Afganistán / Pakistán - UNGOMAP - Antecedentes
   Misión de Buenos Oficios de las Naciones Unidas en el Afganistán y en el Pakistán
UNGOMAP - Portada
Antecedentes
Mandato
Hechos y Cifras
Documentos de la ONU
 

INTRODUCCIÓN

Antecedentes

El 27 de diciembre de 1979, las fuerzas soviéticas entraron en el Afganistán en respuesta a una solicitud de asistencia contra los movimientos rebeldes presentada por el Gobierno afgano. Finalmente, se desplegaron más de 100.000 efectivos soviéticos que pronto se vieron involucrados en un prolongado conflicto con los muyahidín, las facciones de la resistencia afgana.

En el debate sobre esta cuestión, celebrado por el Consejo de Seguridad en enero de 1980, no se consiguió redactar ninguna resolución. Con el fin de eludir este atolladero, el asunto se remitió, de acuerdo al procedimiento "Unión pro Paz" (conforme a lo dispuesto en la resolución 377 (V) de la Asamblea General, de 3 de noviembre de 1950), a una sesión de emergencia de la Asamblea General que, mediante la resolución ES-6/2 de 14 de enero de 1980, deploró enérgicamente la intervención armada e hizo un llamamiento solicitando la retirada total, inmediata e incondicional de las tropas extranjeras de el Afganistán.

El 11 de febrero de 1981, el Secretario General, Sr. Don Kurt Waldheim, nombró al Sr. Don Javier Pérez de Cuéllar, entonces Secretario General Adjunto de Asuntos Políticos Especiales, Representante Personal del Secretario General en la situación relativa al Afganistán. En las visitas que en abril y agosto de 1981 realizó a la zona, el Secretario General Adjunto mantuvo extensas discusiones con los Gobiernos de el Afganistán y del Pakistán con el fin de determinar las cuestiones sustantivas que habrían de negociarse para resolver el conflicto. Con la aceptación por las partes del programa de cuatro puntos por él propuesto, se inició el proceso de negociación que, a la postre, produjo los Acuerdos de Ginebra.

Negociaciones de Ginebra

Cuando el Sr. Pérez de Cuéllar asumió el cargo de Secretario General, en enero de 1982, designó al Sr. Don Diego Cordovez, que le había sucedido como Secretario General Adjunto de Asuntos Políticos Especiales, como su Representante Personal. Desde junio de 1982, y durante los siguientes seis años, el Sr. Cordovez actuó como intermediario en una serie de negociaciones indirectas entre los Gobiernos del Afganistán y del Pakistán que se llevaron a cabo en Ginebra y sus alrededores.

La conclusión de los Acuerdos de Ginebra se aceleró debido al creciente deseo del Gobierno soviético de retirar sus tropas del Afganistán. En febrero de 1988 la Unión Soviética anunció que comenzaría a repatriar a sus efectivos en mayo. La última ronda de conversaciones finalizó el 8 de abril de 1988, fecha en la que el Secretario General Adjunto, Sr. Cordovez, anunció que todos los instrumentos pertinentes para la solución se habían ultimado y estaban listos para ser firmados.

Acuerdos de Ginebra

Los Acuerdos, conocidos formalmente como Convenios sobre el arreglo de la situación relativa al Afganistán, consistían en cuatro instrumentos: un convenio bilateral entre la República del Afganistán y la República Islámica del Pakistán sobre los principios que han de regir las relaciones mutuas, en particular sobre la no injerencia y la no intervención; una declaración sobre garantías internacionales, firmada por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y los Estados Unidos de América; un convenio bilateral entre la República del Afganistán y la República Islámica del Pakistán sobre el regreso voluntario de refugiados; y un convenio sobre las interrelaciones para el arreglo de la situación relativa al Afganistán, firmado por el Afganistán y el Pakistán, y atestiguado por la Unión Soviética y los Estados Unidos.

Este último instrumento contenía disposiciones sobre el calendario y las modalidades de retirada de las tropas soviéticas del Afganistán. Además, estipulaba arreglos para ayudar a las partes a asegurar la aplicación armoniosa y fiel de las disposiciones de los instrumentos de los Acuerdos, y para considerar presuntas violaciones. Se solicitó al Secretario General el nombramiento de un Representante que prestara sus buenos servicios a las partes. Este Representante contaría, para el desempeño de sus responsabilidades, con personal de apoyo organizado conforme a la Misión de Buenos Oficios de las Naciones Unidas en el Afganistán y en el Pakistán (UNGOMAP), que investigaría y denunciaría cualquier posible violación de los instrumentos.

