ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Programas y actividades del Sistema de las Naciones Unidas por tema

Terrorismo

Durante la década de 1990, el fin de la Guerra Fría llevó a un entorno de seguridad mundial completamente nuevo, marcado por centrar la atención más en las guerras internas de las naciones que en las interestatales. A principios del siglo XXI surgieron nuevas amenazas a nivel global. Los ataques contra Estados Unidos del 11 de septiembre de 2001 pusieron de manifiesto el desafío que supone el terrorismo internacional, mientras que los acontecimientos posteriores han aumentado la preocupación por la proliferación de armas nucleares y los peligros de otras armas no convencionales.

Las organizaciones del sistema de la ONU se movilizaron inmediatamente, en sus respectivas áreas de trabajo, para intensificar la acción contra el terrorismo. El 28 de septiembre de ese mismo año, el Consejo de Seguridad aprobó la Resolución 1373 Documento PDF, conforme a las disposiciones coercitivas de la Carta de la ONU, para evitar la financiación del terrorismo, criminalizar la recaudación de fondos destinados a tales fines, y congelar al instante los activos financieros del terrorismo. Asimismo, se estableció un Comité contra el Terrorismo para supervisar que la resolución se aplicaba correctamente.

Los trágicos acontecimientos del 11 de septiembre también sirvieron para poner de manifiesto el peligro que supondría que armas de destrucción masiva cayesen en manos de agentes no estatales. Aquel ataque pudo haber sido aún más devastador si los terroristas hubiesen tenido acceso a armas químicas, biológicas o nucleares. Para reflejar dichas preocupaciones, la Asamblea General adoptó, en el año 2002, la Resolución A/RES/57/83 Documento PDF, que constituyó el primer texto de la historia en describir medidas para impedir que los terroristas adquieran armas y sistemas vectores.

En 2004, el Consejo de Seguridad tomó su primera decisión formal acerca del peligro de la proliferación de armas de destrucción masiva; concretamente, en los casos en que se destinan a manos de agentes no estatales. Actuando conforme a las disposiciones coercitivas de la Carta, el Consejo aprobó por unanimidad la Resolución 1540 Documento PDF, , para así forzar a los Estados a que se abstengan de ofrecer ningún tipo de apoyo a agentes no estatales en el desarrollo, la adquisición, la fabricación, la posesión, el transporte, la transferencia o el uso de armas nucleares, químicas y biológicas, así como sus sistemas vectores. En consecuencia, la Asamblea adoptó el Convenio Internacional para la represión de los actos de terrorismo nuclear Documento PDF, que se abrió a la firma en septiembre de 2005.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), con sede en Viena, lidera los esfuerzos internacionales por combatir contra el tráfico y el abuso de drogas, el crimen organizado y el terrorismo internacional. Este organismo se encarga de analizar las nuevas tendencias de la delincuencia y la justicia, confeccionar bases de datos, emitir encuestas globales, recopilar y difundir información, tomar medidas específicas para evaluar las necesidades de cada país y alertar con suficiente tiempo, por ejemplo, sobre el peligro creciente del terrorismo.

En el año 2002, la UNODC estrenó su Proyecto Mundial de Fortalecimiento del Régimen Jurídico contra el Terrorismo, para ofrecer asistencia jurídica técnica a los países en procesos de adhesión para la aplicación de los 12 instrumentos universales contra el terrorismo. En enero de 2003, la UNODC incluyó en sus actividades de cooperación técnica el fortalecimiento del régimen jurídico contra el terrorismo, ofreciendo a los países asistencia jurídica técnica sobre cómo convertirse en Estados Parte y aplicando los instrumentos universales contra el terrorismo.

En la esfera de lo legal, la ONU y sus órganos asociados, como la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) Disponible en inglés, la Organización Marítima Internacional (OMI) Disponible en inglés o el Organismo Internacional de Energía Atómica (OEIA) Disponible en inglés, han conformado un entramado de acuerdos internacionales que representan los instrumentos jurídicos básicos contra el terrorismo.

Dichos instrumentos incluyen los convenios y convenciones sobre los delitos cometidos a bordo en los aviones; el apoderamiento ilícito de aeronaves; los actos que atentan la seguridad de la aviación civil; los delitos contra personas internacionalmente protegidas, inclusive los agentes diplomáticos; la protección física del material nuclear; los actos contra la seguridad de la navegación marítima y la marcación de explosivos plásticos para poder detectarlos y localizarlos. Asimismo, se incorporan protocolos sobre los actos de violencia perpetuados en aeropuertos civiles internacionales, y sobre aquellos que atentan la seguridad de las plataformas fijas que se utilizan las plataformas continentales.

La Asamblea General también ha acogido las siguientes cinco convenciones: la Convención Internacional contra la Toma de Rehenes Documento PDF, la Convención sobre la Seguridad del Personal de las Naciones Unidas y el Personal Asociado Documento PDF, la Convención Internacional para la represión de los atentados terroristas cometidos con bombas Documento PDF, la Convención Internacional para la represión de la financiación del terrorismo Documento PDF, y la Convención Internacional para la Represión de los Actos de Terrorismo Nuclear Documento PDF.

Por desgracia, aún ha habido grandes actos terroristas desde el 11-S. Estos actos incluyen los ataques en la sede de la ONU en Bagdad (agosto de 2003), en cuatro trenes de cercanías en Madrid (marzo de 2004), en una oficina y un edificio de apartamentos utilizados por occidentales en Al-Khobar, Arabia Saudí (mayo de 2004), en el metro de Londres (julio de 2005), en una zona marítima y un centro comercial en Bali (octubre de 2005), en varios lugares de Bombay (noviembre de 2008), en los hoteles Marriott y Ritz-Carlton en Yakarta (julio de 2009), y en el metro de Moscú (marzo de 2010), por poner algunos ejemplos.

En septiembre de 2006, como parte del esfuerzo internacional por frenar esta ola mortal, la Asamblea General adoptó y publicó con unanimidad la Estrategia Mundial contra el Terrorismo de la ONU. Partiendo del principio fundamental de que el terrorismo es inaceptable en todas sus formas y carece de cualquier justificación, la Estrategia esboza una serie de medidas específicas para abordar todos los aspectos del terrorismo, en los planos nacional, regional e internacional.

«Los actos criminales con fines políticos concebidos o planeados para provocar un estado de terror en la población en general, en un grupo de personas o en personas determinadas son injustificables en todas las circunstancias, cualesquiera sean las consideraciones políticas, filosóficas, ideológicas, raciales, étnicas, religiosas o de cualquier otra índole que se hagan valer para justificarlos».

Declaración sobre las medidas para eliminar el terrorismo internacional Documento PDF
(Asamblea General, Resolución A/RES/49/60, párr. 3)

 


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca.