Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Antecedentes

El Sáhara Occidental, un territorio que se encuentra en la costa noroccidental de África y que limita con Marruecos, Mauritania y Argelia, estuvo bajo administración española hasta 1976. Tanto Marruecos como Mauritania lo reclamaron, a lo que se opuso el Frente Popular para la Liberación de Saguía el-Hamra y de Río de Oro (Frente POLISARIO).

«En general, la cesación del fuego se ha mantenido desde el despliegue de la MINURSO en septiembre de 1991. Sin embargo, el periodo de transición aún no ha comenzado, debido a la diferencia de opiniones de las partes sobre algunos aspectos claves del plan, (relacionadas con la aplicación de las propuestas de arreglo)».

Las Naciones Unidas llevan buscando una solución para el Sáhara Occidental desde la retirada de España en 1976 y la subsiguiente lucha entre Marruecos, que había “reintegrado” el territorio, y el Frente POLISARIO, respaldado por Argelia. Por su parte, Mauritania dejó de reclamar el Sáhara Occidental en 1979. En este mismo año, la Organización de la Unidad Africana (OUA) se unió a la búsqueda de una solución pacífica para el conflicto.

Establecimiento de la MINURSO

En 1985, el Secretario General de las Naciones Unidas, en colaboración con la OUA, inició una misión de buenos oficios que dio lugar a «las propuestas de arreglo», aceptadas el 30 agosto de 1988 por Marruecos y el Frente POLISARIO. En 1990, el Consejo de Seguridad aprobó el del Secretario General (S/21360 Documento PDF), que contenía el texto completo de las propuestas de arreglo y el esquema del plan del Secretario General para su aplicación. El 29 de abril de 1991, el Consejo de Seguridad decidió crear, en su resolución 690 (1991) Documento PDF, la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO), de acuerdo con el informe del Secretario General (S/22464 Documento PDF) que explicaba con mayor detalle el plan de aplicación.

El plan estableció un periodo de transición durante el cual la responsabilidad en todas las cuestiones relacionadas con un referéndum en el que los habitantes del Sáhara Occidental eligiesen entre la independencia o la integración con Marruecos recaería, única y exclusivamente, sobre el Representante Especial del Secretario General. Este sería ayudado en su tarea por un Representante Especial Adjunto y por un grupo formado por personal civil, militar y policía de las Naciones Unidas, conocido como la MINURSO. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados llevaría a cabo un programa de repatriación de las personas con derecho a voto del Sáhara Occidental establecidas fuera del Territorio. Se determinó que el periodo de transición comenzase con la cesación del fuego y terminase con la proclamación de los resultados del referéndum.

En un principio se previó que el número de componentes civiles de la MINURSO oscilase entre 800 y 1.000, dependiendo de las necesidades de las diversas fases del periodo de transición. La dotación plena del componente militar constaría de 1.700 personas aproximadamente, y la unidad de seguridad de unos 300 funcionarios de policía.

Según el plan de arreglo, el referéndum del Sáhara Occidental debería haberse celebrado en enero de 1992; sin embargo, no fue posible proceder de acuerdo con el calendario original.

Cesación del fuego

El 24 mayo de 1991, el Secretario General propuso que la cesación del fuego entrase en vigor el 6 de septiembre. Ambas partes aceptaron esta fecha, pero durante los tres meses siguientes quedó claro que no sería posible terminar antes de ese día una serie de tareas necesarias para la cesación del fuego. Asimismo, se comprobó que, a pesar de la aceptación inicial de ambas partes del plan de arreglo, aún persistían divergencias importantes entre ellas. Por consiguiente, una de las partes no fue capaz de aceptar el 6 de septiembre de 1991 como fecha para el comienzo del periodo de transición.

Entretanto, las hostilidades habían estallado en el Territorio, interrumpiendo una cesación del fuego informal que llevaba más de dos años vigente. En tales circunstancias, el Secretario General decidió que la cesación del fuego formal debía entrar en vigor el 6 de septiembre tal y como se había previsto inicialmente, siempre y cuando el periodo de transición comenzase tan pronto como se hubieran finalizado las tareas pendientes. Asimismo propuso, apoyado por el Consejo de Seguridad, que se desplegase durante este tiempo a 100 observadores militares en el Territorio para supervisar la cesación del fuego y de las hostilidades en determinadas zonas. Posteriormente, se aumentó el número a 228, y se envió asimismo personal de apoyo logístico y administrativo.

El cometido principal de la MINURSO en ese momento se limitaba a supervisar la cesación del fuego y de las hostilidades. Su sede principal se encontraba en Laayoune; las regionales, al norte y sur del Territorio. Se estableció además una Oficina de Enlace en Tindouf para mantener contacto con las autoridades de Argelia y con el Frente POLISARIO.

Las diferencias persisten

En general, la cesación del fuego se ha mantenido desde el despliegue de la MINURSO en septiembre de 1991. Sin embargo, el periodo de transición aún no ha comenzado, debido a la diferencia de opiniones de las partes sobre algunos aspectos claves del plan, en especial los que se refieren a los criterios sobre el derecho a voto. A pesar de estas dificultades, las partes han reiterado en varias ocasiones su compromiso con la aplicación del plan, y la MINURSO ha continuado ejerciendo sus funciones en la medida en que las condiciones se lo han permitido. Por su parte, el Secretario General y sus Representantes Especiales han continuado esforzándose por encontrar soluciones de compromiso aceptables para ambas partes. Este proceso ha obligado a realizar diversas revisiones del plan y del calendario.

