ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Sistema de justicia interna de las Naciones Unidas

El sistema anterior y el actual

A fin de ayudar a entender los cambios en vigor desde el 1 de julio, a continuación se presentan algunas características fundamentales de cada sistema:

Sistema anterior Sistema actual
El sistema de justicia interna se administraba principalmente desde dentro del Departamento de Gestión, el mismo departamento encargado de adoptar decisiones sobre cuestiones de recursos humanos y cuestiones disciplinarias. El sistema de justicia interna es independiente y está coordinado por la nueva Oficina de Administración de Justicia.
Se trataba de un sistema de examen entre pares, en que algunos funcionarios se ofrecían a integrar las juntas mixtas de apelación y los comités mixtos de disciplina. Consiste en un sistema judicial de dos niveles; el Tribunal Contencioso-Administrativo de las Naciones Unidas y el Tribunal de Apelaciones de las Naciones Unidas están integrados por magistrados.
Las juntas mixtas de apelación y los comités mixtos de disciplina formulaban recomendaciones. El Secretario General podía aceptarlas o no. Las decisiones del Tribunal Contencioso-Administrativo de las Naciones Unidas son vinculantes.
El personal podía apelar la decisión del Secretario General ante el Tribunal Administrativo de las Naciones Unidas. Tanto el personal como la Administración pueden apelar una decisión del Tribunal Contencioso-Administrativo de las Naciones Unidas ante el Tribunal de Apelaciones de las Naciones Unidas.
El Secretario General solo podía imponer una medida disciplinaria después de recibir la recomendación de un comité mixto de disciplina (excepto en casos de destitución sumaria). El Secretario General puede imponer medidas disciplinarias sin el asesoramiento de un comité mixto de disciplina. Esas medidas pueden apelarse ante el Tribunal Contencioso-Administrativo de las Naciones Unidas.
Los magistrados del Tribunal Administrativo de las Naciones Unidas eran nombrados por los Estados Miembros y elegidos por la Asamblea General, sin proceso previo de examen o selección. Los magistrados del Tribunal Contencioso-Administrativo de las Naciones Unidas y del Tribunal de Apelaciones de las Naciones Unidas deben cumplir requisitos muy estrictos, por ejemplo, tener 10 y 15 años de experiencia profesional, respectivamente; además, son evaluados por el Consejo de Justicia Interna, un órgano independiente, antes de que se recomiende su nombramiento a la Asamblea General.
La primera medida que debía adoptar un funcionario que deseaba apelar formalmente una decisión era solicitar una revisión administrativa de la medida, que realizaba la Oficina de Gestión de Recursos Humanos. La primera medida que debe adoptar un funcionario que desea impugnar formalmente una decisión es solicitar una evaluación interna, que realiza la Dependencia de Evaluación de la Gestión de la Oficina del Secretario General Adjunto de Gestión.

Los fondos y programas realizan la evaluación interna por conducto de sus propias estructuras administrativas.
Se criticaba la revisión administrativa por considerarse que demoraba demasiado y que no ofrecía un «valor agregado». La evaluación interna se lleva a cabo en plazos preestablecidos y estrictos; como consecuencia de esa evaluación es posible que el Secretario General Adjunto de Gestión deje sin efecto una decisión inadecuada.
La Oficina del Ombudsman solo tenía personal en la Sede de Nueva York. Se reforzó la capacidad de la Oficina del Ombudsman y de Servicios de Mediación, que cuenta con personal en varios lugares de destino y con una nueva División de Mediación.
No había una relación establecida entre el sistema oficial y el oficioso. Puede procurarse obtener una solución por vías oficiosas, tanto en la etapa en que interviene la Dependencia de Evaluación de la Gestión, como en la etapa en que interviene el Tribunal Contencioso-Administrativo de las Naciones Unidas, ocasión en que un magistrado puede recomendar una mediación.
El asesoramiento jurídico al personal dependía de voluntarios que integraban la Lista de Asesores Letrados. Se presta asesoramiento jurídico por intermedio de la Oficina de Asistencia Letrada al Personal, que está compuesta por oficiales jurídicos profesionales.
El sistema funcionaba principalmente en la Sede, aunque había juntas mixtas de apelación y comités mixtos de disciplina en Ginebra, Viena y Nairobi. El nuevo sistema está más descentralizado. El Tribunal Contencioso-Administrativo de las Naciones Unidas funciona en Nueva York, Ginebra y Nairobi, y la Oficina de Asistencia Letrada al Personal presta servicios además en Addis Abeba y Beirut.