ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Programas y actividades del Sistema de las Naciones Unidas por tema

Gobernanza

En la comunidad de naciones, la gobernanza se considera «buena» y «democrática» en la medida en que las instituciones y procesos de cada país sean transparentes. Las instituciones hacen referencia a órganos tales como el parlamento y sus diversos ministros. Los procesos incluyen actividades fundamentales como elecciones y procesos legales, los cuales deben estar exentos de corrupción y deben ser responsables ante el pueblo. El cumplimiento de esta normativa se ha convertido en un baremo imprescindible para medir la credibilidad y el respeto de los países en el panorama mundial.

Women in Sudan posting announcement on bulletin board

La buena gobernanza promueve la equidad, la participación, el pluralismo, la transparencia, la responsabilidad y el estado de derecho, de modo que sea efectivo, eficiente y duradero. Llevando estos principios a la práctica, somos testigos de elecciones frecuentes, libres y limpias, parlamentos representativos que redactan leyes y proporcionan una visión de conjunto, y un sistema jurídico independiente para interpretar dichas leyes.

La mayor amenaza para la buena gobernanza viene de la corrupción, la violencia y la pobreza, todo lo cual debilita la transparencia, la seguridad, la participación y las libertades fundamentales.

La gobernanza democrática fomenta el desarrollo, dedicando su energía a influir en tareas como la erradicación de la pobreza, la protección del medio ambiente, garantizar la igualdad entre los géneros y proporcionar los medios de subsistencia sostenibles. Garantiza que la sociedad civil desempeñe un papel activo al establecer prioridades y dar a conocer las necesidades de los sectores más vulnerables de la sociedad.

De hecho, los países gobernados adecuadamente tienen menos probabilidades de sufrir a causa de la violencia y la pobreza. Cuando se les permite hablar a los alienados y se protegen sus derechos como seres humanos, será menos probable que recurran a la violencia como solución. Cuando a las personas pobres se les da voz, es más fácil que sus gobiernos inviertan en políticas nacionales que reduzcan la pobreza. Con todo ello, la buena gobernanza es el escenario idóneo para la distribución de manera equitativa de los beneficios del crecimiento.

El sistema de las Naciones Unidas trabaja muy de cerca con los gobiernos para conseguir estos objetivos. Asimismo, actúa próximo a la sociedad civil, término que engloba un amplio abanico de organizaciones y grupos del sector privado con intereses y objetivos distintos, incluidos el profesional, de negocios, de servicios, religioso y organismos recreativos. (Adaptado de un Ciberbús Escolar de las Naciones Unidas documento informativo Disponible en inglés sobre la gobernanza)

«... como sabemos, infraestructura no es solo cuestión de carreteras, escuelas y redes de energía. Es, asimismo, el fortalecimiento de la gobernanza democrática y el estado de derecho. Sin transparencia, no solo desde el gobierno hacia el pueblo, sino también entre el propio pueblo, no hay esperanzas de conseguir un Estado democrático viable...»

Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas
Observaciones del Consejo de Seguridad sobre Timor-Leste
19 de febrero de 2009

El sistema de las Naciones Unidas promueve la buena gobernanza a través de diferentes vías. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), por ejemplo, apoya activamente los procesos nacionales de transición democrática. En el proceso, se centra en proporcionar asesoramiento político y apoyo técnico, así como en fortalecer la capacidad de las instituciones y el personal. Se dedica a la promoción y comunicación, apoya las campañas públicas de información, y fomenta y entabla diálogo. Además, facilita las «redes de conocimientos» y la divulgación de información sobre prácticas idóneas.

El Fondo Monetario Internacional (FMI Disponible en inglés) fomenta la buena gobernanza mediante sus programas de préstamos y asistencia técnica. Su enfoque a la hora de combatir la corrupción pone énfasis en la prevención a través de medidas que fortalecen la gobernanza. El FMI alenta a los países miembros a mejorar su responsabilidad mediante una mayor transparencia en política, de acuerdo con los códigos y normativas reconocidos internacionalmente. En su trato con los países pobres, el FMI hace hincapié en unos sistemas adecuados para escrutar los gastos públicos que tengan relación con la reducción de la pobreza. En las consultas periódicas con sus miembros, el FMI proporciona asesoramiento político en asuntos relacionados con la gobernanza.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Democracia Disponible en inglés, creado en 2005, financia los proyectos que sirven para fortalecer la voz de la sociedad civil, promover los derechos humanos, y garantizar la participación de todos los grupos en los procesos democráticos. La mayor parte de sus fondos se destina a las organizaciones locales de la sociedad civil, tanto en las fases de transición como de consolidación de la democracia. En la actualidad, complementa la labor de las Naciones Unidas con los gobiernos a fin de consolidar la gobernanza democrática en todo el mundo.

La Red en línea de las Naciones Unidas sobre administración y finanzas públicas Disponible en inglés se creó para establecer una red en línea que conectase las instituciones públicas administrativas regionales y nacionales. Facilita el intercambio de información y experiencia, así como la capacitación en materia de políticas y gestión del sector público. Su objetivo a largo plazo es desarrollar la capacidad de estas instituciones regionales y nacionales, con el propósito de mejorar la administración pública global.

A través de medidas como éstas, el fomento de la buena gobernanza está presente en todas las actividades del sistema de las Naciones Unidas.

 

 


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca.