Los muchachos afganos juegan al balompié cerca de donde estaba uno de los Budas de Bamiyan una vez.