OPERACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS EN SOMALIA I
ONUSOM I

Establecida para supervisar la cesación del fuego y escoltar la entrega de suministros de ayuda humanitaria a los centros de distribución de la ciudad. Más tarde se ampliaron el mandato y la dotación de la misión para que ésta pudiera proteger a los convoyes humanitarios y los centros de distribución de toda Somalia. Después trabajó con la Fuerza de Tareas Unificada (UNITAF)en un esfuerzo por establecer un entorno seguro para la distribución de asistencia humanitaria.

DESCRIPCIÓN

EMPLAZAMIENTO: Somalia

SEDE:
Mogadishu

DURACIÓN:
abril de 1992- marzo de 1993

EFECTIVOS:
50 observadores militares,3.500 oficiales de seguridad, hasta 719 miembros de personal para el apoyo logístico; también había cerca de 200 funcionarios civiles de contratación internacional.

BAJAS:
8 (miembros de personal militar)

GASTOS:
42.931.700 dólares netos

FUNCIÓN: establecida para supervisar la cesación del fuego en Mogadishu, la capital de Somalia, y ofrecer protección y seguridad al personal de las Naciones Unidas, equipo y suministros a los puertos de mar y aeropuertos de Mogadishu, y escoltar las entregas de suministros de ayuda humanitaria desde éstos a los centros de distribución de la ciudad y a los de sus alrededores. En agosto de 1992, se ampliaron el mandato y la dotación de la ONUSOM I para que ésta pudiera proteger los convoyes humanitarios y los distintos centros de distribución en Somalia. En diciembre de 1992, tras un deterioro de la situación en Somalia, el Consejo de Seguridad autorizó a los Estados Miembros para formar la Fuerza de Tareas Unificada (UNITAF) con el fin de establecer un entorno seguro para la prestación de asistencia humanitaria. La UNITAF trabajó en coordinación con la ONUSOM I para proteger los principales centros de población y garantizar la prestación y distribución de la asistencia humanitaria.

TEXTO DE ANTECEDENTES

El siguiente texto ha sido adaptado de Blue Helmets: A Review of United Nations Peacekeeping (Los cascos azules: revista de las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas ). The Blue Helmets es una publicación en venta de las Naciones Unidas distribuida en diciembre de 1996.

Crisis en Somalia

La Operación de las Naciones Unidas en Somalia (ONUSOM I) se estableció para facilitar ayuda humanitaria a las personas atrapadas por la guerra civil y el hambre. La misión se convirtió en un amplio intento de ayudar a detener el conflicto y reconstituir las instituciones básicas para un Estado viable. Somalia ocupa una posición geopolítica estratégicamente importante en el Cuerno de África. La cultura política está influenciada por la competencia entre varios clanes y facciones con base en los clanes.

Desde noviembre de 1991, se produjeron violentos combates en la capital somalí entre los elementos armados aliados con el General Mohamed Farah Aidid, o con el Sr. Ali Mohamed Mahdi, nombrado "Presidente interino", y también otras facciones. Además de en Mogadishu, también se registraron conflictos en Kismayo, y en el noroeste del país, los dirigentes locales presionaban para crear una "Somalilandia" independiente. El país en su conjunto carecía de cualquier forma de gobierno central. El bandidaje estaba presente en todas partes.

Los combates que siguieron, con clanes y subclanes constituidos en alianzas sueltas sin un control central, se desarrollaron en una época de sequía grave. Esa combinación resultó ser catastrófica para la población en general. Para 1992, casi 4,5 millones de personas, más de la mitad de la población del país, se encontraban amenazadas por hambruna, malnutrición grave y enfermedades relacionadas con ambas. La magnitud del sufrimiento era enorme. En conjunto, se calcula que murieron unas 300.000 personas, incluidos muchos niños. Cerca de 2 millones de personas, desplazadas violentamente de sus hogares, huyeron a países vecinos u a otros lugares dentro de la propia Somalia. Todas las instituciones de gobierno y al menos el 60 por ciento de la infraestructura básica del país se desintegraron.

El Consejo de Seguridad impone un embargo de armas y hace un llamamiento para la asistencia humanitaria

En este contexto, en enero de 1992, el Consejo de Seguridad aprobó por unanimidad la resolución 733(1992) en virtud del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, imponiendo un embargo general y completo de armas a Somalia.

El 17 de marzo de 1992, el Consejo aprobó por unanimidad la resolución 746(1992), instando a la continuación de la labor humanitaria en Somalia y apoyando firmemente la decisión del Secretario General de enviar un equipo técnico. Tres días más tarde, el Secretario General designó un coordinador para supervisar la prestación efectiva de ayuda humanitaria a Somalia. Los días 27 y 28 de marzo se firmaron unos acuerdos entre las partes enfrentadas de Mogadishu, que resultaron en el despliegue de observadores de las Naciones Unidas para supervisar la cesación del fuego de 3 marzo de 1992. El acuerdo también incluía el despliegue del personal de seguridad de las Naciones Unidas para proteger al personal de las Naciones Unidas y actividades de asistencia humanitaria.

El Secretario General recomendó entonces el establecimiento de una Operación de las Naciones Unidas en Somalia (ONUSOM),integrada por 50 observadores militares para supervisar la cesación del fuego, y una unidad de infantería de 500 hombres para ofrecer a los convoyes de suministros de socorro de las Naciones Unidas una escolta militar suficientemente fuerte como para disuadir el ataque y disparar en legítima defensa, pero dicha disuasión demostró ser inefectiva. El Secretario General presentó un Plan de Acción de 90 Días para proporcionar suministros de alimentos y otros artículos a cerca de 1,5 millones de personas en peligro inminente y para ayudar a otros 3,5 millones de personas proporcionándoles alimentos, semillas, y suministros básicos de agua y de salud. El 28 de abril de 1992, el Secretario General nombró al Sr. Mohammed Sahnoun (Algeria) Representante Especial para Somalia.

Se establece la ONUSOM I

El 24 de abril de 1992, el Consejo de Seguridad aprobó la resolución 751 (1992), estableciendo así la ONUSOM I. El Consejo pidió al Secretario General que desplegara de inmediato 50 observadores militares de las Naciones Unidas desarmados pero uniformados y que prosiguiera sus consultas con las partes en Mogadishu. Estas consultas duraron casi dos meses. El 23 de junio, el Secretario General informó al Consejo de Seguridad de que las dos principales facciones de Mogadishu habían accedido al despliegue de los observadores desarmados. Los observadores de Austria, Bangladesh, Checoslovaquia, Egipto, Fiji, Finlandia, Indonesia, Jordania, Marruecos y Zimbabwe, prestaron sus servicios bajo las órdenes del jefe del grupo de observadores militares, el General de Brigada Imitiaz Shaheen de Pakistán.

Entretanto, las condiciones en Somalia continuaron deteriorándose para la inmensa mayoría de sus gentes. El Secretario General declaró que "la desesperada y complicada situación de Somalia requerirá esfuerzos enérgicos y continuados por parte de la comunidad internacional para romper el círculo de violencia y hambre". Las Naciones Unidas podían apoyar el proceso, pero el conflicto sólo lo podía resolver el propio pueblo somalí.

La ONUSOM I se refuerza

En la resolución 767 (1992), el Consejo de Seguridad aprobó la propuesta de que se establecieran cuatro zonas de operaciones - Berbera, Bossasso, Mogadishu y Kismayo- e hizo suya la iniciativa de enviar un equipo técnico a Somalia. El 24 de agosto de 1992, el Secretario General pidió un aumento de la dotación autorizada de la ONUSOM para crear las cuatro zonas de operaciones. Para cada zona, se proporcionaría a la ONUSOM una unidad militar de 750 efectivos, militares y tropa. Además de a las dos áreas acordadas, el Secretario General propuso que las unidades se enviaran a Berbera y a Kismayo tan pronto como lo posibilitaran las consultas con los dirigentes de estos dos lugares. La dotación total de personal de seguridad de las Naciones Unidas prevista para Somalia aumentó así a 3.500 efectivos. El 28 de agosto, el Consejo de Seguridad autorizó el aumento mediante la resolución 775 (1992). El 8 de septiembre convino una nueva adición de tres unidades logísticas, elevando la dotación total autorizada de la ONUSOM a 4.219 tropas y 50 observadores militares. El primer grupo de personal de seguridad llegó a Mogadishu el 14 de septiembre de 1992.

Plan de acción de 100 días

En conjunto con estas preparaciones, el Secretario General trató de mejorar la planificación y la coordinación de la acción humanitaria de acuerdo con lo previsto en el Programa de Acción de 100 días para la prestación acelerada de asistencia humanitaria. Este plan tenía ocho objetivos principales:(1)provisión masiva de ayuda alimentaria; (2) expansión dinámica de alimentos complementarios; (3) provisión de servicios básicos de salud e inmunización en masa contra el sarampión; (4)provisión urgente de agua potable, saneamiento e higiene; (5) provisión de materiales para refugiarse, mantas y ropa; (6) distribución de semillas, herramientas y vacunas para animales al mismo tiempo que las raciones de comida; (7) prevención de nuevos flujos de refugiados y la promoción de programas de repatriación (8)establecimiento de las instituciones y rehabilitación de la sociedad civil. De los 82,7 millones de dólares solicitados para su aplicación, se recibieron en total 67,3 millones de dólares.

Dificultades en aumento

La aplicación del programa resultó difícil. Los persistentes desacuerdos entre las facciones somalíes sobre la función de las Naciones Unidas imposibilitaron que la ONUSOM se desplegara por todo el país y que fuera más efectiva. El Sr. Sahnoun dimitió como Representante Especial del Secretario General y fue sustituido por el Sr. Ismat Kittani del Iraq el 8 de noviembre de 1992. El 28 de octubre, el General Mohamad Farah Aidid declaró que no se toleraría más al batallón paquistaní de la ONUSOM en Mogadishu. También ordenó expulsar al Coordinador de la ONUSOM de la Asistencia Humanitaria en un plazo de 48 horas. Posteriormente, las fuerzas del General Mohamad Farah Aidid dispararon y bombardearon a las fuerzas de la ONUSOM que controlaban el aeropuerto y las fuerzas del Sr. Ali Mohamed Mahdi bombardearon a los barcos que transportaban alimentos cuando éstos intentaban entrar en el puerto de Mogadishu. El General Aidid se opuso a que las Naciones Unidas controlaran el aeropuerto; el Sr. Ali Mohamed Mahdi quería que la ONUSOM se hiciera con el control absoluto del puerto. El 13 de noviembre, tras ser objeto de disparos con ametralladoras, fusiles y morteros, las tropas pakistaníes que controlaban el aeropuerto devolvieron los disparos. En ausencia de un gobierno capaz de mantener el orden público, las organizaciones de socorro experimentaron cada vez más secuestros de vehículos, saqueos de convoyes y almacenes y detención de personal expatriado.

Fuerza de Tareas Unificada (UNITAF)

El 3 de diciembre de 1992, el Consejo de Seguridad aprobó la resolución 794 (1992) por unanimidad. El consejo acogió con beneplácito el ofrecimiento de los Estados Unidos de América con el fin de ayudar a crear un entorno seguro para la entrega de suministros de ayuda humanitaria en Somalia y autorizó, con arreglo al Capítulo VII de la Carta, el empleo de "todos los medios necesarios" para llevarlo a cabo. La Resolución 794 pidió a los Estados que proporcionaran fuerzas militares y que hicieran contribuciones adicionales en efectivo o en especie para la operación. El Secretario General y los Estados participantes en la operación también habrían de establecer los mecanismos necesarios de coordinación entre las Naciones Unidas y aquellas fuerzas militares.

Operación "Devolver la Esperanza"

El Presidente de los Estados Unidos de América, George Bush, respondió a la resolución 794 (1992) del Consejo de Seguridad con la decisión de iniciar la operación "Devolver la Esperanza", en virtud de la cual los Estados Unidos de América asumirían el control unificado de la nueva operación de conformidad con la resolución 794 (1992). El Secretario General comunicó al Presidente Bush, el 8 de diciembre, su concepto de la división de la labor entre las Naciones Unidas y los Estados Unidos de América en los siguientes términos: "Los Estados Unidos de América se han comprometido a tomar la iniciativa de crear el entorno seguro que es una condición indispensable para las Naciones Unidas a efectos de proporcionar socorro humanitario y fomentar la reconciliación nacional y la reconstrucción económica, objetivos que, desde el principio se han incluido en las distintas resoluciones del Consejo de Seguridad sobre Somalia."

Los primeros elementos de la Fuerza de Tareas Unificada (UNITAF) desembarcaron en las playas de Mogadishu sin encontrar resistencia el 9 de diciembre de 1992. El 13 de diciembre, las fuerzas de los Estados Unidos de América habían asegurado el aeródromo de Baledogle, y para el 16 de diciembre habían llegado a Baidoa. El Comando Central de los Estados Unidos estaba siguiendo un programa de cuatro fases para alcanzar los objetivos de asegurar los principales aeropuertos y puertos de mar, las instalaciones más importantes y los puntos de distribución de alimentos, y de proporcionar un acceso abierto y libre de los suministros de socorro, con seguridad para los convoyes y las organizaciones de socorro y aquellas que proporcionaban asistencia humanitaria. Se esperaba que el número de fuerzas de los Estados Unidos de América fuera de unos 28.000 efectivos, cifra que aumentaría tras la adición de unas 17.000 tropas de la UNITAF procedentes de más de 20 países. Además de las fuerzas de los Estados Unidos de América, la UNITAF incluyó unidades militares de Australia, Bélgica, Botswana, el Canadá, Egipto, Francia, Alemania, Grecia, la India, Italia, Kuwait, Marruecos, Nueva Zelandia, Nigeria, Noruega, el Pakistán, la Arabia Saudita, Suecia, Túnez, Turquía, los Emiratos Árabes Unidos, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y Zimbabwe.

Reconciliación nacional

A la luz de los contactos continuados del Representante Especial con las partes en Somalia, el Secretario General inició el proceso de reconciliación nacional durante la primera fase de acción de la UNITAF. Para ello, convocó una reunión preparatoria para una conferencia sobre la reconciliación y la unidad nacionales desde el 4 al 15 de enero de 1993. Asistieron catorce movimientos políticos de Somalia y concluyeron tres acuerdos: el Acuerdo General de 8 de enero de 1993; el Acuerdo sobre el cumplimiento de la cesación del fuego y sobre las modalidades de desarme, y el Acuerdo sobre el establecimiento de una comisión ad hoc para la Conferencia sobre la Reconciliación Nacional.

La transición de la UNITAF a la ONUSOM II

El 3 de marzo de 1993, el Secretario General presentó al Consejo de Seguridad sus recomendaciones para efectuar la transición de la UNITAF a la ONUSOM II. Indicó, que desde la aprobación de la resolución 794 (1992) en diciembre de 1992, la UNITAF desplegó cerca de 37.000 contingentes en el centro y el sur de Somalia, cubriendo aproximadamente el 40 por ciento del territorio nacional. La presencia y las operaciones de la UNITAF tuvieron un impacto positivo en la situación de la seguridad en Somalia y en la prestación efectiva de asistencia humanitaria. Sin embargo, y a pesar de la mejora, todavía no se había establecido un entorno seguro y continuaron los incidentes violentos. Todavía no había un gobierno plenamente operativo en el país, ni tampoco una policía civil organizada o un ejército nacional disciplinado. La seguridad del personal de las Naciones Unidas y sus organismos, de la UNITAF, del CICR así como de las ONG estaba todavía muy amenazada en algunas zonas de Mogadishu y en otros lugares de Somalia. Además, no se desplegaron tropas de la UNITAF ni de la ONUSOM en el nordeste ni en el noroeste, ni a lo largo de la frontera entre Kenya y Somalia, donde la seguridad continuaba siendo un motivo de grave preocupación.

Por tanto, el Secretario General concluyó que si el Consejo de Seguridad determinaba que había llegado el momento de que se efectuara la transición de la UNITAF a la ONUSOM II, ésta última tendría que estar dotada de poderes coercitivos con arreglo a lo dispuesto en el Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas para establecer un entorno seguro en toda Somalia. Por tanto, la ONUSOM II trataría de completar la tarea iniciada por al UNITAF para la restauración de la paz y la estabilidad en Somalia. El nuevo mandato también facultaría a la ONUSOM II para ayudar a los somalíes a reconstruir su economía, política y sociedad, mediante la consecución de una reconciliación nacional que permitiera recrear un Estado somalí democrático.

La ONUSOM II fue establecida por El Consejo de Seguridad en la resolución 814 (1993) el 26 de marzo de 1993. La ONUSOM II sustituyó a la UNITAF en mayo de 1993. (Pulse aquí para la ONUSOM II)

Nota de referencia:

Para más información con referencias, está disponible "The United Nations and Somalia -- 1992-1996" (Las Naciones Unidas y Somalia - 1992-1996); Blue Books Series, Volumen VIII, con una introducción de Boutros-Boutros Ghali, Secretario General de las Naciones Unidas, ( Ventas y publicaciones de las Naciones Unidas, Nº E.96.1.8)


Preparado y mantenido en español por la Sección del Sitio Internet de la ONU de la División de Noticias y Medios de Información del Departamento de Información Pública,
en colaboración con el Departamento de Operaciones de Paz.
El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca. © Las Naciones Unidas 2003.

| Portada.| Las Naciones Unidas |