juicios y procesos judiciales que se llevan a cabo tanto en Timor-Leste como en Indonesia y recomendar acciones futuras. Los dos países han decidido también establecer una Comisión de la Verdad y la Amistad en relación con los acontecimientos de 1999.

Arriba
 
Portada Página principal de Operaciones de mantenimiento de la Paz Página principal de la ONU en español