Mandatos y fundamento jurídico para el mantenimiento de la paz

La Carta de las Naciones Unidas concede al Consejo de Seguridad la máxima responsabilidad en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. En cumplimiento de esta responsabilidad, el Consejo puede establecer una misión de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas.

Las misiones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas se despliegan sobre la base de los mandatos del Consejo de Seguridad. Sus tareas difieren de una situación a otra, en función de la naturaleza del conflicto y de los desafíos específicos que presenta.

Carta de las Naciones Unidas

La Carta de las Naciones Unidas es el documento fundacional en que se basa todo el trabajo de las Naciones Unidas. Las Naciones Unidas se crearon para «preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra» y uno de sus principales objetivos es mantener la paz y la seguridad internacionales.

El mantenimiento de la paz, aunque no explícitamente previsto en la Carta, se ha convertido en uno de las principales instrumentos utilizados por las Naciones Unidas para lograr este propósito.

La Carta de las Naciones Unidas concede al Consejo de Seguridad la máxima responsabilidad en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. En cumplimiento de esta responsabilidad, el Consejo puede establecer una misión de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas.

  • El Capítulo VI se refiere al «Arreglo pacífico de controversias». Las misiones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas se han asociado tradicionalmente con este capítulo. Sin embargo, el Consejo de Seguridad no tiene por qué referirse a un capítulo específico de la Carta a la hora de aprobar una resolución que autorice el despliegue de una operación de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, y de hecho nunca ha invocado el Capítulo VI.
  • El Capítulo VII ccontiene disposiciones relativas a la «Acción en caso de amenazas a la paz, quebrantamientos de la paz o actos de agresión». En los últimos años, el Consejo ha adoptado la práctica de invocar el Capítulo VII de la Carta a la hora de autorizar el despliegue de las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en entornos de inestabilidad después de los conflictos, cuando el Estado es incapaz de mantener la seguridad y el orden público. La invocación por parte del Consejo de Seguridad del Capítulo VII en estas situaciones, además de que denota el fundamento jurídico para su acción, puede ser vista como una declaración de voluntad política firme y una forma de recordar a las partes en conflicto y a los miembros en general de las Naciones Unidas su obligación de aplicar las decisiones del Consejo de Seguridad.
  • El Capítulo VIII de la Carta estipula la participación de organismos y entidades regionales en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales siempre y cuando sus actividades sean compatibles con los objetivos y principios establecidos en el Capítulo I de la Carta.

Mandatos para el mantenimiento de la paz

Las operaciones para el mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas se despliegan en virtud de los mandatos del Consejo de Seguridad. A lo largo de los años, la gama de las tareas asignadas a estas operaciones se ha ampliado considerablemente como respuesta a la evolución de las pautas de los conflictos y para abordar mejor las amenazas a la paz y la seguridad internacionales.

Aunque cada operación de mantenimiento de la paz es diferente, los tipos de tareas asignadas por mandato del Consejo de Seguridad muestran un grado considerable de elementos comunes. Según el mandato, se requiere que las misiones por el mantenimiento de la paz:

  • Realicen un despliegue para prevenir el surgimiento de un conflicto o su propagación a través de distintas fronteras.
  • Estabilicen las situaciones de conflicto tras un alto el fuego para crear unas condiciones en las que todas las partes puedan lograr un acuerdo de paz duradero.
  • Presten asistencia para la aplicación de una paz general.
  • Guíen a los estados o territorios a través de una transición que los conduzca a un gobierno estable que se base en principios democráticos, en una buena gobernanza y en un desarrollo económico.

En función de la configuración específica de los retos, a menudo las fuerzas de paz de las Naciones Unidas deben desempeñar un papel catalizador en las actividades siguientes, esenciales para la consolidación de la paz:

  • Desarme, la desmovilización y la reintegración de ex combatientes.
  • Actividades relativas a las minas.
  • Reforma del sector de la seguridad y otras actividades relacionadas con el estado de derecho.
  • Protección y promoción de los derechos humanos.
  • Asistencia en la organización de procesos electorales.
  • Apoyo en el restablecimiento y ampliación de la autoridad del Estado.
  • Promoción de la recuperación social y económica y el desarrollo.

Los mandatos del Consejo de Seguridad también reflejan una serie de tareas intersectoriales y temáticas que habitualmente se asignan a las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en virtud de las siguientes resoluciones del Consejo de Seguridad:

Para información más específica sobre los tipos de tareas encomendadas y las características de las operaciones «tradicionales» y «multidimensionales», sírvase consultar la Parte I, Capítulo 2 (2.3. y 2.4.) del documento Operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas: Principios y directrices - «Doctrina Capstone» Documento PDF en inglés.

 
Sección de Paz y Seguridad del Departamento de Información Pública en cooperación con el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz