INTERVENCIÓN DEL GRUPO DE RÍO,
EN LA 26 SESION DEL COMITÉ DE INFORMACION
27 DE ABRIL DE 2004

Señor Presidente,

Tengo el honor de efectuar la siguiente intervención en nombre de los 19 países miembros del Grupo de Río: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

De inicio, agradecemos al Secretario-General por la preparación de los informes que servirán de base para nuestros debates sobre los temas contenidos en la Agenda de este período de sesiones, así como la presentación realizada por el Secretario General Adjunto, Sr. Shashi Taroor.

Señor Presidente,

El Grupo de Río considera de gran importancia el trabajo que desarrolla el Departamento de Información Pública (DIP), en la medida en que, cumpliendo con su mandato, divulga los propósitos y las acciones de las Naciones Unidas para un público que, si dependiera sólo de los medios de comunicación comerciales, no tendría acceso a informaciones precisas sobre nuestra Organización.

Creemos que es necesario trabajar para mejorar la diseminación de información sobre las Naciones Unidas, de modo que se aumente la concientización sobre la labor que realiza nuestra Organización, en lo que respecta al mantenimiento de la paz y seguridad internacionales, el fomento al desarrollo y la promoción de los derechos humanos, entre otros ámbitos.

En este contexto, y teniendo en cuenta el mandato establecido por la Asamblea General para este Comité de hacer recomendaciones relativas al trabajo del DIP, aprovechamos la oportunidad para presentar la visión del Grupo de Río con respecto a algunos temas de la agenda del 26a período de sesiones, la misma que consideramos que puede contribuir a una mayor efectividad del sistema de información pública y comunicaciones de la Organización.

En primer lugar deseamos referirnos a la propuesta de regionalización, contemplada en el informe A/AC.198/2004/3. Este tema ha generado resistencias por parte de varias delegaciones y, por lo tanto, creemos que es importante aclarar nuestra posición.

El Grupo de Río está a favor de cualquier reforma que pueda hacer más efectivo el trabajo del DPI, de diseminación de información pública y enlace con la sociedad civil en los países en desarrollo, que son los que más la necesitan. Sin embargo, no queda claro que la regionalización sea la mejor forma de alcanzar este objetivo. La primera experiencia de regionalización, que resultó en la creación de un Centro Regional europeo en Bruselas, es todavía muy reciente para evaluar adecuadamente sus resultados. Tampoco es claro ni evidente que este ejercicio pueda servir de ejemplo para otras regiones, que presentan realidades socio-económicas y tecnológicas muy distintas.

Tenemos en cuenta que el modelo de regionalización propuesto por el Secretario-General para los países en desarrollo difiere de aquel implantado en Europa. El modelo de regionalización propuesto para los países en desarrollo consistiría en la creación de varios "Centros Regionales", y el mantenimiento de la presencia de la Organización en aquellos países cuyos CINUs sean clausurados.

Sin embargo, no creemos que se deba iniciar un proceso como el descrito, sin antes contemplar otras medidas alternativas.

Asimismo, sería de suma importancia para el diseño de un programa aplicable a los países en desarrollo conocer los resultados de la regionalización en Europa; si ha proporcionado ahorros substanciales; de qué forma se han utilizado los recursos liberados; y, lo más importante, si la calidad de los servicios de información ha sido afectada.

Es indispensable conocer y aprobar los criterios empleados para determinar cuáles unidades deben ser absorbidas por Centros Regionales. En algunos casos, eventuales deficiencias de determinadas unidades pueden ser fácilmente superadas con ajustes administrativos menores o pequeños incrementos en los recursos que se les asignan.

Al tomar una decisión sobre el destino de un CINU o la ubicación del mismo, se debe considerar no solo el factor de reducción de gastos, sino también y más importante, la mejora de los mecanismos de información de las Naciones Unidas, a fin de lograr el mayor impacto público posible, de la forma más eficiente.

Aunque todos sepamos que los recursos del DIP son escasos, no nos parece evidente que la mejor forma de ahorrar sea mediante el cierre de pequeños CINUs en países en desarrollo, donde en algunos casos las instalaciones son cedidas gratuitamente por los gobiernos locales.

En este sentido, al analizar la posible reducción de gastos generada con el cierre de un CINU, debe tomarse en cuenta el monto del ahorro, en comparación con el monto que sería necesario para mejorar su funcionamiento.

Siguiendo esa línea, posiblemente se llegue a la conclusión que la mejora en la calidad de los servicios que se pretende con la expansión del proceso de regionalización pudiera ser mucho más grande si, en lugar de cerrar pequeños CINUs, se buscase reestructurarlos o habilitarlos con mayores recursos, liberados por la racionalización y consolidación de grandes CINUS en el mundo desarrollado, proceso que - este sí - ofrece la posibilidad de grandes ahorros.

En suma, sobre este tema, el Grupo de Río apoya el estudio cuidadoso de todas las posibilidades de reforma a nuestro alcance, para que el DIP - siempre en consulta con los Estados miembros y dentro de los límites establecidos por la Asamblea General - pueda cambiar su funcionamiento de modo que, efectivamente, mejore el servicio de información pública y comunicación de la ONU en el mundo.

Señor Presidente,

El Grupo de Río atribuye gran importancia al multilingüismo y, por lo tanto, no podría dejar de mencionar la necesidad de que este concepto sea respetado y aplicado en la diseminación de información por parte de la Organización. Sobretodo en lo que respecta al sitio electrónico de la ONU, es necesario un trabajo constante para hacer disponibles todos los documentos en los seis idiomas oficiales.

Deseamos también enfatizar la necesidad de redoblar esfuerzos para que el sitio electrónico de la ONU sea accesible a las personas con discapacidad, especialmente teniendo en cuenta la relevancia que el tema de la discapacidad ha cobrado últimamente en las Naciones Unidas. Alentamos al DIP a que de manera sistemática continúe solicitando a las distintas oficinas que le proporcionen sus contenidos en formatos accesibles, como parte de los esfuerzos por crear una conciencia en la Organización sobre esta cuestión.

El Grupo de Río también desea manifestar su aprecio por los medios tradicionales de comunicación, en particular la radio, que sigue siendo un modo efectivo de difusión, con gran alcance, sobre todo en países en desarrollo, donde el acceso a tecnologías avanzadas muchas veces es todavía limitado.

En lo que se refiere a las formas en que el DIP puede contribuir a mejorar la difusión de la labor de la Asamblea General, coincidimos en que sería útil que se estableciera una relación de trabajo más estrecha y efectiva entre la Oficina del Presidente de la Asamblea y el Departamento, así como entre el portavoz del Presidente y la oficina del portavoz del Secretario General.

Por último, en relación con el componente de información en y sobre operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU, el Grupo de Río nota con preocupación la discrepancia que existe entre las percepciones del público y la realidad actual, según lo indica el Secretario General en su informe A/58/694. Especialmente si, como se ha indicado en otros foros, existe la posibilidad de que por este motivo las operaciones de mantenimiento de la paz se encuentren subvaloradas.

En tanto esta discrepancia exista estaremos en deuda con todas las personas que en este momento arriesgan sus vidas en dichas operaciones y aun más con aquellas que ya la han ofrendado al servicio de los más nobles ideales de la Organización.

La preparación y diseminación del mensaje sobre las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU, incluyendo el marco conceptual en el que se desarrollan, deben ser parte de las prioridades del DIP y deben llevarse a cabo utilizando todos los recursos disponibles, en forma oportuna y dentro del marco de una estrecha y efectiva coordinación con los principales actores involucrados.

Gracias Señor Presidente.

***