Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Antecedentes

Misiones anteriores de Naciones Unidas en Timor-Leste

El establecimiento de la Misión Integrada de las Naciones Unidas en Timor-Leste (UNMIT) fue precedida de una serie de operaciones o misiones de las Naciones Unidas desplegadas en el país desde 1999.

  • La Misión (de Asistencia) de las Naciones Unidas en Timor Oriental (UNAMET) Disponible en inglés (desde junio hasta octubre de 1999) fue establecida con objeto de organizar y llevar a cabo una consulta popular para determinar si el pueblo de Timor Oriental aceptaba una autonomía especial dentro de Indonesia o si, por el contrario, rechazaba esta propuesta, lo cual llevaría a la separación de esta región. UNAMET fue una misión política.
  • La Administración de Transición de las Naciones Unidas en Timor Oriental (UNTAET) (desde octubre de 1999 hasta mayo de 2002) fue una operación para el mantenimiento de la paz. El Consejo de Seguridad estableció la UNTAET como consecuencia del rechazo de la población de Timor Oriental a la propuesta de autonomía especial. La UNTAET ejerció la autoridad administrativa en Timor Oriental durante la transición a la independencia.
  • La Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Timor Oriental (UNMISET) (desde mayo de 2002 hasta mayo de 2005), también una misión para el mantenimiento de la paz, se estableció para prestar apoyo a la recién estrenada independencia de Timor Oriental hasta que todas las responsabilidades operativas fuesen transferidas a las autoridades de la nueva nación, denominada Timor-Leste, y para permitir que esta lograra la autosuficiencia.
  • Cuando se retiró la misión para el mantenimiento de la paz, una nueva misión política, la Oficina de las Naciones Unidas en Timor-Leste (UNOTIL), que estuvo operativa desde mayo de 2005 hasta agosto de 2006, apoyó el desarrollo de importantes instituciones del Estado y de la policía, y proporcionó capacitación sobre la observancia de la gobernanza democrática y los derechos humanos.

La crisis de abril a junio de 2006

Estaba programado que la UNOTIL concluyese su mandato en mayo de 2006 y el Consejo de Seguridad ya había recibido las recomendaciones del Secretario General para el periodo posterior a la UNOTIL. Sin embargo, una serie de acontecimientos ocurridos en Timor-Leste, que culminaron en una crisis política, humanitaria y de seguridad de gran magnitud durante los meses de abril a junio, motivaron que el Consejo decidiera prolongar el mandato de la UNOTIL, hasta el 20 agosto de 2006, y que pidiera nuevas recomendaciones al Secretario General teniendo en cuenta la necesidad de reforzar la presencia de las Naciones Unidas. Teniendo en cuenta estos antecedentes, Timor-Leste solicitó asistencia policial y militar urgente a Australia, Nueva Zelandia, Malasia y Portugal. El 26 de mayo, las fuerzas internacionales comenzaron a asegurar instalaciones clave en el país.

«Se encomendó a la UNMIT un mandato de largo alcance para ayudar al país a superar las consecuencias y las causas subyacentes de la crisis de 2006».

En su informe al Consejo de agosto de 2006 PDF Document, el Secretario General ponía de manifiesto que el nivel de violencia había disminuido notablemente desde que alcanzara su punto más alto a finales de mayo y principios de junio, y que se había instaurado un nuevo Gobierno que se comprometía a unificar la nación. Opinaba, sin embargo, que la crisis distaba mucho de estar solucionada, y que muchas de las causas subyacentes requerían atención a largo plazo. Entre estas causas se encontraban: la incapacidad del Gobierno para hacer participar a la población, las heridas abiertas del pasado y la alta tasa de desempleo juvenil. El Secretario General señaló que la situación de alejamiento político creaba la oportunidad para intentar resolver las reclamaciones que originaron la crisis y para hacer frente a los problemas a más largo plazo.

Como evaluación de la situación, el informe del Secretario General precisaba que el legado contradictorio que habían dejado 24 años de ocupación originaba un gran distanciamiento entre aquellos que lucharon en la resistencia durante años, los que vivieron en ciudades y pueblos ocupados y los que se exiliaron. Asimismo, era probable que existiera una brecha generacional entre los veteranos y los jóvenes. Otra de las causas de la crisis fueron las antiguas tensiones existentes entre orientales y occidentales en las fuerzas armadas y en la policía. En el informe también se señaló que las causas del desequilibrio de poder de las instituciones del Estado, que permitía que el ejecutivo operase con pocas restricciones, eran políticas, institucionales y constitucionales. La pobreza y las necesidades asociadas a ella habían contribuido a la crisis.

Solicitud de una nueva misión

El 11 de junio de 2006, el Presidente de Timor-Leste, el Presidente del Parlamento Nacional y el Primer Ministro pidieron al Secretario General que propusiera en el Consejo de Seguridad el establecimiento de fuerzas policiales de las Naciones Unidas en Timor-Leste, para mantener el orden público hasta que la policía nacional pudiese garantizar la reorganización y la reestructuración. El Secretario General pidió a su Enviado Especial, nombrado el 25 de mayo de 2006, que dirigiese una misión de evaluación multidisciplinar en Timor-Leste, con el objetivo de identificar qué cometidos debían emprenderse en una misión posterior a la UNOTIL, y de hacer recomendaciones con respecto a una futura presencia de las Naciones Unidas en el territorio. La misión llevó a cabo la evaluación entre el 26 de junio y el 9 de julio.

Recomendaciones del Secretario General

En su informe al Consejo de Seguridad el 8 de agosto de 2006 PDF Document, el Secretario General afirmó que, desde la independencia de Timor-Leste, se había progresado notablemente en el fortalecimiento de la capacidad institucional. Sin embargo, las Naciones Unidas y la comunidad internacional sabían a partir de experiencias anteriores, y porque se había puesto rotundamente de manifiesto en la crisis de Timor-Leste, que la construcción de una nación y la consolidación de la paz son tareas a largo plazo. Esta afirmación era especialmente acertada en lo que respecta al tiempo necesario para crear un servicio de policía y un sistema judicial nuevos.

El Secretario General también señaló que el éxito obtenido con las sucesivas misiones para el mantenimiento de la paz se vería menoscabado si la falta de desarrollo socioeconómico sumiera a la población de Timor-Leste en la pobreza y el desempleo. Las actividades de desarrollo a largo plazo para convertir los recursos presupuestarios en programas que hagan frente a la pobreza rural y el desempleo urbano son tan cruciales como todo lo que pueda conseguirse mediante la nueva misión de las Naciones Unidas.

El Secretario General subrayó que una mayor presencia internacional en el sector de la seguridad y en otros ámbitos debía respetar plenamente la soberanía nacional de Timor-Leste, y que debía ser el propio país el encargado de desarrollar y dirigir el proceso de consolidación nacional. Por otra parte, sería lícito que la comunidad internacional esperara que, una vez hubieran reflexionado sobre la crisis, los dirigentes políticos del país cooperaran para crear una democracia abierta y pluralista, de la que toda la población se sintiera partícipe.

El Secretario General recomendó el establecimiento de una misión de las Naciones Unidas multidimensional e integrada en Timor-Leste, con el mandato de: apoyar al Gobierno del país y de ayudarle a generar un proceso de reconciliación nacional; prestar apoyo al país en todos los aspectos del proceso que conduciría a las elecciones presidenciales y parlamentarias de 2007; garantizar la restauración y el mantenimiento de la seguridad pública, dotando a la policía de las Naciones Unidas de poder ejecutivo; ayudar en las labores de coordinación con las fuerzas armadas de Indonesia, con la presencia imparcial de oficiales de enlace militar de las Naciones Unidas; y seguir fortaleciendo la capacidad nacional mediante mecanismos de vigilancia, promoción y protección de los derechos humanos.

Establecimiento de la UNMIT

Acogiendo con satisfacción el informe del Secretario General y expresando su comprensión y su apoyo al despliegue de fuerzas de seguridad internacionales, el Consejo de Seguridad, en su resolución 1704 (2006) PDF Document de 25 de agosto de 2006, estableció la Misión Integrada de las Naciones Unidas en Timor-Leste (UNMIT) con un mandato de gran alcance, para ayudar al país a superar las consecuencias de la crisis de abril a junio de 2006, y sus causas subyacentes. El Consejo decidió que la misión estaría constituida por un componente civil adecuado, que incluiría un máximo de 1.608 agentes de policía, y de un componente inicial máximo de 34 oficiales militares de alcance y de Estado Mayor. El Consejo pidió al Secretario General que determinara los acuerdos que debían establecerse entre la UNMIT y las fuerzas de seguridad internacionales, y afirmó que estudiaría posibles ajustes de la estructura de la misión, considerando la opinión del Secretario General.

Desde su establecimiento, la UNMIT ha trabajado con el Gobierno de Timor-Leste, con distintos partidos políticos y con otros socios y partes interesadas dentro y fuera del país, para garantizar el cumplimiento del mandato encomendado.

Inicio

Las elecciones de 2007

Tras el despliegue de la UNMIT la situación general en Timor-Leste mejoró, aunque la situación de seguridad y el clima político en el país seguían siendo inestables. Las tres rondas de las elecciones presidenciales y parlamentarias finalizaron en junio de 2007, y se caracterizaron por una alta participación de votantes, del 80% al 82% (y del 47% al 48% de las mujeres), un entorno de seguridad y calma generalizadas y unos resultados ampliamente aceptados por todos los actores políticos, lo cual demostró que se habían realizado progresos considerables en el diálogo y la reconciliación desde la crisis de abril a mayo de 2006. Como resultado de las elecciones, el ex Primer Ministro José Ramos-Horta, prestó juramento como nuevo Presidente el 20 de mayo, como sucesor de Kay Rala Xanana Gusmão, y el 30 de julio de 2007 se inauguró el nuevo Parlamento, constituido por 65 miembros.

Los acontecimientos de febrero de 2008

El 11 de febrero de 2008, el grupo armado liderado por el fugitivo Alfredo Reinado, ex comandante de la policía militar de las Falintil-Forças de Defesa de Timor-Leste (F-FDTL), llevó a cabo diversos atentados contra el Presidente, José Ramos-Horta, y contra el Primer Ministro, Kay Rala Xanana Gusmão; como consecuencia de estos atentados el Presidente resultó gravemente herido y Alfredo Reinado perdió la vida. El Presidente salvó la suya gracias a la rápida intervención médica, primero en Dili y después en Australia.

Estos incidentes supusieron un problema inesperado y grave para las instituciones del Estado, pero afortunadamente no se originó una crisis como la de 2006, que había desestabilizado a toda la sociedad. Las instituciones del Estado respondieron de forma adecuada y responsable, respetando los procedimientos constitucionales. El Primer Ministro demostró tener un liderazgo firme y responsable, el Parlamento fue el centro del debate de respuesta a los incidentes y los dirigentes de todos los partidos políticos instaron a sus seguidores a mantener la calma; la población demostró tener fe en la capacidad del Estado para hacer frente a la situación.

El Consejo de Seguridad, en su resolución 1802 de 25 de febrero de 2008 PDF Document, que ampliaba el mandato de la UNMIT, condenó en los términos más enérgicos posibles los atentados perpetrados contra el Presidente y el Primer Ministro de Timor-Leste, y todos los intentos para desestabilizar el país, observando que tan atroces actos representaban un ataque contra las instituciones legítimas del país. Además, el Consejo encomendó nuevas tareas a la UNMIT.

La UNMIT sigue cumpliendo con su mandato

Desde entonces, se mantuvo la situación de seguridad, aunque frágil, en Timor-Leste, y continuaron los esfuerzos de la UNMIT para fomentar el diálogo y la reconciliación, y para cumplir el resto de disposiciones de su mandato. La misión mantuvo su enfoque de «unidad del sistema de las Naciones Unidas» y progresó notablemente en la integración de los distintos aspectos relevantes de su mandato. La labor conjunta de la UNMIT y el equipo de las Naciones Unidas en el país hizo posible prestar un apoyo político, técnico y financiero coordinado a Timor-Leste para contribuir a que alcanzara los objetivos que se había marcado.

En septiembre de 2011, el Gobierno y la UNMIT suscribieron un plan conjunto de transición para orientar la planificación de la retirada de la UNMIT prevista para fines de 2012. El plan, el primero de su especie en el área del mantenimiento de la paz, estableció prioridades y objetivos hasta la partida de la UNMIT, así como 129 actividades que la UNMIT debía concluir para fines de diciembre de 2012 o delegar a sus asociados de ahí en más.

La UNMIT termina su mandato

Gracias a la fuerza y determinación de los timorenses y sus líderes, Timor-Leste ha progresado enormemente desde 2006, con el apoyo de la comunidad internacional. Los desplazados han regresado pacíficamente a sus hogares. Desde marzo de 2011, la policía nacional ha asumido sus funciones en todo el país, y no se ha producido ningún quiebre importante de la ley y el orden. Los medios de información y la sociedad civil timorenses se están haciendo cada vez más fuertes, y realizan contribuciones importantes al debate democrático en el país. La pobreza está disminuyendo como consecuencia de la inversión pública en infraestructura y servicios, y ha recibido un impulso de los recursos petrolíferos de Timor-Leste, que se gestionan mediante el Fondo del Petróleo. Desde 2005, la expectativa de vida al nacer aumentó en más de dos años y ahora ha llegado a 62,1 años en promedio. La matrículación en la escuela primaria, un elemento fundamental para la estabilidad y el crecimiento económico, ascendió del 63% en 2006 al 90% en la actualidad. El país se encuentra bien encaminado nuevamente para erradicar el analfabetismo de los adultos para 2015.

En cuanto al aspecto político, en 2012 se celebraron elecciones presidenciales y parlamentarias libres y pacíficas, tras lo cual se formó sin mayores problemas un nuevo Gobierno. Bastante más del 70% de la población concurrió a votar tanto en las elecciones presidenciales como en las parlamentarias. Gracias a un sistema de cupos, las mujeres constituyen el 38% de los parlamentarios, es decir, que han alcanzado la tasa de representación más elevada que hayan tenido las mujeres en un parlamento de la región de Asia y el Pacífico. Más allá de sus fronteras, Timor-Leste ha pasado de recibir asistencia para el mantenimiento de la paz a contribuir personal a las operaciones de las Naciones Unidas en otras partes del mundo. El país ha asumido una función de liderazgo en el g7+ y es un contribuyente fundamental para el Nuevo Pacto en lo que respecta a la eficacia de la ayuda.

Mediante su resolución 2037 PDF Document, de 23 de febrero de 2012, el Consejo de Seguridad prorrogó el mandato de la UNMIT por un último período, hasta el 31 de diciembre de 2012. La partida de la Misión, sin embargo, no significa el fin de la colaboración de las Naciones Unidas en el país, dado que Timor-Leste sigue afrontando muchas dificultades. Las Naciones Unidas están decididas a apoyar la propuesta del Gobierno de que esta Organización mundial siga constituyendo un asociado importante en la nueva fase de desarrollo del país y establezca una relación de trabajo innovadora de cooperación para la fase posterior a la conclusión de la UNMIT, centrada en el fortalecimiento y desarrollo institucionales.

Al concluir el 31 de diciembre de 2012 el mandato de la Misión Integrada de las Naciones Unidas en Timor-Leste (UNMIT), el Consejo de Seguridad, en su declaración S/PRST/2012/27 PDF Document de 19 de diciembre de 2012, encomia los notables logros alcanzados por Timor-Leste a lo largo del último decenio y reconoce la importante contribución de la UNMIT a la promoción de la paz, la estabilidad y el desarrollo de Timor-Leste

Inicio

 
Sección de Paz y Seguridad del Departamento de Información Pública en cooperación con el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz