ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Las Naciones Unidas y la asistencia humanitaria

Protección de los refugiados

¿Quiénes son los refugiados?

La Convención de 1951 relativa al estatuto de los refugiados los define como:

«La persona que, por temor justificado de ser perseguida por su raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social concreto u opinión política, se encuentra fuera del país de su nacionalidad y no puede o, debido a ese temor, no quiere aprovechar la protección que le ofrece dicho país» »

Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados

La práctica de conceder el asilo a personas que huyen de la persecución en países extranjeros constituye uno de los hitos más antiguos de la civilización. Encontramos referencias en textos escritos de hace 3500 años, cuando prosperaban los grandes imperios antiguos como el de los hititas, los babilonios, los asirios y los egipcios en Oriente Medio.

Más de tres milenios después, la protección de los refugiados se ha convertido en el mandato fundamental del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), creado en 1951 para ocuparse de éstos, en particular de los que deseaban volver a su país a finales de la Segunda Guerra Mundial.

Desde entonces, el ACNUR ha proporcionado protección y asistencia a decenas de millones de refugiados y ha hallado soluciones sostenibles para un gran número de ellos.

Refugiados y migraciones económicas

Mujeres y niños uzbekos

Mujeres y niños uzbekos refugiados siguen conmocionados tras los actos violentos en Kirguistán en junio de 2010. Foto ONU/EPA

Los modelos mundiales de migración son cada vez más complejos en el mundo contemporáneo, al implicar no solo a los refugiados sino también a millones de migrantes económicos. Sin embargo, los refugiados y los migrantes económicos son fundamentalmente diferentes aunque suelan tomar los mismos caminos. Por esa razón, reciben un trato muy distinto por parte del derecho internacional moderno.

Los migrantes, en particular los económicos, eligen desplazarse para buscar mejores perspectivas para ellos y para sus familias. En cambio, los refugiados se ven obligados a desplazarse si quieren salvar sus vidas y preservar su libertad. No obtienen protección por parte de sus Estados, y a menudo es su propio gobierno el que amenaza con perseguirlos. Si otros países no les dejaran entrar y no les ayudaran una vez que están dentro, en su país podrían condenarlos a muerte o a vivir en condiciones intolerables, en secreto, sin medios de subsistencia ni derechos.

Fuente : Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados

 


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación
de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca, mayo de 2013.