Operaciones de Paz en América Latina

Contenido de la página

Áreas prioritarias relacionadas con los empleados destinados a las operaciones de paz

 

  VIII. RETOS AFRONTADOS POR OPERACIONES COMPLEJAS DE MANTENIMIENTO DE LA PAZ

 

Las operaciones complejas de mantenimiento de la paz se enfrentaron a muchos retos interrelacionados en 2003, incluyendo desarme, desmovilización y reintegración (DDR); asistencia humanitaria; consolidación de instituciones; refuerzo del estado de derecho; y asistencia electoral en entornos postconflicto.

 

Desarme, desmovilización y reintegración

 

Una de las partes decisivas de las operaciones de paz, los programas (DDR), recogieron y almacenaron de forma segura, o destruyeron armas entregadas de forma voluntaria por excombatientes. En Sierra Leona, la operación de Naciones Unidas financió los beneficios de la reintegración de más de 48.000 excombatientes. De los 75.000 desmovilizados, cerca de 4.000 eran niños. En la República Democrática del Congo, DDR también incluyó la repatriación de excombatientes ruandeses, ugandeses y burundeses. La Misión de Naciones Unidas en Liberia lanzó su programa DDR en diciembre, con la participación esperada de más de 40.000 excombatientes; mientras, en Costa de Marfil, la misión de Naciones Unidas proporcionó apoyo activo para la planificación de DDR. Un programa DDR de Naciones Unidas comenzó en Kunduz, Afganistán, en otoño.

 

En la zona del Pacífico, la Oficina Política de Naciones Unidas en Bougainville verificó y certificó en julio la finalización de la segunda fase del Plan de Eliminación de Armas. Este importante acontecimiento abrió las puertas a la elección de un gobierno autónomo en Bougainville.

 

Acción contra minas

 

La acción contra minas constituyó una parte esencial en la consolidación de la paz en 2003 y desempeñó un papel importante en operaciones de paz multidimensionales de Naciones Unidas en Chipre, la República Democrática del Congo, Etiopía y Eritrea, Georgia, los Altos del Golán, Kosovo, el Líbano, Sierra Leona, el Sáhara Occidental, así como Afganistán. En algunas de estas zonas, la coordinación de acción contra minas patrocinada por Naciones Unidas marcó zonas de peligro, aclaró el reglamento sobre minas terrestres, llevó a cabo formación de prevención contra minas en comunidades de alto riesgo y proporcionó asistencia a las víctimas. El Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas (UNMAS) también aplicó un Plan de Respuesta Rápida de acción contra minas en Irak.

 

Protección de civiles y asistencia humanitaria

 

En respuesta al imperativo de proteger a los civiles en los conflictos armados, Naciones Unidas ha puesto a la cabeza de sus esfuerzos por mantener la paz la humanidad, la neutralidad y la imparcialidad.

 

En 2003, los componentes humanitarios de las operaciones de mantenimiento de la paz de Naciones Unidas siguieron dedicándose a las necesidades de civiles, incluyendo refugiados y aquellos desplazados internamente.

 

Se hicieron enormes esfuerzos para asegurar una respuesta humanitaria más coherente y estratégicamente coordinada, que incluyera a los países beneficiarios, organizaciones no gubernamentales y otras instituciones internacionales. Los proyectos de impacto rápido diseñados para aliviar las necesidades inmediatas de la población local sirvieron para consolidar la confianza y el apoyo.

 

Protección infantil

 

Se prestó una atención especial a las necesidades específicas de la infancia. El encuentro de asesores de protección infantil en las misiones de Naciones Unidas, incluidas MONUC y UNAMSIL, contribuyó decisivamente a la protección de los derechos de la infancia, incluyendo la interrupción del reclutamiento de niños soldado y la adopción de medidas efectivas en el desarme, desmovilización, reintegración y rehabilitación de niños reclutados o utilizados en las hostilidades

 

Derechos humanos y el estado de derecho

 

Las operaciones de paz continuaron concentrándose en la promoción de los derechos humanos y la restauración del estado de derecho, claves para la consolidación de una paz sostenible. Naciones Unidas trabajó para la reforma de las fuerzas policiales y para el desarrollo de instituciones democráticas en países y territorios donde se enfrentan a retos post-conflicto. En Kosovo, la UNMIK promulgó el Nuevo Código Criminal de Kosovo, que aclaró y modernizó las definiciones de los delitos criminales y tomó en cuenta principios modernos de derecho internacional y derechos humanos; y un nuevo Código de Procedimiento Criminal de Kosovo, que reforzó los poderes de los abogados y mejoró la protección de víctimas y defensores. La operación de Naciones Unidas en Liberia incluyó componentes importantes del estado de derecho.

 

Asistencia electoral

 

En 2003, Naciones Unidas siguió proporcionando asistencia electoral a través de las operaciones de paz y la División de Asistencia Electoral del Departamento de Asuntos Políticos. A la luz de la visión de la Organización de que la asistencia electoral es una herramienta para la prevención de conflictos, la División respondió positivamente a todas las 20 nuevas peticiones oficiales a lo largo del año al tiempo que mantenía los proyectos anteriores, proporcionando asistencia electoral a un total de 43 países.

 

Como parte del Acuerdo de Bonn y del horario, la Misión de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) llevó a cabo una serie de actividades para el registro de votantes mediante el despliegue de un enorme equipo de asistencia electoral en el país. Un equipo de la División de Asistencia Electoral fue enviado a Irak a mediados de 2003 para consultar con el Consejo de Gobierno Iraquí, el CPA y un gran abanico de iraquíes y agentes internacionales acerca de la naturaleza de la propuesta de elecciones de transición. Durante el año, se destinaron asesores electorales a tres operaciones de paz en África (UNAMSIL en Sierra Leona, MONUC en la República Democrática del Congo, y MINUCI en Costa de Marfil) como anticipación al establecimiento de componentes electorales mayores en un futuro cercano.

 

Paz y desarrollo económico

 

El Consejo de Seguridad siguió animando a los Estados Miembro a tomar medidas efectivas en cuanto a los incentivos económicos utilizados para impulsar conflictos. En Sierra Leona, el Proceso Kimberley7 de certificación de diamantes proporcionó un ejemplo de cómo reducir el alcance de transacciones ilícitas de piedras preciosas y materias primas que a menudo desatan la violencia en países ricos en recursos. En la República Democrática del Congo, para acabar con la práctica considerada como el factor más influyente en el conflicto, un grupo de expertos de Naciones Unidas entregó una serie de recomendaciones al Consejo de Seguridad en octubre para ayudar al Gobierno de Transición a manejar estos recursos de forma transparente. En Kosovo, el UNMIK lanzó un proceso de privatización en 2003 y estableció el progreso en el desarrollo económico como una de las bases que se debían sentar antes de comenzar las discusiones sobre el estatus final.

 


7 El Proyecto de Certificación del Proceso Kimberley, que comenzó en enero de 2003, es un procedimiento de negociación que establece los niveles internacionales mínimos aceptables para proyectos de certificación nacional que cubran las importaciones y exportaciones de diamantes en bruto.

 

Página principal de las operaciones de mantenimiento de la paz      


Preparado en español por la Sección del Sitio Internet de la ONU de la División de Noticias y Medios de Información del Departamento de Información Pública. El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca. - © Naciones Unidas 2004