Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Antecedentes

Siguiendo la recomendación del Secretario General, el Consejo de Seguridad aprobó la resolución 1996 (2011) PDF Document, de 8 de julio de 2011, por la que se establece la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en la República de Sudán del Sur (UNMISS) por un periodo inicial de un año, a partir del 9 de julio de 2011, con la intención de renovarlo por otros periodos según sea necesario. El mandato de la Misión de las Naciones Unidas en el Sudán (UNMIS) concluyó en esa misma fecha.

El objetivo de la UNMISS consiste en consolidar la paz y la seguridad y contribuir a establecer las condiciones para el desarrollo de la República de Sudán del Sur, con miras a reforzar la capacidad del Gobierno de la República de Sudán del Sur para gobernar eficaz y democráticamente y entablar buenas relaciones con sus vecinos.

Acuerdo General de Paz de 2005, referéndum e independencia de Sudán del Sur

El 9 de julio de 2011 Sudán del Sur se convirtió en el país más joven del mundo. El nacimiento de la República de Sudán del Sur constituye la culminación de un proceso de paz de seis años que se inició con la firma del Acuerdo General de Paz el 9 de enero de 2005 entre el Gobierno del Sudán y el Movimiento de Liberación del Pueblo Sudanés (SPLM), que puso fin a más de 20 años de guerra.

La Misión de las Naciones Unidas en el Sudán (UNMIS) respaldó la aplicación del Acuerdo General de Paz durante el periodo de transición establecido por el Gobierno del Sudán y el SPLM cuando se firmó dicho acuerdo. Asimismo, el Acuerdo General de Paz pidió la celebración de un referéndum para determinar la condición de Sudán del Sur. Este tuvo lugar en enero de 2011 como estaba previsto; una abrumadora mayoría, el 98,83% de los participantes, votó a favor de la independencia. El Secretario General celebró el anuncio de los resultados finales afirmando que reflejaban la voluntad del pueblo del Sudán Meridional.

Una vez concluido este periodo de transición, y tras la posterior independencia de Sudán del Sur en julio de 2011, el Consejo de Seguridad ha establecido una nueva misión, la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en la República de Sudán del Sur (UNMISS) con la aprobación de la resolución 1996 (2011) PDF Document el 8 de julio 2011.

Estallido de violencia

El 15 de diciembre de 2013 se desató la violencia en Juba, capital de Sudán del Sur, y se propagó rápidamente a otras poblaciones del país, lo que dio origen a una profunda crisis política y de seguridad a nivel nacional. Siete de los diez estados del país se vieron afectados por el conflicto, siendo los estados de Ecuatoria Central, Jonglei, Lagos, Unidad y Alto Nilo los más perjudicados.

Además, transcurridos unos días desde el inicio de la crisis, la relación entre el Gobierno y la Misión de las Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS) comenzó a tensarse cada vez más, al tiempo que el entorno se tornaba crecientemente contrario a las Naciones Unidas a raíz de percepciones erróneas sobre el papel que desempeñó la Misión durante la crisis. Hubo acusaciones infundadas de que la UNMISS no era imparcial y de que la Misión estaba ayudando e instigando a las fuerzas contrarias al Gobierno. Altos funcionarios del Gobierno formularon declaraciones públicas hostiles y la libertad de circulación de la UNMISS se vio cada vez más obstaculizada. Se organizaron manifestaciones contra las Naciones Unidas en varias capitales estatales, incluidas Rumbek (estado de Lagos) y Aweil (estado de Bahr el Ghazal Septentrional).

Para una relación detallada de lo acontecido en Sudán del Sur entre diciembre de 2013 y febrero de 2014, así como de los esfuerzos diplomáticos llevados a cabo por la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD) para encontrar una solución negociada a la crisis, consúltese el informe del Secretario General de las Naciones Unidas PDF Document de fecha 6 de marzo de 2014.

La crisis tuvo amplias consecuencias negativas para la situación de los derechos humanos en muchas partes del país, entre ellas las zonas de mayor enfrentamiento militar (la capital nacional y los estados de Jonglei, Alto Nilo y Unidad). La UNMISS estimó que miles de personas murieron durante las hostilidades. Ambas partes en el conflicto llevaron a cabo ataques selectivos contra civiles por motivos étnicos y violaron el derecho internacional humanitario y el derecho de los derechos humanos.

La situación humanitaria también se deterioró rápidamente. En las primeras cuatro semanas de la crisis, casi 500.000 personas fueron desplazadas dentro de Sudán del Sur, y alrededor de 74.300 personas cruzaron a países vecinos. Estas cifras siguieron aumentando y el número total de desplazados a finales de febrero de 2014 ascendía a 900.000, de los cuales alrededor de 167.000 cruzaron a países vecinos. El número de civiles que integraba las categorías “en situación grave” o “en situación de emergencia” en materia de inseguridad alimentaria ascendió de 1,1 a 3,2 millones. Además, alrededor de 500.000 desplazados necesitaban recibir con urgencia asistencia alimentaria básica, lo que significaba que peligraba la supervivencia de 3,7 millones de sursudaneses.

Reforzamiento de la UNMISS

Cuando los enfrentamientos estallaron en Juba y se extendieron por toda la región del gran Alto Nilo, decenas de miles de civiles huyeron de las zonas en que se estaban produciendo un gran número de muertes, en particular para escapar de los ataques perpetrados contra comunidades específicas, y se dirigieron en busca de refugio a los recintos de la UNMISS en Juba, Bor, Akobo, Bentiu, Malakal y Melut. La Misión abrió sus puertas y sus ingenieros militares, en colaboración con los asociados en la labor humanitaria, prepararon con prontitud en los recintos emplazamientos habilitados para la protección de civiles, aunque contaban con escasas instalaciones para acogerlos. Desde entonces, 85.000 civiles habían buscado protección en ocho recintos de la UNMISS en todo el país.

La afluencia y el asentamiento de tantos civiles en los locales de las Naciones Unidas, que no tenía precedentes, presentó retos singulares y conllevó una enorme presión sobre los recursos de la Misión. La UNMISS se esforzó por garantizar la adecuada seguridad de los lugares habilitados para la protección de civiles en sus bases y colaboró con los asociados humanitarios para proporcionar suficiente asistencia a los desplazados internos.

A fin de dotar a la UNMISS de capacidad suficiente para hacer frente a la crisis, el Consejo de Seguridad, en su resolución 2132 (2013) PDF Document, de 24 de diciembre, aprobó la recomendación del Secretario General de aumentar temporalmente la dotación general de efectivos y agentes de policía de la Misión. La resolución elevó la dotación provisional del componente militar de la UNMISS hasta los 12.500 efectivos y reforzó el componente de policía hasta 1.323, incluidas las unidades de policía configuradas apropiadas, mediante traspasos temporales desde las operaciones de mantenimiento de la paz ya existentes realizados en el marco de la cooperación entre misiones, al tiempo que autorizó, de ser necesario y con sujeción al examen ulterior del Consejo, la generación de contingentes y activos complementarios.

Esta oportuna adopción de medidas por el Consejo de Seguridad para aprobar la capacidad de refuerzo de los componentes militar y de policía de la UNMISS en el marco de los arreglos de cooperación entre misiones fue fundamental para fortalecer la capacidad de la Misión de salvar vidas y proteger a los civiles de más daños.

En su informe PDF Document al Consejo de Seguridad, presentado el 6 de marzo, el Secretario General señaló que era importante que esta capacidad permaneciera desplegada al menos durante 12 meses. Sostuvo que este período de un año coincidiría con los plazos probables de retorno de los desplazados internos, que regresarían únicamente cuando se hubiera acordado un proceso de paz, con lo que durante los meses secos del segundo semestre de 2014 se procedería a la estabilización de las zonas de regreso. El aumento del límite máximo de contingentes podría examinarse al final del período de 12 meses y estaría estrechamente vinculado al resultado de las negociaciones políticas entre las partes.

El Secretario General consideró que, en vista de los últimos acontecimientos, la UNMISS debe reorientar temporalmente sus actividades y sustituir su estrategia de consolidación de paz, construcción de un Estado y ampliación de la autoridad estatal por otra de estricta imparcialidad en sus relaciones con ambas partes. Este cambio era necesario para hacer posible que se realizasen actividades de enlace y coordinación con ambos bandos para la aplicación efectiva de las nuevas tareas prioritarias de la Misión en las zonas de conflicto.

El principal énfasis de la Misión debería ser la protección de los civiles, los derechos humanos y la contribución al establecimiento de condiciones de seguridad conducentes a la prestación de asistencia humanitaria, según se solicite y con la capacidad existente, en las zonas más afectadas por el conflicto. La Misión protegerá a los menesterosos con los medios de los que dispone. La imparcialidad de la Misión en el futuro será una condición imprescindible de todas las acciones que lleve a cabo en el país mientras el conflicto persista.

El 27 de mayo de 2014, el Consejo de Seguridad, al aprobar por unanimidad la resolución 2155 (2014)) PDF Document, estableció las prioridades del mandato de la UNMISS hacia la protección de los civiles, la vigilancia de los derechos humanos y el apoyo a la prestación de asistencia humanitaria, y decidió que la UNMISS conste de un componente militar integrado por un máximo de 12.500 efectivos entre oficiales y tropa, y un componente de policía, incluidas suficientes unidades de policía constituidas, de un máximo de 1.323 efectivos, como se pide en el informe del Secretario General de fecha 6 de marzo. También autorizó el despliegue dentro la UNMISS de un equipo especial de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD) para apoyar la protección de los civiles y el Mecanismo de Vigilancia y Verificación, establecido de conformidad los Acuerdos sobre el Cese de las Hostilidades y el Estatuto de los Detenidos alcanzados el 23 de enero de 2014. [Véase el Mandato para más información]

 
Sección de Paz y Seguridad del Departamento de Información Pública en cooperación con el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz