ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Programas y actividades del Sistema de las Naciones Unidas por tema

Remoción de minas

«Las minas terrestres y los restos explosivos de guerra continúan haciendo terribles estragos. Estas armas indiscriminadas son la causa de muertes y de graves heridas, entorpecen las actividades de reconstrucción en las zonas que han sufrido conflictos, dañan el medio ambiente y dificultan las actividades socioeconómicas y de desarrollo mucho después de la finalización de los conflictos. Bloquean las carreteras del Afganistán, el Sudán, Camboya y la República Democrática del Congo e impiden el acceso a las escuelas y los hospitales de Laos, Gaza y Nepal...»

Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas
4 de abril de 2010

Cada año, las minas terrestres matan entre 15.000 y 20.000 personas, la mayoría de ellas niños, mujeres y ancianos, y mutilan gravemente a otras tantas. En 78 países se encuentran diseminadas, y son un continuo recordatorio de conflictos que finalizaron hace años, o incluso décadas. Sin embargo, a pesar de esta masacre indiscriminada, siguen utilizándose como armas de guerra.

Según un artículo Disponible en inglés de Nicolas E. Walsh y Wendy S. Walsh del Boletín de la Organización Mundial de la Salud de 2003:

Las minas terrestres y la artillería sin explosionar causa heridas musculoesqueléticas importantes en todo el mundo. En todos los conflictos desde 1938 se han utilizado minas antipersonal de forma extensiva, a menudo causando la muerte o heridas a no combatientes, y sólo han alcanzado un número limitado de objetivos militares.

En los últimos años, las minas se han utilizado cada vez más como armas de terror contra la población civil local en un intento de aislarles u obligarles a permanecer en sus comunidades, mediante la prohibición de acceso a tierras de labranza, carreteras, o incluso a artículos de primera necesidad tales como agua potable o leña.

La mina antipersonal es pequeña y hacen explosión por medio de un alambre de trampa o de un detonador que requiere una presión mínima (normalmente 6 kg.) Está diseñado para mutilar o matar a todo aquel que entre en contacto con él, lo que a menudo incluye civiles, niños y animales. Desgraciadamente, las minas antipersonal tienen una vida muy larga: pueden matar o mutilar indiscriminadamente durante décadas.

Aún quedan muchas minas de la Segunda Guerra Mundial. Además, desde los años 60, se han esparcido hasta 110 millones de minas por todo el mundo en un número aproximado de 70 países. Además de las minas antipersonal, otras submuniciones, tales como las bombetas lanzadas desde el aire o desde otro tipo de artillería, las armas multiuso y la artillería sin explosionar deberían considerarse minas. Estas submuniciones son a menudo más difíciles de identificar y más evidentes que las minas.

A las minas terrestres no les afectan los altos el fuego o la paz. La única manera de desactivarlas es mediante su eliminación individual, con un coste de entre 300 y 1000 dólares por mina. Incluso con adiestramiento, los expertos en eliminación de minas calculan que por cada 5.000 minas eliminadas, un trabajador morirá y dos resultarán heridos debido a explosiones accidentales.

La tecnología moderna ha hecho posible la fabricación de minas de plástico, más pequeñas y difíciles de detectar. Las minas tienen un coste de producción de entre 3 y 75 dólares. Por desgracia, su pequeño tamaño, su diseño y, a menudo, su colorido las hace ser muy atractivas para los niños, quienes las cogen creyendo que son juguetes. Los métodos de dispersión remotos, tales como el lanzamiento desde un avión o desde otro tipo de artillería, ha aumentado la diseminación aleatoria y sin indicación en un mapa de las minas antipersonal, principalmente en áreas rurales donde las confiadas víctimas desconocen su existencia. …

Aproximadamente el 80% de las víctimas son civiles. ... Los niños tienen más posibilidades de morir por las heridas provocadas por las minas terrestres que los adultos ...Se calcula que el 50% de las víctimas muere a las pocas horas de la explosión, y muchos de ellos nunca llegan a recibir atención médica, la cual puede estar a horas de distancia a lomos de un camello o en un camión por carreteras llenas de baches. …

[Los que viven]: Los países en desarrollo, devastados por la guerra ... carecen de sistemas para lanzar servicios de rehabilitación, profesionales de rehabilitación cualificados, recursos económicos y técnicos y un sistema de rehabilitación profesional. ... Según la OMS, casi todos los países en desarrollo cuentan con algún servicio de rehabilitación, pero por lo general dichos servicios llegan a menos de un 5% de las personas con minusvalías de la comunidad.

En la actualidad, 14 organismos, programas, departamentos y fundaciones de las Naciones Unidas trabajan activamente sobre el terreno en el servicio relacionado con las minas. Encuentran y eliminan las minas terrestres y los restos explosivos de la guerra, atienden a las víctimas, enseñan a la gente cómo permanecer a salvo en áreas afectadas por las minas, destruyen las reservas y fomentan la participación universal en la Convención para la Prohibición de Minas. Las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas desempeñan a menudo un papel crucial en este proceso.

Las actividades relativas a las minas del sistema de las Naciones Unidas se coordinan a través del Servicio de las Naciones Unidas de Acción contra las Minas. El Servicio evalúa y vigila continuamente la amenaza que representan las minas y la artillería sin explosionar, y desarrolla políticas y medidas. Mobiliza recursos y es partidario de apoyar la prohibición mundial de minas terrestres antipersonal. También es responsable de proporcionar asistencia en la acción contra las minas en emergencias humanitarias y de las operaciones de mantenimiento de la paz.

Desde los años 80, las Naciones Unidas se han comprometido activamente en afrontar los problemas que plantean las minas terrestres. Actuó de forma decisiva al tratar el uso de armas de efectos indiscriminados y patrocinar la Convención sobre Armas Inhumanas de 1980. En 1996, la Convención se examinó para incluir el uso de minas terrestres en conflictos internos y solicitar que se detecten todas las minas.

Con el tiempo, una creciente protesta pública, junto con el acto de compromiso de las organizaciones no gubernamentales involucradas en la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Terrestres (ICBL), condujo a la aprobación de un acuerdo mundial exhaustivo.

La famosa Convención sobre la Prohibición del Empleo, Almacenamiento, Producción y Transferencia de Minas Antipersonal y sobre su Destrucción (Convención para la Prohibición de Minas) de 1997 prohíbe la producción, empleo y exportación de estas armas y cuenta con un apoyo casi universal. Desde septiembre de 2008, la han firmado 156 Estados Parte.

El Día Internacional de las Naciones Unidas para la Sensibilización sobre Minas Terrestres y la Asistencia contra las Minas se celebra el 4 de abril de cada año.

 

 


El contenido de esta página es una traducción no oficial, elaborada con la participación de la Facultad de Traducción de la Universidad de Salamanca.