ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Día Internacional de la Paz, 21 de septiembre de 2010

Historias de la Paz

América del Sur

Mujeres jóvenes en el avance de los procesos para la consolidación de la paz

Mujeres aplaudiendo

Este octubre se cumplen diez años de que fue adoptada la resolución 1325 de la ONU, que incluye las experiencias de las mujeres en conflictos dentro de la agenda internacional de paz y seguridad, centrándose en el efecto de los conflictos en las mujeres y las niñas, y haciendo un llamamiento a la participación de mujeres y jóvenes en la resolución de conflictos y la consolidación de la paz. Por este motivo y como una forma de incluir las opiniones y liderazgos de las jóvenes que participan en los procesos de paz, UNIFEM (parte de ONU Mujeres), en el marco de la Conferencia Mundial de la Juventud organizada por el Gobierno de México, organizó el Foro de Mujeres Jóvenes, en el cual se presentó la mesa de debate «Mujeres jóvenes en el avance de los procesos para la consolidación de la paz».

La importancia de este espacio fue fundamental debido a que existe evidencia de que aunque se han logrado algunos avances a raíz de la Resolución 1325, aun persisten lagunas en la instrumentación de dicha resolución.

Las mujeres aún no desempeñan un papel equitativo en los procesos de paz ni sus preocupaciones quedan plenamente plasmadas en los acuerdos de paz. Los resultados de los estudios indican que, en una muestra de 24 procesos de paz en las últimas dos décadas, la representación de mujeres adultas y jóvenes en los equipos de negociación era inferior a ocho por ciento. Por otro lado, las adolescentes y la población joven en general constituyen un grupo prioritario, pero desatendido en lo que respecta a los planes de paz y reconstrucción después de un conflicto, los cuales tienden a dejar de lado no sólo las cuestiones de género, sino también a la juventud. Las mujeres jóvenes, en particular las adolescentes, requieren atención inmediata a sus necesidades y derechos: han sido el blanco principal de la violación como táctica de guerra, esclavizadas por grupos armadas, fecundadas por la fuerza y obligadas a abandonar sus estudios, a menudo quedando como madres jóvenes y proveedoras únicas de sus hijos y otros dependientes, pero con escasas perspectivas de empleo y subsistencia, así como en alto riesgo de ser víctimas de diversas formas de violencia, explotación sexual y trata de personas.

Este panel fue una oportunidad para que las mujeres jóvenes que participan en procesos de construcción de la paz en países en conflicto, analizaran, idearan y presentaran nuevos proyecto e iniciativas para que la mujer joven sea un agente de paz y seguridad, y fomente los procesos de la democracia.  

La violencia contra la mujer: un obstáculo para la igualdad, el desarrollo y la paz

Una mujer tocando la guitarra

La violencia contra la mujer ha sido reconocida como la más vergonzosa violación de los derechos humanos y se ha considerado que mientras continúe, no se podrá avanzar hacia la igualdad, el desarrollo y la paz. Durante las dos últimas décadas, la lucha para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas ha ganado cada vez más atención de la comunidad internacional. A nivel de las Naciones Unidas, se ha promovido la creación de marcos legales internacionales y acuerdos inter-gubernamentales para prevenir, sancionar y eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres.

En ese contexto, en febrero de 2008, el Secretario General (SG) de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, lanzó la campaña global: «Únete para Poner Fin a la Violencia contra las Mujeres», en respuesta a un consenso internacional propicio para eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas. La campaña hace un llamado a los gobiernos, a la sociedad civil, al sector privado, a los medios de comunicación y al propio Sistema de Naciones Unidas para trabajar de manera conjunta en la prevención y eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas. La campaña tiene tres objetivos estratégicos, en primer lugar, promover y adoptar medidas para proteger a las mujeres y a las niñas de la violencia; en segundo lugar, fortalecer las acciones de prevención, y finalmente, llevar a cabo una concientización multisectorial y de amplia incidencia en la vida pública. Debido a la violencia que sufren las mujeres durante los conflictos armados, igualmente en el 2008 el Consejo de Seguridad, aprobó la resolución 1820 (2008) sobre Actos de Violencia contra Civiles en Zonas de Conflicto, sobre esa base, una de las prioridades de la campaña es prestar mayor atención al diseño de medidas especiales para proteger a las mujeres de la violencia en condiciones de mayor riesgo, como las situaciones de conflicto o post-conflicto, a fin de prevenir la impunidad de actos perpetrados bajo estas circunstancias.

Un hombre cantando

El capítulo regional de la campaña para América Latina, reunió recientemente en la Conferencia Mundial de la Juventud 2010 a más de 3000 jóvenes en un concierto para unir sus voces a la de jóvenes cantantes y pedir ¡En nuestra generación, YA NO MÁS violencia contra las mujeres!

En el evento, diferentes cantantes reunieron apoyos para la campaña del Secretario General Únete para poner fin a la violencia contra las mujeres. El evento contó con las participaciones de Debi Nova, cantante costarricense radicada en los Estados Unidos; de G-Town, grupo de hip hop integrado por tres jóvenes palestinos; y Pambo, cantante mexicana. Las actuaciones tuvieron estilos musicales diversos y se desenvolvieron en árabe, español e inglés. Pero todas compartían el mismo mensaje: es tiempo de ponerle fin a la violencia contra las mujeres y las niñas.  

Ciudades sin violencia para las mujeres, ciudades para todas y todos

 

Ciudades sin violencia hacía las mujeres, ciudades seguras para todas y todos es un proyecto de UNIFEM (parte de ONU Mujeres) que se desarrolla en el marco del Programa Regional que lleva el mismo nombre y que tiene como propósito «fortalecer una ciudadanía activa de las mujeres en el ejercicio de sus derechos, a fin de reducir la violencia pública y privada que se ejerce contra ellas en las ciudades». En la región de América Central, UNIFEM implementa el proyecto en las ciudades capitales de Guatemala y El Salvador. Las causas profundas de la creciente violencia contra las mujeres en estos países, son complejos, pues les antecede un contexto de guerras civiles que han contribuido a una cultura de violencia en la que se utiliza la violencia armada para resolver conflictos y controversias.

Asimismo, a medida que estas naciones se urbanizan, hay una sensación creciente de inseguridad entre la población, especialmente entre las mujeres, quienes generalmente son las que sufren más violencia, tanto en espacios privados como públicos. Actualmente, UNIFEM con el apoyo de Zonta Internacional se ha propuesto eliminar las restricciones que el diseño masculino de los espacios públicos genera para las mujeres en sus vidas cotidianas y en la consecución de sus proyectos personales, para ello se están formando mujeres líderes que participen y se organicen para usar los espacios públicos con pleno conocimiento de sus derechos como seres humanos y como ciudadanas.

En Guatemala también destaca la iniciativa «Pasos y Pedales» realizada por UNIFEM y la Oficina Municipal de la Mujer de la Municipalidad de Guatemala. Esta iniciativa favorece la sensibilización y la re-apropiación del espacio público en Guatemala, donde el nivel de violencia ha impedido a la población disfrutar de estos espacios. Se invitó a la ciudadanía a participar en el taller «El tendedero de la igualdad de género» para reflexionar en torno a la violencia de género y plasmar sus ideas en camisetas que se exhibieron en un tendedero sobre la vía pública.

En El Salvador se está contribuyendo a fortalecer la organización de redes de mujeres para contribuir a fortalecer el proceso de instalación de un modelo de Ciudades Seguras en Suchitoto y elevar su capacidad de negociación con las autoridades locales.

Fundación Junto con los Niños (JUCONI) – Ecuador

Un adolescente trabajando en la calle

La fundación «Junto con los Niños» (JUCONI) fue fundada en 1995 como organización no gubernamental (ONG) ecuatoriana con la finalidad de prestar servicios especializados a niños adolescentes que trabajan en las calles, al igual que aquellos identificados como de alto riesgo de emprender un trabajo en la calle.

El trabajo de JUNOCI tiene lugar en Guayaquil, la ciudad con más densidad de población del país, que está llena de vecindarios empobrecidos, que son el hogar de niños que son forzados a trabajar en las calles para llegar a fin de mes, impidiéndoles a ir a la escuela y atrapándolos en ciclos de pobreza, abandono y abuso. A menudo están expuestos diariamente a los riesgos de la violencia, crimen, drogas y asaltos sexuales.

La misión de JUCONI es proporcionar servicios educativos, terapéuticos y de integración social para los niños que trabajan en la calle y sus familias. Todos los programas JUCONI se enfocan en proveer servicios de alta calidad para una población objetivo definida para conseguir el máximo impacto y asegurar que el cambio positivo es de larga duración y beneficia a toda la familia como un todo.

La organización ayuda a los niños que trabajan en la calle a desarrollar las habilidades vitales necesarias para crear soluciones a sus problemas, en un contexto que asegura su desarrollo saludable de manera que pueden ejercer sus derechos de acuerdo al marco de la Convención de los Derechos de la Niñez. Para conseguir su misión, JUCONU confía en un equipo de profesionales, predominantemente psicólogos, terapeutas familiares, trabajadores sociales y especialistas en atención a los niños. Además, cada año trabajan con la organización voluntarios locales y extranjeros.  

Para obtener más información, consulte: http://www.juconi.org.ec/index.php?lang=es

 

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas © 2010