ONU Bienvenidos a las Naciones Unidas. Son su mundo.

Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino
29 de noviembre

Mensaje del Secretario General para 2011

Hace 64 años en este día, la Asamblea General aprobó la resolución 181, en la que proponía la partición en dos Estados del territorio del mandato. El establecimiento de un Estado palestino, que conviva en paz al lado de un Israel seguro, ha tardado demasiado.

La necesidad de resolver este conflicto cobra mayor urgencia en vista de las transformaciones históricas que se están produciendo en toda la región. Hago un llamamiento a los dirigentes israelíes y palestinos para que demuestren valor y determinación a fin de llegar a un acuerdo sobre una solución basada en dos Estados que ofrezca un futuro más promisorio a los niños palestinos e israelíes. Esa solución debe poner fin a la ocupación que comenzó en 1967 y atender a las legítimas preocupaciones en materia de seguridad. Jerusalén debe surgir de las negociaciones como capital de dos Estados, con disposiciones sobre los santos lugares que sean aceptables para todos. Y se debe hallar una solución justa y convenida a la situación de los millones de refugiados palestinos dispersos en la región.

Pese a los muchos obstáculos que existen para alcanzar ese objetivo, quiero destacar un logro importante, histórico, de la Autoridad Palestina en el último año. La Autoridad es ahora una institución que está lista para asumir las responsabilidades de la condición de Estado, si se crea un Estado palestino. Así lo afirmaron muchos miembros de la comunidad internacional en la reunión del Comité Especial de Enlace celebrada en septiembre. Felicito al Presidente Mahmoud Abbas y al Primer Ministro Salam Fayyad por ese adelanto notable. Sus gestiones deben continuar y merecen apoyo.

En ese contexto, la actual suspensión por Israel de las transferencias aduaneras e impositivas debidas a la Autoridad Palestina amenaza con socavar esos adelantos. Esos ingresos deben transferirse sin demora.

Sobre todo, reviste vital importancia el horizonte político. Me preocupa profundamente que no se estén celebrando negociaciones israelo-palestinas, en tanto que continúa disminuyendo la confianza entre las partes. Hay un asomo de esperanza que proviene de sus contactos con el Cuarteto del Oriente Medio. Hago un llamamiento a las dos partes para que formulen propuestas serias sobre las fronteras y la seguridad y las examinen directamente entre ellas, con el apoyo activo del Cuarteto, en el marco de un compromiso común de llegar a un acuerdo para fines de 2012.

Las partes interesadas tienen una especial responsabilidad de poner fin a las provocaciones y crear un entorno propicio para la celebración de negociaciones significativas. La intensificación reciente de la actividad de Israel en los asentamientos en Jerusalén Oriental y la Ribera Occidental constituye un obstáculo importante. La actividad en los asentamientos es contraria al derecho internacional y a la Hoja de Ruta, y debe cesar. La comunidad internacional no aceptará la adopción de medidas unilaterales sobre el terreno. Por su parte, la Autoridad Palestina también deberá encontrar formas de distender la situación y mejorar el clima de división que existe actualmente, y debe estar dispuesta a participar directamente en la búsqueda de una solución negociada.

Instó también a los palestinos a superar sus divisiones, a partir de los compromisos contraídos por la Organización de Liberación de Palestina, las posiciones del Cuarteto y la Iniciativa de Paz Árabe. He tomado nota de las gestiones constantes del Presidente Abbas para constituir un gobierno de transición que se ocupe de los preparativos para la celebración de elecciones presidenciales y legislativas en mayo. La unidad palestina en apoyo de una solución negociada basada en dos Estados es indispensable para la creación de un Estado palestino en Gaza y la Ribera Occidental.

Las Naciones Unidas siguen estando firmemente comprometidas con la población de Gaza y el cumplimiento de la resolución 1860 del Consejo de Seguridad en todos sus aspectos. Expreso mi reconocimiento a Israel por sus esfuerzos encaminados a aliviar los cierres, y sigo haciendo un llamamiento para que se supriman las muchas medidas restantes que restringen gravemente la circulación de personas y bienes y limitan la capacidad de las Naciones Unidas de prestar apoyo para la recuperación económica y la reconstrucción de Gaza.

Aprovecho también esta oportunidad para recordar a aquellas personas en Gaza que lanzan cohetes contra Israel o siguen involucradas en el contrabando de armas que esas actividades son inadmisibles y del todo contrarias a los intereses palestinos. Pido que se ponga fin al disparo de cohetes de Gaza hacia Israel y que Israel ejerza máxima mesura. Ambas partes deben observar plenamente la calma y respetar el derecho internacional humanitario.

Acojo con beneplácito el reciente intercambio de detenidos en el que fueron liberados cientos de prisioneros palestinos y un soldado israelí. Ese importante logro humanitario debe dar lugar a otras medidas encaminadas a consolidar la calma y poner fin al cierre de Gaza.

En medio de las muchas dificultades que se oponen a la realización de sus aspiraciones legítimas, los dirigentes palestinos presentaron una solicitud de admisión a las Naciones Unidas. Los Estados Miembros deberán pronunciarse sobre la materia. Independientemente de la posición que se adopte al respecto, no debemos perder de vista el objetivo ulterior de alcanzar un acuerdo de paz negociado sobre todas las cuestiones relativas al estatuto final, incluidas las fronteras, la seguridad, Jerusalén y los refugiados.

Reafirmemos, en este Día Internacional, nuestra firme determinación de transformar nuestra solidaridad en una acción positiva. La comunidad internacional debe ayudar a encauzar la situación hacia un acuerdo de paz histórico. Si no supera la desconfianza, sólo se conseguirá que las futuras generaciones de palestinos e israelíes se vean condenadas al conflicto y el sufrimiento. El logro de una paz justa y duradera en el Oriente Medio, basada en las resoluciones 242, 338, 1397, 1515 y 1850 del Consejo de Seguridad, en los acuerdos anteriores, el marco de Madrid, la Hoja de Ruta y la Iniciativa de Paz Árabe, reviste importancia crítica para evitar ese destino. Por mi parte, me comprometo a proseguir mis gestiones, utilizando todos los medios a mi alcance.

Ban Ki-moon

Sección de Servicios de Internet, Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas