Côte d'Ivoire - MINUCI - Antecedentes
  Misión de las Naciones Unidas en Côte d'Ivoire
MINUCI - Portada
Antecedentes
Cronología
Mandato
Hechos y Cifras
Documentos de la ONU
Mapa (PDF)
 

ANTECEDENTES (hasta marzo de 2003)CRONOLOGÍA(Marzo de 2003-abril de 2004)


Antecedentes
(Véase el primer informe del Secretario General sobre la situación en Côte d'Ivoire, S/2003/374)

Durante más de tres decenios desde que obtuvo la independencia en 1960, Côte d'Ivoire disfrutó de estabilidad política y de una prosperidad socioeconómica relativa bajo su fundador, el Presidente Felix Houphouët-Boigny. Como resultado, el país atrajo a un gran número de trabajadores extranjeros, en su mayoría de los países vecinos, y de inversores. Tras el fallecimiento del Presidente Houphouët-Boigny el 7 de diciembre de 1993, Côte d'Ivoire se vio sumida en una larga lucha por el poder, que generó una intensa inestabilidad política y que culminó en diciembre de 1999 con un golpe de estado, dirigido por el General Robert Gueï, que derrocó al Presidente Henri Konan Bédié.

La lucha por el poder después del fallecimiento del Presidente Houphouët-Boigny se vio agravada por controversias sobre las leyes relativas a la nacionalidad y las condiciones para presentarse a las elecciones nacionales, en particular las elecciones presidenciales, que dieron como resultado la inhabilitación de algunos dirigentes políticos prominentes, entre ellos el Sr. Alassane Ouattara, del partido Alianza de los Republicanos (RDR). Estas cuestiones se exacerbaron durante las elecciones presidenciales de octubre de 2000.

La acalorada controversia sobre los resultados de esas elecciones presidenciales dio como resultado enfrentamientos violentos entre los partidarios de los dos candidatos principales, el General Gueï y el Sr. Laurent Gbagbo. Posteriormente, el Tribunal Supremo declaró que el Sr. Gbagbo era el ganador de las elecciones. Sin embargo, en esos enfrentamientos perdieron la vida más de 50 personas y posteriormente se descubrió una fosa común cerca del suburbio de Yopougon, al norte de Abidján.

A pesar de una supuesta tentativa de golpe de estado en enero de 2001, que se atribuyó a extranjeros y dio como resultado que un gran número de trabajadores inmigrantes de Burkina Faso abandonaran Côte d'Ivoire, en marzo de 2001 se celebraron las elecciones municipales previstas. Las elecciones municipales supusieron un importante punto de inflexión para Côte d'Ivoire, ya que se permitió a todos los partidos políticos presentar candidatos a las elecciones. El partido RDR del Sr. Ouattara ganó en el mayor número de comunas. Tras las elecciones, el Presidente Gbagbo siguió una política de reconciliación nacional e intentó descentralizar la autoridad estatal organizando elecciones provinciales.

En octubre de 2001 el Presidente organizó un foro para la reconciliación nacional a fin de abordar los temas que habían polarizado al pueblo de Côte d'Ivoire, incluidas las cuestiones de la nacionalidad, la propiedad de la tierra, la legitimidad controvertida de su Gobierno y las condiciones de servicio de las fuerzas de seguridad. El foro culminó con una reunión en la cumbre a la que asistieron el Presidente Gbagbo, el Sr. Bédié, el General Gueï y el Sr. Ouattara, celebrada los días 22 y 23 de enero de 2002, para resolver sus diferencias y considerar las recomendaciones del foro. Posteriormente, los cuatro dirigentes emitieron un comunicado final en el que, entre otras cosas, acordaron oponerse a la obtención del poder por medios no democráticos, así como profesionalizar las fuerzas de seguridad y mejorar sus condiciones de servicio. Acordaron además crear una comisión electoral nacional de amplia base y un organismo nacional que abordara la cuestión de la propiedad de la tierra.

Los dirigentes también examinaron la cuestión de la legitimidad del Gobierno actual y acordaron formar un nuevo gobierno de unidad nacional. En julio de 2002 el Presidente Gbagbo celebró otra reunión en Yamoussoukro con los Sres. Ouattara y Bédié, que condujo a la formación de un gobierno de amplia base el 5 de agosto de 2002. Se incluyó en el nuevo gobierno a todos los principales partidos políticos de la oposición de Côte d'Ivoire y se asignaron 20 carteras al Frente Popular de Côte d'Ivoire, cuatro a la RDR del Sr. Ouattara, siete al Partido Democrático de Côte d'Ivoire del Sr. Bédié, que antes ostentaba el poder, dos al Partido del Trabajo de Côte d'Ivoire del Sr. Francis Wodié y una a la Unión Democrática y Popular de Côte d'Ivoire del General Gueï. La larga controversia sobre la nacionalidad del Sr. Ouattara, que había sido una fuente de tensiones políticas e inestabilidad, también se resolvió cuando un tribunal le entregó un certificado de nacionalidad el 26 de julio de 2002. Lamentablemente, no se aplicaron todas las recomendaciones del foro para la reconciliación nacional.

Crisis actual

Desdichadamente, estas medidas alentadoras para lograr la reconciliación nacional y reducir las tensiones en Côte d'Ivoire quedaron interrumpidas por la crisis actual, que comenzó el 19 de septiembre de 2002. Comenzó con ataques simultáneos contra instalaciones militares en la capital, Abidján, y en la segunda ciudad más poblada, Bouaké, y en la ciudad septentrional de Korhogo por parte de unos 800 soldados, ostensiblemente para protestar contra su desmovilización prevista para comienzos de 2003. La mayoría de esos soldados habían sido reclutados durante el régimen militar del General Gueï.

Si bien las fuerzas de seguridad leales recuperaron rápidamente el control de la situación en Abidján, los rebeldes conservaron el control de Bouaké y Korhogo, y posteriormente ocuparon otras ciudades en las regiones septentrional y occidental del país, a medida que otros soldados y civiles engrosaban sus filas. El General Gueï, junto con varios miembros de su familia, así como el Ministro del Interior, Sr. Emile Boga Doudou, resultaron muertos durante los incidentes en Abidján. Aunque se consideró en general que los ataques iniciales eran un motín, también hubo alegaciones de que la rebelión era un intento de golpe de estado apoyado por elementos extranjeros, lo que provocó un amplio hostigamiento a los extranjeros, incluidos los trabajadores migrantes de los países vecinos, y los refugiados de Liberia y Sierra Leona, cuyos tugurios en Abidján y San Pédro fueron incendiados por las fuerzas de seguridad. En Abidján, la destrucción de esos asentamientos desplazó a unas 20.000 personas.

Las fuerzas de seguridad leales iniciaron varias operaciones militares para expulsar a los soldados rebeldes de las ciudades capturadas, que no tuvieron éxito. A fines de septiembre las fuerzas rebeldes habían consolidado sus posiciones en la mitad septentrional del país, y operaban bajo un movimiento político que se denominaba el Movimiento Patriótico de Côte d'Ivoire (MPCI). A través de su portavoz, Guillaume Soro, un antiguo dirigente estudiantil, el movimiento dijo que sus principales demandas eran la dimisión del Presidente Gbagbo, la celebración de elecciones nacionales sin exclusiones, la revisión de la Constitución y el fin del dominio de los sureños en los asuntos del país. El conflicto se complicó aún más con la aparición de dos nuevos grupos armados, el Movimiento Popular de Côte d'Ivoire del Gran Occidente (MPIGO) y el Movimiento para la Justicia y la Paz a (MJP), que ocuparon las ciudades de Danané y Man en noviembre de 2002. Ambos grupos declararon que su principal objetivo era vengar la muerte del General Gueï y también pidieron la dimisión del Presidente Gbagbo.

La Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) se movilizó rápidamente para intentar lograr una solución a la crisis. El 29 de septiembre la organización subregional celebró una cumbre de emergencia en Accra, en la que creó un grupo de contacto comprendido por Ghana, Guinea-Bissau, Malí, el Níger, Nigeria y el Togo, junto con la Unión Africana, para promover el diálogo entre los rebeldes y el Gobierno de Côte d'Ivoire, y debatir un marco general para resolver la crisis. Después de la cumbre se celebró una reunión de la Comisión de Defensa y Seguridad de la CEDEAO, que recomendó que se hicieran arreglos inmediatos para desplegar tropas de la CEDEAO en Côte d'Ivoire. El mandato aprobado de la fuerza de la CEDEAO incluía vigilar la cesación del fuego propuesta, garantizar la separación de los insurgentes de las zonas que estaban bajo su control y desarmar a los grupos rebeldes. El Grupo de Contacto de la CEDEAO sobre Côte d'Ivoire comenzó su mediación el 30 de septiembre de 2002, celebrando una reunión con el Presidente Gbagbo en Abidján. El 3 de octubre, miembros del Grupo, acompañados por el Secretario Ejecutivo de la CEDEAO, Sr. Mohamed Ibn Chambas, y el Presidente interino de la Comisión de la Unión Africana, Sr. Amara Essy, se reunieron con los dirigentes del MPCI en Bouaké. Las iniciativas de mediación continuaron hasta el 6 de octubre, cuando el Grupo de Contacto abandonó el país después de que el Gobierno aplazara por tercera vez la firma de un acuerdo de cesación del fuego, aduciendo que el acuerdo legitimaría al movimiento rebelde y causaría la partición del país. El 11 de octubre, el Sr. Cheikh Tidiane Gadio, Ministro de Relaciones Exteriores del Senegal, que en aquel entonces ostentaba la presidencia de la CEDEAO, reanudó los esfuerzos por lograr la cesación del fuego. El Secretario Ejecutivo de la CEDEAO, junto con mi Representante Especial para el África Occidental, Sr. Ahmedou Ould-Abdallah, participaron en las conversaciones del Ministro Gadio con el Presidente Gbagbo en Abidján y con el MPCI en Bouaké. Esas iniciativas culminaron en la firma de un acuerdo de cesación del fuego por el MPCI el 17 de octubre de 2002, que posteriormente fue aceptado por el Presidente Gbagbo en un discurso a la nación el mismo día.

Cuando aceptó la cesación de las hostilidades, el Presidente Gbagbo anunció que había pedido a Francia que asignara fuerzas para vigilar la cesación del fuego, hasta que se desplegaran las tropas de la CEDEAO. Como se indica en la carta de fecha 21 de febrero de 2003 dirigida al Presidente del Consejo de Seguridad por el Representante Permanente de Francia, las fuerzas de la Operación Licorne ya estaban en Côte d'Ivoire, de conformidad con arreglos de defensa bilateral de larga data.

Las conversaciones de Lomé

El acuerdo de cesación del fuego del 17 de octubre allanó el camino para las negociaciones sobre un arreglo político entre el Gobierno y el MPCI. Las conversaciones de paz entre las dos partes comenzaron en Lomé el 24 de octubre de 2002 bajo los auspicios del Presidente del Togo, Sr. Gnassingbé Eyadéma, que había sido designado por el Grupo de Contacto de la CEDEAO para que dirigiera las negociaciones. El 31 de octubre las conversaciones de Lomé produjeron el primer acuerdo, de conformidad con el cual las dos partes reafirmaron su decisión de respetar el acuerdo de cesación del fuego, prometieron no cometer violaciones de los derechos humanos y reconocieron la necesidad de preservar la integridad territorial de Côte d'Ivoire y respetar las instituciones del país. Se firmó otro acuerdo el 1º de noviembre, en virtud del cual el Gobierno, entre otras cosas, acordó presentar a la Asamblea Nacional un proyecto de ley de amnistía, que incluiría poner en libertad a los militares encarcelados y permitir el regreso de los soldados exiliados, que se reintegrarían en el ejército. Sin embargo, las conversaciones de Lomé se vieron obstaculizadas por la insistencia del MPCI en que dimitiera el Presidente Gbagbo, se revisara la Constitución y se celebraran nuevas elecciones, mientras que el Gobierno exigió que los rebeldes se desarmaran y cumplieran su compromiso de preservar la integridad territorial del país.

A pesar de los grandes esfuerzos de los dirigentes de la CEDEAO por resolver el punto muerto, incluida la presentación por el Presidente Eyadéma de un proyecto de plan de paz de avenencia el 21 de noviembre de 2002, y la celebración de una serie de reuniones entre los dirigentes de la CEDEAO en Kara (Togo), así como en Abidján y Dakar el 16 y 18 de diciembre de 2002, las dos partes no reanudaron las conversaciones de Lomé. En la reunión que celebraron en Dakar el 18 de diciembre, los dirigentes de la CEDEAO decidieron desplegar las Fuerzas de Paz de la CEDEAO en Côte d'Ivoire (ECOFORCE) el 31 de diciembre de 2002. También nombraron al General Papa Khalil Fall (Senegal) Comandante de ECOFORCE y al Sr. Raph Uwechue (Nigeria) Representante Especial del Secretario Ejecutivo de la CEDEAO para Côte d'Ivoire. Los dirigentes hicieron un llamamiento a la Unión Africana y a las Naciones Unidas para que aumentaran su participación y ayudaran a la CEDEAO a resolver la crisis de Côte d'Ivoire. También pidieron al Presidente de la CEDEAO, así como a Francia y los miembros africanos del Consejo de Seguridad, que presentaran ante el Consejo la cuestión de Côte d'Ivoire.

En una nueva iniciativa, el Ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Sr. Dominique de Villepin, visitó Côte d'Ivoire los días 3 y 4 de enero de 2003 para celebrar consultas con el Gobierno, los partidos políticos y los movimientos rebeldes, en las que logró que todos los grupos políticos acordaran asistir a una mesa redonda en Francia. Al mismo tiempo, las iniciativas de paz de la CEDEAO obtuvieron progresos complementarios cuando el Presidente Eyadéma logró un acuerdo de cesación de las hostilidades entre el Gobierno y los dos movimientos rebeldes con sede en el oeste, el MPIGO y el MJP, que no habían tomado parte en el acuerdo de cesación del fuego del 17 de octubre de 2002.

El Acuerdo de Linas-Marcoussis

Como indiqué en la información que presenté al Consejo de Seguridad el 28 de enero de 2003, la mesa redonda de las fuerzas políticas de Côte d'Ivoire tuvo lugar en Linas-Marcoussis (Francia), del 15 al 23 de enero de 2003 con la participación del Frente Popular de Côte d'Ivoire, el Movimiento de Fuerzas Futuras (MFA), el Movimiento para la Justicia y la Paz, el Movimiento Patriótico de Côte d'Ivoire, el Movimiento Popular de Côte d'Ivoire del Gran Occidente, el Partido Democrático de Côte d'Ivoire-Partido Democrático Africano (PDCI-RDA), el Partido del Trabajo de Côte d'Ivoire, la Alianza de los Republicanos, la Unión Democrática de Côte d'Ivoire (UDCI) y la Unión Democrática y Popular de Côte d'Ivoire. La mesa redonda estuvo presidida por el Presidente de la Comisión Constitucional de Francia, Sr. Pierre Mazeaud, asistido por el Magistrado Keba Mbaye (Senegal) y el ex Primer Ministro de Côte d'Ivoire, Sr. Seydou Diarra, así como por representantes de la Unión Africana y la CEDEAO, y mi Representante Especial para el África Occidental, como facilitadores.

La mesa redonda dio como resultado la firma, el 23 de enero de 2003, del Acuerdo de Linas-Marcoussis (S/2003/99, anexo I), por todas las fuerzas políticas de Côte d'Ivoire. Cabe recordar que las principales disposiciones del Acuerdo incluyen la creación de un gobierno de reconciliación nacional, encabezado por un Primer Ministro nombrado por el Presidente en consultas con los demás partidos políticos. El Presidente delegaría poderes sustanciales al Primer Ministro, cuyo mandato duraría al menos hasta las siguientes elecciones nacionales, previstas para 2005. El Primer Ministro no podría presentarse como candidato a esas elecciones.

El Acuerdo de Linas-Marcoussis también definió las tareas principales del nuevo gobierno de reconciliación nacional, que incluía la preparación de un calendario para la celebración de elecciones nacionales creíbles y transparentes, la reestructuración de las fuerzas de defensa y seguridad, y la organización del reagrupamiento y el desarme de todos los grupos armados. En un anexo al Acuerdo también se incluyó un programa para resolver las cuestiones que constituían las causas principales de la inestabilidad en Côte d'Ivoire, tales como la cuestión de la ciudadanía, la condición de los nacionales extranjeros, las condiciones para la elección a la presidencia del país, la incitación al odio y la xenofobia por parte de algunos medios de comunicación, la creación de una comisión de derechos humanos constituida por representantes de todas las partes, la elaboración del censo electoral, la independencia del sistema de justicia respecto de las controversias electorales y la aplicación de un régimen de tenencia de la tierra.

El Acuerdo de paz dispuso el establecimiento de un comité que supervisara la aplicación del Acuerdo (el Comité de Supervisión). El Comité tendría su sede en Abidján. Estaría compuesto por representantes de las Naciones Unidas, la Unión Africana, la CEDEAO, la Comisión Europea, la Organización Internacional de la Comunidad de Habla Francesa, las instituciones de Bretton Woods, los países del Grupo de los Ocho, la Unión Europea, un representante militar de los países que aportan contingentes y Francia. Una reunión de los Jefes de Estado de países africanos interesados y Francia, que se celebró en París los días 25 y 26 de enero de 2003, hizo suyo el Acuerdo de Linas-Marcoussis. En esa reunión, el Presidente Gbagbo, en consultas con las demás partes de Côte d'Ivoire, nombró al ex Primer Ministro, Sr. Seydou Diarra, para que encabezara el nuevo gobierno de reconciliación nacional. Además, en consultas celebradas en paralelo a la reunión, se llegó a un entendimiento sobre un arreglo para la distribución de los puestos del gabinete entre las partes de Côte d'Ivoire, en virtud del cual se asignaron a los movimientos rebeldes las importantes carteras de defensa e interior.

Tanto el Acuerdo de Linas-Marcoussis como las conclusiones adoptadas por los Jefes de Estado en París el 26 de enero de 2003 (S/2003/99, anexo II) preveían una función de las Naciones Unidas en la aplicación del Acuerdo, incluida la participación en el Comité de Supervisión y su presidencia. El Acuerdo estipula que el nuevo gobierno de reconciliación nacional de Côte d'Ivoire pedirá asistencia a la CEDEAO, Francia y las Naciones Unidas para garantizar la reforma y la reestructuración de las fuerzas de defensa y seguridad, y pide a los asociados internacionales para el desarrollo que cooperen con el nuevo Gobierno para establecer un programa de reintegración de todos los elementos armados. En su comunicado, los Jefes de Estado propusieron el fortalecimiento de la presencia del sistema de las Naciones Unidas en Côte d'Ivoire, en particular en las esferas de la seguridad, la asistencia humanitaria y los derechos humanos, así como el despliegue de observadores civiles y militares que ayudaran a supervisar la aplicación del Acuerdo de Linas-Marcoussis. También se expresó el deseo de que el Consejo de Seguridad hiciera suya la operación de mantenimiento de la paz lanzada por la CEDEAO y Francia, y autorizara a la operación a adoptar las medidas necesarias para velar por la libertad de circulación y la seguridad de su personal, y garantizar la protección de los civiles que se enfrentaran a una amenaza inminente de violencia.

Acontecimientos después de la firma del Acuerdo de Linas Marcoussis

La aplicación del Acuerdo de Linas-Marcoussis encontró serios obstáculos poco después de la conclusión de la cumbre de París. El recién nombrado Primer Ministro del gobierno de reconciliación nacional previsto, Sr. Seydou Diarra, no pudo viajar inmediatamente a Côte d'Ivoire para ocupar su puesto como jefe del nuevo gobierno debido a que se produjo una serie de manifestaciones masivas, y a menudo violentas, en Abidján y otras ciudades para protestar contra la asignación de los ministerios de defensa e interior a los movimientos rebeldes. En esas manifestaciones se atacaron deliberadamente los intereses e instalaciones franceses en Abidján.

Además de las manifestaciones, los dirigentes de las fuerzas de defensa de Côte d'Ivoire escribieron al Presidente Gbagbo expresando su oposición a la participación de los movimientos rebeldes en el nuevo gobierno. Los dirigentes de los principales partidos políticos que firmaron el Acuerdo de Linas-Marcoussis también rechazaron la asignación de los ministerios de defensa e interior a los movimientos rebeldes, y el Ministro del Interior dijo que el Acuerdo de Linas-Marcoussis era "nulo y carente de valor". La situación se complicó por la posición aparentemente ambivalente del Presidente Gbagbo, que al volver de París dijo que el Acuerdo era una serie de "propuestas".

En un discurso a la nación pronunciado el 7 de febrero de 2003, el Presidente Gbagbo confirmó el nombramiento del Sr. Seydou Diarra como nuevo Primer Ministro y le pidió que propusiera un nuevo gabinete. Al mismo tiempo, el Presidente dijo que tenía la intención de conservar todas sus prerrogativas constitucionales, y no aplicaría las disposiciones del Acuerdo de Linas-Marcoussis que considerara que discrepaban con la Constitución de Côte d'Ivoire. En particular, no aceptó la disposición relativa a la irrevocabilidad del nombramiento del Primer Ministro y la propuesta de desarmar a las fuerzas armadas nacionales. El Presidente también rechazó la asignación de los ministerios de defensa e interior a los movimientos rebeldes.

A pesar de los mensajes contradictorios del Presidente, su discurso a la nación tuvo el efecto positivo de calmar la situación, ya que cesaron las manifestaciones callejeras en Abidján. Otro hecho alentador fue que los jefes de las fuerzas de defensa y seguridad anunciaron que ya no se oponían a la participación de los movimientos rebeldes en el nuevo gobierno, siempre que renunciaran a las importantes carteras de defensa e interior. Siete partidos políticos signatarios del Acuerdo de Linas-Marcoussis también expresaron públicamente su apoyo a la asignación de algunos puestos del nuevo gobierno de reconciliación nacional a los movimientos rebeldes. Por su parte, los tres movimientos rebeldes y el partido RDR del Sr. Ouattara denunciaron lo que percibieron como una desviación del Presidente Gbagbo de lo pactado en el Acuerdo.

Las iniciativas del Grupo de Contacto de la CEDEAO sobre Côte d'Ivoire para romper el punto muerto en la aplicación del Acuerdo culminaron en una reunión en la cumbre celebrada en Yamoussoukro el 10 de febrero de 2003, a la que asistieron el Presidente Eyadéma del Togo, el Presidente de Ghana, John Agyekun Kufuor, y el Presidente de Nigeria, Olusegun Obasanjo, así como el Presidente interino de la Comisión de la Unión Africana, Sr. Amara Essy, el Vicepresidente de Sudáfrica, Sr. Jacob Zuma y el Presidente Gbagbo. El Sr. Seydou Diarra viajó a Yamoussoukro con los Jefes de Estado de la CEDEAO y tomó posesión de su cargo de Primer Ministro en esa ocasión. En la reunión se exploraron arreglos alternativos para la distribución de puestos del nuevo gobierno de unidad nacional que fueran aceptables para todas las partes. Sin embargo, los movimientos rebeldes se negaron a asistir, aduciendo que no querían renegociar los entendimientos alcanzados en París.

Tras su toma de posesión, el Primer Ministro Diarra celebró extensas consultas sobre la composición del gobierno de reconciliación nacional con todas las partes de Côte d'Ivoire interesadas, así como con el Presidente de Ghana, actual Presidente de la CEDEAO, y otros dirigentes de la región. Sin embargo, las consultas no obtuvieron resultados positivos, ya que los rebeldes siguieron insistiendo en obtener los ministerios de defensa e interior. Además, el Presidente Gbagbo parecía renuente a delegar la autoridad necesaria al Primer Ministro, como se requería en virtud del Acuerdo de Linas-Marcoussis, e insistió en que tendría la última palabra sobre la composición del nuevo gobierno. El Sr. Diarra presentó una lista provisional en dos ocasiones, pero el Presidente Gbagbo elaboró una lista diferente. En consecuencia, tras una reunión con los movimientos rebeldes en Bouaké, celebrada el 3 de marzo de 2003, en la que éstos se negaron a hacer concesiones sobre la cuestión de los puestos de defensa e interior, el Primer Ministro advirtió que consideraría la posibilidad de presentar la dimisión si se seguían obstaculizando sus esfuerzos por formar el nuevo gobierno.

Finalmente se lograron algunos progresos para romper el estancamiento en una reunión de los 10 signatarios del Acuerdo de Linas-Marcoussis, organizada en Accra del 6 al 8 de marzo de 2003 por el Presidente Kufuor en su calidad de actual Presidente de la CEDEAO. En la reunión, las partes acordaron la creación de un Consejo de Seguridad Nacional integrado por 15 miembros, comprendidos representantes de los 10 signatarios, así como del ejército, la gendarmería, la policía, el Presidente Gbagbo y el Primer Ministro Diarra, para supervisar el funcionamiento de los controvertidos puestos de defensa e interior. También pidieron al Primer Ministro que presentara candidatos para los dos ministerios, que serían nombrados por consenso, y se llegó a un nuevo entendimiento sobre la distribución de los demás puestos del gabinete. Posteriormente, el 10 de marzo el Presidente Gbagbo emitió un decreto en el que delegaba atribuciones al Primer Ministro para que ejecutara el programa de trabajo establecido en el Acuerdo de Linas-Marcoussis, pero únicamente durante seis meses. En otro acontecimiento positivo, que podría contribuir al fomento de la confianza entre las partes, el 11 de marzo representantes de los movimientos rebeldes viajaron a Yamoussoukro, ciudad controlada por el Gobierno, y se reunieron con el Presidente Gbagbo para celebrar más conversaciones sobre la formación del nuevo gobierno. También se hicieron esfuerzos por reunir al nuevo gobierno en Yamoussoukro el 13 de marzo, pero los miembros del gabinete nombrados por los tres movimientos rebeldes y el partido RDR del Sr. Ouattara se negaron a asistir aduciendo motivos de seguridad.

CRONOLOGÍA * (Marzo de 2003-abril de 2004)

Preparado y mantenido en español por la Sección del Sitio Internet de la ONU
de la División de Noticias y Medios de Información del Departamento de Información Pública,
en colaboración con el Departamento de Operaciones de Paz. © Naciones Unidas 2004