Península de Prevlaka - MONUP - Antecedentes
   Misión de Observadores de las Naciones Unidas en Prevlaka
MONUP - Portada
Antecedentes
Mandato
Hechos y Cifras
Documentos de la ONU
Mapa (PDF)*

( * inglés )

 

Observadores militares de las Naciones Unidas han estado desplegados en la estratégicamente importante península de Prevlaka desde octubre de 1992, cuando el Consejo de Seguridad, en su resolución 779 (1992), autorizó a la Fuerza de Protección de las Naciones Unidas (UNPROFOR) * a asumir la responsabilidad de verificar la desmilitarización de la zona. En base a la reestructuración de la UNPROFOR de marzo de 1995, las funciones fueron realizadas por la Operación de las Naciones Unidas de Restablecimiento de la Confianza (ONURC) *.

Creación de la MONUP

Con el término del mandato de la ONURC el 15 de enero de 1996 y la inminente retirada de los observadores militares y los supervisores de policía civil que desempeñaban las funciones de la misión, el Secretario General recomendó al Consejo de Seguridad que continuase la verificación del proceso de desmilitarización de la península de Prevlaka. El Secretario General propuso que se aumentase la dotación autorizada de la operación de observadores militares de 14 a 28 personas. Ello permitiría a la operación, que sería conocida con el nombre de la Misión de Observadores de las Naciones Unidas en Prevlaka (MONUP), ser autosuficiente y patrullar más a fondo las zonas en cuestión, así como mantener equipos de enlace en Dubrovnik y Herzeg Novi. En su resolución 1038 (1996) del 15 de enero de 1996, el Consejo de Seguridad autorizó a los observadores militares de las Naciones Unidas a seguir verificando la desmilitarización de la península de Prevlaka por un período de tres meses que sería prorrogado otros tres meses una vez que el Secretario General le informase de que la prórroga seguiría contribuyendo a que disminuyese la tensión en esa región. Desde entonces, el mandato de la MONUP ha sido prorrogado periódicamente.

La MONUP se hizo una misión independiente el 1 de enero de 1996. Sus observadores militares están bajo el mando y dirección de un Jefe de Observadores Militares, que informa directamente a la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York. Aunque se trata de una misión independiente, en lo que respecta a asuntos administrativos y presupuestarios es considerada parte de la Misión de las Naciones Unidas en Bosnia y Herzegovina (UNMIBH).

Situación actual

La situación en la zona de responsabilidad de la MONUP continúa siendo tranquila y estable. De acuerdo con su mandato, la Misión sigue verificando la desmilitarización de la península de Prevlaka y de las zonas vecinas situadas en Croacia y la República Federativa de Yugoslavia. La Misión celebra reuniones periódicas con las autoridades locales a fin de reforzar los enlaces, reducir las tensiones, mejorar la seguridad y la protección y fomentar la confianza entre las partes. El Jefe de Observadores Militares se mantiene asimismo en contacto con las autoridades de Zagreb y de Belgrado. La cooperación entre la MONUP y la Fuerza Multinacional de Estabilización (SFOR) se mantiene por medio de la celebración de reuniones periódicas.

La MONUP continúa manteniendo su presencia de 24 horas al día en el emplazamiento del equipo en la península de Ostra, en Herceg Novi (República Federativa de Yugoslavia), en su cuartel general de Cavtat y en el emplazamiento del equipo en Gruda (Croacia). Excepto cuando alguna de las partes impone restricciones de movimiento, la MONUP realiza patrullas motorizadas, a pie y fijas. La Misión ha seguido denunciando violaciones de la zona desmilitarizada y de la zona controlada por las Naciones Unidas ante las autoridades de Croacia y de la República Federativa de Yugoslavia, incluida la República de Montenegro, a fin de fomentar un mayor respeto por el régimen de seguridad que gobierna las zonas.

Tanto Croacia como la República Federativa de Yugoslavia han indicado en varias ocasiones su deseo de resolver el conflicto por la península de Prevlaka mediante negociaciones bilaterales, de conformidad con el Acuerdo de Normalización de Relaciones que firmaron en Belgrado el 23 de agosto de 1996. Cada Gobierno ha presentado una propuesta para resolver el conflicto y sus equipos de negociación han sostenido cuatro rondas de conversaciones formales, la última de las cuales tuvo lugar en Belgrado el 9 de marzo de 1999.

El 8 de junio de 2001, los Presidentes de Croacia y de la República Federativa de Yugoslavia firmaron en Verbania, Italia, un documento reafirmando su deseo de reforzar el proceso de normalización de relaciones , haciendo hincapié en la libre circulación de personas, mercancías e ideas entre los dos Estados. Desde ese momento, los dos países han mantenido contacto sobre cuestiones bilaterales, incluida la península de Prevlaka.

El 11 de noviembre de 2001, los dos Ministros de Relaciones Exteriores se reunieron en Nueva York y emitieron una declaración conjunta en la que declaraban su intención de crear una comisión interestatal, cuya función consistiría en tratar cuestiones importantes relacionadas con la frontera común y en examinar en detalle la cuestión de la desmilitarización. En diciembre de 2001, Croacia y la República Federativa de Yugoslavia establecieron la Comisión Diplomática Interestatal, a través de la cual continuaron tratando su conflicto sobre la península de Prevlaka mediante negociaciones bilaterales.

En su Informe al Consejo de Seguridad del 28 de junio de 2002, el Secretario General dijo que se sentía alentado por los progresos hechos por los dos Gobiernos. Recomendó que el mandato de la MONUP se prorrogase hasta el 15 de octubre a fin de mantener condiciones favorables para la conclusión con éxito de los esfuerzos realizados por ambas partes para acordar un régimen de transición para los cruces en las fronteras, lo que permitiría la retirada de la Misión.

Según el informe, se produjo un número sustancial de violaciones del régimen de seguridad en la zona controladas por las Naciones Unidas desde enero de 2000, aunque ninguna de ellas dio lugar a preocupaciones por la seguridad. Las violaciones se debieron en gran parte a la imposibilidad de aplicar medidas de control apropiadas en los límites de la zona. El Secretario General recomendó que se trasladase los puestos de control ocupados de Cabo Kobila a los límites de la zona o que su funcionamiento fuese objeto de un acuerdo entre las partes.

El informe afirmaba que, aunque la situación en la zona desmilitarizada y en la zona controlada por las Naciones Unidas seguía siendo tranquila y estable, una serie de oficiales de policía croatas y montenegrinos ocupaban normalmente posiciones dentro de la zona controlada por las Naciones Unidas, en una violación continuada del régimen de seguridad acordado. Las autoridades croatas y montenegrinas continuaron permitiendo el ingreso de civiles en la zona. Dado el gran número de personas que ingresaban en la zona sin autorización, la MONUP volvió a marcar campos que se sospechaba estaban minados, como una precaución contra accidentes.

Con pocas excepciones, ambas partes respetaron la zona desmilitarizada durante el período del informe, aseguraba éste. Los observadores militares de las Naciones Unidas siguieron disfrutando de libertad de circulación sin restricciones en el lado yugoslavo de la zona, pero en el lado croata las autoridades mantuvieron su exigencia de que la MONUP presentara una notificación por escrito antes de realizar patrullas en la región septentrional.

El 12 de julio de 2002, el Consejo de Seguridad, encomiando la función desempeñada por la MONUP y observando su importancia en el mantenimiento de las condiciones propicias para un arreglo negociado de la controversia de Prevlaka, autorizó a la Misión a seguir supervisando la desmilitarización de la península de Prevlaka durante otros tres meses hasta el 15 de octubre.

Mediante la adopción unánime de la resolución 1424 (2002), el Consejo reiteró sus llamamientos a las partes para que pusiesen término a todas las violaciones del régimen de desmilitarización en las zonas designadas por las Naciones Unidas, cooperasen plenamente con los observadores militares de las Naciones Unidas y velasen por su seguridad y total libertad de circulación.

El Consejo observó con beneplácito que se siguiese avanzando en la normalización de las relaciones entre los Gobiernos de Croacia y la República Federativa de Yugoslavia y el establecimiento de una comisión de fronteras interestatal. Al mismo tiempo, instó a las partes a que acelerasen la labor encaminada a alcanzar un arreglo negociado de conformidad con el Acuerdo sobre la normalización de las relaciones, y manifestó su propósito de revisar la duración del nuevo mandato si las partes alcanzaban un acuerdo negociado.

Última prórroga del mandato

En su subsiguiente informe del 2 de octubre de 2002, el Secretario General recomendó al Consejo de Seguridad que prorrogase el mandato de la MONUP por un período de dos meses, hasta el 15 de diciembre, sin modificar el marco conceptual de sus operaciones, y que la Misión se preparase para iniciar posteriormente su retirada, que debería concluir a más tardar el 31 de diciembre.

Según el informe, la MONUP seguía supervisando la desmilitarización de la península de Prevlaka y de las zonas vecinas situadas en Croacia y la República Federativa de Yugoslavia. La situación en la zona desmilitarizada y en la zona controlada por las Naciones Unidas seguía siendo tranquila y estable, aunque, en una violación continuada del régimen de seguridad acordado en la zona controlada por las Naciones Unidas, nueve oficiales de la policía croata y otros dos de la Policía Fronteriza de Montenegro ocupaban de forma habitual una posición dentro de la zona. Croacia y Montenegro también mantuvieron puestos de control en dicha zona para aplicar un régimen de circulación. Con pocas excepciones, ambas partes respetaron la zona desmilitarizada.

El Secretario General afirmó considerar alentador el compromiso de las partes de resolver su controversia relativa a Prevlaka celebrando reuniones en el seno de la Comisión Diplomática Interestatal y por otros medios bilaterales. Estaba convencido de que, en un futuro próximo, las partes podrían reducir las diferencias que aún las separaban hasta hacer innecesaria la presencia de la MONUP.

El 11 de octubre, el Consejo autorizó a la MONUP a que siguiese supervisando la desmilitarización de la península de Prevlaka durante una última prórroga de dos meses, hasta el 15 de diciembre. Mediante la adopción unánime de la resolución 1437 (2002), el Consejo también pidió al Secretario General que preparase la terminación del mandato de la Misión, reduciendo gradualmente el personal y concentrando sus actividades en una forma que refleje la situación estable y pacífica de la zona. Asimismo, el Consejo hizo un llamamiento a las partes para que cooperasen plenamente con la Misión, instándoles además a que acelerasen la labor encaminada a alcanzar un arreglo negociado de conformidad con el Acuerdo sobre la normalización de las relaciones.

Éste no es un documento oficial de las Naciones Unidas.
Preparado y mantenido en español por la Sección del Sitio Internet de la ONU
de la División de Noticias y Medios de Información del Departamento de Información Pública,
en colaboración con el Departamento de Operaciones de Paz.
El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación
de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca.
© Las Naciones Unidas 2002