ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Oficina de las Naciones Unidas de Apoyo a la Consolidación de la Paz

Preguntas frecuentes

Consolidación de la paz

Comisión de Consolidación de la Paz

Fondo para la Consolidación de la Paz

¿Qué es la consolidación de la paz?

Las Naciones Unidas parten de la premisa de que la consolidación de la paz es la base de una serie de medidas enfocadas, por un lado, a reducir el riesgo de reanudación de los conflictos mediante el fortalecimiento, a todos los niveles, de las capacidades nacionales de gestión de crisis, y por otro, a establecer los cimientos de una paz y un desarrollo sostenibles.

La consolidación de la paz se sustenta en una gran variedad de estrategias, procesos y actividades cuyo objetivo es tanto asegurar una paz duradera a largo plazo, como disminuir el riesgo de reanudación de conflictos violentos.


¿En qué se diferencia la consolidación de la paz del mantenimiento de la paz, del restablecimiento de la paz y del apoyo humanitario y al desarrollo?

No existe una definición simple y concluyente de consolidación de la paz que permita distinguirla nítidamente del resto de actividades. La consolidación de la paz se corresponde más bien con la continuidad de la estrategia, los procesos y las actividades destinadas a asegurar la paz a largo plazo, haciendo especial hincapié en evitar la reanudación de los conflictos. En el camino que lleva del conflicto a la paz se solapan un número considerable de objetivos y de actividades. Por tanto, la consolidación de la paz se puede considerar como un amplio marco de políticas que fortalece la sinergia entre los esfuerzos dirigidos a la prevención de los conflictos, al restablecimiento de la paz, al mantenimiento de la paz, a la recuperación y al desarrollo, en un ambiente de esfuerzo colectivo y constante que aspira a construir una paz sostenible.


¿Qué es la estructura de las Naciones Unidas para la consolidación de la paz?

La estructura para la consolidación de la paz Documento PDF en inglés de las Naciones Unidas consta de tres elementos :


¿Cómo funciona la estructura de las Naciones Unidas?

La estructura de las Naciones Unidas para la consolidación de la paz funciona relativamente bien. En la actualidad, hay seis países inscritos en el programa de la Comisión de la Consolidación de la Paz, un componente intergubernamental de la estructura que proporciona apoyo a los países que salen de situaciones de conflicto. Para ello, lleva a cabo campañas de sensibilización, garantiza la coherencia entre los diferentes agentes y moviliza los recursos destinados a programas específicos. El Fondo para la Consolidación de la Paz presta apoyo financiero a 24 países. El examen de 2010 de la estructura de las Naciones Unidas para la consolidación de la paz ha puesto de manifiesto algunas dificultades en su funcionamiento y su eficacia. En particular, el examen ha llevado a la Comisión a reducir el costo de las transacciones derivadas de su compromiso con los países, a acrecentar la capacidad de fortalecimiento de los países inscritos en su programa, a reforzar la dimensión regional de la consolidación de la paz y a intensificar los esfuerzos con respecto a la movilización de recursos.


¿Qué papel desempeñan las mujeres?

Tal como se afirma en las resoluciones fundacionales de la estructura de las Naciones Unidas y el informe del Secretario General sobre la participación de la mujer en la consolidación de la paz, éstas son unas asociadas fundamentales en la transición de la guerra a la paz. Son agentes decisivos para la promoción de la cohesión social, la legitimidad política y la recuperación económica. La Oficina de Apoyo a la Consolidación de la Paz, junto con ONU-Mujeres, respalda la aplicación de un plan de acción de siete puntos que ratifica el compromiso de las Naciones Unidas de mejorar la situación de las mujeres en los países que salen de un conflicto. En 2011, el Fondo para la Consolidación de la Paz puso en marcha la aplicación de la Iniciativa de promoción de las cuestiones de género, la cual ha resultado en la financiación de actividades adicionales que promueven la autonomía de las mujeres en la consolidación de la paz en siete países (Guatemala, Guinea-Bissau, Guinea, Nepal, Sierra Leona, el Sudán y Sudán del Sur).


¿Cuáles son las necesidades más frecuentes?

  • Apoyo a la protección y a la seguridad básicas, prestando especial atención a las actividades relativas a las minas, la protección de civiles, el desarme, la desmovilización y la reintegración, el fortalecimiento del estado de derecho y la reforma del sector de la seguridad;
  • Apoyo a los procesos políticos, en particular los electorales, así como la promoción de un diálogo inclusivo y la reconciliación;
  • Apoyo a la prestación de servicios básicos, tales como el agua y el saneamiento, la salud y la educación primaria, y apoyo al regreso seguro y sostenible de los refugiados y los desplazados internos;
  • Apoyo al restablecimiento de las funciones gubernamentales esenciales, en particular la administración y la financiación públicas a nivel básico;
  • Apoyo a la revitalización de la economía, incluyendo la creación de empleo, en especial para los jóvenes y los excombatientes desmovilizados.

¿Cuándo empieza la consolidación de la paz?

La consolidación de la paz puede empezar antes de que finalice un conflicto de gran envergadura (por ejemplo, las Naciones Unidas pueden trabajar en los reductos de paz para mantener los mecanismos de resolución de conflictos o proporcionar servicios básicos). Sin embargo, el volumen de la acción aumenta en gran medida inmediatamente después de los conflictos, es decir, durante los dos primeros años tras el final de un conflicto de gran envergadura.


¿Quién trabaja?

La consolidación de la paz es una tarea que concierne a todos, desde los gobiernos nacionales a los asociados internacionales, pasando por la sociedad civil y las comunidades locales; ya participen en el mantenimiento de la paz, en el desarrollo o en actividades humanitarias.

La implicación nacional es decisiva, pues involucra al conjunto de agentes y de partes nacionales interesadas, en especial la sociedad civil, el sector privado y el público en general. Así pues, los ciudadanos del país concernido son los responsables, en primer lugar, de la construcción de una paz duradera. En la mayoría de las naciones que salen de un conflicto, los ciudadanos reciben el apoyo de una serie de agentes internacionales, entre los que se incluyen los responsables del mantenimiento de la paz y el personal de desarrollo y de asistencia humanitaria, cuyos esfuerzos son coordinados y supervisados por las Naciones Unidas.


¿Cómo se establecen las prioridades?

La consolidación de la paz debe basarse en un análisis de la dinámica de los conflictos para poder adoptar un enfoque estratégico, coherente y gradual, cuyas prioridades estén claras. La implicación nacional es básica y debe estar adaptada a las necesidades específicas del país en cuestión.

Es fundamental hacerse la siguiente pregunta: "¿cómo de importante es la cuestión con respecto al riesgo de reanudación de un conflicto a gran escala?

En la primera etapa debe hacerse un análisis de las causas estructurales del conflicto, complementado por un examen de las causas susceptibles de provocar su reanudación.

Por ejemplo, se redacta un acuerdo de paz y una de las partes se siente excluida o perjudicada. En consecuencia, este grupo presenta un riesgo de conflicto elevado, excepto si se hace lo posible por incluirlo y por que perciba los beneficios de la paz.


¿En qué ha cambiado la naturaleza de los conflictos desde la creación de las Naciones Unidas?

La naturaleza de los conflictos ha experimentado una transformación radical en las últimas décadas. Cuando se crearon las Naciones Unidas, las guerras entre países constituían la forma predominante de conflicto armado. Después de un período de prevalencia de guerras de independencia, las civiles se convirtieron en la forma de conflicto armado más frecuente (y también la más mortífera). No obstante, tras el fin de la Guerra Fría, su frecuencia y letalidad también descendió.

En los últimos años, asistimos a la persistencia de una serie de conflictos violentos relativamente insolubles, recurrentes y sin forma definida. Estos pueden incluir a rebeldes desorganizados, bandas, delincuencia organizada y muertes violentas. Las tasas de mortalidad en las zonas de combate son relativamente bajas en comparación con las guerras del pasado. Sin embargo, las de homicidio en algunos países de América Latina, por ejemplo, son más elevadas que durante las guerras civiles.

Los factores que desencadenan los conflictos violentos en el siglo XXI son más complejos y multidimensionales. Si bien las guerras del pasado estaban motivadas por objetivos ideológicos y políticos (en palabras de Clausewitz: "La guerra es la continuación de la política por otros medios"), los conflictos violentos en el mundo actual parecen originarse a partir de una combinación de factores políticos, sociales, medioambientales y judiciales. Dichos factores pueden implicar desigualdades socioeconómicas entre grupos, exclusión política, enfrentamientos por los recursos naturales y su distribución, falta de empleo, malestar ocasionado por la corrupción, injusticias reales o percibidas, violación de los derechos humanos, etc. En muchos casos, es difícil definir el programa preciso que siguen los autores de los actos violentos. Con frecuencia, los diferentes factores están vinculados entre sí, pueden confundirse unos con otros o variar con el tiempo.

Este tipo de conflictos no puede resolverse fácilmente con instrumentos tradicionales, tales como los medios diplomáticos o militares. Dado que sus causas son multidimensionales, sólo pueden solucionarse mediante un enfoque multidimensional que abarque la esfera política, militar y judicial.

La consolidación de la paz es un enfoque imprescindible en este nuevo mundo de conflictos multidimensionales y las Naciones Unidas son la única organización internacional capaz de reunir el conjunto de elementos que en materia de política, seguridad, derechos humanos, asistencia humanitaria y desarrollo que la aglutina. Asimismo, las Naciones Unidas poseen un poder de convocatoria y una legitimidad sin igual para agrupar a todos los agentes y las partes interesadas, tanto a escala local como mundial.

Lo que está claro es que consolidar la paz no es un acontecimiento concreto, ni un término para describir una serie de actividades y tareas. Se trata más bien de una continuidad de estrategias, procesos y actividades centradas, especialmente, en evitar la reanudación de los conflictos violentos. Dicha afirmación no implica que todas las actividades realizadas después de un conflicto contribuyan automáticamente a la consolidación de la paz. Muchas actividades tienen las mismas probabilidades de agravar un conflicto como de establecer los cimientos de una paz duradera. Por ejemplo, unas elecciones, como ocurrió en Côte d´Ivoire, un programa de desarme, desmovilización y reintegración o incluso la construcción de una escuela. En lo que se refiere a la consolidación de la paz, no solo cuenta el objetivo, sino también los medios, los agentes, el lugar y el momento.

Al evitar la reanudación del conflicto, la consolidación de la paz constituye un medio rentable de proteger las inversiones de las operaciones de mantenimiento de la paz y de eludir nuevos costos asociados a una reanudación del conflicto.


¿Qué papel desempeña el sector privado?

Las Naciones Unidas deben tener más en cuenta el papel que desempeña el sector privado, desde la forma más simple de colaboración y los contactos informales en el país, hasta las asociaciones transformadoras de múltiples partes interesadas. Esto todavía está lejos de ser un reflejo automático para la comunidad de las Naciones Unidas, pero ya están en curso diferentes iniciativas. Las Naciones Unidas deben impulsar dicha dinámica en este momento. La estructura de las Naciones Unidas para la consolidación de la paz desempeña un papel clave a la hora de sistematizar esta actitud y extender la colaboración con el fin de que la integración del sector empresarial en la consolidación de la paz se convierta en una práctica habitual de las Naciones Unidas.


¿Qué es el Fondo para la Consolidación de la Paz?

La Asamblea General y el Consejo de Seguridad encargaron al Secretario General la creación de un Fondo para la Consolidación de la Paz permanente para atender las necesidades inmediatas en los países que salen de situaciones de conflicto en un momento en que no se dispone de otros mecanismos de financiación. Basándose en las prioridades convenidas, el Fondo puede apoyar diversas medidas de fortalecimiento de la capacidad nacional en el sostenimiento de la paz y, por lo tanto, ayudará a reducir el riesgo de una recaída en el conflicto. El Fondo puede apoyar a los países inscritos en el programa de la Comisión y también a otros en circunstancias similares, a criterio del Secretario General.

Desde 2007, el Fondo ha asignado 356,4 millones de dólares estadounidenses a 24 países. Su cobertura está en pleno proceso de expansión. En 2011, asignó 99,4 millones de dólares a 14 países, en comparación con los 76,4 millones de 2010 y los 52,4 millones de 2009.


¿Cuál es la sinergia entre la Comisión y el Fondo?

El Fondo se apoya en la orientación política y los consejos proporcionados por la Comisión. La Comisión trabaja en estrecha coordinación con áquel y recibe informes elaborados por la Presidencia del Grupo Consultivo del Fondo para la Consolidación de la Paz referentes a las prioridades y los proyectos específicos de cada uno de los países inscritos en el programa de la Comisión. Hasta la fecha, el Fondo ha apoyado a los países que figuran en el programa de la Comisión con 217,8 millones de dólares estadounidenses -lo cual equivale al 62% de sus asignaciones hasta el presente- para invertir en las prioridades esenciales de la consolidación de la paz.


¿Cómo se posiciona estratégicamente el Fondo para responder?

El Fondo interviene principalmente en estas dos situaciones:

  • Inmediatamente después del final de un conflicto (una vez que se ha firmado un acuerdo de paz o ha comenzado una transición política), el Fondo fortalece rápidamente la estructura del Estado, mientras que los agentes deben estar asociados a la instauración de una paz duradera. El Fondo moviliza la comunidad internacional, en particular a los dirigentes de los organismos políticos y de desarrollo del sistema de las Naciones Unidas, para responder así a las necesidades relacionadas con la consolidación de la paz a nivel nacional.
  • El Fondo para la Consolidación de la Paz proporciona un apoyo plurianual para garantizar que los países persiguen su objetivo. Mientras los dirigentes de un país se comprometen a tratar los problemas que causan los conflictos violentos, el Fondo para la Consolidación de la Paz ayuda al Estado a ser más sensible con las aspiraciones de los ciudadanos.

¿Cuáles son las esferas prioritarias del Fondo?

Según los términos del mandato del Fondo, este puede financiar lo siguiente :


¿Qué países figuran actualmente en la cartera del Fondo?

* = Países inscritos en el programa de la Comisión

** = Países que reúnen las condiciones necesarias según el Secretario General

Activos : Mecanismo para la Consolidación de la Paz y la Recuperación**

1. Burundi* * 2. República Centroafricana* 3. Côte d'Ivoire
4. República Democrática del Congo 5. Guatemala 6. Guinea*
7. Guinea-Bissau* 8. Líbano 9. Liberia*
10. Nepal 11. Sierra Leona* 12. El Sudán
13. Uganda (Norte)

Mecanismo de Respuesta Inmediata

14. Chad** 15. Kirguistán** 16. Libia
17. Somalia 18. Sudán del Sur 19. Yemen

Clausura : Países inscritos hasta el fin de 2012

20. Comoras 21. Haití 22. Kenya
23. Sri Lanka 24. Timor Oriental

¿Quién administra el Fondo?

El Secretario General delegó la responsabilidad general de la gestión del Fondo para la Consolidación de la Paz al jefe de la Oficina de Apoyo a la Consolidación de la Paz. La Oficina del Fondo Fiduciario de Asociados Múltiples del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo se encarga de la administración del Fondo.

A nivel nacional, la gestión del Fondo se delega al Comité Directivo Conjunto, copresidido por el gobierno del país y las Naciones Unidas. Sus miembros son representativos de las partes interesadas, tanto nacionales como internacionales.

El Secretario General nombra un Grupo Consultivo del Fondo para la Consolidación de la Paz independiente encargado de evaluar y de controlar la rapidez y la pertinencia de la distribución de los fondos; así como de examinar el progreso y la información financiera. El grupo está compuesto por 10 personas eminentes procedentes de todas las regiones que son elegidas en función de su experiencia en la consolidación de la paz.


¿Qué apoyo recibe el Fondo?

El Fondo recibe contribuciones voluntarias, que reflejan el gran apoyo que los Estados Miembros ofrecen a las Naciones Unidas. El año pasado recibió contribuciones por un valor de 57 millones de dólares estadounidenses y aspira a obtener los 100 millones cada año. Actualmente, el Fondo pretende ampliar su base de donantes.


¿Cómo se puede evaluar el éxito del Fondo?

El Fondo para la Consolidación de la Paz, uno de los tres componentes de la estructura para la consolidación de la paz, ya ha demostrado su valor y continúa haciéndolo. Asignó 100 millones de dólares estadounidenses en 2011 para estimular intervenciones más juiciosas por parte de las Naciones Unidas en actividades de importancia crítica que a menudo son políticamente sensibles o simbólicas. Hace hincapié en los países en los que los agentes han demostrado su compromiso, en particular los gobiernos, para abordar las cuestiones sensibles y espinosas relacionadas con la reconciliación y la paz duraderas.

¿Cuál es el papel del sector privado en la consolidación de la paz?

Las Naciones Unidas necesitan tener más en cuenta el papel del sector privado, desde la forma más sencilla de colaboración y los contactos informales sobre el terreno hasta las más complejas desarrolladas con múltiples socios. Esta tarea está muy lejos aún de ser un acto reflejo de la comunidad de las Naciones Unidas, pero se llevan a cabo muchas iniciativas en este sentido. La Estructura de las Naciones Unidas para la consolidación de la paz tiene el objetivo de procurar que ese papel del sector privado sea más sistemático de tal forma que su participación en la consolidación de la paz sea algo natural para la ONU.


Países actualmente en la agenda de Consolidación de la Paz

Burundi

Presidente Actual: S.E. Sr.Paul Seger (Suiza)
Día en que el país entró en la agenda 23 de junio de 2006
Nombre del Instrumento de Compromiso Marco Estratégico para la Consolidación de la Paz en Burundi (Sustituido por el Documento Final de la 5ª revisión del Marco Estratégico, adoptado el 21 de abril de 2011 *)
Prioridades acordadas en el Instrumento de Compromiso Promoción del buen gobierno; Acuerdo de Alto el fuego completo entre el Gobierno de Burundi y PALIPEHUTU-FNL; reforma del sector de la seguridad; justicia, promoción de los derechos humanos y acciones para combatir la impunidad; la cuestión de la tierra y la recuperación socioeconómica; movilización y coordinación de la asistencia internacional; cuestiones de género.
*Áreas de actualidad: Consolidación de la democracia y el diálogo; buen gobierno, derechos humanos y Estado de derecho; apoyo al PRSP y reintegración socio económica de los grupos vulnerables; integración regional.

 

Sierra Leona

Presidente Actual: S.E. Sr. Guillermo Rishchynski (Canadá)
Día en que el país entró en la agenda 23 de junio de 2006
Nombre del Instrumento de Compromiso Marco de Cooperación para la Consolidación de la Paz en Sierra Leona (Sustituido por el Documento Final del Evento de Alto Nivel de 10 de Junio de 2009*)
Prioridades acordadas en el Instrumento de Compromiso Empleo y empoderamiento de los jóvenes; justicia y reforma del sector de seguridad; consolidación de la democracia y el buen gobierno; creación de capacidad; sector energético; dimensiones subregionales de consolidación de la paz.
*Areas de actualidad: lucha contra el tráfico de drogas, empleo y empoderamiento de los jóvenes; mejora del buen gobierno.

 

Guinea-Bissau

Presidente Actual: S.E. Sra. Maria Luiza Ribeiro Viotti (Brasil)
Día en que el país entró en la agenda 19 de diciembre de 2007
Nombre del Instrumento de Compromiso Marco Estratégico para la Consolidación de la Paz
Prioridades acordadas en el Instrumento de Compromiso Elecciones y fortalecimiento institucional de la Comisión Electoral Nacional; medidas para impulsar la economía y rehabilitar la infraestructura, en particular en el sector de la energía; la reforma del sector de la seguridad y la defensa; el fortalecimiento del sector de la justicia, la consolidación del estado de derecho.

 

República Centroafricana

Presidente Actual: S.E. Sr. Jan Grauls (Bélgica)
Día en que el país entró en la agenda 12 de junio de 2008
Nombre del Instrumento de Compromiso Marco Estratégico para la Consolidación de la Paz
Prioridades acordadas en el Instrumento de Compromiso La reforma del sector de la seguridad y el desarme, la desmovilización y la reintegración; la buena gobernanza y el estado de derecho; y los centros de desarrollo.

 

Liberia

Presidente Actual: S.E. Sr.Staffan Tillander (Suecia)
Día en que el país entró en la agenda 16 de septiembre de 2010
Nombre del Instrumento de Compromiso Declaración de compromisos mutuos
Prioridades acordadas en el Instrumento de Compromiso Fortalecimiento del estado de derecho; el apoyo a la reforma del sector de la seguridad y la promoción de la reconciliación nacional.

 

Guinea

Presidente Actual: S.E. Sra. Sylvie Lucas (Luxemburgo)
Día en que el país entró en la agenda 23 de febrero de 2011
Nombre del Instrumento de Compromiso Declaración de compromisos mutuos
Prioridades acordadas en el Instrumento de Compromiso La promoción de la reconciliación y la unidad nacionales; la reforma del sector de la defensa y de la seguridad; la política de empleo de jóvenes y mujeres.

El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación
de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, noviembre de 2012.