Timor Oriental - UNMISET - Antecedentes
   Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Timor Oriental
UNMISET - Portada
Antecedentes
Mandato
Hechos y Cifras
Documentos de la ONU
Mapa (PDF)*

( * inglés )

 

Antecedentes

La Asamblea General de las Naciones Unidas incluyó a Timor Oriental en el programa internacional en 1960, cuando lo añadió a su lista de territorios no autónomos. En aquel momento, Portugal administraba Timor Oriental. Catorce años más tarde, en 1974, Portugal intentó establecer un gobierno provisional y una asamblea popular que determinarían la situación de Timor Oriental. La guerra civil estalló entre aquellos que estaban a favor de la independencia y aquellos que abogaban por la integración con Indonesia. Incapaz de controlar la situación, Portugal se retiró. Indonesia intervino militarmente y en 1976 se anexó Timor Oriental como su 27ª provincia. Las Naciones Unidas nunca reconocieron esta integración, y tanto el Consejo de Seguridad como la Asamblea General solicitaron la retirada de Indonesia.

A partir de 1982, por petición de la Asamblea General, los sucesivos Secretarios Generales mantuvieron conversaciones regularmente con Indonesia y Portugal con el objetivo de decidir la situación del territorio. En junio de 1998, Indonesia propuso una autonomía limitada para Timor Oriental dentro de Indonesia. A la luz de esta propuesta, las conversaciones progresaron rápidamente y originaron una serie de acuerdos entre Indonesia y Portugal que se firmaron en Nueva York el 5 de mayo de 1999. Los dos gobiernos confiaron al Secretario General la tarea de organizar y llevar a cabo una "consulta del pueblo" para discernir si el pueblo de Timor Oriental aceptaba o rechazaba la autonomía especial dentro de la República unitaria de Indonesia.

La UNAMET y la consulta del pueblo

Para llevar a cabo la consulta, el Consejo de Seguridad, por medio de la resolución 1246 (1999), autorizó la creación de la Misión de las Naciones Unidas en Timor Oriental (UNAMET)* el 11 de junio de 1999. Los acuerdos del 5 de mayo estipulaban que, tras la votación, la UNAMET supervisaría el periodo de transición a la espera de la decisión del pueblo de Timor Oriental. El 30 de agosto de 1999, un 98% aproximadamente de los votantes registrados acudieron a las urnas y decidieron con un margen del 21,5% al 78,5% rechazar la autonomía propuesta y comenzar el proceso de transición hacia la independencia.

Tras anunciar el resultado, las milicias a favor de la integración, en ocasiones con el apoyo de partes de las fuerzas de seguridad de Indonesia, emprendieron una campaña de violencia, saqueo e incendios por todo el territorio. El Secretario General y el Consejo de Seguridad llevaron a cabo arduos esfuerzos diplomáticos para poner fin a la violencia, presionando a Indonesia para que asumiera su responsabilidad de mantener la seguridad y el orden en el territorio. El 12 de septiembre de 1999, el gobierno de Indonesia aceptó la oferta de ayuda de la comunidad internacional. El Consejo de Seguridad autorizó entonces (S/RES/1264) a la fuerza multinacional (INTERFET), con una estructura de mando unificado encabezada por un estado miembro (Australia), a restablecer la paz y la seguridad en Timor Oriental, a proteger y prestar apoyo a la UNAMET en el desempeño de sus tareas y, dentro de las posibilidades de la fuerza, a facilitar las operaciones de ayuda humanitaria.

Tras el brote de violencia, la policía y las fuerzas armadas de Indonesia comenzaron a retirarse del territorio, hasta dejarlo completamente. Los funcionarios administrativos de Indonesia también se marcharon. El 28 de septiembre, Indonesia y Portugal, en una reunión con las Naciones Unidas, reiteraron su acuerdo de transferencia de autoridad sobre Timor Oriental a las Naciones Unidas. También estuvieron de acuerdo en que se requerían medidas ad hoc para cubrir el vacío creado por la temprana salida de las autoridades civiles indonesias.

La UNTAET y la transición hacia la independencia

El 19 de octubre de 1999, la Asamblea Consultiva del Pueblo Indonesio reconoció oficialmente los resultados de la consulta. Poco después, el 25 de octubre, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, mediante la resolución 1272 (1999), creó la Administración de Transición para Timor Oriental (UNTAET) como una operación de mantenimiento de paz multidimensional e integrada, totalmente responsable de la administración de Timor Oriental durante su transición hacia la independencia. La resolución 1272 encargaba a la UNTAET proporcionar seguridad y mantener la ley y el orden en todo el territorio de Timor Oriental; establecer una administración eficaz; colaborar en el desarrollo de los servicios civiles y sociales; asegurar la coordinación y la entrega de la ayuda humanitaria, la rehabilitación de la ayuda humanitaria, colaborar en la rehabilitación y el desarrollo; fomentar la capacitación para el autogobierno; y ayudar a la creación de condiciones para el desarrollo sostenible.

En febrero de 2000, señalando el completo despliegue de la UNTAET, el mando sobre las operaciones militares se transfirió de INTERFET a la Fuerza de Mantenimiento de Paz de las Naciones Unidas. Además, la UNTAET puso en marcha el proceso de reorganización para parecerse más al futuro gobierno de Timor Oriental y para incrementar la participación directa de los timorenses orientales.

El 30 de agosto de 2001, dos años después de la Consulta del Pueblo, más del 91% de los timorenses orientales con derecho a voto acudieron de nuevo a las urnas; esta vez, para elegir una Asamblea Constitutiva de 88 miembros con la tarea de escribir y adoptar una nueva Constitución y establecer el marco para las futuras elecciones y la transición hacia la total independencia. Poco después, 24 miembros del nuevo consejo de ministros del Segundo Gobierno de Transición juraron su cargo. El nuevo consejo sustituyó al gabinete de transición que se había creado en 2000.

La Asamblea Constitutiva y el nuevo gobierno iban a regir Timor Oriental durante el periodo de transición restante antes de su independencia como estado democrático y soberano.

La Asamblea Constitutiva de Timor Oriental puso en vigor la primera Constitución del territorio el 22 de marzo de 2002, y tras las elecciones presidenciales del 14 de abril, Xanana Gusmão fue elegido presidente electo de Timor Oriental (Gusmão recibió el 82,69% de los votos y Francisco Xavier do Amaral el 17,31). Con estas dos condiciones previas para la transferencia del poder cumplidas, la Asamblea Constitutiva se transformaría en el parlamento del país el 20 de mayo de 2002.

El recientemente independizado Timor Oriental tomó juramento a su primer gobierno y celebró en la mañana del 20 de mayo la sesión inaugural del parlamento, sólo unas horas después de que más de 120.000 personas festejaran el nacimiento de la nación en una ceremonia masiva a las afueras de Dili. El gobierno, compuesto principalmente por las mismas personas que componían el consejo de ministros previo a la independencia, se inauguró oficialmente de la mano del presidente Xanana Gusmão. A la ceremonia acudieron unos 300 dignatarios, incluido el Secretario General de la ONU Kofi Annan, que traspasó la autoridad de las Naciones Unidas al portavoz del parlamento nacional de Timor Oriental. Entonces, el parlamento de Timor Oriental celebró su primera sesión, en la cual el presidente Gusmão le presentó al Secretario General Annan una petición por parte de Timor Oriental para ingresar en las Naciones Unidas.

La UNMISET y el periodo posterior a la independencia

Las Naciones Unidas seguirán manteniendo su presencia en Timor Oriental durante el periodo posterior a la independencia para asegurar la seguridad y la estabilidad del nuevo estado. La misión sucesora, conocida como la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Timor Oriental (UNMISET), se estableció en la resolución 1410 (2002) adoptada unánimamente por el Consejo de Seguridad el 17 de mayo. La misión se creó durante un periodo inicial de 12 meses a partir del 20 de mayo de 2002, con el siguiente mandato: prestar asistencia a las estructuras administrativas básicas que son cruciales para la viabilidad y estabilidad política de Timor Oriental; encargarse provisionalmente de la aplicación de la ley y la seguridad pública y ayudar a crear el Servicio de Policía de Timor Oriental (ETPS); y contribuir al mantenimiento de la seguridad externa e interna del nuevo país.

El Consejo decidió que la misión, liderada por un Representante Especial del Secretario General, se compondría inicialmente de 1.250 policías civiles y una dotación militar inicial de 5.000 miembros, incluidos 120 observadores militares. El componente civil podría incluir coordinadores de las cuestiones relativas al género y al VIH/SIDA, un grupo de Apoyo Civil integrado como máximo por 100 personas que desempeñen funciones básicas, una Dependencia de Delitos Graves y una Dependencia de Derechos Humanos.

El Consejo decidió que la retirada de la UNMISET se llevaría a cabo lo más rápido posible, tras una cuidadosa evaluación de la situación, y que la misión, durante un periodo de dos años, reintegraría todas las responsabilidades operacionales a las autoridades de Timor Oriental tan pronto como fuera posible, sin arriesgar la estabilidad.

Por medio de las mismas resoluciones, el consejo rindió tributo a la dedicación y profesionalidad de la UNTAET y al liderazgo del Representante Especial del Secretario General Sergio Vieira de Mello, por su ayuda al pueblo de Timor Oriental en la transición hacia la independencia.

Cronología

Éste no es un documento oficial de las Naciones Unidas.
Preparado y mantenido en español por la Sección del Sitio Internet de la ONU
de la División de Noticias y Medios de Información del Departamento de Información Pública,
en colaboración con el Departamento de Operaciones de Paz.
El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación
de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca.
© Las Naciones Unidas 2004