Formación de una nueva operación

El Consejo de Seguridad es el responsable de decidir acerca del despliegue de una nueva operación de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas.

Personal femenino uniformado.

Foto: Naciones Unidas/Marco Dormino

Una nueva unidad de policía constituida de Bangladesh llega a Haití para prestar servicio en la MINUSTAH

Esta decisión se adopta tras haberse cumplido una serie de pasos.

Consulta inicial

Cuando un conflicto se genera o se agrava o se está cerca de encontrar su solución, las Naciones Unidas participan con frecuencia en una serie de consultas para determinar la mejor respuesta de la comunidad internacional. En estas consultas pueden intervenir:

  • Todos los actores pertinentes de las Naciones Unidas.
  • El posible gobierno anfitrión y las partes sobre el terreno.
  • Los Estados Miembros, incluidos los Estados que podrían aportar contingentes militares y policiales a una operación de mantenimiento de la paz.
  • Las organizaciones regionales y otras organizaciones intergubernamentales.
  • Otros socios externos pertinentes.

Durante esta fase inicial, el Secretario General puede solicitar una evaluación estratégica para identificar todas las opciones posibles de participación de las Naciones Unidas.

Evaluación técnica sobre el terreno

Tan pronto como las condiciones de seguridad lo permiten, la Secretaría General acostumbra a desplegar una misión de evaluación técnica en el país o territorio en que se prevé el despliegue de una operación de mantenimiento de la paz. Esta misión analiza y evalúa la situación general de la seguridad, la política, el ejército, el contexto humanitario y los derechos humanos sobre el terreno, y sus implicaciones en una posible operación. Sobre la base de las conclusiones y recomendaciones de la misión de evaluación, el Secretario General emite un informe al Consejo de Seguridad. En este informe se presentan las diferentes opciones para el establecimiento adecuado de una operación de mantenimiento de la paz, incluyendo su alcance y sus recursos. El informe también contiene información sobre las repercusiones financieras y una estimación preliminar de los costes.

Resolución del Consejo de Seguridad

Si el Consejo de Seguridad determina que el despliegue de una operación de mantenimiento de la paz es la opción más apropiada, la autoriza formalmente mediante la adopción de una resolución. La resolución establece el mandato y alcance de la operación, y detalla las tareas que se encargará de realizar. A continuación el presupuesto y los recursos se someten a la aprobación de la Asamblea General.

Nombramiento de altos funcionarios

El Secretario General nombra habitualmente a un Jefe de la Misión (por lo general un Representante Especial) para dirigir la operación de mantenimiento de la paz. El Jefe de la Misión es el responsable de informar al Secretario General Adjunto para Operaciones de Paz en la Sede de las Naciones Unidas.

El Secretario General también nombra a un Comandante de la Fuerza y un Comisionado de Policía, así como a un equipo de civiles de alto nivel. El Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz (DOMP) y el Departamento de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno (DAAT) se encargan luego de contratar al personal civil de la operación.

Planificación y despliegue

Mientras tanto, el Jefe de la Misión y los departamentos DOMP-DAAT se encargan de planificar los aspectos políticos, militares, operacionales y de apoyo (es decir, la logística y la administración) de la operación. La fase de planificación por lo general implica el establecimiento de un grupo de trabajo conjunto o una fuerza de trabajo integrada basados en la Sede, con la participación de todos los departamentos, fondos y programas pertinentes de las Naciones Unidas.

Despliegue

Seguidamente se procede al despliegue la operación lo más rápidamente posible, teniendo en cuenta las condiciones de seguridad y políticas sobre el terreno.

A menudo se inicia con un equipo de avanzada para establecer la sede de la misión y dirigir el aumento gradual del personal hasta que abarque todos los componentes y las regiones, según lo que exija el mandato.

¿Quién aporta las fuerzas de paz?

Las Naciones Unidas no tienen un ejército permanente o una fuerza policial propia, por lo que se pide a los Estados Miembros que aporten el personal militar y policial necesario para cada operación. Este personal viste el uniforme de su país y únicamente se identifica como fuerza de paz de las Naciones Unidas mediante el casco azul o la boina con la insignia.

El personal civil de las operaciones de mantenimiento de la paz está integrado por funcionarios públicos internacionales, reclutados y desplegados por la Secretaría de las Naciones Unidas.

Informes al Consejo de Seguridad

El Secretario General presenta luego informes periódicos al Consejo de Seguridad sobre el cumplimiento del mandato de la misión.

El Consejo de Seguridad examina esos informes y resúmenes, y actualiza y ajusta el mandato de la misión, según sea necesario, hasta que finaliza o se cancela.

 
Sección de Paz y Seguridad del Departamento de Información Pública en cooperación con el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz