Antecedentes

El 12 de diciembre de 2012, en la resolución sobre salud mundial y política exterior (A/RES/67/81 Documento PDF) se recomendó que se incluyera la cobertura sanitaria universal en los debates de la agenda de desarrollo para después de 2015 en el contexto de los retos mundiales en materia de salud. Los Estados Miembros reconocieron la importancia de la cobertura universal en los sistemas nacionales de salud, especialmente por medio de mecanismos de atención primaria de la salud y protección social, a fin de que todos, en particular los sectores más pobres de la población, tengan acceso a los servicios de salud.

El 25 de septiembre de 2015, en la resolución Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible (A/RES/70/1 Documento PDF) se adoptó la meta de lograr para 2030 la cobertura sanitaria universal, incluida la protección contra los riesgos financieros, el acceso a servicios de salud esenciales de calidad y el acceso a medicamentos y vacunas inocuos, eficaces, asequibles y de calidad para todos.

El 12 de diciembre de 2017, en la resolución sobre salud mundial y política exterior: atención de la salud de los más vulnerables en pro de una sociedad inclusiva (A/RES/72/139 Documento PDF) en la que decidió celebrar durante la Asamblea General de 2019 una reunión de alto nivel sobre la cobertura sanitaria universal. En la resolución sobre las modalidades Documento PDF aprobada se decidió que el tema general de la reunión de alto nivel fuera “Cobertura sanitaria universal: avanzando juntos para construir un mundo más saludable”.

La resolución sobre salud mundial y política exterior: atención de la salud de los más vulnerables en pro de una sociedad inclusiva (A/RES/72/139 Documento PDF) se pidió a los Estados Miembros que promuevan y fortalezcan el diálogo con otros interesados, incluidos la sociedad civil, las instituciones académicas y el sector privado, a fin de maximizar su colaboración y contribución para cumplir los objetivos y metas en materia de salud mediante un enfoque intersectorial y con participación de múltiples interesados.

El sistema de las Naciones Unidas, los asociados para el desarrollo y otras iniciativas pertinentes, como la Alianza Sanitaria Internacional para alcanzar la cobertura sanitaria universal a más tardar en 2030, prestan apoyo a los Estados Miembros para que desarrollen la cobertura sanitaria universal y refuercen su sostenibilidad a nivel nacional con miras a fomentar el acceso de las personas más vulnerables a los servicios de salud.

Para fomentar la salud física y mental y el bienestar, así como para ampliar la esperanza de vida de todas las personas, debemos lograr la cobertura sanitaria universal y el acceso a una atención sanitaria de calidad. No tenemos que dejar a nadie atrás.