Bienvenidos a las Naciones Unidas. ¡Es su mundo!

El Holocausto y la colección de documentos de debate de las Naciones Unidas

Documento de debate #2

La enseñanza del Holocausto en China
por el Profesor Xu Xin,
Profesor y Director del Centro de estudios judíos,
Universidad de Nanjing (República Popular China)

La enseñanza del Holocausto es un programa que tiene una ubicación excepcional en China. China es un país sin ninguna tradición antisemita y el Holocausto sucedió en un lugar a miles de kilómetros de distancia. ¿Es necesaria la enseñanza del Holocausto? ¿Cuál es la importancia de promover la enseñanza del Holocausto entre los chinos? La experiencia china nos dice que el desarrollo de la enseñanza del Holocausto está estrechamente vinculado a los estudios judaicos en general y los estudios del Holocausto en particular, y que es necesario fomentar los estudios avanzados del Holocausto a fin de promover la enseñanza del Holocausto en el sistema escolar y en la universidad. Este artículo pretende analizar la singularidad y la importancia de la enseñanza del Holocausto proporcionando un trasfondo histórico y una descripción de algunas de las actividades principales en la esfera de los estudios del Holocausto en China.

Antecedentes históricos

La relativa escasez de contacto directo con judíos a lo largo de la historia china nos impidió tomar temprano conciencia sobre nuestro interés por el Holocausto en China. La invasión japonesa de China durante la segunda guerra mundial también aseguró que hubiera menos informes en China sobre el destino de los judíos europeos entre 1933 y 1945 que en las naciones occidentales. Aunque no es justo decir que los chinos ignoraban por completo la tragedia, ya que aparecieron artículos e informes sobre las persecuciones en varias revistas y periódicos chinos, la atención que los chinos prestaron a esta cuestión no fue generalizada. Tan sólo un limitado número de chinos eran conscientes del Holocausto en aquella época. Tras la guerra, cuando las atrocidades se dieron a conocer en todo el mundo, se prestó poca atención pública al genocidio. La razón no fue una falta de compasión o indiferencia por parte de los chinos, sino más bien su propio sufrimiento sustancial. La atención inmediata se centró casi por completo en el destino de la población china. El número de víctimas chinas en la segunda guerra mundial —quizás más de 30  millones— era, después de todo, mucho mayor que el de los judíos.

A principios de los años cincuenta, después de que los comunistas asumieran el poder en China, apenas se planteaba la cuestión del Holocausto. China, en lugar de descartar este tema, siguió el planteamiento del Holocausto de la antigua Unión Soviética describiendo la destrucción de los judíos como simplemente una parte menor del asesinato racista de millones de civiles europeos cometido por el fascismo. Puesto que el fascismo se consideraba la forma fundamental del capitalismo, se culpó al capitalismo de ser la causa de los asesinatos en masa. Según este punto de vista, el destino de los judíos no era particularmente distinto o especial. En consecuencia, el Holocausto perdió su singularidad y llegó a ser insignificante en el sistema educativo chino.

Una nueva situación

Se produjo un cambio significativo en los años ochenta con la intensificación de la política de puertas abiertas en China y un renovado interés de la población china en los estudios judaicos. El estudio de temas judíos por parte de académicos chinos comenzó en los años ochenta y aumentó a raíz de la normalización de las relaciones diplomáticas entre China e Israel en 1992. Además de conferencias, exposiciones y cursos, aparecieron numerosos libros y artículos sobre diversos temas judíos e israelíes en chino. Los estudios del Holocausto, que son inseparables de los estudios judaicos, se llevaban a cabo en círculos académicos.

El año 1995 marcó un punto de inflexión en los estudios del Holocausto en China, con la publicación de dos libros que se centraban únicamente en la Shoá. Estas publicaciones ofrecían al pueblo chino una descripción del Holocausto mucho más completa y más concreta que cualquier libro anterior. Aunque ambos libros presentaban una descripción narrativa en lugar de un análisis estrictamente académico del Holocausto, desempeñaron un papel importante al informar a los chinos sobre el Holocausto.

El libro Anti-Semitism: How and Why, de Xu Xin, pretende examinar la cuestión del antisemitismo desde una perspectiva histórica y ofrece un análisis causal del Holocausto. En cuanto al origen de la política antisemita de los nazis, ésta no sólo invoca la larga tradición del antisemitismo en Alemania, la tradición cristiana global de antisemitismo y el papel de la Iglesia alemana a la hora de generar creencias antisemitas, sino que también señala que el antisemitismo se convirtió en un programa electoral popular aceptado por casi todos los partidos políticos en la Alemania contemporánea durante la era nazi y antes de ella. Esto podría ayudar a los lectores chinos a entender por qué muy pocos alemanes se movilizaron para condenar las políticas de Hitler contra los judíos. Quizás la mayor contribución de Anti-Semitism:How and Why es que ofrece a sus lectores una historia comprensible del antisemitismo en Europa, un componente clave del Holocausto, pero uno con el que los chinos están menos familiarizados.

La enseñanza del Holocausto aparece en las universidades chinas con el aumento de los estudios del Holocausto y la concienciación de que “el Holocausto sacudió los cimientos mismos en que se basa la civilización y el carácter sin precedentes del Holocausto tendrá siempre un significado universal”. La Universidad de Nanjing ha desempeñado un papel destacado en la enseñanza del Holocausto en China. En 1992 se inició un proyecto de enseñanza de la cultura judía para promover el estudio de temas judíos entre los estudiantes universitarios de China. Aunque al principio, el Holocausto ocupaba sólo una parte muy reducida de los cursos habituales sobre cultura judía, aumentó el interés de los estudiantes en aprender más sobre el Holocausto. En ocho años, alrededor de 1.000 estudiantes que realizaron cursos de cultura judía aprendieron más sobre el Holocausto. En 2000, se ofreció en la Universidad un curso completo sobre el Holocausto, titulado "El Holocausto a través de imágenes". Más de 70 estudiantes lo realizaron por créditos universitarios. El curso, que consiste en una combinación de conferencias y vídeos, abarca no sólo los orígenes del Holocausto, el proceso y los detalles de las persecuciones y atrocidades y las consecuencias después de la guerra, sino también lo que nos enseña la Shoá a toda la humanidad, su implicación particular para los chinos y las medidas para impedir que se repita.

Con objeto de introducir la enseñanza del Holocausto en toda China, se celebró un seminario de capacitación de profesores en la Universidad de Nanjing en 2005,  copatrocinado por el Grupo de Trabajo para la cooperación internacional en la enseñanza, rememoración e investigación del Holocausto, la Fondation pour la Mémoire de la Shoah y el Instituto de Estudios Judíos en la Universidad de Nanjing. En el seminario participaron más de 80 personas procedentes de siete países, que intercambiaron conocimientos mediante una serie de conferencias, seminarios y visitas a museos. A medida que los académicos chinos aprendieron acerca del Holocausto y su enseñanza, también compartieron su experiencia sobre la masacre ocurrida en Nanjing durante la segunda guerra mundial con los participantes de otros países. Se establecieron semejanzas entre ambas atrocidades. El seminario despertó gran atención y promovió la enseñanza, la rememoración y la investigación del Holocausto.

Los participantes aprendieron en el seminario no sólo los hechos sino las habilidades para difundir sus conocimientos. Organizar un seminario sobre el Holocausto teniendo como trasfondo la masacre de Nanjing demostró ser un medio eficaz y útil de presentar información fiable, imparcial y precisa sobre el Holocausto a académicos chinos que imparten cursos de historia universal o civilización occidental en las universidades, o a quienes realizan investigación o estudian el doctorado. Esto facilita mucho más que los chinos comprendan algunas de las características sin precedentes del Holocausto y hace que este hecho histórico sea más tangible y concreto. Además, representa una oportunidad única para que los académicos chinos descubran el Holocausto y el sufrimiento del pueblo judío durante la segunda guerra mundial de forma sistemática, sin ir al extranjero. Asimismo, ofrece la oportunidad de enseñar el Holocausto en cursos relacionados con este tema en China.

Aspectos singulares de los estudios y la enseñanza del Holocausto en China

Los estudios y la enseñanza del Holocausto tienen distintas características en China. En primer lugar, están vinculados a los estudios judaicos en China. Los estudios judaicos ofrecen una buena base para la formación de un conocimiento adecuado del Holocausto. Si pudiéramos resumir el desarrollo de los estudios y la enseñanza del Holocausto en China, veríamos su tendencia: los estudios judaicos llevan al estudio del antisemitismo, lo que a su vez lleva a los estudios y la enseñanza del Holocausto. Con el auge de los estudios judaicos, los estudios y la enseñanza del Holocausto sin duda se extenderán.

En segundo lugar, los estudios y la enseñanza del Holocausto se convierten en una referencia valiosa para los chinos, permitiéndoles analizar de nuevo la masacre de Nanjing. Hay que admitir que éste es un objetivo tácito de los estudios y la enseñanza del Holocausto en China: establecer una referencia entre el Holocausto y la masacre de Nanjing. Sería ir demasiado lejos decir que el interés en los estudios y la enseñanza del Holocausto surge de un intento por parte de los chinos —como medida táctica— de destacar sus propios sufrimientos a manos de los japoneses. Sin embargo, los estudios y la enseñanza del Holocausto por supuesto contribuyen a que los chinos aprendan distintas formas de examinar y recordar la masacre de Nanjing en particular y la persecución japonesa de los chinos durante la segunda guerra mundial en general.

En tercer lugar, los estudios y la enseñanza del Holocausto plantea cuestiones de derechos humanos en China. Lo que Hitler hizo está considerado un crimen de lesa humanidad. Esto plantea varias cuestiones en cuanto a la humanidad. Por ejemplo, ¿cómo pudo un grupo de seres humanos (los nazis) cometer este tipo de atrocidades contra otro grupo (los judíos)? ¿Por qué el resto del mundo permaneció en silencio mientras tenía lugar el Holocausto? ¿Cuál es la naturaleza humana? ¿Qué sucedió a la percepción de los derechos humanos durante la segunda guerra mundial? La enseñanza del Holocausto obviamente ayuda a sacar a relucir más debates sobre los derechos humanos entre los chinos.

En cuarto lugar, los estudios y la enseñanza del Holocausto ofrecen lecciones útiles para que los chinos luchen contra la negación japonesa de la masacre de Nanjing. Al igual que la negación del Holocausto en Occidente, algunos historiadores japoneses siguen atacando la autenticidad y la objetividad de las pruebas y el testimonio respecto a los acontecimientos relacionados con la masacre. Por ejemplo, insisten en que las pruebas y los testimonios son inventados, que no existen suficientes documentos primarios para demostrar la masacre y que ésta no es más que una "ilusión". Ganar la guerra contra la negación del Holocausto ciertamente anima a los chinos a ganar su propia guerra contra la negación de la masacre de Nanjing.


Temas de debate

  1. Debido a la distancia geográfica, social e histórica de China respecto del genocidio cometido por el régimen nazi, el estudio académico chino puede ofrecer una perspectiva singular sobre el Holocausto. ¿De qué formas puede el estudio de una perspectiva externa ayudar a aquellas naciones afectadas directamente por el Holocausto a comprender mejor su propia historia?
  2. ¿Cómo puede el conocimiento del sufrimiento de personas y grupos alejados de nuestras propias familias y sociedades ayudarnos a humanizar "al otro" y contribuir a las posibilidades de paz?
  3. ¿Puede el Holocausto actuar de paradigma a través del cual podríamos comprender otros genocidios y crímenes de lesa humanidad?
  4. En su resolución 60/7, la Asamblea General de las Naciones Unidas "insta a los Estados Miembros a que elaboren programas educativos que inculquen a las generaciones futuras las enseñanzas del Holocausto con el fin de ayudar a prevenir actos de genocidio en el futuro". ¿Cuáles podrían ser las consecuencias a largo plazo de iniciativas educativas como las que se llevan a cabo en China?
  5. De acuerdo con el Profesor Xu Xin, ¿por qué el estudio del Holocausto es importante para todas las sociedades y para los chinos en particular?
  6. ________________________________________

    La serie de documentos de debate brinda un foro en el que académicos especializados en el holocausto y la prevención del genocidio generan temas de debate y estudio sobre estas cuestiones. Se les solicitó a estos autores, que provienen de una variedad de culturas y formaciones, elaborar documentos de debate basados en sus propias perspectivas y experiencias en particular. Los puntos de vista expresados por estos autores no necesariamente reflejan la posición de las Naciones Unidas respecto de estos temas.

    ________________________________________