>
ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Temas del programa

LA DEMOCRACIA Y LAS ELECCIONES

La difusión de la democracia en todo el mundo ha sido un logro significativo de nuestra época. Las elecciones son fundamentales para ello, haciendo posible el acto de libre determinación previsto en la Carta de las Naciones Unidas. La historia de la Organización está vinculada con las elecciones desde poco después de su fundación cuando, a fines del decenio de 1940, observó elecciones en la Península Coreana. Durante la era posterior de fideicomiso y descolonización, supervisó y observó plebiscitos, referéndums y elecciones en todo el mundo. Hoy en día, las Naciones Unidas continúa siendo un participante digno de confianza e imparcial, proporcionando asistencia electoral a solicitud de los Estados Miembros o en base a un mandato del Consejo de Seguridad o de la Asamblea General.

El suministro de asistencia electoral por las Naciones Unidas es un esfuerzo colectivo en el que intervienen varios organismos y departamentos y está estrechamente regulado por la Asamblea General.

La asistencia electoral se basa en el principio establecido en la Declaración Universal de Derechos Humanos de que la voluntad de la población, expresada por conducto de elecciones periódicas y genuinas, ha de constituir la base de la autoridad de gobierno. La asistencia electoral también reconoce los principios de soberanía del estado y propiedad nacional de las elecciones.

Para asegurar el cumplimiento de esos principios, el Subsecretario General de Asuntos Políticos es el Encargado de la coordinación de las actividades de asistencia electoral, y asesora al Secretario General sobre cuestiones electorales.

Un hombre votando
La Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Mali provee apoyo electoral a las autoridades después de un año tumultuoso en el que se produjo un golpe de Estado militar, enfrentamientos entre tropas gubernamentales y rebeldes y la confiscación de su territorio septentrional por islamistas radicales. (Foto de la ONU)

La División de Asistencia Electoral, dentro del Departamento de Asuntos Políticos, apoya al Encargado de las Naciones Unidas para garantizar la congruencia y coherencia de todo el sistema al suministrar la asistencia electoral de las Naciones Unidas.

Otros participantes de las Naciones Unidas involucrados en el suministro de asistencia electoral son el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, los Voluntarios de las Naciones Unidas, el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer, la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos, UNESCO, el Fondo de las Naciones Unidas para la Democracia y el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales. En los últimos 20 años, las Naciones Unidas ha suministrado asistencia electoral a más de 110 Estados Miembros States (y/o territorios que han pedido apoyo).

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, por ejemplo, ha proporcionado asistencia electoral a 59 Estados Miembros en los dos años previos a la Asamblea General de 2013, para fomentar la capacidad de gestión electoral sostenible, promover la participación inclusiva en elecciones, particularmente de las mujeres y otros grupos subrepresentados con el fin de coordinar el apoyo de donantes a los procesos electorales. De igual manera el DOMP, cuando así lo decide el Consejo de Seguridad, incluye componentes electorales en sus operaciones y provee apoyos similares. Cuando más de un agente de la ONU está involucrado en proporcionar asistencia electoral (por ejemplo DOMP y PNUD), esta debe ofrecerse de una manera integrada.

Las Naciones Unidas también han establecido relaciones con organizaciones gubernamentales, intergubernamentales y no gubernamentales que participan en la asistencia electoral, incluidas la Unión Africana, la Unión Europea, International IDEA, la Organización de los Estados Americanos, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, y la Comunidad del África Meridional para el Desarrollo. Otros socios son las organizaciones no gubernamentales internacionales que trabajan en el campo de la asistencia electoral. Estos incluyen instituciones como el Centro Carter, el Instituto Electoral para la sostenibilidad de la democracia en África y la Fundación Internacional para Sistemas Electorales. Esas relaciones ofrecen oportunidades de colaboración en las actividades de apoyo electoral así como para compartir experiencias y enseñanzas.

Papeletas de votación
Para el referéndum sobre la independencia del Sudán del Sur, la Misión de Naciones Unidas en el Sudán y el PNUD prestaron asistencia técnica a través de la División Integrada de las Naciones Unidas para los Referendos y las Elecciones. El Secretario General también estableció un Grupo Especial para supervisar el referéndum. (Foto de la ONU)

La asistencia electoral de las Naciones Unidas ha sido un componente crucial y positivo en materia de mantenimiento de la paz, establecimiento de la paz, y establecimiento e intensificando la gobernanza democrática. A medida que la democracia se ha difundido, también lo hecho el papel de las elecciones como medio de establecer un gobierno legítimo. Las Naciones Unidas han participado en elecciones en todas las regiones del mundo con asistencia proporcionada en el Afganistán, Liberia, Cote d’Ivoire, Zambia, Bangladesh, Iraq, Honduras, Malí y México, por mencionar unos pocos. En Túnez, por ejemplo, la ONU apoyó a la sociedad civil en las elecciones de octubre de 2011 para una Asamblea Nacional Constituyente y continúa aportando asistencia técnica a las autoridades. En Líbia, un equipo integrado de la ONU apoyó a las autoridades en la organización y realización de las elecciones al Congreso Nacional General del 7 de julio de 2012. En 2013, la ONU proveyó apoyo técnico y logístico a las autoridades de Mali en la realización de las elecciones presidenciales. Además, junto con organizaciones regionales, la ONU ha facilitado el diálogo entre el gobierno de transición y los actores políticos en el norte de Mali.

Las elecciones en cada país son únicas, y reflejan las características políticas e históricas de los distintos países. Si bien no hay un único sistema electoral que se adapte por igual a todos los países, el proceso electoral debe adherirse a obligaciones y compromisos contenidos en instrumentos internacionales de derechos humanos. Por consiguiente, las Naciones Unidas abordan cuidadosamente cada solicitud tras una serie de medidas: solicitud oficial; evaluación; diseño; y ejecución. A menudo se hace un énfasis específico en fortalecer la capacidad de las entidades nacionales de gestión electoral para implementar comicios creíbles en línea con sus respectivos mandatos legales.

Se reconoce que al abordar la capacidad de un órgano de gestión electoral por si solo no se han de producir necesariamente elecciones dignas de crédito. También es necesario que haya un foco del medio político global en el cual se celebran las elecciones. Por consiguiente, las Naciones Unidas también realiza esfuerzos para promover la capacidad, además de las autoridades electorales. Ello implica trabajar con los votantes, los medios de información y la sociedad civil, así como con otros participantes e instituciones de la gobernanza democrática.

Reconociendo además que incluso una buena elección técnicamente todavía puede encender quejas y tensiones subyacentes, las Naciones Unidas también está poniendo más atención al asunto de las elecciones y la violencia, entre otros ejemplos están las actividades de mediación y diálogo del Asesor Especial para Yemen, quien trabaja estrechamente con el Coordinador Residente de la ONU y el PNUD en llevar el proceso político adelante. En Liberia, la Misión de las Naciones Unidas (UNMIL), en consultas intensas con la CEDEAO, participó con los actores políticos en un esfuerzo por rebajar las tensiones antes, durante y después de las elecciones; y en Guinea, el SRSG para el ÄFrica Occidental, con un firme apoyo del DAP, facilitó el diálogo entre los actores políticos y aseguró con ello la reanudación del proceso electoral estancado.

La meta principal de la asistencia electoral de las Naciones Unidas es apoyar a los Estados Miembros para que celebren elecciones periódicas, fidedignas y genuinas y establezcan procesos electorales sostenibles a nivel nacional. Las Naciones Unidas procuran garantizar que los Estados Miembros tengan la capacidad nacional de organizar elecciones futuras con poca o ninguna ayuda externa.

Más información: