Angola - UNAVEM III

Preparado por el Departamento de Información Pública, Naciones Unidas Este texto fue actualizado por última vez de el 30 de junio de 1997;
fecha de finalización de la misión

No es un documento oficial de las Naciones Unidas

MISIÓN DE VERIFICACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS EN ANGOLA III


NOVEDADES RECIENTES

(Últimas noticias publicadas en relación con la UNAVEM III hasta el 30 de junio de 1997)

Resúmenes informativos diarios, 30 de junio de 1997

Reconociendo la positiva contribución de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Angola (UNAVEM III) a la restauración de la paz y al proceso de reconciliación nacional en el país, el Consejo de Seguridad determinó el lunes establecer la Misión de Observadores de las Naciones Unidas en Angola (MONUA) a partir del 1 de julio. La nueva misión reemplazará a la UNAVEM III.

En una votación unánime, el Consejo también decidió que el mandato inicial de la nueva misión terminará el 31 de octubre de 1997.

El Consejo instó enérgicamente al Gobierno de Angola y, en particular, a la Unidad Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA), a que complete sin dilación los aspectos políticos y militares aún pendientes del proceso de paz, incluyendo, entre otros, la normalización de la administración del Estado en todo el territorio de Angola, la transformación de la emisora de radio de la UNITA en una emisora no partidista y la conversión de la UNITA en un partido político.

Haciendo un llamamiento a las dos partes para que se abstengan de usar cualquier fuerza que pudiera dificultar la plena realización del proceso de paz, el Consejo "les rogó encarecidamente que lleven a la práctica el registro y la desmovilización de los elementos militares restantes, la eliminación de todos los obstáculos que se opongan a la libre circulación de personas y mercancías, y el desarme de la población civil".

El Consejo exigió que la UNITA proporcione sin demora a la Comisión Conjunta información completa sobre el personal bajo su control, para que pueda ser identificado, desarmado y desmovilizado según el Protocolo de Lusaka y otros acuerdos concertados entre las partes.

Instó a la comunidad internacional a que preste asistencia para facilitar la desmovilización, la reinserción social de ex combatientes y la rehabilitación y reconstrucción de la economía nacional angoleña para consolidar así los logros alcanzados en el proceso de paz.

* * *

Reunión informativa diaria con la prensa

Fred Eckhard, el Portavoz del Secretario General, empezó la reunión informativa con la prensa anunciando que el Representante Especial para Angola del Secretario General, Alioune Blondin Beye, se había reunido hoy en Bailundo con el Presidente de la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA), Jonas Savimbi. Éste volvió a garantizar al Representante su cooperación, necesaria después de los recientes acontecimientos en la República Democrática del Congo y las luchas por las zonas productoras de diamantes. Estos hechos habían contribuido a que aumentara la tensión en las provincias de Lunda Norte y Lunda Sul, en la frontera entre Angola y Congo. El Portavoz anunció que el Secretario General había visto al Presidente angoleño Jose Eduardo dos Dantos en Harare, durante la reciente cumbre de la Organización de la Unidad Africana (OUA). Los esfuerzos de las Naciones Unidas se centraban ahora en mantener el proceso de paz activo y en impedir que las tensiones en el norte se convirtieran en un conflicto militar grave. Eckhard informó que el Secretario General iba a informar al Consejo de Seguridad sobre su asistencia a la cumbre de la OUA, sobre las novedades en África y sobre la visita a Andrada, en Lunda Norte, a unos 50 kilómetros de la frontera angoleña, que realizó el 6 de junio el Comandante de las Fuerzas de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Angola (UNAVEM III), el general de división Philip V. Sibanda. Las observaciones del Comandante confirman que violentos combates habían tenido lugar en esa zona. Testigos le habían informado sobre las bajas y los tipos de fuerzas que había en el área. El 8 de junio se notificó a los observadores militares de las Naciones Unidas la existencia de constantes hostilidades en los alrededores de Andrada. Estos oyeron el sonido de fuego de artillería. Los combates continuaban en la zona. Según el Portavoz, el Secretario General respondería a las preguntas de los corresponsales en el puesto de vigilancia fuera del Salón del Consejo de Seguridad al final de la reunión informativa con el Consejo.

Reunión informativa diaria con la prensa, 5-6 de junio de 1997

Ante la pregunta de un corresponsal sobre cuál era el estado del proceso de reconciliación en Angola, Eckhard contestó que el proceso de paz continuaba avanzando a un ritmo relativamente lento, pero en la dirección adecuada. La labor de las Naciones Unidas se centraba ahora más en la reconstrucción, aunque los acontecimientos en la República Democrática del Congo habían creado una situación de refugiados que había causado la movilización de las tropas del Gobierno angoleño para combatir en el norte del país. Durante ese tiempo, el Representante Especial, Alioune Blondin beye, habló con las dos partes que le aseguraron que no iban a permitir que los acontecimientos en el norte obstaculizaran el proceso de paz. Durante la cumbre de OUA, el Presidente Dos Santos había dado al Secretario General más garantías. La ONU analizaba la situación, pero "pero no iba a llamar al orden todavía". Un corresponsal preguntó que qué le había dicho el líder de la UNITA, Jonas Savimbi, al Secretario General y añadió que tenía noticias sobre su marcha. El Portavoz aseguró no conocer esa información. Beye mantuvo contactos con Savimbi cuando los acontecimientos empezaron y dio las mismas garantías que el gobierno de que no dejaría que echaran a pique el proceso de paz. Las partes estaban negociando los términos de la transición de la autoridad administrativa a todo el país por el nuevo Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional. Se esperaba que Beye informara a lo largo del día sobre futuros cambios.

***

Reunión informativa diaria con la prensa, 3 de mayo de 1997

Eckhard declaró que la Oficina del Portavoz había recibido diferentes asuntos relacionados con Angola, sobre todo despachos de prensa que hablaban sobre combates al norte del país. Esto había causado cierta preocupación en la sede. Aunque no se disponía de información de primera mano, porque el acceso a la zona del conflicto estaba restringido, a su entender, los recientes combates no eran tan graves o intensos como indicaban algunos de estos despachos, en especial los que los describían como la mayor ofensiva en los dos últimos años. El martes 27 de mayo se informó al Consejo de Seguridad de que no había habido movimientos de tropas significativos en el norte, una zona de tensión desde hacía tiempo debido a las minas de diamantes. La UNITA controlaba algunas regiones del norte y con el acuerdo de paz el país entero pasaría a estar bajo el control administrativo del nuevo Gobierno de Unidad Nacional y Reconciliación. Los acontecimientos en la República Democrática del Congo, al norte del país, habían cambiado la ecuación y acrecentado la tensión. Las Naciones Unidas estaban analizando la situación y el Representante Especial había consultado ambas partes sobre los combates y recibido garantías de compromiso para con el proceso de paz. El Consejo recibiría continuos informes sobre los acontecimientos en esa zona.

***

Aprobación unánime de la resolución 1106 (1997), el Consejo exige un informe antes del 6 de junio sobre la presencia continuada de las Naciones Unidas.

Comunicado de prensa del Consejo de Seguridad SC/6359, reuniones 3767 y 3769 (mañana y tarde), 16 de abril de 1997

Esta tarde el Consejo de Seguridad ha ampliado el mandato de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Angola (UNAVEM III) hasta el 30 de junio de 1997. Se ha acordado que la Misión continuará con la transición hacia una misión de observadores que se centre en aspectos relacionados con la política, la policía y los derechos humanos, así como programas humanitarios y de información pública en apoyo del proceso de reconciliación nacional.

Después de dos sesiones y de las declaraciones de 29 oradores sobre la situación en Angola, el Consejo aprobó por unanimidad la resolución 1106 (1997), por la cual también se le pidió al Secretario General que completara la retirada de las unidades militares de la UNAVEM III según lo previsto, teniendo en cuenta el progreso en los aspectos relevantes del proceso de paz aún pendientes.

El Consejo expresó su intención de considerar si establecía una nueva presencia de las Naciones Unidas que sucediera a la UNAVEM III. Exigió que el Secretario General, a más tardar el 6 de junio, presentara un informe con sus recomendaciones sobre la estructura, los objetivos concretos y las consecuencias financieras de tal misión.

Reafirmando la importancia de la plena aplicación de los compromisos con el proceso de paz por parte del gobierno de Angola y de la Unión Nacional para la Total Independencia de Angola (UNITA), el Consejo les instó encarecidamente que completaran sin demora los aspectos militares del proceso aún pendientes, incluyendo la incorporación de soldados de la UNITA a las Fuerzas Armadas Angoleñas, la desmovilización y la selección e incorporación del personal de la UNITA a la Policía Nacional. El Consejo también rogó a las partes que completaran la normalización de la administración del Estado en todo el territorio nacional.

Asimismo, el consejo expresó su deseo de que el Presidente de Angola y el líder de la UNITA se reunieran.

El representante de Angola dijo que la formación de un gobierno de unidad nacional no significaba el fin del proceso de paz. No obstante, los angoleños podían empezar ahora con el establecimiento del imperio de la ley que respete los derechos individuales y colectivos y en el que las diferencias políticas se resuelvan en el parlamento. Aunque la reconstrucción nacional era un desafío que requería continuo apoyo internacional, el futuro de Angola estaba ahora en manos de los angoleños.

Expresando la preocupación de muchos oradores sobre la necesidad de completar los aspectos políticos y militares del Protocolo de Lusaka, el representante de la Federación Rusa dijo que habría nuevas dificultades si se fracasaba en la resolución de esos asuntos. Pidió a los partidos que cumplieran los aspectos pendientes del proceso de paz.

El representante de Estados Unidos se mostró preocupado por los continuos informes sobre la participación angoleña en el conflicto en el Zaire. Exhortó a todos los angoleños a que pararan inmediatamente este tipo de acciones y que apoyaran con firmeza los esfuerzos internacionales para llegar a una solución negociada sobre el conflicto según los cinco puntos del plan de paz de las Naciones Unidas.

***


Resolución 1102 (1997), adoptada por unanimidad, exige informes sobre el Estatuto del Nuevo Gobierno antes del 14 de abril

Comunicado de prensa del Consejo de Seguridad - SC/6349 3759 Reunión (noche) 31 de marzo de 1997

Acogiendo con satisfacción la decisión del Gobierno de Angola de establecer el Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional el 11 de abril, el Consejo de Seguridad ha ampliado esta noche el mandato de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Angola (UNAVEM III) hasta el 16 de abril y ha pedido al Secretario General que informe antes del 14 de abril sobre el estado de la formación del nuevo Gobierno.

Habiendo adoptado por unanimidad la resolución 1102 (1997), el Consejo elogió los esfuerzos del Secretario General por promover el proceso de paz durante su reciente visita a Angola y exhortó a la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA) y al Gobierno del país a que formaran el nuevo Gobierno antes del 11 de abril. La Comisión Conjunta, que controla el Protocolo de Lusaka de 1994, un acuerdo general de paz firmado entre el Gobierno de Angola y la UNITA, anunció recientemente la fecha para dicha formación. La Comisión Conjunta está formada por el Gobierno angoleño, la UNITA, la ONU y tres países observadores, Estados Unidos, la Federación Rusa y Portugal.

Según este proyecto de resolución, el Consejo observa con beneplácito la llegada a Luanda, tras considerables retrasos en la aplicación de las disposiciones del Protocolo de Lusaka, de los diputados de la UNITA y de las autoridades que formarán parte del nuevo Gobierno, de conformidad con los acuerdos que establezcan ambas partes.

El Consejo pidió a las dos partes que eliminen todos los obstáculos que se interponen aún en el proceso de paz y que apliquen sin más demora los restantes aspectos militares y políticos del proceso de paz, en particular los relativos a la incorporación de soldados de la UNITA a las Fuerzas Armadas Angoleñas, la desmovilización y la normalización de la administración del Estado en todo el territorio nacional.

Como se expone en el proyecto, el Consejo también decidió que seguirá dispuesto a examinar la imposición de medidas, tales como restricciones en el comercio y viajes del personal de la UNITA, entre otras, indicadas en el párrafo 26 de la resolución 864 (1993), de 15 de septiembre de 1993, si al 11 de abril de 1997 no se ha establecido el Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional.

La decisión del Consejo tuvo lugar después de un comunicado emitido hoy con anterioridad por el Secretario General sobre la situación del proceso de paz en Angola y la constitución del nuevo Gobierno, en especial sobre su visita a Angola del 22 a 25 de marzo y sus reuniones con el Presidente angoleño José Eduardo dos Santos y el líder de la UNITA, Jonas Savimbi.

La UNAVEM III se estableció en 1995 para ayudar a las partes en Angola a restaurar la paz y lograr la reconciliación nacional según los Acuerdos de Paz de 1991 y el Protocolo de Lusaka. El mandato incluye interponer buenos oficios y mediación entre las partes, controlar y verificar la extensión de la administración del estado y de la reconciliación en todo el país, y supervisar el control y la verificación de la retirada de las fuerzas.

La reunión del Consejo empezó a las 6:15 de la tarde y se suspendió a las 6:18 de la tarde.

Informe del Secretario General

En su informe del 25 de marzo sobre la UNAVEM III (documento S/1997/248), el Secretario General recomendaba que el Consejo de Seguridad ampliara el mandato de la misión sólo dos semanas más, hasta el 15 de abril, dada la incertidumbre respecto a la fecha exacta para la inauguración del Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional.

Expone que aunque ha habido pocos progresos hacia la aplicación de los aspectos pendientes del Protocolo de Lusaka de 1994, las reuniones que mantuvo durante su visita a Angola del 22 al 25 de marzo con el presidente José Eduardo dos Santos y el líder de la UNITA, Jonas Savimbi, han dado origen a expectativas positivas en el proceso de paz. Si la promesa hecha por el señor Savimbi de mandar a Luanda el resto de los diputados de la UNITA en la Asamblea Nacional y otros oficiales designados, el Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional podría formarse en un futuro muy próximo. "Las dos partes y sus líderes necesitan adoptar con valentía unas últimas medidas para completar el proceso de paz con toda prontitud", recalca.

Durante el periodo cubierto por el informe, el Representante Especial del Secretario General, Alioune Blondin Eye, en colaboración con los representantes de los tres países observadores (Portugal, la Federación Rusa y Estados Unidos) mantuvo intensas consultas sobre la aplicación de la resolución del Consejo 1098 (1997). Las consultas se centraron en la formación del Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional dentro del calendario acordado. Este calendario se centraba en asuntos tales como la incorporación de miembros de la UNITA a las Fuerzas Armadas Angoleñas y la llegada de personal de la UNITA a Luanda para participar en la Asamblea Nacional.

La Comisión Conjunta (Gobierno de Angola, UNITA, ONU y tres países observadores), creada para controlar el acuerdo general de paz entre las dos partes, el Protocolo de Lusaka, fijó el calendario. Según la resolución 1098 (1997), el Consejo considerará tomar medidas, tales como restricciones al comercio y viajes al personal de la UNITA, si hay un retraso continuado en el calendario.

El Secretario General señala que el 21 de marzo la Comisión Conjunta adoptó un anteproyecto de ley sobre la situación especial de Savimbi como líder del partido mayoritario de la oposición. Este anteproyecto se presentará en la Asamblea Nacional para su entrada en vigor. La Comisión Conjunta también adoptó un calendario actualizado para la ejecución de las disposiciones pendientes del Protocolo de Lusaka.

