ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

ANTECEDENTES

La Crisis Mundial de la Seguridad Alimentaria

El extraordinario incremento de los precios mundiales de los alimentos a principios de 2008 supuso una gran amenaza para la seguridad alimentaria y nutricional mundial y tuvo innumerables repercusiones en el ámbito humanitario, de los derechos humanos, socioeconómico, medioambiental, del desarrollo, así como en el político y en la seguridad. En particular, planteó retos para aquellos países con bajos ingresos y déficit alimentario, y afectó a los grupos más vulnerables del planeta. Asimismo, amenazó con acabar con los pequeños avances que se habían logrado encaminados a la reducción de la pobreza y el hambre, siguiendo las directrices de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

El incremento disparado de los precios provenía de los efectos acumulados de determinadas tendencias a largo plazo, como el aumento de la demanda de alimentos debido al crecimiento de la población mundial y al descenso en la inversión agrícola, un mecanismo de oferta y demanda más inmediato, incluyendo aquellos relacionados con el rápido ascenso de los precios del petróleo y el destino del maíz a la producción de etanol, y determinadas respuestas como el acaparamiento, que exacerbaron la volatilidad de los precios. En conjunto, la crisis mostró que los problemas estructurales subyacentes en los sistemas alimentarios de los países más pobres, en parte, derivaban de las serias distorsiones en los mercados alimentarios mundiales (ligadas al establecimiento de subvenciones a la producción en los países ricos y de aranceles al comercio), que provocaron subidas de precios y problemas con la disponibilidad de alimentos. Los fenómenos relacionados con el clima, como las sequías, las inundaciones y la degradación ambiental conllevan efectos negativos adicionales en muchos países en vías de desarrollo.

Antes del rápido incremento en el precio de los alimentos, se estimaba que unos 854 millones de personas en todo el mundo estaban desnutridas. Se calcula que la crisis actual ha aumentado el número hasta alcanzar los mil millones de personas en situación de desnutrición en todo el mundo (una de cada seis personas).

Pese a que los precios de los alimentos en los mercados mundiales descendieron durante el otoño de 2008, el promedio en 2009 todavía supera al de hace dos años. Al mismo tiempo, la bajada de los precios en los mercados mundiales no se ha visto reflejada en los mercados locales de muchos países en vías de desarrollo. Se prevé que los precios vuelvan a subir y que se mantengan al alza durante un cierto periodo de tiempo. La crisis económica mundial ha comenzado a agudizar las dificultades de los más vulnerables con la contracción tanto en el sector formal como en el informal, el declive en el volumen del comercio y el descenso de las remesas.

Equipo de Tareas de Alto Nivel del Secretario General sobre la Crisis Mundial de la Seguridad Alimentaria

El incremento dramático en los precios y la crisis que desencadenó llevó a la Junta de Jefes Ejecutivos de las Naciones Unidas a establecer un Equipo de Tareas de Alto Nivel sobre la Crisis Mundial de la Seguridad Alimentaria en abril de 2008. Presidido y dirigido por el Secretario General de las Naciones Unidas, el Equipo de Tareas de Alto Nivel reúne a los Jefes de los organismos especializados, los fondos y los programas, las instituciones de Bretton Woods y las partes pertinentes de la Secretaría de las Naciones Unidas. El objetivo principal del Equipo de Tareas de Alto Nivel es el de promover una respuesta unificada para el desafío mundial de inseguridad alimentaria, incluso facilitar la creación de un orden de prioridades del plan de acción y coordinar su aplicación. El Secretario General de las Naciones Unidas nombró a David Nabarro como Coordinador del Equipo de Tareas de Alto Nivel. El Sr. Nabarro recibe el apoyo de una pequeña Secretaría que proporciona apoyo logístico al Equipo de Tareas de Alto Nivel para cumplir con su Programa de Trabajo.

En julio de 2008, el Equipo de Tareas de Alto Nivel dio respuesta a la petición de un plan de acción y elaboró el Marco Amplio para la Acción. El Marco Amplio para la Acción. El Marco Amplio para la Acción es un instrumento para definir la posición común de los miembros del Equipo de Tareas de Alto Nivel y tiene el objetivo de ser un catalizador de la acción, proporcionando a los gobiernos, los organismos y las organizaciones internacionales y regionales y a los grupos de la sociedad civil una amplia variedad de políticas y actuaciones entre las que elegir las respuestas más adecuadas. Persigue un enfoque en dos niveles: Por un lado, propone actividades destinadas a la satisfacción de las necesidades inmediatas, como la inversión en asistencia alimentaria y en redes de seguridad social, así como otras relacionadas con las necesidades estructurales a largo plazo, como el incremento de la inversión agrícola en países en vías de desarrollo, facilitar el acceso a los recursos hídricos y de la tierra de los productores, pastores y pescadores, y a las tecnologías posteriores a la cosecha, centrándose en las necesidades de los pequeños propietarios al permitirles satisfacer su derecho a la alimentación, fomentar la subida de sus ingresos y asegurarles una nutrición adecuada.

En diciembre de 2008, el Equipo de Tareas de Alto Nivel acordó su Programa de Trabajo para 2009, enfocándose en el apoyo a la acción efectiva en los países, solicitando financiación tanto para la acción urgente como para la inversión a largo plazo, inspirando un compromiso amplio por parte de múltiples interesados y mejorando la responsabilidad del sistema internacional.

Eventos importantes


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación
de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca.