ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

25° Período de sesiones (2003)

Debate general: Argentina

Intervención del Representante permanente Alterno de la República de Argentina ante las Naciones Unidas
Embajador Luis E. Cappagli

30 de abril de 2003

Sírvase verificar contra lectura

SEÑOR PRESIDENTE:

Permítame expresarle la satisfacción de mi Delegación al verlo presidir los trabajos del Comité de Información para este bienio. Su experiencia y su capacidad diplomática son la mejor garantía de éxito para nuestros trabajos. Quisiera hacer extensiva esta felicitación para los demás miembros de la Mesa.

No sería justo si omitiera una palabra de reconocimiento para su predecesor, Embajador Milos Alcalay, de Venezuela, quien ejerció la Presidencia del Comité de una manera ejemplar, que es motivo de legítimo orgullo para América Latina.

Finalmente, quisiera agradecer al Secretario General Adjunto para las Comunicaciones, senor Shashi THAROOR, a la Secretaría del Comité, señora Therése Gastaud, y al personal del Departamento de Información Pública, por la calidad y prontitud en la preparación de la documentación que tenemos en examen. En mi intervención repasaré algunas de las propuestas que figuran en esos informes.

Mi Delegación se alinea sin duda con la intervención realizada por la Delegación de Marruecos en nombre del Grupo de los 77 y China, aun cuando desearíamos realizar algunos comentarios en nuestra capacidad nacional.

SEÑOR PRESIDENTE:

Una prestigiosa revista de estudios internacionales, en su última edición, titula un artículo referido a las Naciones Unidas como "el fin de un experimento grandioso". Este tipo de aseveraciones, que hemos visto repetidas en la prensa demasiadas veces en los últimos tiempos, debe ser un llamado de atención a este Comité respecto de la política comunicativa que hemos trazado para la organización. Efectivamente, hemos sido capaces de transmitir que las Naciones Unidas son muy activas, "hacen muchas cosas", están extendidas en todo el mundo y se ocupan de multitud de cuestiones, aunque no hemos podido convencer a la opinión pública internacional, al menos en situaciones de crisis generalizadas, que las Naciones Unidas son un agente efectivo para lograr aquellos propósitos y principios enunciados en su carta, esto es, para alcanzar la paz, la seguridad y el desarrollo para todos los hombres.

Merece pues una reflexión el hecho de que, como órgano encargado de examinar las políticas y actividades de información pública de la organización, este Comité de Información, en los últimos años, haya prestado más atención a los medios que a los fines, esto es, a la forma en que se trasmite el mensaje de la organización, a la falsa alternativa entre Internet o medios tradicionales y sobre todo a los recursos requeridos para llevar a cabo esas tareas informativas, antes que dedicarse a redefinir el mensaje de las Naciones Unidas y su función última en el nuevo escenario internacional de la post Guerra Fría.

Como siempre, la Delegación Argentina está abierta a trabajar conjuntamente con otras Delegaciones para repensar el mensaje que debemos comunicar, y hace votos porque a estas nuevas realidades, le correspondan nuevos textos de resolución, a fin de que la Asamblea General sugiera un mensaje nuevo para una organización que debe responder a tiempos nuevos.

SEÑOR PRESIDENTE:

En octubre del año pasado, el Secretario General presentó un informe sobre "Fortalecimiento de las Naciones Unidas: un programa para profundizar el cambio", que generó intensos debates tanto en el seno del Grupo de los 77 y China, cuanto a nivel de la Asamblea General. Sin duda es saludable que el Secretario General atendiera a la situación del Departamento de Información Pública, que había sido objeto de debates e incluso de críticas desde hace algunos anos. En el 2000, por ejemplo, en seguimiento de las recomendaciones del Panel de Expertos conocidas como "Informe Brahimi", 21 puestos asignados al Departamento fueron transferidos al Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz. Sin embargo, este tipo de medidas puntuales no responde a las preguntas básicas: ^Necesitamos un Departamento de Información Pública de las dimensiones actuales? ¿A quién presta servicios? Es eficiente en razón de sus costos? Responde a las necesidades informativas de los distintos públicos que atiende: la academia, los Gobiernos, la población del mundo, en particular en los países en desarrollo? Elige los medios de comunicación adecuados? Es un agente de defensa del multilingüismo de la organización?

Para mi Delegación es motivo de gran preocupación que, según indica el Secretario General en su informe, el "mensaje básico" del Departamento, inspirado según se dice en la Declaración del Milenio, se estructure en base a siete de las ocho Metas de Desarrollo del Milenio y haya dejado absolutamente de lado la meta ocho, referida a la cooperación internacional, a la transferencia de tecnología y a medidas de transparencia en el comercio internacional, que asegurarán a su vez los recursos necesarios para alcanzar las otras siete metas. Si el Departamento de Información Pública no contribuye a crear conciencia en todos los estamentos de la comunidad internacional -Gobiernos, sociedad civil, sector privado- acerca de la necesidad de asegurar los recursos humanos, técnicos y financieros necesarios para cumplir con las Metas del Milenio, seguirán verificándose las actuales tendencias de reducción de la ayuda al desarrollo, de crecientes barreras de acceso a los mercados para los productos de los países en desarrollo y de persistencia de la brecha en el desarrollo tecnológico de los países ricos y los países pobres, de la cual es expresión la llamada "brecha digital".

SEÑOR PRESIDENTE:

La Delegación Argentina aprecia sin duda el aumento en la cantidad y calidad de los materiales informativos provistos por el Departamento de Información Pública, en particular en el sitio Web de la organización. Aprecia también los avances que se han hecho en la producción de noticias en inglés, francés y árabe, aunque lamenta que una vez más el español se haya visto postergado. Percibe una verdadera preocupación en el Secretario General y en el Departamento por racionalizar sus actividades y hacerlas más pertinentes, lo que es sin duda meritorio.

Sin embargo, las dudas que expresamos en octubre pasado acerca de ciertas propuestas del Secretario General se mantienen y quisiéramos recordarlas.

En el objetivo expresado en la Sección 28, Información Pública del informe del Secretario General sobre los aspectos programáticos del Programa presupuesto para el bienio 2004-2005, se enuncia "apoyar la labor del Secretario General y los propósitos fundamentales de las Naciones Unidas produciendo comunicación estratégica sobre las actividades y los intereses de la Organización a fin de lograr el mayor impacto público posible". Seguimos entendiendo, como lo expresara el Embajador de Costa Rica en su intervención en nombre del Grupo de Río en las deliberaciones de la Cuarta Comisión, que la definición estratégica de las comunicaciones de la organización compete principalmente a los Estados miembros y no únicamente al Secretario General. Por ello, entendemos que en lugar de "producir comunicación estratégica" el rol del Departamento de Información Pública es producir "materiales informativos", en diferentes formatos y en diferentes lenguas, sobre todo las lenguas oficiales de las Naciones Unidas.

Respecto del Subprograma 1, "Servicios de comunicación estratégica", lo entendemos exclusivamente como una instancia de coordinación de actividades de comunicación ínter agencias y desearíamos que sus labores se realizaran en forma eficiente y efectiva, en particular en cuanto a los costos de su funcionamiento, y de ninguna manera quisiéramos crear una súper estructura burocrática que represente más recursos para puestos jerárquicos en la sede y menos recursos, por consiguiente, para actividades de información en el terreno.

SEÑOR PRESIDENTE:

La propuesta del Secretario General que nos provoca mayor inquietud es la referida a la regionalización de los Centros de Información de las Naciones Unidas. Nos preocupa además que el Secretario General haya seguido adelante con la iniciativa y fijado criterios para la regionalización de los Centros, tal como figura en el Anexo I de su Informe sobre Reorientación de las actividades de las Naciones Unidas en la esfera de la información pública y las comunicaciones, a pesar de los reparos planteados en su momento por el Grupo de los 77 y China.

Para la Delegación Argentina, la regionalización de los Centros de Información de las Naciones Unidas no es una buena idea. En el particular contexto de América Latina, además, las distancias y los costos de transporte hacen imposible pensar en usuarios de un Centro de Información más allá de las fronteras del país sede. Las diferencias en la provisión de servicios de Internet y en el acceso a alta tecnología de comunición acciones y de información hace poco práctica la idea de regionalizar los Centros.

En el caso concreto del Centro de Información de Buenos Aires, establecido en 1948 y que cuenta con una biblioteca que tiene un indudable valor documental e histórico, aspiramos a mantener su situación actual. Para ello, el Estado argentino y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires aportan sin cargo a la organización los locales en donde funciona el Centro. En la comunidad académica Argentina, en la sociedad civil y en el público en general, el aporte que hace el Centro de Información no puede ser reemplazado por un nodo digital. Creemos que el alcance del Centro, que se traduce en una altísima adhesión de la población argentina a los ideales y a la labor de la organización, justifica con mucho los costos que pueda significar su mantenimiento en la condición actual.

SEÑOR PRESIDENTE:

Creemos también que en este proceso de reflexión sobre la eficiencia de las actividades de información pública de la organización, se requiere considerar la calidad y oportunidad de provisión de servicios a la prensa y a las Delegaciones. En tal sentido, llamamos a considerar en profundidad la revisión de los métodos de trabajo de las secciones de fotografía y video filmaciones del Departamento, de manera de poder proporcionar materiales de calidad, fácilmente identificables y con oportunidad informativa.

Consideramos adecuado que sigan revisándose los criterios de edición de publicaciones de las Naciones Unidas y celebramos los esfuerzos por coordinar las tareas de las bibliotecas de la organización, así como su digitalización.

Finalmente, reiteramos nuestro compromiso en seguir debatiendo estas ideas en las negociaciones futuras de este Comité.

Muchas gracias.

Sección de Servicios de Internet | Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas