ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Día Mundial de la Libertad de Prensa
3 de mayo

Mensaje del Secretario General

3 de mayo de 2011

Cuando los gobiernos reprimen a la población y se escudan contra el escrutinio, la libertad de prensa es uno de los instrumentos más poderosos para poner al descubierto los hechos ilícitos y reafirmar la confianza pública.

Cuando la población se enfrenta a la discriminación y la marginación, el acceso a los medios de comunicación puede prestarle voz y crear una conciencia colectiva de su difícil situación.

Y en una época de problemas mundiales urgentes, el libre intercambio de información y de ideas a través de los medios de comunicación puede unir a los pueblos y los países en una causa común.

El Día Mundial de la Libertad de Prensa tiene su origen en los periodistas africanos que, tras la caída del muro de Berlín y la desaparición de las restricciones impuestas a los medios de comunicación en Europa oriental, trataron de obtener avances similares en su continente. Colaboraron con la UNESCO en la organización del seminario de 1991 en Namibia que produjo la histórica Declaración de Windhoek sobre la libertad e independencia de los medios de comunicación, la que a su vez inspiró a la Asamblea General de las Naciones Unidas a proclamar, dos años más tarde, la celebración de este Día.

Hoy, son los pueblos de África del Norte y el Oriente Medio los que se movilizan para reivindicar sus derechos y libertades democráticas, para lo que dependen en gran medida y en forma creativa de Internet y los medios sociales para ayudar a impulsar el cambio en sus sociedades.

El tema de este año, «Nuevas fronteras, nuevas barreras», pone de relieve el impresionante cambio experimentado por el panorama mediático mundial. Nuevos medios y herramientas como los teléfonos celulares continúan empoderando a las personas, enriqueciendo la búsqueda de noticias y arrojando luz sobre el funcionamiento del gobierno, las empresas y la industria, que anteriormente se mantenía oculto en gran medida.

Sin embargo, junto con esos beneficios siguen existiendo problemas antiguos como el uso de los medios de comunicación para difundir el odio e incitar a la violencia. Además es innegable que los Estados están imponiendo nuevas barreras, entre ellas la cibervigilancia, el acoso digital y la censura en Internet. Según el Comité para la Protección de los Periodistas, por lo menos seis periodistas que trabajaban principalmente en línea fueron asesinados en 2010. Y en 2008, por primera vez hubo más «periodistas en línea» encarcelados que periodistas que trabajaban en medios tradicionales.

En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, recordemos a los periodistas, editores y otros profesionales de los medios de comunicación que han sido asesinados a causa de sus reportajes. Y honremos su memoria tratando de obtener justicia. La impunidad que suele acompañar a esos homicidios indica que hay una inquietante falta de interés oficial por la protección de los periodistas, y un rotundo desprecio de la función esencial que cumplen. Muchos otros periodistas languidecen en la cárcel simplemente por hacer su trabajo.

En este Día, en que conmemoramos el 20º aniversario de la Declaración de Windhoek, comprometámonos también a salvar la brecha digital, de manera que todos puedan gozar de acceso a los nuevos medios y tecnologías de comunicación y utilizarlos.

El artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos proclama el derecho de todo individuo a «investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión». Reafirmemos nuestro compromiso con este principio básico de democracia, desarrollo y paz.

Mensajes anteriores del Secretario General

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas