3. Acuerdo de Paz de Lomé

 

El conflicto de Sierra Leona se remonta a marzo de 1991 , cuando combatientes del Frente Revolucionario Unido (FRU) comenzaron una guerra desde el este del país, cerca de la frontera con Liberia, para derrocar al gobierno. Con el apoyo del Grupo de Observadores Militares (ECOMOG) de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), el ejército de Sierra Leona trató al principio de defender al gobierno pero, al año siguiente, fue el propio ejército el que lo derrocó. A pesar del cambio de gobierno, el FRU continuó con sus ataques.

Intervención de la ONU

En noviembre de 1994, el Jefe de Estado de Sierra Leona envió una carta al Secretario General de las Naciones Unidas, pidiéndole oficialmente que prestase sus buenos oficios para facilitar las negociaciones entre el Gobierno y el FRU. El 15 de diciembre de 1994, el Secretario General envió una misión exploratoria a Sierra Leona para iniciar las consultas a tal efecto. La misión señaló el grave deterioro de la situación del país como resultado de los tres años de conflicto. Alrededor de un 10 por ciento de los habitantes de Sierra Leona estaba refugiado en países vecinos y al menos el 30 por ciento estaba desplazado en el interior del país. Había quedado destruida la infraestructura básica y tres cuartos del presupuesto nacional se destinaban a gastos de defensa.

En febrero de 1995, teniendo en cuenta las conclusiones de la misión, el Secretario General decidió nombrar un Enviado Especial, el Sr. Berhanu Dinka (Etiopía). Éste trabajó en colaboración con la Organización de la Unidad Africana (OUA) y con la CEDEAO para tratar de negociar un arreglo que pusiera fin al conflicto y hacer que el país tuviera de nuevo un gobierno civil.

Se celebraron elecciones parlamentarias y presidenciales en Sierra Leona en febrero de 1996, y el ejército cedió el poder al vencedor, el Dr. Alhaji Ahmad Tejan Kabbah. El FRU, sin embargo, no participó en las elecciones y rechazó los resultados. El conflicto prosiguió.

El Enviado Especial, el Sr. Dinka, ayudó a negociar un acuerdo de paz, en noviembre de 1996, entre el Gobierno y el FRU conocido como el Acuerdo de Abidján. El acuerdo fue malogrado por otro golpe militar en mayo de 1997. En esta ocasión el ejército se unió con el FRU y formó una junta de gobierno. El Presidente Kabbah y su Gobierno se exiliaron en la vecina Guinea.

Un nuevo Enviado Especial, el Sr. Francis G. Okelo (Uganda), y otros representantes de la comunidad internacional intentaron, en vano, convencer a la junta de que cediese el poder. El Consejo de Seguridad impuso un embargo sobre petróleo y armamentos el 8 de octubre de 1997 y autorizó a la CEDEAO a que asegurase su aplicación mediante tropas del ECOMOG.

El 23 de octubre de 1997, el Comité de los Cinco en Sierra Leona de la CEDEAO y una delegación que representaba al presidente de la junta mantuvieron conversaciones en Conakry y firmaron un plan de paz que, entre otras cosas, hacía un llamamiento a la cesación del fuego, que debía ser supervisada por el ECOMOG y - si lo aprobaba el Consejo de Seguridad de la ONU- recibir la asistencia de observadores militares de las Naciones Unidas. El 5 de noviembre, el Presidente Kabbah hizo pública una declaración en la que aceptaba el acuerdo, y declaró que su Gobierno estaba dispuesto a cooperar con la CEDEAO, el ECOMOG, las Naciones Unidas y el ACNUR en la aplicación de sus respectivas funciones. Aunque la junta se comprometió públicamente a aplicar el acuerdo, ulteriormente puso en tela de juicio las disposiciones más importantes y plantearon una serie de cuestiones, como resultado de lo cual nunca se aplicó el acuerdo.

Se establece la UNOMSIL

En febrero de 1998, el ECOMOG, en respuesta a un ataque perpetrado por las fuerzas de la junta, formadas por miembros del ejército y rebeldes, lanzó un ataque militar que culminó con la caída de la junta y su expulsión de Freetown. El 10 de marzo, el Presidente Kabbah recuperó su cargo. El Consejo de Seguridad levantó el embargo de petróleo y armas impuesto al gobierno y reforzó la oficina del Enviado Especial al incluir en ella personal de enlace militar de las Naciones Unidas y asesores de policía.

El 13 de julio de 1998, el Consejo de Seguridad estableció la Misión de Observadores de las Naciones Unidas en Sierra Leona (UNOMSIL), y autorizó unos efectivos de 70 observadores militares para un período inicial de seis meses. El Secretario General nombró al Enviado Especial, el Sr. Okelo, su Representante Especial y Jefe de Misión, y al General de Brigada Subhash C. Joshi (la India) Jefe de Observadores Militares. De conformidad con su mandato , la misión supervisó y asesoró en la tarea de desarmar a los combatientes y reestructurar las fuerzas de seguridad de la nación. Equipos desarmados de la UNOMSIL, protegidos por el ECOMOG, informaron de constantes atrocidades y abusos contra los derechos humanos cometidos contra la población civil. Se mantuvo informado al Consejo de Seguridad de las actividades de la misión.

El siguiente suceso en el conflicto fue el de que la alianza rebelde tomara bajo su control más de la mitad del país. En diciembre de 1998 la alianza inició una ofensiva para recuperar Freetown y en enero de 1999 ocupó la mayor parte de la ciudad. Esto llevó a que se evacuara al personal de la UNOMSIL y se condujera a Conakry, y a la consiguiente disminución del personal civil y militar de la Misión. El Representante Especial y el Jefe de Observadores Militares continuaron desempeñando sus funciones. Mantuvieron un estrecho contacto con todas las partes del conflicto y supervisaron la situación. Más tarde, también en el mes de enero, las tropas del ECOMOG volvieron a tomar la capital y a instaurar el gobierno civil, aunque se tenían noticias de que cientos de rebeldes aún permanecían escondidos en las zonas rurales de los alrededores.

El Acuerdo de Paz de Lomé

Tras el ataque de los rebeldes, el Representante Especial, el Sr. Okelo, en consultas con Estados del oeste africano, inició una serie de esfuerzos diplomáticos encaminados a entablar el diálogo con los rebeldes. Las negociaciones entre el Gobierno y los rebeldes comenzaron en mayo de 1999 y el 7 de julio todas las partes del conflicto firmaron un acuerdo en Lomé para cesar las hostilidades y formar un gobierno de unidad nacional.

El Acuerdo de Paz de Lomé incluía numerosas peticiones de intervención a la comunidad internacional, sobre todo a las Naciones Unidas, en la aplicación de sus disposiciones; y requería un aumento considerable de la función de la UNOMSIL y, consecuentemente, de sus recursos humanos y administrativos. En su informe al Consejo de Seguridad de fecha 30 de julio de 1999, el Secretario General esbozó una serie de medidas para mantener el ímpetu del proceso de paz y recomendó que el Consejo aprobase, como primera medida inmediata, la ampliación provisional de la UNOMSIL. El Secretario General indicó que tras haber mantenido conversaciones con todas las partes interesadas entregaría nuevas recomendaciones acerca de las actividades generales de las Naciones Unidas en Sierra Leona, incluidos el mandato y la estructura de la presencia de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en el país.

El 20 de agosto, el Consejo de Seguridad, en su resolución 1260 (1999), autorizó la ampliación provisional de la UNOMSIL hasta un máximo de 210 observadores militares y el equipo y el apoyo administrativo y médico necesarios para desempeñar las tareas indicadas en el informe del Secretario General. También autorizó el refuerzo del componente político y de los componentes de asuntos civiles, información, derechos humanos y protección del niño de la Misión.

Termina la UNOMSIL

En su nuevo informe de fecha 23 de septiembre de 1999, el Secretario General recomendó al Consejo de Seguridad que autorizase el despliegue de la Misión de las Naciones Unidas en Sierra Leona (UNAMSIL), una nueva operación de mantenimiento de la paz considerablemente mayor con un máximo de 6.000 efectivos de personal militar, incluidos 260 observadores militares, para ayudar a aplicar el Acuerdo de Paz de Lomé. El 22 de octubre de 1999, el Consejo autorizó el establecimiento de la UNAMSIL. Igualmente decidió que la UNAMSIL se haría cargo de los componentes y las funciones civiles y militares sustantivos de la UNOMSIL y que el mandato de esta última misión terminase.

 

 

Éste no es un documento oficial de las Naciones Unidas.
Preparado en español por la Sección del Sitio Internet de la ONU de la División de Noticias
y Medios de Información del Departamento de Información Pública,
en colaboración con el Departamento de Operaciones de Paz. El contenido de esta página es una traducción no oficial,
elaborada con la participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca. © Las Naciones Unidas 2003
 
 

| Portada.| Las Naciones Unidas |