ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Mujeres uniéndose para la paz

women2000

Mensaje del Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, con motivo de celebrarse el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer

El Secretario General de las Naciones Unidas señalo que es necesario remover los obstáculos que impiden que las Mujeres sean parte de los procesos de toma de decisiones

8 de marzo del 2000

Este primer Día Internacional de los Derechos de la Mujer del siglo veintiuno está dedicado al tema de las mujeres uniéndose por la paz. Es un tema que nos muestra dos partes vitales de la misión de las Naciones Unidas. La Carta de la ONU señala que nuestra Organización fue creada para "preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra". Asimismo, la Carta proclama "la igualdad de derechos de hombres y mejeres". Debemos hacer realidad ambos desafíos o fracasaremos en ambos.

El siglo que acaba de finalizar fue testigo del apogeo y el ocaso de las grandes guerras entre Estados, que fueron reemplazadas por la era de los conflictos étnicos.

Las pequeñas guerras que se libran en la actualidad no son menos devastadoras que las grandes guerras del pasado en términos de pérdida de vidas humanas. Aunque las armas pequeñas no tienen el mismo poder de matar que las antiguas armas de guerra, igual son armas letales. Los conflictos actuales provocan, demasiado seguido, víctimas entre personas que son ajenas al conflicto y golpean con mayor dureza a los más indefensos y a los peor preparados para defenderse. Los civiles se han convertido en el principal blanco de los conflictos bélicos. Y las mujeres deben soportar la carga más pesada de la guerra.

Las mujeres, que conocen bien el precio que se paga por los conflictos, están a veces mejor preparadas que los hombres para prevenir o resolver los conflictos. Cuando la sociedad colapsa a raíz de un conflicto, las mujeres juegan un rol crítico para asegurar que la vida cotidiana pueda proseguir. Cuando las tensiones étnicas provocan un conflicto o lo exacerban, son las mujeres quienes construyen puentes y muros. Cuando se considera el impacto y las implicaciones de la guerra y de la paz las mujeres piensan primero en sus hijos y en el futuro de ellos antes que en si mismas.

En las Naciones Unidas tenemos un conocimiento de primera mano sobre el invalorable aporte de las mujeres a las fuerzas de paz. Ellas organizan comités,

Organizaciones de mujeres, organizaciones no gubernamentales y grupos religiosos para disminuir las tensiones y persuadir a los hombres de que acepten la paz.

En parte por esta razón, estamos haciendo esfuerzos especiales para reclutar más mujeres para nuestras misiones de mantenimiento de la paz y de construción de la paz. También estamos incorporando más mujeres para que todas nuestras operaciones de mantenimiento de la paz y construcción de la paz tomen una mayor conciencia de los temas de género.

Varias misiones –incluídas la de Afganistán, Kosovo, y Timor Oriental- incluyen unidades civiles de asuntos de género. Estamos redoblando esfuerzos para para reclutar mujeres más calificadas en las operaciones de paz tanto en el terreno como en la sede de la ONU en Nueva York. Una vez más apelo a los Estados Miembros para que incluyan mujeres calificadas en los contingentes de efectivos que envían para desempeñarse en todos los niveles bajo bandera de las Naciones Unidas.

Las agencias de Naciones Unidas trabajan todos los días para asistir a las mujeres que se hallan en estado de mayor vulnerabilidad, brindadndo asistencia a los refugiados y estableciendo normas legales para proteger los derechos de la mujer en los conflictos armados. Las agencias de las Naciones Unidas envían misiones especiales a los países afectados por la guerra. Asimismo, ellas proveen cuidados de salud y asistencia psicológica para los traumas generados por la guerra. Ellas trabajan con mujeres en países devastados por la guerra y una vrez que las armas han callado para ayudarles a reconstruir junto a los hombres las instituciones estatales y la sociedad.

Sabemos que no hay paz duradera sin desarrollo. Sabemos también que no puede haber desarrollo a menos que las mujeres puedan desarrollarse de manera completa en las sociedades. Esto significa que deben removerse las barreras que impiden que las mujeres puedan involucrarse de manera efectiva en los procesos de decisión y en su posibilidad de acceder a la tierra. Esto significa proteger la seguridad de las mujeres y la de sus familias. Significa asegurar para ellas el goce completo y sin restricciones de sus derechos humanos y políticos. Las Naciones Unidas trabajan con sus socios de la sociedad civil y de los gobiernos –local e internacionalmente- para lograr estos objetivos.

Hace cinco años, muchos de estas metas fueron aprobadas por los gobiernos en la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer en Beijing. En junio del 2000, la Asamblea General de las Naciones Unidas celebrará una período especial de sesiones para revisar los progresos en la implementación de los compromisos asumidos en Beijing. La Plataforma de Acción de Beijing convoca a proteger a las mujeres y sus derechos durante las situaciones de conflicto. La Plataforma de Acción insta a las mujeres a jugar un rol mayor en las decisiones que resuelven los conflictos. En suma, la Plataforma de Acción nos convoca a realizar las acciones necesarias para establecer una cultura de paz. Dediquemos nuestros esfuerzos para hacer realidad estos compromisos. Cosntruyamos sobre el trabajo realizado por las mujeres en todos los lugares del mundo para garantizar la paz a las generaciones venideras. Aprovechemos el poder de las mujeres que se unen para lograr la paz.

 

Centro de Noticias de las Naciones Unidas »

Logo de ONU MUJERES