La UNAVEM III se estableció en 1995 para ayudar a las partes en Angola a restaurar la paz y conseguir la reconciliación nacional según los Acuerdos de Paz de 1991 y el Protocolo de Lusaka. El mandato incluye interponer buenos oficios y mediación entre las partes, controlar y verificar la extensión de la administración del estado y de la reconciliación en todo el país, y supervisar, controlar y verificar la retirada de las fuerzas.

A partir del 20 de marzo, se desplegaron por todo el país 5.297 tropas de las Naciones Unidas, 396 observadores militares y 258 observadores de la policía, según el informe. De acuerdo con el plan de retirada del 2 de diciembre de 1996 del Secretario General, la fuerza de la misión se habrá reducido aproximadamente un 30% en abril. El Representante Especial y el Comandante de las Fuerzas han recomendado que la siguiente retirada de unidades de infantería se retrase levemente, aunque el proceso en su conjunto estará completo antes de que termine agosto.

El Secretario General toma nota de que Savimbi había prometido durante sus recientes reuniones que los restantes diputados de la UNITA de la Asamblea Nacional serían enviados a Luanda antes del 25 de marzo y que el resto de los oficiales designados regresarían a más tardar el 26 de marzo.

El texto de la resolución 1102 (1997) dice:

"El Consejo de Seguridad,

"reafirmando su resolución 696 (1991), de 30 de mayo de 1991, y todas las resoluciones posteriores sobre la cuestión,

"recordando las declaraciones de su presidente de fecha 30 de enero de 1997 (S/PRST/1997/3) y 21 de marzo de 1997 (S/PRST/1997/17),

"Reafirmando su determinación de preservar la unidad y la integridad territorial de Angola,

"Reiterando la importancia que atribuye a la plena aplicación por el Gobierno de Angola y la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola de los Acuerdos de Paz (S/22609, anexo), el Protocolo de Lusaka (S/1994/1441, anexo) y las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad,

"Destacando que es indispensable que las partes adopten medidas urgentes y decisivas para cumplir sus compromisos a fin de que la comunidad internacional pueda seguir participando en el proceso de paz de Angola,

"Habiendo examinado el informe del Secretario General de fecha 25 de marzo de 1997 (S/1997/248),

"1. Elogia las gestiones realizadas por el Secretario General durante su reciente visita a Angola para llevar adelante el proceso de paz;

"2. Observa con beneplácito la llegada a Luanda, tras considerables demoras en la aplicación de las disposiciones del Protocolo de Lusaka, de los diputados de la UNITA y de las autoridades que formarán parte del Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional (GURN), de conformidad con los acuerdos que concierten posteriormente ambas partes;

"3. Observa también con beneplácito la decisión del Gobierno de Angola, anunciada por la Comisión Conjunta, de establecer el Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional el 11 de abril de 1997;

"4. Pide a ambas partes que formen el Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional en esa fecha;

"5. Exhorta también a ambas partes a que eliminen todos los obstáculos que se interponen aún en el proceso de paz y a que apliquen sin más demora los aspectos militares y políticos restantes del proceso de paz, en particular los relativos a la incorporación de soldados de la UNITA en las Fuerzas Armadas Angoleñas, la desmovilización y la normalización de la administración del Estado en todo el territorio nacional;

"6. Decide prorrogar el mandato de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Angola III hasta el 16 de abril de 1997 y pide al Secretario General que le presente un informe, a más tardar el 14 de abril de 1997, sobre el establecimiento del Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional;

"7. Decide también que, de conformidad con la resolución 1098 (1997), de 27 de febrero de 1997, seguirá dispuesto a examinar la imposición de medidas, entre otras las que se indican expresamente en el párrafo 26 de la resolución 864 (1993), de 15 de septiembre de 1993, si al 11 de abril de 1997 no se ha establecido el Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional;

"8. seguir ocupándose activamente de la cuestión."



Página principal de UNAVEM
Mantenimiento de la Paz