ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Departamento de la Asamblea General y de Gestión de Conferencias

Servicio de Actas Literales

El Servicio de Actas Literales de las Naciones Unidas se estableció en 1946, y la primera acta literal se publicó al concluir la primera sesión plenaria de la Asamblea General, celebrada el 10 de enero de 1946. Las actas literales se preparan únicamente en la Sede. Se publican en un documento llamado PV (abreviatura del francés “procès verbal”). En la actualidad, el Servicio de Actas Literales elabora actas oficiales in extenso de las sesiones plenarias de la Asamblea General, de sus períodos extraordinarios de sesiones, sus períodos extraordinarios de sesiones de emergencia y sus diálogos de alto nivel, así como de las sesiones del Consejo de Seguridad y su Comité de Estado Mayor (sólo en chino, francés, inglés y ruso), la Primera Comisión, la Comisión de Desarme y el Comité para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino, en los seis idiomas oficiales de las Naciones Unidas.

Dado que se trata de actas de reuniones oficiales, estos documentos deben responder a las siguientes preguntas: “¿Quién habló en la reunión?”, “¿Qué se dijo exactamente?” y “¿Qué se decidió finalmente?” Las actas literales son un registro que se prepara a partir de lo que se dijo en una reunión. La versión en cada uno de los idiomas oficiales contiene las declaraciones formuladas en ese idioma junto con la traducción de las declaraciones realizadas en los demás idiomas. El alcance de la labor del Servicio queda patente en el número de reuniones de las que debe redactar actas: 435 en 2016 y 473 en 2017. En 2017, el Consejo de Seguridad celebró un número sin precedentes de sesiones (300 sesiones).

Los redactores de actas literales, cuyo cometido combina las labores de transcripción, traducción y revisión, garantizan la exactitud del contenido de todas las declaraciones formuladas en la reunión, manteniendo una calidad estilística uniforme y elevada. Estos profesionales corrigen los errores gramaticales, aclaran el orden de las intervenciones sin cambiar el sentido, comprueban las citas e incorporan las referencias necesarias, además de cotejar los hechos y los datos con la documentación del organismo correspondiente y con todas las bases de datos disponibles. De conformidad con los modelos establecidos para las deliberaciones parlamentarias, los redactores de actas literales utilizan fórmulas normalizadas al tratar las cuestiones de procedimiento o el proceso de votación. Al igual que los intérpretes, deben mantenerse rigurosamente al corriente de todos los asuntos que se estudian en las reuniones de los órganos intergubernamentales, lo que a menudo exige una amplia investigación en los distintos ámbitos. El fruto de su labor constituye el registro permanente, histórico y escrito de todas las declaraciones realizadas durante la reunión.

La gran calidad de las actas literales exige una utilización óptima de los recursos informáticos. El Servicio de Actas Literales ha completado su transición a un flujo de trabajo completamente electrónico que no requiere el uso de papel a nivel interno. Además, el Servicio se ha beneficiado sustancialmente del uso de la herramienta de traducción asistida de las Naciones Unidas (eLuna). Por otra parte, la prueba del reconocimiento de voz basado en el software Speech2Text de Google, llevada a cabo por la Sección de Actas Literales en inglés, ha resultado muy prometedora para las otras cinco Secciones de Actas Literales y para lograr una mayor eficiencia en general.

 

Volver a la página de la División de Reuniones y Publicaciones