OPERACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS EN SOMALIA II
ONUSOM II

E stablecida en marzo de 1993 para adoptar las medidas pertinentes, incluyendo medidas coercitivas, para establecer en toda Somalia un entorno seguro para la asistencia humanitaria. Con ese fin, la ONUSOM II debía completar, a través del desarme y la reconciliación, la tarea comenzada por la Fuerza de Tareas Unificada (UNITAF) para el restablecimiento de la paz, la estabilidad y el orden público. La ONUSOM II se retiró a principios de marzo de 1995

DESCRIPCIÓN

EMPLAZAMIENTO: Somalia

SEDE:
Mogadishu

DURACIÓN:
de marzo de 1993 a marzo de 1995

EFECTIVOS:
unos 28.000 efectivos militares y policiales; también estaban previstos 2.800 funcionarios de contratación internacional y local

BAJAS:
147 (143 miembros de personal militar, 3 funcionarios civiles internacionales y 1 funcionario local)

GASTOS:
1.643.485.500 dólares netos

FUNCIÓN: establecida para sustituir a la Fuerza de Tareas Unificada (UNITAF)- una fuerza multinacional, organizada y encabezada por los Estados Unidos de América que, en diciembre de 1992, había sido autorizada por el Consejo de Seguridad para emplear "todos los medios necesarios" con el fin de establecer un entorno seguro para las operaciones de socorro humanitario en Somalia. Sus responsabilidades principales incluían supervisar la cesación de las hostilidades, impedir la reanudación de la violencia, confiscar pequeñas armas no autorizadas, mantener la seguridad en los puertos, los aeropuertos y las líneas de comunicación necesarias para el envío de asistencia humanitaria, continuar con la remoción de minas, y ayudar en la repatriación de los refugiados en Somalia. También se le encomendó a la ONUSOM la tarea de prestar asistencia al pueblo somalí para reconstruir su economía y su vida social y política, restablecer la estructura institucional del país, obtener una reconciliación política nacional, recrear un Estado somalí basado en el gobierno democrático y rehabilitar la economía y la infraestructura del país. En febrero de 1994, después de varios incidentes violentos y ataques a los soldados de las Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad revisó el Mandato de la ONUSOM II para excluir el uso de medidas coercitivas. La ONUSOM II se retiró a principios de marzo de 1995.

TEXTO DE ANTECEDENTES

El siguiente texto ha sido adaptado de Blue Helmets: A Review of United Nations Peacekeeping (Los cascos azules: revista de las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas ). The Blue Helmets es una publicación en venta de las Naciones Unidas distribuida en diciembre de 1996.

Mayo de 1993: la ONUSOM II sucede a la Fuerza de Tareas Unificada (UNITAF)

En Somalia continuaron prevaleciendo unas condiciones críticas de hambre generalizada, luchas entre clanes, ausencia de una autoridad estatal y de desorden general en mayo de 1993, cuando la Operación de las Naciones Unidas en Somalia II (ONUSOM II) sustituyó a la Fuerza de Tareas Unificada (UNITAF). Las tropas de la UNITAF fueron desplegadas en el país bajo el Comando Central de los Estados Unidos en diciembre de 1992 para crear el ambiente de seguridad necesario para las actividades de socorro humanitario de la ONUSOM I, la primera Operación de las Naciones Unidas en Somalia, que el Consejo de Seguridad puso en marcha a través de la resolución 751 (1992) en abril de 1992 (pulse aquí para más información sobre la ONUSOM I).

La ONUSOM II fue establecida por el Consejo de Seguridad en la resolución 814 (1993) el 26 de marzo de 1993, siguiendo las recomendaciones del Secretario General del 3 de marzo de 1993. Éste indicó que desde la aprobación de la resolución 794 (1992) del Consejo en diciembre de 1992, la UNITAF había desplegado cerca de 37.000 contingentes en el sur y el centro de Somalia, cubriendo aproximadamente el 40 por ciento del territorio nacional. La UNITAF tuvo un impacto positivo en la situación de la seguridad en Somalia y en la prestación eficaz de asistencia humanitaria. Sin embargo, y a pesar de estas mejoras, todavía no se había establecido un entorno seguro, y continuaron los actos de violencia. Todavía no había un gobierno plenamente operativo en el país, ni una policía civil organizada, ni tampoco un ejército nacional disciplinado. La seguridad del personal de las Naciones Unidas y sus organismos, de la UNITAF, del CICR así como de las ONG todavía estaba muy amenazada en algunas zonas de Mogadishu y en otros lugares de Somalia. Además, no se desplegaron tropas de la UNITAF ni de la ONUSOM en el nordeste ni en el noroeste, ni tampoco a lo largo de la frontera entre Kenya y Somalia, donde la seguridad continuaba siendo un motivo de grave preocupación.

Se establece el mandato de la ONUSOM II en virtud al Capítulo VII de la Carta

El mandato de la ONUSOM II, que fue aprobado por el Consejo de Seguridad en la resolución 814 (1993), con arreglo al Capítulo VII de la Carta, abarcaba todo el territorio de Somalia e incluía lo siguiente:

En la resolución 814 (1993), el Consejo también pidió al Secretario General, con la asistencia de todas las entidades, oficinas y organismos especializados de las Naciones Unidas, que proporcionara asistencia humanitaria y de otra índole al pueblo de Somalia para rehabilitar sus instituciones políticas y su economía y promover un arreglo político y la reconciliación nacional. La asistencia incluía la repatriación de refugiados y de personas desplazadas dentro de Somalia, el restablecimiento de las instituciones nacionales y regionales y la administración civil en todo el país, el restablecimiento de las fuerzas de policía somalíes y la remoción de minas.

Las cuatro fases de la ONUSOM II

El Secretario General recomendó que las operaciones militares de la ONUSOM II se llevaran a cabo en cuatro fases:

Para el 4 de mayo de 1993, el control presupuestario de la operación, el administrativo y el militar se transfirieron de la UNITAF a la ONUSOM II. El Secretario General había nombrado al Almirante Jonathan Howe (retirado) (los Estados Unidos de América) su nuevo Representante Especial para Somalia el 9 de marzo de 1993. El Secretario General nombró Comandante de la Fuerza de la ONUSOM II al Teniente General Çevik Bir de Turquía.

Conferencias sobre Somalia

El despliegue de las fuerzas de la UNITAF mejoró la situación de la seguridad y facilitó el flujo de alimentos y el de otros suministros de socorro de emergencia a las áreas más necesitadas de Somalia. El nivel de malnutrición y el de fallecimientos por hambre se redujeron drásticamente en muchas zonas. Sin embargo, la situación humanitaria y política continuó siendo difícil y tensa en muchas partes del país. Para facilitar el regreso voluntario de unos 300.000 refugiados y desplazados internos, para ayudar a proporcionar empleo y trabajo a millones de somalíes desempleados y para ayudar a los somalíes a reconstruir su sociedad y rehabilitar su deteriorada infraestructura, las Naciones Unidas convocaron una Conferencia sobre Asistencia Humanitaria a Somalia, (Addis Abeba, del 11 al 13 de marzo de 1993). Los donantes que asistieron a la conferencia prometieron aportar más de 130 millones de dólares de los gastos estimados de 166,5 millones de dólares para aplicar el Programa.

La Conferencia sobre la Reconciliación Nacional en Somalia se reunió el 15 de marzo en Addis Abeba. Los dirigentes de los 15 movimientos políticos que en total acudieron a la conferencia firmaron, el 27 de marzo de 1993, un Acuerdo del primer periodo de sesiones de la Conferencia sobre la Reconciliación Nacional en Somalia. El acuerdo tenía cuatro partes: desarme y seguridad, rehabilitación y reconstrucción, restitución de bienes y arreglo de las controversias, y mecanismos de transición

Incidentes violentos contra los efectivos de mantenimiento de la paz de la ONUSOM II

Después de la transición de la UNITAF a la ONUSOM II, en mayo de 1993, quedó claro que, a pesar de haber firmado el Acuerdo de marzo, la facción del General Mohammed Farah Aidid no cooperaría en la aplicación del Acuerdo. Los intentos de la ONUSOM II de aplicar el desarme provocaron un aumento de las tensiones y, el 5 de junio, se llegó a la violencia. En los ataques armados contra las tropas de la ONUSOM II en el sur de Mogadishu por parte de la milicia somalí, murieron 25 soldados pakistaníes, 10 desaparecieron y 54 resultaron heridos. El Representante Especial del Secretario General indicó que los soldados "fueron asesinados mientras intentaban servir a las personas de la ciudad que más lo necesitaban". El Consejo de Seguridad aprobó la resolución 837 (1993) el 6 de junio, condenando enérgicamente los ataques armados no provocados contra la ONUSOM II. El 8 de junio, 11 partes somalíes condenaron los ataques y expresaron su apoyo a la resolución 837.

Respuesta militar de la ONUSOM II

Para aplicar la resolución 837 (1993), la ONUSOM inició una acción militar el 12 de junio de 1993, llevando a cabo una serie de operaciones aéreas y terrestres en el sur de Mogadishu. La ONUSOM II liberó a Radio Mogadishu del control del Congreso de la Unidad Somalí/ Alianza Nacional Somalí (USC/SNA), la facción del General Aidid, e inutilizó o destruyó las armas y el equipo de la milicia encontradas en una serie de lugares de almacenamiento e instalaciones militares clandestinas. El Secretario General dijo que el objetivo de la acción era restablecer la paz en Mogadishu "para que la reconciliación política, la rehabilitación y el proceso de desarme puedan continuar avanzando en Somalia ".

Paralelamente a las operaciones de desarme, la ONUSOM II inició una investigación sobre el incidente del 5 de junio. El 17 de junio, presentando pruebas evidentes que implicaban a la milicia de la SNA en el ataque, el Representante Especial hizo un llamamiento al General Aidid para que se entregara de forma pacífica a la ONUSOM II y para que instara a sus seguidores a que depusieran sus armas. Instruyó al Comandante de la Fuerza de la ONUSOM que detuviera al General Aidid para que se le investigara en relación con el ataque del 5 de junio y la instigación pública de dichos ataques. Sin embargo, los esfuerzos para capturar el General Aidid resultaron fallidos y continuaron los ataques de su milicia contra la ONUSOM II.

Incidentes del 3 de octubre de 1993

Después de los acontecimientos de junio, la ONUSOM II continuó con un programa de desarme coercitivo en el sur de Mogadishu. Se llevaron a cabo patrullas activas, confiscaciones de armas y operaciones contra la milicia y en los depósitos de la facción del General Aidid (USC/SNA). Se inició una campaña de información pública para explicar estas actividades a la población.

En apoyo al mandato de la ONUSOM II, se desplegaron en Mogadishu las fuerzas de los Estados Unidos de América : los Rangers estadounidenses y la Fuerza de Reacción Rápida. Estas fuerzas no estaban bajo el comando y control de las Naciones Unidas. Como parte del programa coercitivo, los Rangers iniciaron una operación en el sur de Mogadishu el 3 de octubre de 1993, que tenía por objeto capturar a algunos de los principales ayudantes del General Aidid, quienes estaban bajo sospecha de haber sido cómplices en el ataque del 5 de junio y en ataques posteriores en contra del personal y las instalaciones de las Naciones Unidas. La operación consiguió detener a 24 sospechosos, incluidos dos de los principales ayudantes del General Aidid. Durante la operación, dos helicópteros estadounidenses fueron derribados por integrantes de la milicia somalí, dieciocho soldados estadounidenses perdieron sus vidas y 75 resultaron heridos. Un piloto de la misma nacionalidad fue capturado y posteriormente liberado el 14 de octubre de 1993. Los cuerpos sin vida de los soldados estadounidenses estuvieron sujetos a actos de escarnio público, y las escenas fueron emitidas por los canales de televisión de todo el mundo.

Después de estos acontecimientos, los Estados Unidos de América reforzaron su Fuerza de Reacción Rápida con una fuerza de trabajo conjunta consistente en fuerzas aéreas, navales y terrestres equipadas con tanques M1A1 y vehículos de combate Bradley. Al mismo tiempo, el Presidente de los Estados Unidos de América, William Clinton, anunció la intención de los Estados Unidos de América de retirar sus fuerzas de Somalia para el 31 de marzo de 1994.

El 9 de octubre de 1993, la USC/SNA declaró una cesación unilateral de las hostilidades contra las fuerzas de la ONUSOM II. Después de esta declaración, la situación se mantuvo tranquila por lo general, pero en Mogadishu continuó la tensión y, tanto en la capital como en otras partes de Somalia, las principales facciones estaban, al parecer, rearmándose a la expectativa de nuevos enfrentamientos.

El Secretario General examina la situación: una etapa crítica

Después de que el Consejo de Seguridad, mediante la resolución 878 (1993) de 29 de octubre de 1993, hubiera prorrogado el mandato de la ONUSOM II hasta el 18 de noviembre de 1993, el Secretario General, el 12 de noviembre, examinó para el Consejo las prioridades del papel de las Naciones Unidas en Somalia, siendo el socorro humanitario el más importante. Señaló el éxito espectacular y evidente obtenido en la reducción de los fallecimientos por hambre y de las condiciones de hambruna en el país. También se habían llevado a cabo mejoras significativas en los ámbitos de la salud pública, en la educación , en la agricultura y en otros áreas.

En cuanto a la situación de los refugiados, para noviembre de 1993, cerca de 1,7 millones de personas se habían desplazado como resultado de la agitación y de la hambruna en Somalia; más de 1 millón habían penetrado en Kenia y Etiopía. Más de 250.000 personas se mudaron a Mogadishu y cerca de 60.000 personas a Kismayo y Baidoa. Las regiones del norte albergaban por lo menos a 250.000 refugiados y desplazados internos. El número de los refugiados que volvían de los campamentos de refugiados de Kenya era cada vez mayor. Unos 70.000 refugiados de la zona de Mombasa habían regresado en barco a Kismayo, Mogadishu y Bossasso.

A pesar de los progresos logrados en muchas áreas, el Secretario General recalcó que la ONUSOM II estaba atravesando una situación crítica. Todavía no había un gobierno que funcionara con eficacia, ni una fuerza armada nacional disciplinada, ni tampoco una policía civil o un poder judicial, aunque se habían logrado progresos admirables hacia la restauración de la policía y el poder judicial.

Comisión Investigadora

El 16 de noviembre de 1993, el Consejo de Seguridad aprobó la resolución 885 (1993) autorizando una Comisión Investigadora, en la ulterior ejecución de sus resoluciones 814 (1993) y 837 (1993), para hacer investigaciones respecto de los ataques armados contra el personal de la ONUSOM II, que provocó bajas a ese personal. De conformidad con la decisión del Consejo, la ONUSOM II suspendió los arrestos contra los sospechosos, a la espera de la realización del informe de la Comisión. Para finales de noviembre de 1993, todos los arrestados y detenidos tras los incidentes de junio de 1993, a excepción de ocho, fueron puestos en libertad.

Revisión del mandato

El 18 de noviembre de 1993, el Consejo de Seguridad prorrogó el mandato de la ONUSOM II por un periodo de seis meses, hasta el 31 de mayo de 1994. En la resolución 886 (1993)el Consejo decidió que haría un examen fundamental del mandato antes del 1 de febrero de 1994.El 6 de enero de 1994, el Secretario General indicó dos principales obstáculos a nivel político: (1) las profundas divisiones entre las dos alianzas de facciones más importantes, el Grupo de 12 que apoyaba al Sr. Ali Mahdi, y la SNA dirigida por el General Mohamed Farra Aidid, y; (2) el rechazo continuo de la USC/SNA a todas las iniciativas políticas adoptadas por la ONUSOM II. El Secretario General concebía el apoyo a la reconciliación nacional como una de las principales tareas de la ONUSOM II. A pesar de los progresos, el Secretario General concluyó que el mandato de la ONUSOM II se encontraba muy lejos de ser cumplido. Tan sólo se podría considerar que aquel mandato había sido aplicado en su totalidad una vez se hubiera aplicado totalmente el Acuerdo de Addis Abeba de marzo de 1993, que culminaría en la celebración de elecciones generales y la instalación de un gobierno democráticamente electo.

Mediante la resolución 897 (1994) de 4 de Febrero de 1994, el Consejo de Seguridad aprobó la recomendación del Secretario General sobre la continuación de la ONUSOM II, con un mandato para: prestar asistencia a las partes somalíes en lo que respecta al cumplimiento de los Acuerdos de Addis Abeba y especialmente en lo que se refiere a sus esfuerzos de desarme y cesación del fuego; proteger los principales puertos, aeropuertos y la infraestructura esencial; proporcionar socorro humanitario a todos aquellos que lo necesiten en el país; prestar asistencia en el proceso político en Somalia, y ; proporcionar protección al personal, las instalaciones y el equipo de las Naciones Unidas y sus organismos, así como de las ONG que prestan asistencia humanitaria y para la reconstrucción. El Consejo autorizó una reducción gradual de la ONUSOM II hasta llegar un nivel de efectivos de 22.000 personas.

La Declaración de Nairobi

Después de que el Almirante Howe completara su asignación como Representante Especial durante un año, el Secretario General nombró al Representante Especial Adjunto Lansana Kouyate Representante Especial en febrero de 1994. El Sr. Kouyate inició esfuerzos para calmar las relaciones entre la ONUSOM II y la SNA, y para ayudar a los dirigentes de las facciones somalíes a restablecer el diálogo y las relaciones personales entre ellos. El 24 de marzo de 1994, el Sr. Ali Mahdi y el General Aidid firmaron, en nombre del Grupo de 12 y la SNA, respectivamente, una Declaración sobre la Reconciliación Nacional. Los dirigentes de las facciones somalíes repudiaron cualquier forma de violencia como medio para resolver los conflictos y se comprometieron a aplicar una cesación del fuego y un desarme voluntario. También acordaron restablecer la paz en Somalia.

Perspectivas de reconciliación nacionals

El Consejo de Seguridad prorrogó el mandato de la ONUSOM II hasta el 30 de septiembre mediante de la resolución 923 (1994) de 31 de mayo de 1994, a reserva de un examen a más tardar el 29 de julio. El Secretario General nombró al Sr. James Victor Gbeho (Ghana) Representante Especial a partir del 1 de julio de 1994. El 17 de agosto de 1994, el Secretario General informó al Consejo de Seguridad de que los conflictos dentro del clan dominante Hawiye, al que pertenecían tanto el Sr. Ali Mahdi como el General Farah Aidid, constituían el principal obstáculo para la reconciliación nacional. No sería posible realizar progresos significativos en el proceso político sin primero haber encontrado una solución al conflicto entre los subclanes Hawiye (Habr, Gedir, Abgal, Hawadle y Murosade). El Representante Especial creía que si se pudiera conseguir la reconciliación de los Hawiye y se pudieran resolver las diferencias entre el Sr. Ali Mahdi y el General Aidid, las perspectivas de reconciliación nacional y el establecimiento de un gobierno nacional mejorarían sustancialmente.

Se reduce la ONUSOM II

Una misión especial enviada por el Secretario General visitó Somalia desde el 28 de julio al 4 de agosto de 1994. Descubrió que el Representante Especial y el Comandante de la Fuerza habían alcanzado un consenso sobre la reducción del número de efectivos a unos 17.200, oficiales y tropa, para finales de septiembre de 1994. La dotación autorizada de la ONUSOM II era entonces de 22.000 efectivos, oficiales y tropa, y la dotación a 2 de agosto era de 18.761 efectivos. Un nivel de aproximadamente 15.000 efectivos representaba un mínimo crítico por debajo del cual no se podían ejecutar las tareas enunciadas en el mandato. Había que llevar a cabo una reducción gradual hasta alcanzar un nivel de 15.000 efectivos para noviembre de 1994. El 30 de septiembre, el Consejo de Seguridad, mediante la resolución 946 (1994), prorrogó el mandato de la ONUSOM II hasta el 31 de octubre de 1994.

El Secretario General hace un balance

El Secretario General informó al Consejo de Seguridad el 14 de octubre de 1994, de que la reconciliación nacional no se había mantenido a la par con los logros en el ámbito humanitario. La seguridad se había ido deteriorando progresivamente, sobre todo en Mogadishu, y los dirigentes somalíes no habían cumplido con los compromisos contraídos en virtud del Acuerdo de Addis Abeba y de la Declaración de Nairobi. Cada día resultaba más difícil alcanzar el objetivo de la ONUSOM II de asistir el proceso de reconciliación política, mientras que el peso y los costes de mantener un nivel elevado de efectivos eran cada vez más difíciles de justificar para los Estados Miembros. La prolongada situación de estancamiento político había creado un vacío de autoridad civil y de estructura gubernamental en Somalia, dejando a las Naciones Unidas sin una base sobre la que asentarse. Tan sólo los propios somalíes, en opinión del Secretario General, podrían establecer una paz viable y aceptable. La comunidad internacional únicamente podría ayudar en ese proceso, pero dicha asistencia no podría mantenerse indefinidamente.

La misión del Consejo de Seguridad y la última prórroga del mandato

Con arreglo a la resolución del Consejo de Seguridad 946 (1994) del 30 de septiembre, una misión de siete miembros, presidida por el Embajador Colin Keating de Nueva Zelandia, visitó Somalia desde el 26 al 27 de octubre. La misión determinó que el 31 de marzo de 1995 era la fecha apropiada para la terminación del mandato de la ONUSOM II. Ninguna de las facciones somalíes habían solicitado una prórroga ulterior; tampoco lo hicieron las agencias humanitarias ni las ONG. El 4 de noviembre de 1994, el Consejo de Seguridad, mediante la resolución 954 (1994), decidió prorrogar el mandato de la ONUSOM II por un último período hasta el 31 de marzo de 1995.

Los Acuerdos entre la Alianza Nacional Somalí (SNA) y la Alianza para la Salvación de Somalia (SSA)

Tras la decisión del Consejo de Seguridad de poner fin al mandato de la ONUSOM II el 31 de marzo de 1995, las facciones rivales de Mogadishu comenzaron a trabajar en conjunto. El 21 de febrero de 1995, se firmó un acuerdo de paz entre el General Aidid y el Sr. Ali Mahdi, en representación de la SNA y la SSA, respectivamente, para fomentar la reconciliación nacional y un arreglo pacífico de las controversias. En aquel acuerdo, ambas partes concertaron un acuerdo a fin de ejercer el poder de forma compartida. Prometieron no intentar obtener la presidencia a través de medios militares sino que mediante elecciones democráticas, y acordaron resolver las disputas mediante el diálogo y medios pacíficos y accedieron a formar una plataforma común para tratar de resolver los problemas. El Acuerdo también incluía una serie de disposiciones para el confinamiento de "técnicos" en las zonas designadas y desalentaba el llevar armas de modo ostensible en las calles de Mogadishu. Además, hacía un llamamiento a la eliminación de los controles de carretera y a la reapertura de los principales mercados. El puerto marítimo se abrió al tráfico comercial el 9 de marzo de 1995.

La ONUSOM II se retira

Para el 2 de febrero de 1995, la dotación de efectivos de la ONUSOM II se redujo a 7.956, incluyendo a los contingentes pakistaníes, egipcios y bangladeshíes y también al personal de los cuarteles generales. Debida la aceleración de la retirada, el apoyo militar prestado por las soldados de la ONUSOM a las Agencias de las Naciones Unidas, a las organizaciones de derechos humanos y a las ONG que todavía desempeñaban labores humanitarias se redujo considerablemente. Puesto que las principales reducciones habían comenzado a mediados de febrero, los soldados de la ONUSOM II ya no podían ofrecer la protección necesaria ni tan siquiera en Mogadishu. Por eso se recomendó a las agencias que evacuaran a su personal internacional a Nairobi para el 14 de febrero de 1995. La retirada de la misión se completó para el 28 de marzo de 1995.

Conclusión

La retirada de la ONUSOM II marcó un punto de transición en los esfuerzos de las Naciones Unidas de prestar asistencia a unas personas y a una nación asolada por el hambre, la guerra civil y el derrumbamiento de todas las instituciones. El mayor logro político de las Naciones Unidas en Somalia fue el contribuir a la instauración de una cesación del fuego, primero en Mogadishu y más tarde a nivel nacional. Aunque su ambicioso plan de reconstruir las estructuras internas de un Estado que funcionara no fue posible debida la incapacidad de las facciones somalíes de llegar a un acuerdo, las Naciones Unidas ayudaron a establecer 52 (de un total posible de 92) consejos de distrito y 8 consejos regionales (de los 18 posibles). La oposición de la SNA a que se formaran estos consejos impidió que se creara el Consejo Nacional de Transición, previsto en el acuerdo de Addis Abeba de marzo de 1993.

El mayor éxito se obtuvo en el ámbito humanitario. Millones de somalíes se beneficiaron de estas actividades y, como mínimo, se calcula que se salvaron cerca de un cuarto de millón de vidas humanas. También se consiguieron logros en el sentido de que se restableció la policía somalí: se desplegaron cerca de 8.000 agentes en 82 comisarías de distrito. Para marzo de 1995, había 46 tribunales de distrito, 11 tribunales regionales y 11 tribunales de apelación, todas ellas en funcionamiento puesto que las Naciones Unidas contribuyeron con fondos, formación y reconstrucción de la infraestructura.

La retirada de la ONUSOM II no significó que las Naciones Unidas abandonaran Somalia. Los organismos y organizaciones de las Naciones Unidas, así como las ONG, estaban dispuestas a proseguir con las operaciones humanitarias en Somalia. En la era siguiente a la ONUSOM II, éstas se centraron en la rehabilitación, la recuperación y la reconstrucción sin dejar de lado el socorro humanitario, cuando aquel fuese necesario.

La composición de la ONUSOM II

La estructura de mando de la ONUSOM II incluía un Representante Especial del Secretario General como dirigente político. El primer Representante Especial fue el Sr. Mohammed Sahnoun (Algeria). Después de su dimisión, el Sr. Ismat Kittani ( el Iraq) fue nombrado Representante Especial el 3 de noviembre de 1992. Éste fue relevado en marzo de 1993 por el Almirante Jonathan Howe (retirado) (los Estados Unidos de América). En febrero de 1994, tras la dimisión del Almirante Jonathan Howe, su Adjunto, el Sr. Lasana Kouyate (Guinea), fue nombrado Representante Especial en funciones. El Secretario General nombró al Sr. James Victor Gbeho (Ghana) como su Representante Especial a partir del 1 de julio de 1994 y entonces el Sr. Kouyate asumió otro cargo en el Cuartel General de las Naciones Unidas. El Sr. Gbeho fue Representante Especial hasta abril de 1995.

El Jefe de Observadores Militares de la ONUSOM I fue el General de Brigada Imitiaz Shaheen de Pakistan, nombrado el 23 de junio de 1992. La dotación autorizada de la ONUSOM I según la resolución 751 (1992) era de 50 observadores militares que fueron facilitados a la ONUSOM I por Austria, Bangladesh, Checoslovaquia, Egipto, Fiji, Finlandia, Indonesia, Jordania, Marruecos y Zimbabwe. La resolución 751 también autorizó una unidad especial de seguridad de 500 efectivos, que Pakistán más tarde acordó aportar. El primer grupo de personal de seguridad llegó a Mogadishu el 14 de septiembre de 1992. El General Shaheen prestó sus servicios entonces como Comandante de la Fuerza. Estas fuerzas permanecieron en Mogadishu bajo el mando de la ONUSOM I después del despliegue de la UNITAF en diciembre de 1992. El 28 de agosto de 1992, el Consejo de Seguridad, mediante la resolución 775 (1992), autorizó el aumento de la dotación total de personal de seguridad de las Naciones Unidas a 3.500 efectivos, y el 8 de septiembre, acordó la adición de tres unidades logísticas, elevando la dotación total autorizada de la ONUSOM a 4.219 efectivos y 50 observadores militares.

El primer Comandante de la fuerza de la ONUSOM II fue el Teniente General Çevik Bir (Turquía), nombrado en abril de 1993. El 18 de enero de 1994, fue relevado por el Teniente General Aboo Samah Bin Aboo Bakar (Malasia). La dotación inicial autorizada de la ONUSOM II con arreglo a lo dispuesto en la resolución 814 (1993) era de aproximadamente 28.000 efectivos militares y unos 2.800 funcionarios civiles. El personal militar fue dispensado por los siguientes países: Australia, Bangladesh, Bélgica, Botswana, el Canadá, Egipto, Francia, Alemania, Grecia, la India, Indonesia, Italia, Kuwait, Malasia, Marruecos, Nepal, Nueva Zelandia, Nigeria, Noruega, el Pakistán, la República de Corea, Rumania, la Arabia Saudita, Suecia, Túnez, Turquía, los Emiratos Árabes Unidos, los Estados Unidos de América y Zimbabwe. El componente civil consistía en personal de las Naciones Unidas, personal secundado de los Estados Miembros y funcionarios reclutados a nivel local.

Apoyando a la ONUSOM II en el terreno, pero sin formar parte de ella, había aproximadamente unos 17.700 contingentes de la Fuerza de Tareas Conjunta de los Estados Unidos en Somalia. También formaba parte de la presencia estadounidense una Fuerza de Reacción Rápida. Estas tropas permanecieron bajo el mando de los Estados Unidos de América.

 

Nota de referencia:

Para más información con referencias, está disponible "The United Nations and Somalia -- 1992-1996" (Las Naciones Unidas y Somalia - 1992-1996); Blue Books Series, Volumen VIII, con una introducción de Boutros-Boutros Ghali, Secretario General de las Naciones Unidas, ( Ventas y publicaciones de las Naciones Unidas, Nº E.96.1.8)


Preparado y mantenido en español por la Sección del Sitio Internet de la ONU de la División de Noticias y Medios de Información del Departamento de Información Pública,
en colaboración con el Departamento de Operaciones de Paz.
El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca. © Las Naciones Unidas 2003.

| Portada.| Las Naciones Unidas |