Bienvenidos a las Naciones Unidas. ¡Es su mundo!

El Holocausto y la colección de documentos de debate de las Naciones Unidas

Documento de debate #1

Sobre el Holocausto y sus repercusiones :
tras el Día de Recordación del Holocausto,
Enero 27 de 2006
por el Profesor Yehuda Bauer
Asesor académico de Yad Vashem y el Grupo de Trabajo para la cooperación internacional en la enseñanza, rememoración e investigación del Holocausto

Fue la segunda guerra mundial, hasta ahora el conflicto más terrible de la historia de la humanidad, lo que ofreció el contexto en el que Auschwitz, el símbolo del genocidio, pudo ocurrir y esa guerra la había iniciado la Alemania nazi, en gran parte por motivos ideológicos: en primer lugar, el deseo de gobernar Europa y, con ello, el mundo y así lograr una jerarquía racial mundial con los pueblos nórdicos de la raza aria en lo más alto y todos los demás sometidos a ellos. El segundo elemento más importante de la ideología nazi fue el antisemitismo. Los nazis veían a los judíos como el Satán que controlaba a todos los enemigos de Alemania. En un extremo, desde el punto de vista de los nazis, estaba Hitler, el nuevo Jesucristo, que guiaría a la humanidad, bajo dominio germánico, hacia un futuro glorioso. En el otro extremo estaba el judío satánico, que intentaba impedir que esta utopía lograra su objetivo de dominio mundial. En nombre de esa utopía de un nuevo mundo maravilloso y racista, se persuadió a la gran mayoría del pueblo alemán para cometer asesinatos en masa, incluidos tres genocidios como mínimo: contra los polacos, los romaníes ("gitanos") y los judíos. Nunca deberíamos olvidar que las utopías matan; las utopías universalistas radicales, como el nacionalsocialismo, el comunismo y, hoy en día, los radicales que apoyan el terrorismo mundial, matan de forma radical y universal.
No es ninguna exageración decir que la segunda guerra mundial y la muerte de decenas de millones de personas, la destrucción de países y culturas, la tortura y la muerte de niños y adultos, se debieron en parte al odio contra los judíos. Existen dos aspectos del Holocausto. Uno es la especificidad del destino de los judíos, el otro las repercusiones universales; estos aspectos son dos caras de la misma moneda. Los judíos fueron las víctimas específicas del genocidio. Pero las repercusiones son universales, porque quién sabe quiénes pueden ser los judíos la próxima vez.

La principal semejanza entre el Holocausto y otros genocidios es que el sufrimiento de las víctimas es el mismo. El asesinato es asesinato, la tortura es tortura, la violación es violación; el hambre, la enfermedad y la humillación son los mismos en todos los asesinatos en masa. No existe ninguna escala y ningún genocidio es mejor o peor que otro, nadie es más víctima que otro.
La otra semejanza es que todo genocidio se comete con los mejores medios técnicos y burocráticos a disposición de los autores. Por tanto, el genocidio actual en Darfur se comete con la ayuda de bombardeos aéreos, el uso de teléfonos móviles y la burocracia gubernamental que apoya a los asesinos e impide la intervención exterior eficaz. El Holocausto se cometió con los mejores medios técnicos y burocráticos a disposición de Alemania. Pero la diferencia es que sucedió en el mismo centro de la civilización europea y mundial, y que no tenía precedentes.

Durante el siglo XX, numerosos civiles y prisioneros de guerra desarmados fueron asesinados por gobiernos y organizaciones políticas, y resultaron asesinados muchos más civiles que soldados. De éstos, cerca de 6 millones de judíos murieron en el caso más extremo de genocidio ocurrido hasta ahora. ¿Por qué es el Holocausto el caso más extremo? ¿Por qué cada vez más gente muestra interés por esta tragedia particular, por qué se produce un aluvión de literatura de ficción, teatro, películas, series de televisión, arte, música y, desde luego, investigaciones históricas, sociológicas, filosóficas, psicológicas y otros estudios académicos, un aluvión que rara vez, por no decir nunca, se ha visto igualado al tratar otro acontecimiento histórico?

Creo que la razón es que, a pesar de que todos los elementos de cada genocidio se repiten en otros genocidios, hay elementos del Holocausto que no pueden hallarse en los genocidios que lo precedieron. Los autores trataron de encontrar, registrar, marcar, humillar, despojar, concentrar y asesinar a toda persona con tres o cuatro abuelos judíos por el delito de haber nacido judío. Esto se iba a hacer, en última instancia, en todas las partes del mundo, así que por primera vez en la historia se producía un intento de universalizar un genocidio. Además, la ideología carecía totalmente de pragmatismo, no como en todos los demás genocidios. En Rwanda, por ejemplo, se desarrolló una ideología supremacista hutu a partir de la historia pragmática de una verdadera lucha de poder dentro del sistema hutu y una verdadera lucha militar contra una fuerza invasora de la minoría tutsi perseguida. Pero con los nazis, los componentes pragmáticos eran secundarios.

Los nazis no mataban a los judíos porque quisieran su propiedad. Robaban sus propiedades como parte del proceso de deshacerse de ellos, primero mediante la emigración, después mediante la expulsión y al final mediante el asesinato. Asesinaron a trabajadores de armamento judíos cuando necesitaban mucha mano de obra tras la derrota de Stalingrado a principios de 1943; asesinaron a trabajadores esclavos judíos mientras construían carreteras para las fuerzas armadas alemanas. Si hubieran seguido el modo de actuar capitalista moderno, habrían robado las propiedades de los judíos y entonces los habrían utilizado como mano de obra esclava para sus fines, como hicieron con los polacos, por ejemplo. Pero asesinaron a los judíos porque su ideología los llevó a ello, una ideología que tenía las características de las pesadillas.

Los nazis creían en una conspiración judía mundial y la famosa falsificación llamada "Los protocolos de los sabios de Sión", que había sido redactada a principios del siglo xx por la policía de la Rusia zarista, fue usada y adaptada por los nazis. Creían en la acusación del asesinato ritual de niños no judíos cometido por los judíos. Por consiguiente, el genocidio de los judíos se basó en pesadillas que se convirtieron en ideología. Entonces, existía la utopía de una jerarquía racista mundial que tenía un enemigo satánico, los judíos, a los cuales había que eliminar, aunque no existan razas, porque todos procedemos originalmente de África. Los nazis se oponían muy conscientemente a todos los valores de la civilización europea como el liberalismo, la democracia, el socialismo y el humanitarismo, y querían destruirlos. Veían en los judíos la encarnación de los valores que querían eliminar y esto provocó la destrucción de los judíos. Todo esto sucedió sin ningún precedente.

El Holocausto no tenía precedentes y habíamos esperado que llegara a ser una advertencia, no un precedente. Pero se ha demostrado que estábamos equivocados. Se ha convertido en un precedente y le han seguido otros genocidios. ¿Qué significa esto para la humanidad, qué significa para las Naciones Unidas? ¿Qué vamos a hacer con respecto a las Naciones Unidas?

Cuando yo tenía cinco años, le dije a mi madre: Madre, no eres guapa, pero eres mía. La Organización de las Naciones Unidas es nuestra; es la mejor Organización de las Naciones Unidas que tenemos, no tenemos ninguna otra. Así que, en lugar de hablar mal de ella, en lugar de criticar su existencia, apoyémosla, intentemos mejorarla, hacerla más eficaz en la protección de la humanidad.

¿Hay alguna posibilidad de que podamos triunfar cuando intentemos impedir el genocidio, usando nuestro conocimiento del genocidio paradigmático de los judíos y la comparación con otros genocidios a partir de dicho conocimiento? Creo que el ser humano posee el instinto de matar y somos los únicos mamíferos que matamos a nuestra propia especie en grandes cantidades. Esto bien puede ser el resultado de la evolución de nuestra especie, cuando nos defendemos a nosotros mismos, a nuestras familias, naciones y territorios frente a enemigos reales o imaginarios eliminándolos. Todos podemos llegar a ser asesinos en masa. Pero si esto es así, ¿existe alguna manera realista de impedir el inicio de asesinatos genocidas? El Holocausto puede ofrecer una respuesta a esta pregunta: en Yad Vashem ahora tenemos más de 21.000 nombres de personas y grupos que rescataron a judíos. Ellos demuestran que existe otro camino, que en nosotros también existe la posibilidad de acudir al rescate de otros seres humanos arriesgando nuestras propias vidas.

Estas historias nos demuestran que hay una alternativa, que los intentos realizados para prevenir el genocidio, como por ejemplo por la oficina del Asesor Especial del Secretario General para la Prevención del Genocidio y diversas organizaciones no gubernamentales y gobiernos, no son en vano. Pero no hacer frente al actual genocidio de Darfur demuestra lo tremendamente difícil que es. Si no detenemos el genocidio en Darfur, éste se extenderá, habrá más masacres de carácter genocida y el mundo realmente lo pagará caro.

Las políticas que no parten de la base moral no son, a fin de cuentas, políticas prácticas en absoluto. Partiendo de estas consideraciones, les ruego que me permitan repetir aquí lo que dije, hace exactamente ocho años, en un discurso ante el Bundestag alemán: procedo de un pueblo que dio los Diez Mandamientos al mundo. Convengamos en que necesitamos tres mandamientos más y que son los siguientes: no serás un agresor; no serás una víctima; y no serás nunca, en ningún caso, un espectador.

Temas de debate

  1. ¿Qué lecciones pueden aprenderse del Holocausto en medio de la segunda guerra mundial en cuanto a:
    • la prevención de futuros genocidios?
    • detener este tipo de asesinatos cuando se produzcan?
  2. ¿Cuáles son las consecuencias de ser un espectador para una persona y para una sociedad?
  3. ¿Cuáles son los indicios de que se está preparando un genocidio?
    ¿Es el estudio del Holocausto y el genocidio de Rwanda suficiente para advertir de un genocidio inminente?
  4. Durante la Cumbre Mundial de 2005, los líderes mundiales pidieron que se aceptara un principio universal de la responsabilidad de proteger a las poblaciones civiles de los crímenes de lesa humanidad cuando los Gobiernos no desearan o no pudieran hacerlo así. ¿Cómo puede aplicarse este compromiso para que el mundo no sea testigo de otro genocidio?
  5. ¿Cómo han llegado a creer los Estados y los líderes que cometen y apoyan el genocidio que podrían continuar sin el desafío de la comunidad internacional?
  6. ________________________________________

    Las opiniones expresadas en esta publicación y el contexto en el que se utilizan las imágenes no reflejan necesariamente las opiniones ni la política del Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos, ni tampoco implican su aprobación.

    ________________________________________

    La serie de documentos de debate brinda un foro en el que académicos especializados en el holocausto y la prevención del genocidio generan temas de debate y estudio sobre estas cuestiones. Se les solicitó a estos autores, que provienen de una variedad de culturas y formaciones, elaborar documentos de debate basados en sus propias perspectivas y experiencias en particular. Los puntos de vista expresados por estos autores no necesariamente reflejan la posición de las Naciones Unidas respecto de estos temas.

    ________________________________________