¿Qué es un sunami?

La palabra "tsunami" está formada por las palabras japonesas "tsu" (puerto) y "nami" (ola). Un sunami es una serie de olas gigantescas que se producen por una perturbación bajo el agua, por lo general, asociada con los terremotos que ocurren en el fondo del océano o cerca de él.

Las erupciones volcánicas, los deslizamientos de tierras submarinas y las desprendimientos de rocas costeras también pueden generar un sunami, al igual que el impacto de un gran meteorito en el océano. Los sunamis se originan a partir de un movimiento vertical del fondo marino, con el consiguiente desplazamiento de la masa de agua.

Las olas del sunami frecuentemente parecen paredes de agua y pueden llegar a la costa y ser peligrosas durante horas. El tiempo que transcurre entre una ola y otra puede ir de cinco minutos a una hora. Por lo general, la primera ola no es la más grande; a menudo, es la segunda ola, la tercera o incluso la cuarta. Tras las inundaciones de una ola, o las inundaciones tierra adentro, el mar retrocede dejando expuestas grandes extensiones del fondo marino. Una nueva ola se precipita entonces a tierra en cuestión de minutos y acarreando con ella los numerosos pedazos y los daños provocados por los flujos precedentes.

¿Cuáles son los efectos de los sunamis?

Terremotos

Un terremoto es un acomodamiento de la tierra que es percibido con sacudidas y temblores. Su origen se debe principalmente al choque de placas tectónicas. La mayoría de los terremotos fuertes se producen en zonas de subducción, donde una placa oceánica se sumerge bajo una placa de carácter continental u otra placa oceánica más joven.

No todos los terremotos causan sunamis. Hay cuatro condiciones necesarias para que un terremoto cause un sunami:

  1. El epicentro del terremoto se sitúa bajo el océano o cerca de las costas.
  2. Tiene una gran magnitud, al menos es de una magnitud de 6,5 en la escala de Richter.
  3. Hay un quebratamiento de la superficie de la Tierra y ocurre a poca profundidad, menos de 70 km por debajo de la superficie de la Tierra.
  4. El terremoto produce un movimiento vertical del fondo del mar, que puede alcanzar hasta varios metros de altura.

Derrumbes

Un derrumbe que se produzca cerca de las costas pueden generar olas que pueden alcanzar una amplitud importante debido al volumen de metros cúbicos de terreno hundidos. puede causar el movimiento de grandes cantidades de agua en el mar, causar pertubaciones en el agua y generar un sunami. Los deslizamientos de tierra submarinos también pueden dar lugar a sunamis cuando el material que se desprende se mueve de manera violenta, empujando el agua.que puede alcanzar una amplitud importante debido al volumen de metros cúbicos de terreno hundidos.

Erupción volcánica

Aunque son relativamente poco frecuentes, las erupciones volcánicas también pueden provocar sunamis. Pueden ocasionar el desplazamiento de un gran volumen de agua y la generación de olas de sunami extremadamente destructivas.

Uno de los sunamis más grandes y destructivos jamás registrados ocurrió el 26 de agosto de 1883, después de la erupción del volcán Krakatoa (Krakatau), en Indonesia. Esta explosión generó olas que llegaron a los 41 metros destruyeron ciudades y pueblos de la costa a lo largo del Estrecho de la Sonda, en las islas de Java y Sumatra, matando a 36.417 personas.

Colisión extraterrestre

Los sunamis causados por una colisión extraterrestre (es decir, asteroides, meteoritos) son extremadamente raros. Aunque no se han registrado sunamis causados por meteoros o asteroides en la historia reciente, si estos cuerpos celestes cayeran en el océano, un gran volumen de agua, sin duda, se desplazaría para causar un sunami.

¿Qué hacer?

Para obtener más información sobre estos fenómenos y las señales para reconocerlos, puedes visitar el Centro de Información de Tsunami del Océano Índico.