ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo
28 de abril

Mensaje de Juan Somavia, Director General de la Oficina Internacional del Trabajo, con ocasión del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo

28 de abril de 2012

En este Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo es oportuno que nos centremos en las oportunidades para promover lugares de trabajo más seguros y sanos como parte de las estrategias de trabajo decente en la transición hacia una economía más respetuosa del medio ambiente.

La Cumbre de Río + 20 abordará el reto de lograr que el desarrollo sostenible se base en el crecimiento económico y la equidad social así como en la protección del medio ambiente. Para hacer realidad esta visión del desarrollo sostenible se precisan enfoques de política integrados y sinérgicos que combinen las necesidades de las personas y del planeta, y vinculen el crecimiento y la justicia.

Proteger el derecho de todos los trabajadores a un entorno de trabajo seguro y saludable es respetar la dignidad humana y la dignidad del trabajo y es un elemento esencial de cualquier planteamiento que se base en la integración social. Por esta razón, la seguridad y salud en el trabajo forma parte del objetivo de trabajo decente y el trabajo decente para todos es un aspecto central del pilar social del desarrollo sostenible.

Las normas de la OIT sobre seguridad y salud en el trabajo proporcionan orientación a los gobiernos, los empleadores y los trabajadores y sus organizaciones, y a todas las partes interesadas sobre la prevención y gestión de los peligros y riesgos en el trabajo. Asimismo, brindan orientación sobre las medidas de control que previenen los efectos negativos del lugar de trabajo en el medio ambiente.

La sensibilización y la prevención sirven de base a las estrategias encaminadas a reducir la incidencia de las lesiones, enfermedades y muertes de origen profesional. El diálogo social es un instrumento valioso e indispensable. Todos estos elementos deben ocupar un lugar destacado en la transición hacia una economía más ecológica.

La experiencia ha puesto de manifiesto que la utilización de algunas sustancias más inocuas para el medio ambiente puede, sin embargo, ser más peligrosa para la salud de los trabajadores. Por consiguiente, las energías renovables, la gestión y reciclaje de desechos así como la ecologización de las industrias tradicionales deben abordarse desde un principio sin perder de vista los desafíos de la seguridad y salud en el trabajo a fin de eliminar los peligros y riesgos conocidos y prevenir que surjan otros nuevos.

Luchemos por lograr una situación en la que todos salgan beneficiados: los trabajadores, las familias, las comunidades, las empresas, las economías y el medio ambiente.

Hagamos que la seguridad y salud de todos los trabajadores – de la economía formal e informal – sea un objetivo primordial y directo de las políticas y estrategias encaminadas a lograr una economía verde ecológicamente sostenible e integradora desde el punto de vista social.

Optemos por un enfoque que promueva el trabajo seguro y saludable en empresas sostenibles, la reducción de la pobreza y un modelo de crecimiento que genere más y mejores empleos.

Juan Somavia

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas