ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Departamento de la Asamblea General y de Gestión de Conferencias

Servicio de Interpretación

En el principio era la palabra hablada. En la práctica la totalidad de las reuniones celebradas bajo los auspicios de las Naciones Unidas, esa palabra se pronunciará en uno de los seis idiomas oficiales de la Organización: el árabe, el chino, el inglés, el francés, el ruso y el español, y se interpretará simultáneamente, es decir, de manera instantánea, a los restantes.

El personal del Servicio de Interpretación es, por tanto, responsable de asegurar que los delegados y otros representantes presentes en las reuniones sean capaces de entender lo que todos los demás están diciendo, y de que pueden hacerlo más o menos en el momento exacto en que están hablando. Los profesionales del Servicio interpretan de los seis idiomas oficiales y a los seis idiomas oficiales en las reuniones de la Asamblea General, el Consejo de Seguridad, el Consejo Económico y Social y todos sus órganos subsidiarios, así como en muchos órganos intergubernamentales y conferencias. Un equipo para una reunión con seis idiomas se compone de 14 intérpretes: tres por cabina en el caso del árabe y el chino, dado que estos profesionales se encargan de la interpretación directa e inversa de esos idiomas; y dos en el caso del español, el francés, el inglés y el ruso. Para hacerse una idea del volumen de trabajo y de la dedicación de los intérpretes, en las sesiones finales de la Asamblea General, el Servicio prestó una cobertura de interpretación ininterrumpida desde las 10:00 horas del jueves 23 de diciembre, a las 4:45 horas del viernes 24 de diciembre de 2010.

Además de la interpretación simultánea, se solicita al personal del Servicio que facilite interpretación consecutiva en determinadas reuniones. Los intérpretes hablan después de la intervención de cada participante, interpretando sus palabras con la máxima precisión posible para que el resto de los asistentes a la reunión puedan seguir el debate. Como ejemplo de este tipo de interpretación cabe citar las reuniones de los Jefes de Estado y de Gobierno con el Secretario General, las consultas con el Presidente del Consejo de Seguridad o el Presidente del Consejo Económico y Social sobre situaciones políticas concretas, las misiones oficiales y las investigaciones especiales en el extranjero, así como las conferencias de prensa y, en ocasiones, actos especiales.

Los intérpretes ocupan cabinas cerradas que les permiten ver y oír a los funcionarios y a las personas que participan en la reunión en la que están trabajando. Deben tener a mano toda la información y la documentación relativa a la reunión. A este respecto, las nuevas tecnologías por ordenador han facilitado en cierta medida su labor. Lo que antaño contenía una pila de documentos y material de referencia que alcanzaba un metro de altura sobre la mesa del intérprete se encuentra ahora disponible de manera instantánea en el ordenador o en el lector digital. Se puede acceder en línea a los glosarios y a las recopilaciones que, básicamente, recogen los registros de vocabulario y terminología en todos los idiomas oficiales. Esos registros se actualizan constantemente, a medida que el lenguaje de la diplomacia internacional evoluciona y se adentra en nuevos campos.

Los intérpretes que trabajan en las Naciones Unidas deben ser capaces de reconocer, entender, y —en décimas de segundo—, encontrar la palabra o la expresión adecuada en otro idioma sobre cualquiera de los innumerables temas que se tratan. La gama, tan amplia como lo son las cuestiones que preocupan al mundo, abarca desde el discurso político a las causas jurídicas, desde el cambio climático a los derechos humanos, desde los asuntos financieros y administrativos a los relativos a la economía y el desarrollo social. Dados los conocimientos que los intérpretes necesitan tener antes incluso de poner el pie en la cabina, su presencia en las salas de conferencia constituye tan solo la manifestación más visible de sus responsabilidades. De forma constante, deben de mantener al día y mejorar sus dotes lingüísticas y su conocimiento de los acontecimientos de actualidad. Un intérprete de las Naciones Unidas nunca se queda sin palabras.

Programa de prácticas de interpretación

Dentro de las actividades de extensión del Departamento, el Servicio de Interpretación ha iniciado un programa de preparación intensiva que utiliza la experiencia y los conocimientos especializados de los intérpretes de las Naciones Unidas para formar a profesionales de los idiomas con títulos de las universidades participantes. El programa se encuentra en la fase inicial de ejecución en árabe, español, francés, inglés y ruso, con diversas combinaciones de idiomas basadas en la capacidad de cada participante.

Los participantes utilizan las salas de conferencia y las cabinas de la Secretaría y practican con discursos grabados en distintas reuniones de las Naciones Unidas para adquirir una experiencia profesional intensiva y de primera mano. El personal del Servicio de Interpretación los supervisa y evalúa de manera individual, lo que redunda en una mejora considerable de las dotes interpretativas de los participantes, así como de su productividad, su vocabulario, su estilo, su registro y su competencia. A su vez, el personal tiene la satisfacción personal de preparar a la próxima generación de profesionales de los idiomas. Los participantes que concluyen el programa de manera satisfactoria pueden presentarse a los exámenes para intérpretes autónomos.

Regreso a la División de Reuniones y Publicaciones