Bienvenidos a las Naciones Unidas. ¡Es su mundo!

Mensaje del Secretario General con ocasión del día internacional de
conmemoración en memoria de las víctimas del Holocausto

27 de enero de 2009

Recordamos hoy a los millones de víctimas de los nazis —cerca de un tercio de la población judía y miembros de otras incontables minorías— que padecieron actos atroces de discriminación, privación, crueldad y muerte.

Las nuevas iniciativas relacionadas con la recordación del Holocausto y la educación al respecto nos aportan motivos fundados para la esperanza. Esa esperanza es el tema de la conmemoración de este año.

Pero podemos y debemos esforzarnos más si queremos que esa esperanza se haga realidad.

Debemos seguir analizando por qué el mundo no logró prevenir el Holocausto y otras atrocidades que se han cometido desde entonces. De ese modo, estaremos mejor preparados para derrotar al antisemitismo y otras formas de intolerancia.

Debemos seguir enseñando a nuestros hijos las lecciones de los capítulos más sombríos de la historia. Ello les ayudará a hacer las cosas mejor que sus mayores al construir un mundo donde podamos convivir en paz.

Debemos combatir la negación del Holocausto y denunciar abiertamente el fanatismo y el odio.

Y debemos respetar las normas y las leyes que han instituido las Naciones Unidas para proteger a las personas y luchar contra la impunidad del genocidio, los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad.

Nuestro mundo sigue asediado por la violencia implacable, el absoluto desprecio a los derechos humanos y la agresión a las personas por el mero hecho de ser quienes son.

En este cuarto Día Internacional de Conmemoración, recordemos a las víctimas del Holocausto reafirmando nuestra fe en la dignidad y la igualdad de derechos de todos los miembros de la familia humana. Y comprometámonos a trabajar unidos para que nuestra esperanza de hoy se convierta en un futuro mejor el día de mañana.

Muchas gracias.