El mandato de la UNGOMAP derivaba de los instrumentos y, por tanto, comprendía la supervisión de la no injerencia y la no intervención de cada una de las partes en los asuntos del otro; la retirada de las tropas soviéticas del Afganistán; y el regreso voluntario de refugiados.

Las operaciones de la UNGOMAP en este campo estarían dirigidas por un oficial militar de rango superior designado Adjunto del Representante. La UNGOMAP estaría organizada en torno a dos pequeñas dependencias de Sede, una en Kabul y la otra en Islamabad, cada una de las cuales estaría formada por cinco oficiales militares y un pequeño componente civil.

También se adoptaron disposiciones para el despliegue de hasta 40 oficiales militares más, dondequiera que el Representante del Secretario General o su Adjunto lo considerasen necesario. Dichos oficiales militares estarían organizados en grupos de inspección para verificar sobre el terreno cualquier tipo de violación de los instrumentos de la solución. Todos ellos serían trasladados provisionalmente desde cualquiera de las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas existentes.

MATERIALIZACIÓN DE LA UNGOMAP

Establecimiento

Los Acuerdos fueron firmados por los cuatro países el 14 de abril de 1988 en Ginebra. Ese mismo día, el Secretario General informó al Consejo de Seguridad sobre el papel que habría de desempeñar en la aplicación de los mismos. Asimismo, manifestó su intención de enviar 50 observadores militares a la zona, siempre que el Consejo conviniera en ello.

El 22 de abril, el Secretario General envió una segunda carta con el texto de los Acuerdos. El 25 de abril, el Presidente del Consejo comunicó por escrito al Secretario General el consentimiento provisional del Consejo a los arreglos propuestos. El examen oficial y el dictamen final se aplazaron hasta más tarde. El 31 de octubre de 1988, en su resolución 622 (1988), el Consejo de Seguridad confirmó su acuerdo con las medidas previstas en las cartas.

El Secretario General inició inmediatamente la creación de la UNGOMAP. Mantuvo al Sr. Cordovez como su Representante y nombró al General de División Rauli Helminen (Finlandia) Adjunto del Representante (el Coronel Heikki Happonen (Finlandia) sucedió al General de División Helminen en mayo de 1989). Cincuenta oficiales militares fueron trasladados temporalmente en comisión de servicio desde el Organismo de las Naciones Unidas para la Vigilancia de la Tregua, la Fuerza de las Naciones Unidas de Observación de la Separación y la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano. Diez países contribuyeron a la Misión: Austria, Canadá, Dinamarca, Fiji, Finlandia, Ghana, Irlanda, Nepal, Polonia y Suecia.

Los primeros elementos de un destacamento avanzado llegaron a la zona de la Misión el 25 de abril de 1988. Las dos dependencias de Sede en Kabul e Islamabad, con una dotación combinada total de 50 oficiales militares, eran operativas antes del 15 de mayo, fecha en la que los instrumentos entraron en vigor.

Supervisión de la retirada

El número de efectivos soviéticos destinados en Afganistán el 14 de mayo de 1988 era de unos 100.300 de todas las graduaciones. Alrededor de dos tercios de los mismos, tropas de combate. Ya habían entregado algunas posiciones a las Fuerzas Armadas del Afganistán pero aún controlaban 18 plazas militares importantes. Las fuerzas soviéticas estaban presentes en 17 de las 30 provincias del Afganistán. Al comienzo de las operaciones, la UNGOMAP recibió, de manos de los representantes militares de la Unión Soviética en el Afganistán, información detallada sobre el plan y el calendario de retirada.

Esto incluía un mapa en el que se indicaba la localización de las principales plazas militares, las rutas que las tropas habrían de seguir cuando abandonaran el Afganistán, y los cruces fronterizos entre el Afganistán y la Unión Soviética que utilizarían, en concreto, las ciudades de Hayratan y Torghundi. Desde el 14 de mayo, la UNGOMAP se reunió regularmente con los representantes militares afganos y soviéticos. En estos encuentros, la Misión recibía información sobre la evolución de la retirada, así como sobre cualquier cambio en el calendario previsto.

La UNGOMAP estableció tres puestos avanzados permanentes en la frontera del Afganistán: en los cruces fronterizos de Hayratan y Torghundi, y en la base aérea de Shindand, que se utilizó para la retirada aérea. Cada uno de estos puestos estaba generalmente atendido por dos oficiales cuya tarea era la de supervisar la retirada de las tropas soviéticas.

Entre las operaciones de la UNGOMAP también figuraba la visita a las plazas militares durante o inmediatamente después de la salida de las tropas soviéticas. En las zonas en las que las condiciones de seguridad impedían la presencia de los observadores de las Naciones Unidas en las plazas militares, el cálculo del número de efectivos que abandonaban la zona se efectuaba en los aeropuertos de Kabul, Kunduz y Shindand, o en los cruces fronterizos.

Primera fase

El 15 de agosto de 1988, los representantes militares soviéticos comunicaron a la UNGOMAP que 10 plazas militares importantes se habían evacuado y entregado a las Fuerzas Armadas afganas, mientras que 8 permanecían bajo control soviético. Estas últimas estaban emplazadas en Kabul, al norte de Kabul y en el noroeste del Afganistán.

Según lo estipulado por el cuarto instrumento de los Acuerdos de Ginebra, algo más del 50 por ciento de las tropas soviéticas se habían retirado tres meses antes de la entrada en vigor de los Acuerdos. Un total de 50.183 efectivos soviéticos habían sido repatriados por tierra y aire. También se habían retirado numerosos aviones, helicópteros y vehículos.

Segunda fase

La UNGOMAP había sido informada en mayo de 1988 de que al fin ,en agosto, de la primera fase de la retirada le sucedería una pausa de tres meses. Esto facilitaría la elaboración de los preparativos para la segunda fase de la retirada, que habría de completarse el 15 de febrero de 1989. Sin embargo, poco antes de la fecha en que estaba previsto que se reanudase la retirada, los representantes soviéticos anunciaron que se iba a posponer en vista de las condiciones reinantes. Reafirmaron que se completaría según lo establecido por los Acuerdos de Ginebra. Entre el 15 de agosto de 1988 y el 1 de enero de 1989, la UNGOMAP no observó ninguna retirada significativa de tropas soviéticas.

El 25 de enero de 1989, los representantes militares soviéticos informaron a la UNGOMAP sobre el modo en que se llevaría a cabo la retirada definitiva de las tropas. En un plazo corto de días de la primera mitad de febrero, las tropas serían repatriadas por tierra y aire en convoyes agrupados. Esto se cumplió debidamente. El 14 de febrero, un grupo de la UNGOMAP visitó la plaza militar restante en Tashqurghan y confirmó que había sido evacuada el 12 de febrero.

Pese a algunos retrasos de notificación previa de la retirada y a la necesidad de limitar ocasionalmente los movimientos de la UNGOMAP por motivos de seguridad, la Misión llegó a la conclusión de que la retirada de las tropas soviéticas se había completado en cumplimiento del cuarto instrumento de los Acuerdos de Ginebra. Tras el fin de la retirada, la UNGOMAP clausuró sus tres puestos avanzados en Hayratan, Torghundi y en la base aérea de Shindand.

Supervisión de la no injerencia y la no intervención

Desde comienzo de su misión, la UNGOMAP recibió numerosas quejas de supuestas violaciones del primer instrumento, de no injerencia y no intervención, presentadas por ambas partes. Las quejas elevadas por el Afganistán incluían denuncias de actividades políticas y de propaganda hostiles al Gobierno del Afganistán en el Pakistán, cruces de fronteras de hombres y materiales del Pakistán al Afganistán, fuego transfronterizo, actos de sabotaje, ataques a centros urbanos importantes con misiles dirigidos, violaciones del espacio aéreo del Afganistán por parte de aviones del Pakistán, la presencia continuada en el Pakistán de campos de entrenamiento y depósitos de armas para los grupos de la oposición afgana, y la participación directa del personal militar paquistaní en el Afganistán, así como restricciones a los refugiados que deseaban regresar al Afganistán. Las quejas presentadas por el Pakistán incluían denuncias de actividades políticas y de propaganda hostiles al Gobierno del Pakistán, bombardeos y violaciones de su espacio aéreo por parte de aviones afganos, actos de sabotaje y fuego transfronterizo, incluyendo el uso de misiles SCUD contra territorio paquistaní.

A pesar de las dificultades con las que se encontró a menudo en el curso de sus operaciones, la UNGOMAP realizó todos los esfuerzos posibles para investigar las quejas elevadas por las dos partes y presentó informes regulares a ambas. Sin embargo, ciertas dificultades impidieron inevitablemente la efectividad del trabajo de los grupos de inspección de la UNGOMAP. Entre éstas se encontraban la dureza del terreno, el tiempo transcurrido antes de que muchos de los supuestos incidentes fueran denunciados, y las condiciones de seguridad reinantes en la zona de operaciones.

Se establecieron dos puestos avanzados en la frontera del Pakistán en noviembre de 1988 - uno en Peshawar y otro en Quetta - con el fin de aumentar la capacidad de la UNGOMAP de llevar a cabo sus investigaciones con diligencia. En abril de 1989, reforzó su presencia en la frontera paquistaní mediante el establecimiento de presencias permanentes en Torkham, Teri Mangal y Chaman.

Regreso voluntario de refugiados

La UNGOMAP trabajó en estrecha colaboración con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), y se mantuvo dispuesta para cumplir su tarea según lo estipulado por el tercer instrumento, el Convenio sobre el regreso voluntario de los refugiados. Estaba especialmente preparada para supervisar la situación interna del Afganistán e informar a ACNUR de las condiciones de seguridad necesarias para el regreso y el reasentamiento de los refugiados. Se calculaba que la cifra de refugiados que habitaban en el Pakistán y en el Irán era de cinco millones. Sin embargo, la lucha en el Afganistán continuó, la situación se mantuvo inestable, y sólo un pequeño número de refugiados regresó al Afganistán.

FIN DE LA UNGOMAP

El Memorando de Entendimiento, que figura en el anexo del cuarto instrumento de los Acuerdos de Ginebra, estipulaba que la misión de la UNGOMAP finalizaría dos meses después del cumplimiento de todos los marcos temporales previstos para la aplicación de los instrumentos. El marco temporal explícito más largo incluido en los instrumentos era el plazo de 18 meses previsto en el tercer instrumento para realizar las disposiciones necesarias para favorecer el regreso voluntario de refugiados. La aplicación de este instrumento no comenzó - como el Pakistán señaló en noviembre de 1989 - y el primer instrumento tenía un marco temporal implícito, por lo que la duración del mandato de la UNGOMAP prevista en los Acuerdos, a saber, 20 meses a partir de mayo de 1988, se convirtió en una cuestión de interpretación. Por ello, el 9 de enero de 1990, 20 meses después de mayo de 1988, el Secretario General, tras haber consultado a las partes y tras haber obtenido el acuerdo de los países que aportaban personal militar a la UNGOMAP, buscó el consentimiento del Consejo de Seguridad para prolongar el mandato de la UNGOMAP, señalando que era necesario hacer más para la aplicación de los Acuerdos de Ginebra. Dos días más tarde, el Consejo adoptó la resolución 647 (1990), por la que se mantuvieron las disposiciones existentes dos meses más.

En marzo de 1990, el Secretario General celebró consultas con los firmantes de los Acuerdos de Ginebra pero fue incapaz de conseguir el consenso necesario para prolongar aún más el mandato de la UNGOMAP. En consecuencia, y en vista del mandato que había recibido mediante la resolución 44/15 de 1 de noviembre de 1989 de la Asamblea General de alentar y facilitar la pronta consecución de un arreglo político amplio en el Afganistán, informó al Consejo de Seguridad de que tenía previsto trasladar a 10 oficiales militares como asesores militares de su Representante Personal en el Afganistán y el Pakistán para ayudarle en la ulterior ejecución de sus responsabilidades, estipuladas por la resolución de la Asamblea. [El cargo de Representante Personal del Secretario General en el Afganistán y el Pakistán se creó en mayo de 1989 y fue desempeñado en ese momento por el Subsecretario General, Sr. D. Benon Sevan.]

El mandato de la UNGOMAP finalizó oficialmente el 15 de marzo de 1990.

Preparado y mantenido en español por la Sección del Sitio Internet de la ONU de la División de Noticias y Medios de Información del Departamento de Información Pública, en colaboración con el Departamento de Operaciones de Paz. El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca. © Las Naciones Unidas 2004.