«El sexto Objetivo de Desarrollo Sostenible exhorta a la comunidad internacional a garantizar el acceso a los retretes para el año 2030. El cumplimiento de este derecho humano fundamental —el derecho al agua y el saneamiento— es positivo para las personas, las empresas y la economía». — Secretario General, Ban Ki-moon

 

Romper los tabúes

El objetivo del Día Mundial del Retrete, celebrado el 19 de noviembre, es que se tomen medidas para llegar a los 2 400 millones de personas que viven sin acceso a un váter. El tema de este año, «aseos y empleo», se centra en cómo el saneamiento, o su ausencia, puede afectar a los medios de subsistencia.

El saneamiento es una prioridad del desarrollo mundial. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, lanzados en 2015, incluyen el objetivo 6 que tiene la meta de lograr, para 2030, el acceso equitativo a servicios de saneamiento e higiene adecuados para todos y poner fin a la defecación al aire libre, prestando especial atención a las necesidades de las mujeres y las niñas y las personas en situaciones vulnerables.

La ONU y sus asociados están dando a conocer el mensaje de que los retretes salvan vidas, aumentan la productividad, crean empleo y las economías crecen.

Para obtener más información sobre la conexión entre baños y puestos de trabajo, por favor descarga la ficha informativa Documento PDF.

Para tomar medidas y unirse al movimiento global, por favor vaya a www.worldtoiletday.info Disponible en inglés.

Ojo al dato:

  • 2400 millones de personas viven sin acceso a unos servicios de saneamiento de calidad (Organización Mundial de la Salud (OMS)/UNICEF, 2015).
  • Una de cada diez personas no tiene más opción que defecar al aire libre (OMS/UNICEF, 2015).
  • La diarrea ocasionada por las malas condiciones de saneamiento y el agua insalubre mata a 315 000 niños cada año (WASHwatch 2016).
  • La transmisión de enfermedades en el lugar de trabajo, principalmente debido a las malas condiciones de saneamiento e higiene, causa el 17% de todas las muertes relacionadas con el trabajo (Organización Internacional del Trabajo (OIT) 2003).
  • Se calcula que la pérdida de productividad debida a enfermedades ocasionadas por la falta de saneamiento y las malas prácticas de higiene cuesta a muchos países hasta el 5% de su PIB (Hutton, 2012).