Bienvenidos a las Naciones Unidas. ¡Es su mundo!

El Holocausto y la colección de documentos de debate de las Naciones Unidas

La educación sobre el Holocausto en Rusia hoy: Sus dificultades y sus éxitos

Por Ilya Altman, fundador y Copresidente del Centro Educacional y de Investigación de Rusia sobre el Holocausto

Las enseñanzas sobre el Holocausto comenzaron en el decenio de 1990, impartidas individualmente por personas entusiastas. En ese momento, el Gobierno de la Federación de Rusia había comenzado a desclasificar los registros de sus archivos y a ponerlos en disposición del público en general. Entre 1991 y 1994, el Gobierno emprendió una iniciativa piloto de educación del público que incluyó exposiciones internacionales, como la realizada en la Casa de Anne Frank (Países Bajos), y exposiciones en Moscú y otras ciudades. En la Rusia contemporánea, dos organizaciones no gubernamentales—el Centro Educacional y de Investigación de Rusia sobre el Holocausto (establecido en junio de 1992), y la Fundación sobre el Holocausto (establecida en 1997)—han desempeñado un papel fundamental en cuanto a organizar las enseñanzas acerca del Holocausto. Más recientemente, el Museo del Legado Judío y el Holocausto, con financiación del Congreso Judío de Rusia, ha iniciado unos interesantes proyectos educacionales, como la capacitación de docentes en escuelas dominicales evangélicas bautistas.

Uno de los principales objetivos del Centro sobre el Holocausto es organizar la enseñanza de la historia del Holocausto en escuelas y universidades de Rusia. En 1999, el Centro colaboró con funcionarios de la Academia de Educación de Rusia, el principal centro de metodología didáctica en el país, a fin de establecer un currículo y elaborar una guía para docentes, Historia del Holocausto en el Territorio Ocupado de la Unión Soviética, preparada tres años antes (1996) por la escritora rusa Galina Klokova, un texto que ha desempeñado un papel especialmente importante en la enseñanza sobre el Holocausto.

Dado que Rusia careció de un programa oficial para la enseñanza del tema del Holocausto, ha sido importante preparar materiales didácticos y poner a los educadores en contacto con expertos internacionales en la materia, mediante seminarios educacionales. Con esos fines, desde 2007 hasta 2011, el Centro colaboró con la Fundación sobre el Holocausto en la organización de seis conferencias internacionales con el tema Lecciones del Holocausto y Rusia Contemporánea, y varios seminarios regionales ofrecidos por El Foro de Historia Viviente. Se invitó a hacer uso de la palabra en esas reuniones a educadores suecos y a funcionarios del Centro y de la Fundación sobre el Holocausto, y se publicaron informes académicos sobre esas conferencias, para uso de los docentes. Según se estima, dichas iniciativas han llegado a decenas de miles de maestros.

Los cursos internacionales de capacitación de docentes que ofrecen el Centro y la Fundación sobre el Holocausto sirvieron como punto de concentración colectiva para el estudio de métodos didácticos relativos al Holocausto. Los cursos impartidos fueron creados conjuntamente con el Instituto de Educación Abierta de Moscú, organismo gubernamental que supervisa la certificación de maestros y la renovación de la certificación de los maestros de Moscú, que debe efectuarse cada cinco años. Desde 2010, esos cursos han estado operando bajo los auspicios de la Academia Federal de Capacitación Avanzada y Actualización Profesional de Educadores.

Yad Vashem, la Organización en Memoria de los Mártires y Héroes del Holocausto, ha sido un copartícipe instrumental en la educación sobre el Holocausto. A partir del año 2000, la escuela ha ofrecido clases estivales para entre 40 y 50 educadores, de los cuales 25 son enviados cada año a participar en seminarios ofrecidos en Israel. Hasta la fecha, más de 200 educadores procedentes de Rusia han recibido capacitación en Jerusalén y se han transformado posteriormente en representantes regionales del Centro sobre el Holocausto en instituciones de desarrollo profesional y en universidades pedagógicas. Esas instituciones no sólo imparten información a maestros de escuela sobre el tema del Holocausto, sino que además participan en intercambios internacionales en Europa y en los Estados Unidos. Más de 100 maestros han participado en esos programas y han visitado la Casa de la Conferencia de Wannsee en Alemania, el Memorial de la Shoah en Francia y varios museos del Holocausto en los Estados Unidos. Lamentablemente, todos estos viajes fueron financiados por el Centro sobre el Holocausto y sus asociados del extranjero, pero no por el Gobierno.

En 2003, la inclusión del tema del Holocausto en un proyecto de texto oficial de Estándar Educacional de la Historia de Rusia marcó un hito en la enseñanza del Holocausto en el país. Aun cuando ese Estándar todavía no se ha incorporado plenamente en los procesos educacionales, ha transformado al Holocausto en un tema educacional obligatorio en los libros de texto y, hasta la fecha, unos 20 autores de libros de texto han preparado sendos capítulos acerca del Holocausto. En 2010, la prestigiosa casa editorial «Russkoe Slove» compiló esos diferentes capítulos sobre el Holocausto en una publicación titulada El Tema del Holocausto en los libros de texto escolares, que también ofrece recomendaciones a los maestros sobre la manera de utilizar dichos textos en sus lecciones. En 2011, el Centro sobre el Holocausto logró incluir preguntas acerca del Holocausto en el Examen Estatal Uniforme, lo cual equivale al reconocimiento a la importancia del tema por el Ministerio de Educación y Ciencias de la Federación de Rusia.

Actualmente, las instituciones gubernamentales para el desarrollo profesional de los educadores ofrecen regularmente conferencias y seminarios sobre temas relativos al Holocausto en beneficio de profesores de historia y de estudios sociales en todo el país. El Instituto de Educación Abierta de Moscú ofrece conferencias sobre el Holocausto como parte de sus programas de desarrollo profesional. En 2010, el Centro sobre el Holocausto, junto con la Academia Federal de Enseñanza Superior y Actualización Profesional de Educadores, elaboró un módulo educacional unificado sobre el Holocausto, que ha sido recomendado por el Ministerio de Educación y Ciencias a sus oficinas locales.

En las escuelas donde no se enseña el Holocausto (en su conjunto, solamente seis lecciones están dedicadas a la historia de la Segunda Guerra Mundial en las escuelas secundarias rusas), las actividades extracurriculares de los estudiantes y sus tareas en el hogar han pasado a ser fundamentales. Muchos maestros ofrecen clases opcionales en que hay intercambios de ideas vespertinos con testigos y sobrevivientes del Holocausto y se ofrecen películas cinematográficas, seguidas de períodos de conversación. En los últimos años, a medida que los niños han ido aprendiendo acerca del Holocausto, se han intensificado sus actividades para preservar el recuerdo al respecto. Los niños han participado en diversas actividades, entre ellas, entrevistar a testigos, y también han ayudado al mantenimiento de monumentos en memoria del Holocausto.

Durante los últimos 12 años, el Centro y la Fundación sobre el Holocausto han organizado un concurso internacional titulado Memoria del Holocausto – el sendero de la tolerancia, y cada año ha ido en aumento la cantidad de trabajos presentados por estudiantes y maestros rusos. En 2011, participaron en el concurso 2.000 estudiantes de casi todas las regiones de Rusia participaron en el concurso. Este aumento en la participación se debió en parte a una campaña de información pública realizada por el Ministerio de Educación y Ciencias en 2010 y 2011. El concurso es una excelente manera de determinar los parámetros cualitativos y cuantitativos de la enseñanza del Holocausto en Rusia.

Los trabajos más interesantes presentados al concurso han sido proyectos basados en materiales históricos locales. Esos trabajos abarcaron ensayos, relatos, poemas, dibujos, libretos cinematográficos y películas documentales, creados sobre la base de archivos de historia oral, documentos de archivos personales y encuestas sociológicas.

El 27 de enero, Día Internacional de Conmemoración en memoria de las víctimas del Holocausto, se entregan los premios a los ganadores, en el Centro de Información de las Naciones Unidas en Moscú. A partir de 2004, los estudiantes ganadores también han presentado sus trabajos a la UNESCO en París. Además, los proyectos ganadores se publicaron en ocho volúmenes especiales titulados No podemos guardar silencio: Los niños y los estudiantes hablan del Holocausto.

Desde 2001 hasta 2005, el Gobierno Federal realizó un programa nacional a fin de promover la tolerancia titulado Conciencia sobre la tolerancia y prevención del extremismo en la sociedad rusa. Aunque el programa no mencionó el Holocausto, el tema fue ampliamente presentado en seminarios para educadores y por conducto de una serie de materiales didácticos preparados para esa ocasión. Uno de los primeros materiales didácticos publicados en virtud de este programa fue un libro de texto titulado Historia del Holocausto y la resistencia judía en el territorio ocupado de la Unión Soviética, por Ilya Altman.

En 2002, con la aprobación del Ministerio de Educación, se imprimieron 25,000 ejemplares del libro de texto titulado Historia del Holocausto en la Unión Soviética, de los autores Ilya Altman, Alla Gerber y David Poltorak. En 2003, el texto se tradujo al alemán en Austria. El Centro sobre el Holocausto dio a conocer planes de lecciones y materiales didácticos para profesores de literatura rusa. El Centro también publicó una lista de actividades extracurriculares sobre diversos temas relativos al Holocausto, entre ellos, el Día Internacional de Conmemoración en memoria de las víctimas del Holocausto (2009), Babi Yar (2006), Kristallnacht (2008), y Los Justos entre las Naciones (2005, 2011).

Es así como se han acumulado en Rusia experiencias muy interesantes de la enseñanza sobre el Holocausto en el marco de la historia de la Segunda Guerra Mundial. Varios de esos programas educacionales han sido apoyados mediante subsidios de organizaciones internacionales, entre ellos el Consejo de Europa, la Conferencia sobre Reclamos Materiales Judíos Contra Alemania; el Equipo de tareas para la cooperación internacional en la educación sobre el Holocausto, Recuerdo e investigación, así como patrocinadores locales. A partir de 2008, los programas educacionales del Centro sobre el Holocausto han sido financiados gracias a un subsidio anual aportado por el Presidente de Rusia, por importes de entre 70.000 y 80.000 dólares. Lamentablemente, la formación de docentes y la participación de instituciones educacionales oficiales en los proyectos de educación sobre el Holocausto han resultado perjudicados por el hecho de que Rusia no es miembro del Equipo de tareas y debido a que no hubo un programa gubernamental oficial para la enseñanza sobre el Holocausto en el país.

La cooperación internacional—principalmente, con respecto al intercambio de experiencias acerca de la cultura de la memoria, en relación con los eventos de la Segunda Guerra Mundial—sigue siendo un importante instrumento para que los círculos educacionales tengan presente la importancia del Holocausto. Es significativo que la inclusión del Holocausto como tema del Examen Estatal Unificado fuera anunciada durante una reunión de los Ministros de Educación de Rusia e Israel.

Es mutuamente beneficioso congregar a educadores rusos y a líderes de instituciones educacionales de otros países. Este intercambio contribuye a familiarizar a los educadores rusos con las maneras en que sus homólogos están preservando la memoria de las víctimas del Holocausto. También posibilita que esos homólogos aprendan acerca de la manera en que los rusos están tratando de preservar el recuerdo de las víctimas y los héroes de la Gran Guerra Patriótica. Este intercambio de ideología y metodología contribuye a considerar la cuestión de la universalidad del Holocausto.

Se han abierto nuevas oportunidades para la enseñanza sobre el Holocausto en Rusia con un nuevo curso titulado Principios de las Religiones Mundiales, que dedica considerable atención al judaísmo y a la historia y la cultura del pueblo judío. Otros temas, entre ellos Los Justos y la Justicia (en el marco del título Los Justos entre las Naciones, otorgado por Yad Vashem) posibilitó introducir información sobre el Holocausto mediante la narración de historias acerca de personas que efectuaron rescates heroicos. Al respecto, la más reciente edición en la serie de la Biblioteca Rusa sobre el Holocausto, Los Justos entre las Naciones: Los Justos en Rusia: 1941–1945 (Moscú: Russkoe Slovo, 2011) ha generado sumo interés entre los educadores y el público en general. La preparación de materiales didácticos en medios múltiples y su distribución en seminarios regionales para docentes contribuiría a captar el interés de mayor cantidad de estudiantes y docentes sobre el tema del Holocausto.

La formación de futuros educadores y de jóvenes investigadores sigue siendo una cuestión de la máxima importancia en Rusia. Por iniciativa del Profesor Efim Pivovar, Presidente de la Universidad Estatal de Rusia para las Ciencias Humanas, se introdujo en la Universidad un nuevo curso titulado La Historia del Holocausto y se propuso invitar a docentes de diferentes regiones de Rusia a que participaran en un curso de desarrollo profesional sobre este tema.

En 2011, aparecieron numerosos artículos sobre la enseñanza del Holocausto en varias importantes publicaciones pedagógicas rusas, entre ellas La Enseñanza de Historia en la Escuela. Los artículos fueron escritos no solamente por eminentes académicos, como el Profesor Evgenii Vyazemskii, sino también por jóvenes educadores de zonas remotas de Rusia, como Elena Petrova, una joven Profesora de Historia residente en Polyarnye Zori, región de Murmansk.

En 2012 se inaugurará en Moscú un nuevo Museo de la Tolerancia, creado por la Federación de Comunidades Judías de Rusia sobre la base del modelo de museos similares en Los Ángeles y Nueva York. El Museo del Legado Judío y el Holocausto en Poklonnaya Gora ha propuesto además el uso de tecnologías de avanzada en su propia colección. También en 2012 se inaugurará una filial rusa del proyecto de La Casa de Anne Frank (Países Bajos), que impartirá capacitación a jóvenes guías de turismo para la exposición Anne Frank: Lecciones de historia. Los proyectos piloto realizados en Moscú y San Petersburg demuestran que hay un creciente interés en el tema. En los últimos años, el Centro sobre el Holocausto ha dedicado atención especial a la «Pedagogía de los museos», destacando la creación de exposiciones, o exposiciones parciales, sobre el tema del Holocausto en los museos históricos locales regionales.

El término «Holocausto» está ingresando en la conciencia pública de la sociedad rusa más dinámicamente, dada la amplia participación pública en eventos en memoria del Holocausto, entre ellos el Día Internacional de Conmemoración en memoria de las víctimas del Holocausto, en muchas ciudades de todo el país. No obstante, también hay algunas tendencias inquietantes. En Rostov-on-Don, por primera vez en la reciente historia posterior a la Unión Soviética, recientemente se arrancó una placa en honor de los 20.000 judíos locales asesinados durante el Holocausto y se reemplazó con una placa que menciona «la pérdida de pacíficos ciudadanos soviéticos». Este evento suscitó protestas de ciudadanos, de círculos académicos y de prominentes organizaciones judías del país, y también suscitó la publicación de titulares en los principales periódicos y medios de difusión internacionales, entre ellos The New York Times y The Jerusalem Post.

La iniciativa más reciente del Centro sobre el Holocausto y del Congreso Judío de Rusia, titulada «Renovación de la Memoria», tiene el propósito de atraer a educadores y estudiantes, en un marco exterior a las escuelas, para investigar los nombres de víctimas del Holocausto y de quienes rescataron a víctimas, y preservar importantes materiales relativos al Holocausto, entre ellos cartas, diarios y fotografías en escuelas y museos.

La conciencia de la historia del Holocausto como parte integrante de la historia de nuestro país es una de las más importantes orientaciones para crear una cultura de memoria que pueda contrarrestar cualquier manifestación de antisemitismo, racismo y xenofobia en Rusia.

________________________________________

Preguntas

  1. Según el autor, ¿Cuándo comenzó en Rusia la enseñanza acerca del Holocausto?
  2. ¿Cuáles son las principales dificultades para enseñar temas relativos al Holocausto en Rusia?
  3. ¿Cuál es la función de las instituciones del Estado y de las organizaciones no gubernamentales en cuanto a promover la educación sobre el Holocausto?
  4. ¿Por qué razón la cooperación y los intercambios internacionales son importantes elementos de la educación sobre el Holocausto en Rusia? ¿Puede citar un ejemplo?
  5. ¿Por qué razón piensa usted que la educación sobre el Holocausto debería ser parte del currículo de la enseñanza en Rusia?

(1) Russia: Protest by Jewish Group Over MemorialDisponible en inglés (Protesta de un grupo judío por una placa conmemorativa), The New York Times, publicado el 24 de enero de 2012.

(2) Revisionism not remorse Disponible en inglés (Revisionismo sin remordimiento), por Alex Ryvchin, The Jerusalem Post, publicado el 2 de febrero de 2012.

________________________________________

La serie de documentos de debate brinda un foro en el que académicos especializados en el holocausto y la prevención del genocidio generan temas de debate y estudio sobre estas cuestiones. Se les solicitó a estos autores, que provienen de una variedad de culturas y formaciones, elaborar documentos de debate basados en sus propias perspectivas y experiencias en particular. Los puntos de vista expresados por estos autores no necesariamente reflejan la posición de las Naciones Unidas respecto de estos temas.


Colección de documentos de debate >>