«Con motivo del Día Internacional del Personal de Paz de las Naciones Unidas, rendimos homenaje a los más de 113.000 cascos azules, personal civil y de policía de las Naciones Unidas desplegados en 16 misiones. [...] Sus esfuerzos en nombre de la comunidad internacional son una de las expresiones más concretas de la determinación plasmada en la Carta de las Naciones Unidas de «preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra». — António Guterres, Secretario General

«Invirtiendo en la paz del mundo»

El tema elegido para el Día Internacional del Personal de Paz de las Naciones Unidas de 2017 es «Invirtiendo en la paz del mundo». La conmemoración de este Día brinda la oportunidad de reconocer la valiosa contribución del personal uniformado y civil para la labor de las Naciones Unidas y de rendir homenaje a los más de 3.500 miembros del personal de mantenimiento de la paz que han perdido la vida defendiendo los valores de la Organización desde 1948, incluidos los 117 que fallecieron el año pasado.

El mantenimiento de la paz es una inversión a favor de la paz, la seguridad y la prosperidad mundiales. Es una de las funciones insignia de las Naciones Unidas. En la actualidad, la Organización cuenta con más de 113.000 miembros de su personal militar, policial y civil desplegados en 16 operaciones de mantenimiento de la paz llevadas a cabo en cuatro continentes. Se trata de un mecanismo flexible y en evolución que reúne instrumentos políticos, técnicos y de seguridad para ayudar a los países a llevar a cabo la difícil transición del conflicto a la paz.

Con el paso del tiempo, el mantenimiento de la paz ha pasado de la simple vigilancia de los alto el fuego a la protección de los civiles, el desarme de excombatientes, la protección de los derechos humanos, la promoción del estado de derecho, el apoyo de unas elecciones libres y justas, la reducción al mínimo del riesgo de minas terrestres y muchas otras medidas más. Asimismo, también se ha trabajado con miras a garantizar la representación de las mujeres en los procesos de paz, en la vida política y en las divisiones gubernamentales, incluidos los servicios uniformados. Todos estos esfuerzos son inversiones fundamentales para la consecución de una paz duradera.

A pesar del alcance de sus operaciones, el presupuesto destinado al mantenimiento de la paz es inferior al 0,5% del gasto militar total.

Los objetivos de todas las misiones son salvar vidas, evitar atrocidades en masa, crear el contexto necesario para la paz y, finalmente, clausurarse. En Côte d’Ivoire, las Naciones Unidas concluirán la fase de mantenimiento de la paz de su colaboración con dicho Estado a finales de junio, después de haber ayudado con éxito al país a recuperar la paz y la estabilidad después de la crisis surgida tras las elecciones de 2010. En Haití, el mandato de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH) finalizará en octubre, cuando será sustituida por una misión de mantenimiento de la paz más pequeña centrada en el estado de derecho. La Misión de las Naciones Unidas en Liberia (UNMIL), que ha logrado progresos en la recuperación de la paz, la seguridad y la estabilidad del país, finalizará en marzo.

A continuación se indican otros despliegues realizados en el marco de las misiones. En Sudán del Sur, más de 200.000 civiles siguen recibiendo refugio en las bases de las Naciones Unidas. En Malí, el personal de mantenimiento de la paz respalda la ejecución del acuerdo de paz y la ampliación gradual de la autoridad del Estado, a menudo en condiciones sumamente peligrosas. En numerosos países, el personal de mantenimiento de la paz ha abordado los problemas que generan las minas terrestres y los restos explosivos de guerra.

En la actualidad, las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas reciben contribuciones del personal militar y policial de 124 Estados Miembros. Esta sorprendente cifra refleja la firme confianza general en la importancia de las actividades de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas.

Si bien el Día Internacional del Personal de Paz de las Naciones Unidas es el 29 de mayo, la Sede de las Naciones Unidas de Nueva York lo celebrará el 24 de mayo. El Secretario General presidirá una ceremonia de colocación de una ofrenda floral en honor de todos los miembros del personal de mantenimiento de la paz que han perdido la vida sirviendo a las Naciones Unidas. Además, se otorgará la Medalla Dag Hammarskjöld a título póstumo al personal de mantenimiento de la paz que perdió la vida en 2016 trabajando en defensa de la paz.

Cartel