ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Día Mundial de la Libertad de Prensa
3 de mayo

Mensaje del Secretario General

Nueva York, 3 de mayo de 2014

Cada año, en el Día Mundial de la Libertad de Prensa, reafirmamos nuestro compromiso con la libertad fundamental de recibir y difundir información e ideas por cualquier medio de expresión, sin limitación de fronteras, consagrado en el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Sin embargo, todos los días del año se ataca a ese derecho.

Los periodistas son secuestrados, detenidos, golpeados y, en algunos casos, asesinados, por hablar o escribir sobre verdades incómodas. Ese trato es totalmente inaceptable en un mundo que cada vez depende más de los servicios mundiales de noticias y de los periodistas que les prestan servicios.

En zonas de conflicto, los periodistas a menudo llevan uniformes y cascos azules a fin de que puedan ser fácilmente identificados y protegidos contra los ataques. Como sabemos por las propias operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, el color azul ofrece ninguna garantía de seguridad.

El año pasado resultaron muertos 70 periodistas, muchos de ellos atrapados en el fuego cruzado de hostilidades armadas. Catorce más han corrido la misma suerte este año.

El año pasado, había 211 periodistas recluidos en cárceles. Desde 2008, unos 456 periodistas se han visto obligados a exiliarse. Y desde 1992, más de 1.000 periodistas han sido asesinados, casi uno por semana.

Son cifras alarmantes. Detrás de cada estadística está un hombre o una mujer que simplemente ejercía su legítima labor.

No debe haber impunidad para los que someten a periodistas a actos de violencia o intimidación, o utilizan distorsionadamente procedimientos legales para impedir u obstaculizar su labor.

La libertad de los medios de comunicación debe seguir estando en el centro de nuestra labor para promover la seguridad, la dignidad y la prosperidad para todos.

Los Estados Miembros están debatiendo profundamente sobre la agenda para el desarrollo después de 2015. Esta es una oportunidad que se da una sola vez en una generación para dirigir al mundo hacia una dirección más sostenible y equitativa.

Unos medios de comunicación libres, tradicionales y nuevos, son indispensables para el desarrollo, la democracia y la buena gobernanza. Pueden promover la transparencia sobre los nuevos objetivos que los Estados Miembros adoptarán, los progresos y las deficiencias. Las redes sociales y las tecnologías móviles ofrecen nuevos medios para acelerar la participación ciudadana y el progreso económico y social. La función de vigilancia de los medios de comunicación es esencial para que los Gobiernos, las empresas y otros rindan cuentas.

En este Día Mundial de la Libertad de Prensa, exhorto a todos los Gobiernos, las sociedades y las personas a que defiendan activamente este derecho fundamental como factor crítico para conseguir los Objetivos de Desarrollo del Milenio y promover la agenda para el desarrollo después de 2015.

La libertad de expresión, unos medios de comunicación independientes y el acceso universal a los conocimientos fortalecerán nuestros esfuerzos por lograr resultados duraderos para las personas y el planeta.

Mensajes anteriores del Secretario General

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas