Volver al inicio

Reunión de alto nivel de la Asamblea General sobre el desarme nuclear (26 de septiembre de 2013)

El papel de la sociedad civil

El papel de la sociedad civil y de las organizaciones no gubernamentales (ONG) se reconoce de forma explícita en el Artículo 71 de la Carta de las Naciones Unidas.A la conferencia fundacional de San Francisco en el año 1945, acudieron 1.200 representantes de organizaciones de voluntarios, que contribuyeron de forma decisiva en la redacción de las siete primeras palabras de la Carta: «Nosotros los pueblos de las Naciones Unidas...». La sociedad civil desempeña un papel fundamental a la hora de concienciar a la población y acaparar su atención para promover el desarme y la no proliferación de armas. Su participación ha sido decisiva en la prohibición de los ensayos atmosféricos de armas nucleares y de las minas terrestres antipersonal, así como en la reciente convención sobre municiones en racimo. Las ONG han sido fundamentales en casi todos los procesos de desarme intergubernamentales, entre ellos, las Conferencias de las Partes encargadas del examen del Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares Disponible en inglés, el trabajo de la Primera Comisión (Desarme y de Seguridad Internacional) de las Naciones Unidas, el Programa de acción para prevenir, combatir y eliminar el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras Disponible en inglés y las iniciativas recientes para negociar un tratado que regule el comercio mundial de armas convencionales.

Desde el comienzo de la era nuclear, la sociedad civil ha desempeñado un papel destacado en las iniciativas para eliminar las armas nucleares, en las que han participado: físicos, sismólogos y otros científicos; médicos y abogados; organizaciones de mujeres; líderes religiosos; institutos de investigación y organizaciones no gubernamentales sobre el desarme; alcaldes y parlamentarios; víctimas de la contaminación radioactiva a consecuencia de las pruebas atmosféricas y hibakusha —los supervivientes de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki—; y el público en general.