INTERVENCION DE LA EMBAJADORA ADRIANA PULIDO,
REPRESENTANTE DE LA MISIÓN PERMANENTE
DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA,
EN LA 26 SESION DEL COMITÉ DE INFORMACION
27 DE ABRIL DE 2004

Sr. Presidente:

En primer lugar, permítame expresarle nuestras felicitaciones y nuestra satisfacción por verlo presidir nuevamente los trabajos del Comité de Información. Confiamos en que bajo su acertada conducción lograremos importantes avances en las materias de nuestra agenda de trabajo. Hacemos extensivas a los demás miembros de la Mesa Directiva del Comité, nuestras palabras de felicitación y reconocimiento.

Permítame igualmente agradecer al Secretario General Adjunto para las comunicaciones y la información pública, Señor Shashi Tharoor, y a todo el equipo que lo acompaña en el Departamento de Información Pública, el habernos informado ampliamente sobre la labor por ellos desarrollada durante el último año. No queremos dejar pasar esta oportunidad sin rendir homenaje a la Directora Adjunta Sra. Therese Gastaut, servidora profesional insigne de esta Organización a la que ha dado las mejores muestras de dedicación y fe en la labor que cumple. Como país miembro de este Comité quiero expresar nuestro más sincero agradecimiento por el apoyo y orientación que siempre tuvo a bien brindarnos y, en particular, cuando nuestro país tuvo la responsabilidad de ejercer la presidencia de este órgano. Le deseamos lo mejor en las nuevas actividades que tenga programadas.

Sr. Presidente:

Mi delegación se ve plenamente reflejada en la intervención- hecha por el distinguido Representante Permanente de Qatar en nombre de los países miembros del Grupo de los 77 y China, y asimismo como país miembro de Grupo de Río, Venezuela se asocia al contenido del discurso pronunciado por la distinguida delegación del Brasil en el que se reflejan cabalmente las preocupaciones de los países de nuestra región sobre el impacto que tendrán las reformas y la revitalización del Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas en esta parte del mundo. Quisiéramos, no obstante, agregar unas reflexiones.

Estamos convencidos de que los hechos, actividades o acontecimientos que en general circundan la interacción de los seres humanos actuando en sociedad, no tendrían ningún tipo de trascendencia si la misma sociedad en la que se producen no percibiera en ellos un significado real y concreto. Es allí, en esencia, donde la información cumple un papel fundamental. Es un proceso complejo en el que no solo la génesis de la información es importante, sino también la forma, la oportunidad y los medios que se utilizan para difundirla.

Esa premisa es la que nos permite visualizar la complejidad de los trabajos que realiza el DIP cuando intenta que las sociedades perciban un significado en las actividades que lleva a cabo la ONU, en procura de sumar apoyos entorno a sus postulados fundamentales. Mi país encomia esa labor y desea alentar al DIP a continuar redoblando esfuerzos que conduzcan a una ejecución cada vez mejor y cada vez más profundizada de su mandato.

En ese contexto, Sr. Presidente, se debe destacar que una de las condiciones ineludibles para que la información juegue el papel primordial que le corresponde en cualquier sociedad, es la existencia de la libertad de expresión. Ella es indispensable para la consolidación de ese nuevo orden mundial de la información y de las comunicaciones que promueve la agenda de las Naciones Unidas. Una de las aristas de esa libertad inherente a la condición humana la constituye también la libertad de prensa, que es un pilar fundamental de las sociedades democráticas. Así lo reconoce nuestra Organización. Próximamente, durante el Día Mundial de la Libertad de Prensa, rendiremos tributo nuevamente a este principio fundamental de la vida democrática y a quienes lo defienden aún a costa de sus propias vidas: los periodistas.

Duro es reconocer, sin embargo, que en el ejercicio de esas libertades fundamentales, muchas veces se cometen excesos y desafueros que no son compatibles con los principios en nombre de los cuales se actúa. Son numerosos los ejemplos en los: que la política de algunos -países navega y cae en la centrifuga de los titulares de la prensa, muchas veces alejados deliberadamente de la realidad que pretenden reflejar. Por eso consideramos que la libertad de expresión y la libertad de prensa deben ser ejercidas con absoluta responsabilidad y con ánimo constructivo. En ese sentido, coincidimos plenamente con la Declaración de los difusores de noticias, presentada ante la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información realizada en Ginebra en diciembre del pasado año, cuando afirman que, "distanciados de presiones políticas y económicas, los medios de comunicación tienen la responsabilidad de asegurar el acceso a la información, el conocimiento, la cultura y el entretenimiento a todos los ciudadanos (....) y de servir de apoyo a la creación del contenido doméstico".

Sr. Presidente:

Los lineamientos anteriores constituyen verdaderos senderos para ese nuevo orden de la información y las comunicaciones al que se ha aludido en varias ocasiones. No se trata de un proceso aislado. Por el contrario, ese nuevo orden que afanosamente buscamos debe estar relacionado estrechamente con el resto de las áreas del desarrollo económico, social y humano al que nuestros pueblos desean acceder. Debe ir también más allá de lo meramente tecnológico o informativo, aunque se debe subrayar que es precisamente la existencia de una creciente brecha tecnológica entre países ricos y pobres, lo que en gran medida obstaculiza en éstos últimos un mejor aprovechamiento de dichos avances tecnológicos.

Ya es casi un lugar común el oír decir que uno de los grandes retos que confronta la comunidad internacional actualmente está en procurar disminuir esa abismal diferencia. Estamos conscientes de los esfuerzos que se realizan en ese sentido, y creemos que es necesario no solo darles continuidad, sino también profundizarlos. Por eso, manifestamos nuestra esperanza de que durante la segunda fase de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, a celebrarse el próximo año en Túnez, podamos dar un impulso renovado a los esfuerzos por alcanzar los objetivos de desarrollo del Milenio, en todo cuanto tenga que ver con la temática de la información y los avances tecnológicos.

Para finalizar, Sr. Presidente, creemos firmemente que la información pública de las Naciones Unidas juega un papel muy importante en él logro de los objetivos de la Organización y muy especialmente en lo que toca a los progresos para alcanzar las Metas del Milenio. Por ese motivo, consideramos que los trabajos del Comité de Información y del DIP deben orientarse hacia una mayor cooperación con los demás órganos e instancias de las Naciones Unidas en el marco de una mayor coherencia y coordinación; profundizando cuando sea necesario su interacción con la sociedad civil organizada y el sector privado en nuestras sociedades, en procura contribuir de la mejor manera posible al logro de los importantes objetivos que se ha trazado la comunidad internacional para el bienestar humano y preservar la paz y seguridad internacionales.

Muchas Gracias.

***