La Comisión de Identificación de la MINURSO fue creada en mayo de 1993. Tras completar el trabajo de base necesario, en agosto de 1994, que incluía asegurar la cooperación entre las partes, la MINURSO comenzó el proceso de identificación de los votantes potenciales. Sin embargo, el progreso fue lento debido a dificultades de procedimiento y operacionales, y los esfuerzos por resolver las diferencias entre las partes no tuvieron éxito. En mayo de 1996, el Secretario General suspendió el proceso de identificación y se retiró a la mayoría del personal civil de la MINURSO, incluyendo el componente de policía cuya función era proveer seguridad y ayuda a la Comisión de Identificación. El componente militar permaneció allí con el fin de controlar y supervisar la cesación del fuego, tal y como ha hecho desde su despliegue.

A principios de 1997, el Secretario General intensificó el examen de los principales puntos conflictivos, incluyendo una serie de conversaciones directas entre las partes, sostenidas bajo los auspicios del Enviado Personal del Secretario General. En septiembre, lograda con éxito la conclusión de la última serie, el Secretario General informó de que habían entrado en vigor todos los acuerdos alcanzados durante las conversaciones.

En diciembre de 1997, el Secretario General restableció el proceso de identificación. A pesar de algunas dificultades, la identificación de todos los solicitantes de grupos tribales, excepto de los tres grupos en disputa, finalizó el 3 de septiembre de 1998. Sin embargo, las partes fueron incapaces de alcanzar un acuerdo sobre los solicitantes de los tres grupos.

En un intento de lograr que el proceso avanzase, en octubre de 1998, el Secretario General presentó a ambas partes un conjunto de medidas en el que se incluían dos protocolos: el primero, de identificación de los solicitantes restantes de los tres grupos tribales; el segundo, de proceso de apelación. El Frente POLISARIO aceptó las medidas el mes siguiente, y el gobierno de Marruecos, tras buscar aclaración, aceptó en principio en marzo de 1999.

En consecuencia, la identificación de las personas restantes de los tres grupos tribales se reanudó el 15 de junio de 1999. Por lo que respecta a los identificados en 1994 y 1995 y en el periodo comprendido entre diciembre de 1997 y septiembre de 1998, el proceso de apelaciones comenzó el 15 de julio, día en que se publicó la primera parte de la lista provisional. Esta lista incluía 84.251 nombres de solicitantes con derecho a voto, de un total de 147.249 personas identificadas. Durante dicho proceso de apelaciones, que duró seis semanas, la Comisión de Identificación recibió 79.000 solicitudes. La identificación de los solicitantes de los tres grupos tribales concluyó a finales de diciembre de 1999. De las 51.220 personas que se presentaron, 2.130 fueron declaradas con derecho a voto. El periodo de apelación para la segunda parte de la lista provisional comenzó el 15 de enero y se prolongó durante seis semanas.

Aunque había finalizado el proceso de identificación, las partes continuaron manteniendo posturas divergentes con relación al proceso de apelaciones, la repatriación de los refugiados y a otros aspectos cruciales del plan. Desde entonces, el Secretario General, a través de su Representante Especial y más tarde su Enviado Personal, continuó las consultas con las partes para propiciar una reconciliación de estas posturas; y para explorar caminos y medios para conseguir una resolución temprana, duradera y acordada de su disputa sobre el Sáhara Occidental.

Diálogo renovado mientras la MINURSO mantiene la paz

La situación política en el Sáhara Occidental ha visto algunos desarrollos positivos en los últimos años. Bajo los auspicios del Enviado Personal del Secretario General para el Sáhara Occidental, Representantes de las dos partes junto con representantes de los países vecinos, Mauritania y Argelia, se reunieron durante dos rondas de conversaciones patrocinadas por las Naciones Unidas en las afueras de Nueva York en junio y agosto de 2007.

A pesar de la continuada divergencia en las posiciones, el diálogo renovado marcó el momento de las primeras negociaciones directas entre las partes del conflicto en más de siete años. Se celebró una tercera ronda en enero de 2008 y las partes se reunieron para mantener más reuniones informales en agosto de 2009 y febrero de 2010. No obstante, ninguna de las reuniones produjo avance alguno sobre los temas sustanciales centrales.

Durante este periodo, la MINURSO continuó cumpliendo con su mandato, controlando la cesación del fuego y apoyando toda una serie de programas de asistencia para atender la difícil situación de las familias saharauis desplazadas y separadas. Mientras se reanudan las conversaciones sobre un acuerdo político mutuo para solucionar un conflicto que dura 32 años, la MINURSO sigue asistiendo a las partes en el mantenimiento de la cesación del fuego en la zona de amortiguación (también conocida como “la berma”) que se extiende a lo largo de todo el territorio disputado y separa la parte administrada por Marruecos (oeste) de la zona controlada por el Frente POLISARIO (este).

Inicio

 
Sección de Paz y Seguridad del Departamento de Información Pública en cooperación con el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz