Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Antecedentes

En 2003 estalló una guerra civil en Darfur entre el Gobierno del Sudán y su milicia aliada, y otros grupos rebeldes armados. Concretamente, durante los dos primeros años del conflicto fueron asesinadas decenas, si no cientos, de miles de personas. La lucha continúa entre el Gobierno y los movimientos actualmente divididos y se calcula que 1,8 millones de personas se encuentran desplazados internamente.

«La UNAMID tiene como principal mandato la protección de los civiles, así como contribuir a la seguridad en relación con la asistencia humanitaria, vigilar y verificar la aplicación de los acuerdos, ayudar a conseguir un proceso político inclusivo, contribuir a promover los derechos humanos y el estado de derecho, y vigilar la situación a lo largo de las fronteras con el Chad y la República Centroafricana e informar al respecto».

En 2003, las Naciones Unidas dieron la voz de alarma por primera vez sobre la crisis en Darfur. Desde entonces, tanto el Consejo de Seguridad como los dos Secretarios Generales consecutivos se han fijado como máxima prioridad encontrar una solución duradera. El largo proceso de paz incluía el Acuerdo de Paz de Darfur, firmado el 5 de mayo de 2006 bajo los auspicios de la Unión Africana y con el apoyo de las Naciones Unidas y otros socios.

Desde entonces prosiguen los esfuerzos diplomáticos y políticos para alentar a los no signatarios a participar en el proceso de paz, teniendo como nuevo hito la conferencia de todas las partes para la paz en Darfur («All Darfur Stakeholders’ Conference») celebrada en Doha del 27 al 31 de mayo de 2011. Una vez se haya alcanzado un acuerdo entre las principales partes del conflicto, las Naciones Unidas y la Unión Africana tienen previsto reubicar el proceso de paz en Darfur para desarrollar el diálogo y la aplicación sobre el terreno.

En 2006, la Unión Africana desplegó una misión de mantenimiento de la paz en el Sudán, que fue sustituida en 2008 por una operación híbrida conjunta de la Unión Africana y las Naciones Unidas (UNAMID) sin precedentes, que en la actualidad constituye la mayor misión de mantenimiento de la paz de todo el mundo (Ver la página de hechos y cifras). Desde entonces, el mandato de la UNAMID se ha ampliado en repetidas ocasiones.

La UNAMID tiene como principal mandato la protección de los civiles, así como contribuir a la seguridad en relación con la asistencia humanitaria, vigilar y verificar la aplicación de los acuerdos, ayudar a conseguir un proceso político inclusivo, contribuir a promover los derechos humanos y el estado de derecho, y vigilar la situación a lo largo de las fronteras con el Chad y la República Centroafricana e informar al respecto.

La sede de la misión se encuentra en El Fasher, capital de Darfur septentrional, y se despliega a través de otras localidades de los tres estados de Darfur. La misión realiza aproximadamente 200 patrullas al día, con la intención de aumentar su solidez, con frecuencia enfrentándose a obstáculos burocráticos o armados. El objetivo es hacer todo lo que sea posible para proteger a los civiles en Darfur, facilitar la operación de la ayuda humanitaria en todas las zonas, independientemente de quién las controla, y contribuir a proporcionar un entorno en el que la paz pueda arraigar.

Inicio

 
Sección de Paz y Seguridad del Departamento de Información Pública en cooperación con el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz