ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Programas y actividades del Sistema de las Naciones Unidas por tema

Medio ambiente

Podría decirse que el movimiento ecologista empezó hace siglos como respuesta a la industrialización. En el siglo XIX, los poetas románticos ingleses ensalzaban la belleza de la naturaleza, mientras que el escritor estadounidense Henry David Thoreau elogiaba la vuelta a una vida más sencilla, guiada por los valores implícitos en la naturaleza. Fue una dicotomía que continuó en el siglo XX.

Tras la Segunda Guerra Mundial, el comienzo de la era nuclear trajo consigo el temor a un nuevo tipo de contaminación procedente de la radiación mortal. El movimiento ecologista fue ganando velocidad en 1962 con la publicación del libro de Rachel Carson «Primavera silenciosa», que advertía acerca del uso agrícola de plaguicidas sintéticos. La científica y escritora Sra. Carson, subrayó la necesidad de respetar el ecosistema en el que vivimos con el fin de proteger tanto la salud humana como el medio ambiente.

Plantas en el desierto

En 1969, las primeras imágenes icónicas de la Tierra vista desde el espacio conmovieron los corazones de la humanidad con su simplicidad y belleza. Ver esta «gran canica azul» en una galaxia inmensa a muchos les hizo darse cuenta de que vivimos en Una Tierra un ecosistema frágil e interdependiente. Así, el mundo comenzó a concienciarse de nuestra responsabilidad a la hora de proteger la salud y el bienestar de nuestro ecosistema.

Al finalizar la agitada década de los sesenta, sus más altos ideales comenzaron a ponerse en práctica. Entre ellos, el enfoque mediambiental — ahora, casi literalmente, un fenómeno global.  Dado que la preocupación universal acerca de la salud y la utilización sostenible del planeta y sus recursos era cada vez mayor, las Naciones Unidas, en 1972, convocó la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano en Estocolmo.

Fue un hito cuya Declaración final contiene 19 principios que representan un manifesto medioambiental Disponible en inglés en la actualidad. El trabajo de base para el nuevo programa ambiental del sistema de las Naciones Unidas residió en afrontar la necesidad de ofrecer «a los pueblos del mundo inspiración y guía para preservar y mejorar el medio humano».

«Hemos llegado a un momento en la historia en que debemos orientar nuestros actos en todo el mundo atendiendo con mayor cuidado a las consecuencias que puedan tener para el medio. Por ignorancia o indiferencia podemos causar daños inmensos e irreparrables al medio terráqueo del que dependen nuestra vida y nuestro bienestar. Por el contrario, con un conocimiento más profundo y una acción más prudente, podemos conseguir para nosotros y para nuestra posteridad unas condiciones de vida mejores en un medio más en consonancia con las necesidades y aspiraciones del hombre...»

«La defensa y el mejoramiento del medio humano para las generaciones presentes y futuras se ha convertido en meta imperiosa de la humanidad».

Extraído de la Declaración de la Conferencia de las Naciones Unidas
sobre el Medio Humano
Disponible en inglés
(Estocolmo, 1972), párrafo. 6

Aprovechando la energía generada por la Conferencia, la Asamblea General, en diciembre de 1972, estableció el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), encargado de coordinar los esfuerzos por parte de las Naciones Unidas en favor del medio ambiente. En la actualidad, sus prioridades se centran en los aspectos ambientales de desastres y conflictos, la ordenación de los ecosistemas, la buena gestión del medio ambiente, las sustancias nocivas, el aprovechamiento eficaz de los recursos y el cambio climático.

El PNUMA amplió su temática a raíz de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo Disponible en inglés celebrada en Río de Janeiro en 1992. Conocida con el nombre de «Cumbre para la Tierra», fue ahí donde se elaboró la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. En el denominado « Programa 21», la Declaración hizo célebre a escala mundial el concepto de desarrollo sostenible, convirtiéndolo así en el eje de todas las actividades de desarrollo del sistema de las Naciones Unidas.

Asimismo, la Cumbre para la Tierra dio lugar a la aprobación del Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (1992) y del Convenio de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación en los Países Afectados por Sequía Grave o Desertificación, en particular en África (1994). En la llamada «Cumbre para la Tierra + 5» Disponible en inglés, la Asamblea General celebró un período extraordinario de sesiones en 1997 con el fin de reconsiderar y evaluar la aplicación del Programa 21, así como plantear sugerencias para su nuevo desarrollo.

Los principios del desarrollo sostenible han estado implícitos en numerosas conferencias de la Organización, incluidas: La Segunda Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Asentamientos Humanos(Estambul,1996); La Conferencia Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (Barbados, 1994); El período extraordinario de sesiones de la Asamblea General sobre los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (Nueva York, 1999); La Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (Johannesburgo, 2002); La Cumbre del Milenio (Nueva York, 2000) y sus Objetivos de Desarrollo del Milenio (El Objetivo 7 trata de «Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente»); y la Cumbre Mundial 2005.

El PNUMA y la Organización Meteorológica Mundial (OMM) se reunieron en 1988 para crear el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), fuente preeminente mundial para la información sobre el cambio climático. El principal instrumento internacional en esta materia, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Estados Partes) (UNFCCC) se aprobó en 1992. Del mismo modo, el Protocolo de Kyoto Disponible en inglés, que fija unos objetivos de obligado cumplimiento para 37 países industrializados y la Comunidad Europea con el fin de reducir las emisiones de los gases del efecto invernadero, se aprobó en 1997.

La lista de los órganos de la Organización que apoyan activamente al medio ambiente y al desarrollo sostenible incluye el Banco Mundial, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización Marítima Internacional (OMI), la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

El Pacto Mundial de las Naciones Unidas compromete a la comunidad empresarial internacional en la observancia de los principios relativos al medio ambiente , y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), concebido como asociación entre el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y el Banco Mundial, ayuda a financiar todo.

Dada la crucial importancia de la perspectiva ambiental y el principio de la sostenibilidad, la Asamblea General ha establecido una serie de observancias con el objetivo de catalizar una acción positiva mundial.

Entre ellas, se encuentran en la actualidad el Decenio de las Naciones Unidas de la Educación para el Desarrollo Sostenible (2005-2014), y el Decenio Internacional para la Acción, «El agua, fuente de vida», que comenzó el 22 de marzo de 2005. Además, la comunidad mundial celebrará el Año Internacional de las Fibras Naturales en 2009, el Año Internacional de la Diversidad Biológica en 2010, y el Año Internacional de los Bosques Disponible en inglés en 2011.

Otras celebraciones Disponible en inglés establecidas por la Asamblea y relacionadas con el medio ambiente son el Día Mundial del Agua (22 de marzo), el Día Internacional de la Diversidad Biológica (22 de mayo), el Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio), el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía (17 de junio), el Día Internacional de la Preservación de la capa de ozono (16 de septiembre), el Día Internacional para la prevención de la explotación del medio ambiente en la guerra y los conflictos armados (6 de noviembre), y el Día Internacional de las Montañas (11 de diciembre).

 

 


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca.