GRUPO DE APOYO DE LA POLICÍA DE LAS NACIONES UNIDAS
UNPSG

Se estableció para seguir supervisando la actuación de la policía croata en la región del Danubio, en particular en relación con el regreso de las personas desplazadas, durante un único período de nueve meses que comenzó el 16 de enero de 1998 y terminó el 15 de octubre de 1998. El Grupo asumió las tareas policiales de la Administración de Transición de las Naciones Unidas en Eslavonia Oriental, Baranja y Srijem Occidental cuando finalizó el mandato de esta misión.

PERFIL DE LA MISIÓN
EMPLAZAMIENTO
Eslavonia Oriental, Baranja y Srijem Occidental
(La región del Danubio de Croacia)
SEDE
Vukovar (Cuartel general de la policía)
Zagreb (Oficina de Enlace de las Naciones Unidas)

DURACIÓN
Del 16 de enero al 15 de octubre de 1998 (supervisión de la policía traspasada a la OSCE el 16 de octubre)

FUNCIÓN

En virtud de la autorización del Consejo de Seguridad en la resolución 1145(1997) , de 19 de diciembre de 1997, el Grupo de Apoyo de la policía de las Naciones Unidas (UNPSG) asumió el 16 de enero de 1998 las tareas policiales de la Administración de Transición de las Naciones Unidas en Eslavonia Oriental, Baranja y Srijem Occidental UNTAES después de que expirara el mandato de esta misión. La función del Grupo de Apoyo de la policía consistía en seguir supervisando la actuación de la policía croata en la región del Danubio, en particular en relación con el regreso de las personas desplazadas, durante un único período de nueve meses que comenzó el 16 de enero de 1998 y terminó el 15 de octubre de 1998.

REPRESENTANTE DEL SECRETARIO GENERAL*;
JEFE DEL GRUPO DE APOYO;
JEFE DE LA OFICINA DE ENLACE DE LA ONU EN ZAGREB

Sr. Souren Seraydarian (República Árabe Siria)
COMISIONADO DE POLICÍA
Superintendente Jefe Halvor Hartz (Noruega)
EFECTIVOS
a 30 de septiembre de 1998:
Total de la Misión (personal uniformado):
114 policías, apoyados por personal civil de contratación local e internacional, y dirigidos por el Representante del Secretario General.
CONTRIBUYENTES DE PERSONAL
DE POLICÍA CIVIL

a 30 de septiembre de 1998:
Argentina, Austria, Dinamarca, Egipto, Estados Unidos de América, Federación de Rusia, Fiji, Finlandia, Indonesia, Irlanda, Jordania, Kenya, Lituania, Noruega, Polonia, Suecia, Suiza, Ucrania
ASPECTOS FINANCIEROS
Método de financiación de la misión: Cálculos con respecto a la Cuenta Especial

En virtud de la adopción de la resolución 52/244, de 26 de junio de 1998, la Asamblea General decidió aportar 23 millones de dólares de los EE.UU. brutos (21,66 millones de dólares netos) para la liquidación de la UNTAES y el mantenimiento del Grupo de Apoyo de la policía durante el período comprendido entre el 16 de enero y el 30 de junio de 1998. En virtud de la misma resolución, la Asamblea contribuyó con 7,48 millones de dólares brutos (6,99 millones de dólares netos) para financiar el mantenimiento y la liquidación del Grupo de Apoyo durante el período que abarca desde el 1 de julio al 30 de noviembre de 1998. Las cantidades aprobadas incluyen los gastos de personal de 180 policías civiles y su apoyo, compuesto por 53 civiles de contratación internacional y 165 de contratación local. (véase el comunicado de prensa GA/9425)*

ANTECEDENTES

Al aprobar por unanimidad la resolución 1145(1997) el 19 de diciembre de 1997, el Consejo de Seguridad decidió establecer un grupo de apoyo integrado por 180 observadores de la policía civil para seguir supervisando la actuación de la policía croata en la región del Danubio, en particular en relación con el regreso de las personas desplazadas, durante un único período de nueve meses que comenzó el 16 de enero de 1998. El grupo de apoyo tenía que continuar con ese aspecto de la labor de la Administración de Transición de las Naciones Unidas en Eslavonia Oriental, Baranja y Srijem Occidental UNTAES. El mandato de la UNTAES expiró el 15 de enero de 1998. Para aquel entonces la UNTAES, en virtud del Acuerdo Básico * para la región (S/1995/27, anexo) de noviembre de 1995 y de los anteriores Acuerdos de Dayton * sobre la ex Yugoslavia, había cumplido con éxito su objetivo principal, que consistía en reintegrar pacíficamente esa región en Croacia dentro del marco temporal de dos años previsto. En virtud del Acuerdo Básico alcanzado a finales de 1995, los Gobiernos de Croacia y de la República Federativa de Yugoslavia, así como la autoridad serbia local de la región, aceptaron un plan para reintegrar de manera pacífica la región del Danubio, de gran diversidad étnica, en Croacia. El período de transición de dos años finalizó el 15 de enero de 1998, cuando expiró el mandato de la UNTAES. (para una perspectiva general véase: CRONOLOGÍA DE LA UNTAES ).

En la resolución 1145(1997), el Consejo decidió que el Grupo de Apoyo de la policía de las Naciones Unidas asumiera la responsabilidad respecto de los bienes del anterior personal de la UNTAES y de propiedad de las Naciones Unidas que debiera utilizar en el cumplimiento de su mandato. Alentó al Grupo de Apoyo y a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) a que se mantuvieran en contacto a fin de facilitar un traspaso sin tropiezos de la responsabilidad a esa organización y acogió con beneplácito la función clave de la OSCE. El Consejo reiteró su llamamiento a todos los Estados de la región, incluida Croacia, para que cooperaran plenamente con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia e instó al Gobierno de Croacia a que cumpliera plenamente y con prontitud todas sus obligaciones y compromisos, incluidos los contraídos con la UNTAES, con respecto a la región. Acogiendo con satisfacción el hecho de que se hubieran alcanzado ciertos progresos en el regreso pacífico en ambas direcciones de las personas desplazadas y el regreso de los refugiados en la región, el Consejo instó al Gobierno de la República de Croacia a que eliminara todas las dificultades jurídicas y de otra índole que dificultaran el regreso en ambas direcciones, mediante, entre otras cosas, la solución de las cuestiones de derechos de propiedad, el establecimiento de procedimientos claros que regulen los regresos, la financiación suficiente del Concejo Municipal Mixto y de todas las actividades pertinentes de las municipalidades y la aclaración y aplicación plena de la Ley de Amnistía.

La adopción de la resolución 1145(1997) siguió a la consideración del Consejo sobre el informe de 4 de diciembre de 1997 del Secretario General sobre la UNTAES S/1997/953, que recomendaba finalizar la UNTAES el 15 de enero de 1998 y reemplazarla por un Grupo de Apoyo de la policía integrado por 180 policías civiles para seguir supervisando la actuación de la policía croata en la región del Danubio, en particular en relación con el regreso de las personas desplazadas. Hasta el 15 de enero de 1998, los Administradores de Transición de la UNTAES fueron entregando progresivamente al Gobierno de Croacia el mando operacional de todas las funciones restantes de la UNTAES en la región, a la vez que mantenían su autoridad para intervenir e invalidar. De acuerdo con el plan del Secretario General, el Grupo de Apoyo de policía civil, posterior a la UNTAES, se situó en el cuartel general principal de la policía croata y en las 20 comisarías croatas que hay en la región del Danubio. El Grupo tenía su cuartel general en Vukovar y funcionaba bajo la responsabilidad general de una unidad con base en Zagreb. Además de tres patrullas móviles, su principal tarea consistía en mantener una vigilancia de las actividades de la policía 24 horas al día en la zona del mandato del Grupo. El límite de tiempo se fijó en nueve meses con la posibilidad de finalizar antes, si lo permitían las circunstancias. El 13 de enero de 1998, el Secretario General designó al Sr. Souren Seraydarian, de la República Árabe Siria, como su Representante y Jefe del Grupo de Apoyo y de la Oficina de Enlace de las Naciones Unidas en Zagreb (S/1998/29).

ACTIVIDADES Y ACONTECIMIENTOS DEL GRUPO DE APOYO DE LA POLICÍA:
DESDE ENERO HASTA OCTUBRE DE 1998

10 de febrero: primera evaluación sobre el terreno

El 10 de febrero de 1998, el Jefe del Grupo de Apoyo informó de que la transición de la UNTAES a la misión de apoyo de la policía civil había transcurrido sin obstáculos y de que la nueva misión funcionaba plenamente de acuerdo con su mandato. La misión cooperó estrechamente con la OSCE y mantuvo estrechos contactos con otros organismos de la ONU en Croacia. A pesar de la relativa estabilidad, un nivel preocupante de hostigamientos e intimidaciones étnicas creó un clima de miedo e incertidumbre entre la población serbia local y originó un índice elevado de salidas "silenciosas" de la región. De acuerdo con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), sólo quedaban 12.900 de los 45.000 serbios desplazados que antes residían en la región. La actuación de la policía croata se aceptaba generalmente y su respuesta a las quejas era rápida y eficaz.

13 de febrero: El Consejo de Seguridad destaca la cooperación entre la ONU y la OSCE
El Presidente del Consejo de Seguridad hizo pública una Declaración S/PRST/1998/3el 13 de febrero que trataba la situación en Croacia, en la que tomaba nota de que, pese a la conclusión positiva de la UNTAES y a los esfuerzos de Croacia, incluida su solicitud para que se estableciera el grupo de apoyo de la policía civil, el Gobierno de Croacia seguía siendo responsable de los derechos y de la seguridad de los miembros de todos los grupos étnicos dentro de la República y estando vinculado por las obligaciones y compromisos que contrajo en virtud del Acuerdo Básico y otros acuerdos internacionales. A este respecto, el Consejo exhortó a Croacia a que redoblara sus esfuerzos para promover la total reintegración de la región, en particular para resolver las cuestiones relativas a la propiedad y otros problemas que obstaculizaban el regreso de los refugiados y las personas desplazadas, para proteger los derechos humanos y para aumentar la confianza de la opinión pública en la policía croata. El Consejo era firme partidario de que existiera la mayor cooperación posible entre las Naciones Unidas y la OSCE en la región, para lo cual alentó al Grupo de Apoyo y a la misión de la OSCE a que se mantuvieran totalmente informados.

6 de marzo: El Consejo de Seguridad pide a Croacia que
cumpla sus obligaciones en virtud del Acuerdo Básico

En otra Declaración del Presidente hecha pública el 6 de marzo, el Consejo de Seguridad S/PRST/1998/6 expresó su preocupación en relación con la falta de cumplimiento de las obligaciones del Gobierno de Croacia, asumidas en virtud del Acuerdo Básico * de 1995 y el acuerdo de 23 de abril de 1997 entre la UNTAES, el ACNUR y Croacia, en el que se trataba el regreso de los refugiados y de las personas desplazadas. El Consejo estaba preocupado por los cada vez más comunes incidentes de hostigamiento e intimidación de la comunidad serbia local en la región y por el fracaso de Croacia a la hora de aplicar de manera eficaz el proceso de reconciliación nacional a nivel local. Por consiguiente, el Consejo pidió al Gobierno de Croacia que reafirmara públicamente y que demostrara con sus acciones su compromiso para cumplir sus obligaciones en virtud del Acuerdo Básico y que tomara medidasinmediatas e inequívocas para garantizar la seguridad y los derechos de todos los ciudadanos de Croacia y crear confianza en la comunidad serbia en toda Croacia, proporcionando la financiación prometida al ConsejoMunicipal Mixto. Exhortó al Gobierno de Croacia a que estableciera procedimientos claros para la documentación de los refugiados; preparara un plan justo para los regresos en las dos direcciones en toda la nación; aplicara plenamente y con justicia sus leyes sobre amnistía; garantizara prestaciones justas en el empleo e igualdad de oportunidades económicas y velara por el respeto del Estado de derecho en condiciones no discriminatorias. El Consejo destacó que, después de que finalizara la UNTAES, el Gobierno de Croacia era el responsable de reintegrar en su totalidad la región del Danubio. Las Naciones Unidas, por su parte, continuarían trabajando estrechamente con la OSCE para supervisar la situación y recordar a Croacia sus obligaciones.

30 de marzo: Cambia la composición étnica de la policía
El 30 de marzo de 1998, el Representante del Secretario General informó de que la composición étnica de la policía estaba cambiando cada vez más en la región. Ahora los croatas integraban el 51 por ciento, los serbios el 45,8 por ciento y otros grupos étnicos el 3,2 por ciento de la policía en la región. Los agentes serbios, quienes dejaban el cuerpo a un ritmo de 10 al mes, no se reemplazaban con nuevos reclutas serbios. Para mantener la proporción étnica acordada, el UNPSG propuso dos opciones: apostar nuevos agentes serbios procedentes de otras partes de Croacia o reducir el número de croatas.

11 de junio: Siguen sin resolverse algunos problemas básicos relacionados con la reconstrucción de comunidades multiétnica
El 11 de junio de 1998, el Secretario General informó al Consejo de Seguridad S/1998/500 de que se había desplegado a los 180 observadores de la policía civil en14 comisarías croatas de la región, así como en el cuartel general departamental de la policía croata, en Vinkovci y Osijek, donde seguían de cerca las actividades de la policía 24 horas al día. El UNPSG supervisaba las operaciones de la policía local en todos los niveles; la realización de patrullas, incluidas patrullas móviles mixtas; la participación de las investigaciones de la policía local y el seguimiento de éstas hasta que los casos pertinentes se remitían a un tribunal o al ministerio público, actividades de observación de los derechos humanos y la orientación de la policía local, incluidas ciertas actividades de capacitación. La actuación de la policía croata se medía en función de las normas internacionales de los organismos de cumplimiento de la ley.

El 7 de junio, había en la policía 794 croatas, 673 serbios y 49 agentes pertenecientes a otras etnias. Las condiciones de trabajo, los sueldos y las prestaciones sociales de la fuerza local de policía eran iguales para todos sus integrantes, independientemente de su etnia, y no se observaban prácticas discriminatorias. La respuesta policial a los incidentes de motivación étnica y a los casos de desalojo y de intimidación en materia de vivienda solía ser satisfactoria; y el setenta y cinco por ciento de los incidentes en la región eran disputas sobre bienes inmuebles entre personas que deseaban regresar y desplazados residentes en ellos. La opinión pública tenía la impresión general de que los actos de hostigamiento quedaban impunes, lo que reducía la confianza de la población local en la policía y el sistema judicial. Mientras tanto, el ACNUR calculó que, desde 1996, habían emigrado de Croacia unos 42.500 residentes y personas desplazadas de origen serbio - más de 2.200 personas pidieron asilo en Noruega.

El Secretario General señaló que algunas cuestiones básicas continuaban todavía pendientes de solución, incluidas las relativas a la abrogación de leyes discriminatorias en materia de derechos sobre la propiedad y el establecimiento de mecanismos eficaces que permitieran la restitución de los bienes a sus propietarios. El Gobierno tuvo que adoptar un programa nacional amplio respecto de las personas que regresaban y elaborar un plan de reconstrucción equilibrado. Continuaba habiendo una gran disparidad entre los compromisos reconfirmados una y otra vez por las más altas autoridades, por un lado, y el cumplimiento en niveles inferiores, por el otro. Esos factores se conjugaron para hacer pensar a la población serbialocal que no tenían futuro en Croacia.

2 de julio: Se pide a Croacia que mejore la respuesta policial a los incidentes de naturaleza étnica
En la Declaración del Presidente S/PRST/1998/19 de 2 de julio, el Consejo de Seguridad tomó nota con preocupación de que, a pesar de la gran presencia de la policía croata, los incidentes de naturaleza étnica, los casos de desalojo y de intimidación en materia de vivienda no cesaron, sino que aumentaron. El Consejo expresó una gran preocupación por el importante número de serbios que emigraron de Croacia desde 1996, debido a la continuación de los problemas de seguridad y de los actos de intimidación por razones étnicas, la penosa situación económica, los obstáculos burocráticos, la legislación discriminatoria y el estancamiento de un programa de regreso en dos direcciones, lo cual dificultó la restauración de una sociedad multiétnica. Por ello, el Consejo acogió con beneplácito la adopción por parte del Gobierno de Croacia de un programa nacional para el regreso y alojamiento de personas desplazadas, refugiados y exiliados (S/1998/589) el 20 de junio de 1998 y exigió su cumplimiento inmediato y total a todos los niveles, incluyendo la abrogación de leyes discriminatorias, para que los propietarios pudieran recuperar sus bienes. El Consejo también exigió el cumplimiento de la Ley de convalidación y de la Ley de Amnistía, el funcionamiento de los municipios locales y la financiación permanente del Consejo Municipal Mixto, así como una mejorada respuesta policial a los incidentes de naturaleza étnica, a los desalojos y a la intimidación en materia de vivienda. Se deberían tomar medidas para aumentar la confianza pública en la policía, incluyendo la difusión de información al público y la realización deactividades policiales preventivas. El Consejo de Seguridad acogió con satisfacción la decisión del Consejo Permanente de la OSCE del 25 de junio de 1998 de desplegar observadores de policía civil para que se hicieran cargo, después del 15 de octubre de 1998, de las funciones del personal del Grupo de Apoyo. Apoyó la elaboración de un calendario para el traspaso a la OSCE de las funciones del Grupo de Apoyo y estaba de acuerdo con la intención del Secretario General de reducir gradualmente el número de observadores de policía civil.

23 de septiembre: A medida que los incidentes de naturaleza étnica, la violencia y el vandalismo aumentan en gravedad, la respuesta de la policía croata se ajusta a las normas internacionales para el cumplimiento de la ley El 23 de septiembre, el Secretario General informó al Consejo de Seguridad S/1998/887 de que, a pesar de las mejoras en la situación de seguridad, la gravedad de los incidentes por motivos étnicos se había incrementado, pues se observaron más casos violentos, aumentos en tiroteos por motivos étnicos, explosiones, asaltos y vandalismo. Como contrapunto positivo, la actuación de la policía y la respuesta general de la policía a las actividades delictivas se ajustaba entonces a las normas internacionales fijadas por los organismos de cumplimiento de la ley descritas en las "Reglas de justicia penal de las Naciones Unidas para la policía de mantenimiento de la paz" (segunda edición, 1996). Unos 120 policías de todos los grupos étnicos asistieron a cursos de adiestramiento dentro de la región auspiciados por el Centro Austríaco de Paz y Resolución de Conflictos. A nivel de las comisarías, todos los policías recibieron instrucción semanalmente con la ayuda del UNPSG. En relación con el total de denuncias, la policía presentó cargos en más del 75% de los casos, pero la actuación de la policía se vio empañada por un sistema judicial entonces ineficiente. Para septiembre, la fuerza de policía local constaba de 1.522 policías, a saber, 801 croatas, 672 serbios y 49 agentes pertenecientes a otras etnias. Se respetó un criterio de plena proporcionalidad en todos los grados, incluidos los puestos superiores y de mando.

El 26 de junio de 1998, el Gobierno de Croacia aprobó un "Programa para el regreso y el alojamiento de los desplazados, refugiados y exiliados", elaborado en estrecha colaboración con el ACNUR, las Naciones Unidas, la OSCE y la Comisión del artículo 11. El programa de regreso comprometió al Gobierno a adoptar modificaciones legislativas, incluyendo la derogación de la Ley de apropiación y administración temporal de determinadas propiedades y de la Ley de arrendamiento de apartamentos en las zonas liberadas. Un factor clave de la puesta en práctica del programa de regreso fue el establecimiento, antes del 31 de julio de 1998, de comisiones de vivienda en todas las zonas de regreso. Desde que se aprobó el programa de regreso, se han recibido 10.411 solicitudes para regresar a Croacia presentadas por refugiados serbios de Croacia en la República Federativa de Yugoslavia y Bosnia y Herzegovina (República Srpska) a la Oficina del Gobierno de Croacia para Personas Desplazadas y Refugiados. Todas estas solicitudes se han presentado con la ayuda del ACNUR, que informó de que se había aprobado el regreso de 3.810 personas. Según la Oficina para Personas Desplazadas y Refugiados, 22.501 ciudadanos croatas de etnia serbia han regresado a Croacia procedentes de la República Federativa de Yugoslavia y Bosnia y Herzegovina, y otros 22.300 ciudadanos croatas de etnia serbia han regresado a otras partes de Croacia desde la región.

El Grupo de Apoyo y la OSCE establecieron un Comité Mixto de Dirección para que supervisara el proceso de transición para traspasar las tareas policiales a la OSCE el 16 de octubre de 1998. Se ha formulado un concepto de las operaciones, muy similar al que aplicaba el Grupo de Apoyo, para la siguiente misión de la OSCE, que ya recibió numerosas promesas de naciones dispuestas a aportar observadores de policía. Muchas de ellas ya estaban prestando servicios en el Grupo de Apoyo y por ello tenían experiencia en la tarea y estaban familiarizadas con la región. La reducción gradual del Grupo de Apoyo se inició a mediados de agosto para facilitar el traspaso de funciones a la misión de supervisión de la policía de la OSCE, que tenía que desplegar a mediados de septiembre los primeros 120 supervisores de policía en la región.

El Secretario General observó que el progreso para crear una fuerza policial multiétnica activa era un logro digno de mención para la región del Danubio de Croacia. La vigilancia y el asesoramiento a nivel internacional han sido factores esenciales para garantizar las mejoras en la actuación de la policía. El mantenimiento de un equilibrio étnico en la fuerza de policía se vio como un elemento esencial para conservar las perspectivas de una comunidad multiétnica en la región y promover la confianza en la fuerza de policía - por lo que debería seguir siendo una prioridad para el Gobierno de Croacia-. En general, el Gobierno de Croacia ha adoptado una serie de medidas para cumplir los compromisos contraídos con la comunidad internacional. Ha cumplido mayormente sus obligaciones con respecto al empleo y a otras cuestiones enunciadas en varios acuerdos de reintegración concertados con la UNTAES. Se ha puesto en marcha un amplio programa a nivel nacional para el regreso de las personas desplazadas y se han derogado varias leyes discriminatorias. Por otra parte, seguía en pie la cuestión esencial relacionada con el programa de regreso en dos direcciones, seguían vigentes algunas leyes discriminatorias, no se aplicó totalmente la Ley de convalidación, el Gobierno no cumplió los compromisos contraídos con el Concejo Municipal Mixto y el programa de reconciliación nacional no se llevó adelante enérgicamente. En última instancia, el Gobierno era el responsable de solucionar estas cuestiones, pero era necesario un apoyo internacional continuado para facilitar el regreso en las dos direcciones. Teniendo en cuenta la estabilidad general de la situación de seguridad, el Secretario General confiaba en que el Grupo de Apoyo pudiera seguir reduciendo gradualmente su personal y concluir sus operaciones el 15 de octubre de 1998, como se había previsto, y en que en esa fecha la OSCE podría hacerse cargo de la vigilancia internacional.

27 de octubre: El Secretario General señala en el informe final que la transición
del Grupo de Apoyo a la OSCE transcurrió sin obstáculos el 16 de octubre

El 27 de octubre de 1998, el Secretario General presentó al Consejo de Seguridad su informe final sobre el Grupo de Apoyo de la policía de las Naciones Unidas S/1998/1004 . El Secretario General declaró que el mandato del Grupo de Apoyo se había completado totalmente y llegado a su término el 15 de octubre de 1998. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) asumió las funciones de vigilancia de la policía el día siguiente. La transición transcurrió sin obstáculos y se destacó a 118 observadores de la policía de la OSCE en todas las comisarías locales que antes estaban a cargo del personal del Grupo de Apoyo de Policía Civil. Sesenta de estos observadores habían servido antes con las Naciones Unidas. El Ministerio del Interior de Croacia ha confirmado a la OSCE que sus observadores de la policía gozarán del mismo acceso a las comisarías, los documentos y las operaciones de la policía, incluidas las investigaciones y los puestos de control, que el que gozó el Grupo de Apoyo.

El Secretario General calificó la situación general de seguridad de satisfactoria, a pesar de un persistente y preocupante nivel de incidentes causados por razones étnicas. La actuación de la policía ha mejorado notablemente desde el inicio del mandato del Grupo de Apoyo, y el Gobierno ha tomado medidas para que esta mejora continúe. El Secretario General recomendó que se tomaran medidas para promover la confianza del público en el cuerpo de policía mediante una activa campaña de información, acción preventiva de la policía y la organización de un programa de actividades policiales en las comunidades. El proceso de retorno de los refugiados a Croacia bajo los auspicios del Programa para el regreso y el alojamiento de los desplazados, refugiados y exiliados (S/1998/589) continuó, aunque lentamente. Sin embargo, no hubo progresos en la restitución de los bienes a los ciudadanos croatas de etnia serbia. El número de personas croatas desplazadas que regresaron a la región era inferior al previsto, a pesar del excedente de casas reconstruidas disponibles en la región. El principal obstáculo al regreso era la falta de empleos en la zona. Por ello, además de políticas no discriminatorias, la revitalización y reconstrucción económicas en la región eran elementos importantes para crear un entorno propicio para los retornos sostenibles y duraderos. Para tal fin, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), prestó apoyo a las actividades del Gobierno encaminadas a desarrollar y aplicar un plan de reconstrucción nacional. Al mismo tiempo, el Concejo Municipal Mixto, creado en virtud del Acuerdo Básico * , de 1995, estaba al borde del colapso y socavó la confianza local en la aplicación continuada de los compromisos contraídos por el Gobierno de Croacia. Se esperaba que el desmantelamiento total del Grupo de Apoyo de Policía quedase terminado para el 15 de diciembre de 1998.

En sus observaciones finales, el Secretario General observó que la conclusión del mandato del Grupo de Apoyo de Policía suponía el resultado positivo de la utilización de personal de policía civil para asegurar la consolidación de la paz después del retiro de una operación mucho mayor. En cumplimiento de su mandato, el Grupo de Apoyo de Policía ayudó a prevenir el retorno de la inestabilidad a la región. Demostró ser un instrumento eficiente para ayudar a mantener las condiciones conducentes a un traspaso ordenado a la OSCE, hasta el momento del traspaso final de plenas responsabilidades a las autoridades nacionales.

6 de noviembre: El Consejo de Seguridad acoge con beneplácito un
traspaso sin tropiezos de la responsabilidades policiales a la OSCE

Asimismo, en una Declaración del Presidente presentada el 6 de noviembre S/PRST/1998/32 el Consejo de Seguridad acogió con satisfacción la fructífera conclusión del mandato del Grupo de Apoyo de la policía y el traspaso sin tropiezos de responsabilidades al programa de supervisión de la policía de la OSCE. El Consejo recordó el compromiso del Gobierno de Croacia de garantizar que los observadores de la policía de la OSCE dispondrían del mismo acceso a las comisarías, los documentos y las operaciones de la policía, incluidas las investigaciones y los puestos de control, que el que se concedió al Grupo de Apoyo de la policía de las Naciones Unidas. Expresando su reconocimiento a todos los que participaron en las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en la región del Danubio de Croacia, el Consejo de Seguridad señaló que su dedicación y perseverancia supusieron una contribución importante a la paz regional.


Éste no es un documento oficial de las Naciones Unidas.
Preparado y mantenido en español por la Sección del Sitio Internet de la ONU
de la División de Noticias y Medios de Información del Departamento de Información Pública,
en colaboración con el Departamento de Operaciones de Paz.
El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación
de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca.
© Las Naciones Unidas 2003
Portada Las Naciones Unidas