ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Programas y actividades del Sistema de las Naciones Unidas por tema

Mujer

Historia


El apoyo de las Naciones Unidas a los derechos de la mujer está recogido en el Artículo 1 de la Carta al animar a la Organización a «realizar la cooperación internacional [...] en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión».

Durante su primer año de andadura, el Consejo Económico y Social estableció la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, para desarrollar las políticas mundiales dedicadas exclusivamente a la igualdad de género. Entre sus primeros logros estuvo el de emplear un lenguaje neutral en el borrador de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

A medida que el movimiento feminista internacional empezó a ganar importancia en de la década de 1970, la Asamblea General declaró 1975 como el Año Internacional de la Mujer y organizó la primera Conferencia Mundial sobre la Mujer, que se celebró en la Ciudad de México. Tras ese hito histórico, se declaró el Decenio de las Naciones Unidas para la Mujer (1976-1985).

Conferencia de la Mujer 1980

En 1979, la Asamblea General adoptó la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer Disponible en inglés, conocida informalmente como la declaración internacional de los derechos de la mujer. En sus 30 artículos, este tratado define explícitamente qué es la marginación de la mujer y establece las medidas que deben acabar con ella a nivel nacional . El convenio señala que la cultura y las tradiciones son fuerzas con una gran influencia en la formación del papel de la mujer y de las relaciones familiares, y es el primero en materia de derechos humanos que afirma los derechos de la mujer en materia de procreación.

La Segunda Conferencia Mundial sobre la Mujer tuvo lugar en Copenhague, en 1980, cuyo Programa de Acción reclamaba medidas nacionales más contundentes para asegurar el derecho de la mujer a la propiedad y su control, así como el fortalecimiento de los derechos de la mujer en cuestiones como la herencia, la custodia de los hijos y la pérdida de nacionalidad.

Cinco años después se celebró en Nairobi, la Conferencia Mundial para el Examen y la Evaluación de los Logros del Decenio de las Naciones Unidas para la Mujer: Igualdad, Desarrollo y Paz. La reunión llegó en un momento en que el movimiento para la igualdad de género había obtenido al fin un verdadero reconocimiento mundial. Unos 15.000 representantes de organizaciones no gubernamentales (ONG) participaron, además, en un Foro no gubernamental paralelo. Fue entonces cuando los 157 gobiernos participantes se dieron cuenta de que los objetivos de la Conferencia de México no se habían logrado adecuadamente y adoptaron las Estrategias de Nairobi, orientadas a mejorar la situación de la mujer hasta el año 2000. La principal innovación de la Conferencia fue reconocer que todos los asuntos son asuntos de la mujer. Muchos describieron la reunión como el «nacimiento del feminismo mundial».

Uno de los primeros resultados fue la transformación del Fondo de Contribuciones Voluntarias, creado durante el Decenio de las Naciones Unidas para la Mujer, en el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM, que ahora forma parte de la ONU Mujeres) .

La Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Beijing en 1995, avanzó sobre los resultados de Nairobi. La Plataforma de Acción de Beijing Documento PDF defendió los derechos de la mujer como derechos humanos y se comprometió a asegurar su respeto.

Tras la Declaración de la Cumbre del Milenio, celebrada en septiembre de 2000, los asuntos de género se integraron en muchos de los objetivos de desarrollo del Milenio (ODM) resultantes, y también de forma explícita en los objetivos en los objetivos 3 y 5 «Promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer» y «Reducir la mortalidad materna en tres cuartas partes», respectivamente. El sistema de las Naciones Unidas se ha movilizado para alcanzar estos objetivos.

Otro momento histórico se produjo en octubre de 2000, cuando el Consejo de Seguridad adoptó por unanimidad una resolución altamente innovadora sobre la mujer, la paz y la seguridad. La resolución 1325 Documento PDF instaba a los Estados Miembros a aumentar la representación de la mujer en todos los niveles de adopción de decisiones para la prevención, la gestión y la solución de conflictos y pedía al Secretario General que nombrase a más mujeres como sus representantes y enviadas especiales, así como a ampliar su papel y aportación en las operaciones de las Naciones Unidas sobre el terreno.

El Consejo solicitaba a todos los negociadores de acuerdos de paz que adoptasen una perspectiva de género y exhortaba a todas las partes de un conflicto armado a proteger a las mujeres y las niñas de la violencia por razón de género, recomendaciones que se fueron desarrollando en posteriores resoluciones.

El 18 de octubre de 2013 el Consejo de Seguridad de la ONU demostró una renovada determinación para situar el liderazgo de las mujeres en el centro de los esfuerzos para resolver conflictos y promover la paz. Por unanimidad, el Consejo adoptó la resolución 2122 que establece medidas más vigorosas que permitan a las mujeres participar en la resolución de conflictos y en la recuperación.

Estas medidas incluyen: el desarrollo y la utilización de experiencia técnica para misiones de mantenimiento de la paz y grupos de mediación de la ONU que apoyan conversaciones de paz; mejor acceso a información puntual y al análisis del efecto de los conflictos en las mujeres y de su participación en solucionarlos en informes y sesiones informativas al Consejo: y compromisos reforzados para consultar e incluir de forma directa a las mujeres en conversaciones de paz.


El contenido de esta página es una adaptación de una traducción no oficial, redactada con la participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca.